Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Laura Ardila Arrieta · 21 de Noviembre de 2016

9451

0

Zulema Jattin Corrales tiene una investigación abierta desde 2007 por supuestamente haber recibido plata y otras ayudas de los paramilitares para elegirse. En 2012, la Corte Suprema le impuso como medida de aseguramiento el uso de un dispositivo electrónico. En marzo de este año, su senador, Martín Morales, fue capturado y, hace unos días, llamado a juicio por narcotráfico, nexos con autodefensas y homicidio. A pesar del desprestigio por esos líos judiciales, nada ha impedido a la exsenadora cordobesa mantener su reino de fichas e influencias políticas, que heredó de su papá Francisco José Jattin (quien en 1996 perdió su curul en el Congreso por el Proceso 8.000) e incluye una gran amistad con el presidente Juan Manuel Santos.

Bajo el techo del Partido de La U, que avala sus candidatos sin ninguna objeción, Zulema Jattin ha ayudado a elegir congresista, gobernador, alcaldes y al magistrado de la Corte Constitucional Alberto Rojas; y lidera una poderosa estructura que cuenta con cargos hasta en la Casa de Nariño.

A propósito del reciente llamado a juicio de Morales, mapeamos ese poder:

 

1

Tres alcaldías cordobesas

El grupo de Martín y Zulema venía de tener el poder y los votos en cuatro municipios clave del bajo y medio Sinú (Lorica, Momil, San Antero y San Bernardo del Viento) y repitió triunfo en las regionales del año pasado exactamente en los mismos. Sin embargo, un reciente fallo judicial en respuesta a una demanda, le ‘tumbó’ a la alcaldesa de Momil, Érika Díaz, porque en una de las mesas de votación estuvo de jurado una cuñada suya. Cuando se hizo un reconteo allí, el triunfo quedó en manos del candidato contrario.

La alcaldía más importante del jattinismo es la de Lorica, en donde nació la exsenadora y tiene sede su fortín político. Allí la mandataria es Nancy Sofía ‘la Chofy’ Jattin Martínez, prima hermana de Zulema y quien le recibió el mandato a Francisco ‘el Pachy’ Jattin Corrales, hermano de la procesada excongresista.

Según dos fuentes que lo han visto, en esa administración no se mueve una hoja sin el visto bueno de la exsenadora. Eso es tan obvio que, poco antes de posesionarse, la Chofy hizo una misa para agradecer a sus votantes y familia y, especialmente, a su prima hermana por darle la oportunidad para regir los destinos del municipio.

En San Antero el jattinismo manda vía el alcalde Dennys Chica Fuentes, un locutor y promotor deportivo cuyo nombre impulsó y respalda sobre todo el detenido Martín Morales.

Y en San Bernardo el mandatario es Élber López López, a quien Zulema le hizo campaña desde su cuenta de twitter y quien heredó la Alcaldía de su primo hermano, el exalcalde Luis Francisco López Arteaga, viejo alfil de la casa Jattin.

Todos son de La U.

 
2

El Gobernador (y lo que él le ha dado)

Como lo contó La Silla Caribe, en cabeza de Martín Morales el grupo de Zulema Jattin apoyó al actual gobernador de Córdoba, Edwin Besaile, con votos de los municipios que ese movimiento maneja.

Ese apoyo hoy se traduce en un alto asesor del Gobernador, el timón del instituto de deportes del departamento y, recientemente, la gerencia del Hospital de Cereté, todos cargos entregados, por decisión de Besaile, a personas cercanas a Zulema.

El alto asesor es Néstor Lemus Paternina, uno de los cuatro o cinco funcionarios que le hablan al oído al Gobernador. Un político importante que conoce la Gobernación por dentro nos aseguró que Lemus no es poderoso en el sentido de que pueda determinar el destino de cargos o grandes movimientos en la Administración, pero sí está ahí en representación y para velar por los intereses de Zulema.

Su vínculo con ella se remonta a 2007, cuando el jattinismo lo respaldó para llegar a la alcaldía de Purísima, un pueblo que hasta el año pasado estuvo bajo el control de esa casa política.

Lemus Paternina es sobrino de la también exalcaldesa (y baronesa) de Purísima, Betty Paternina Negrete, otra vieja militante del grupo de Jattin. El mes pasado, ella fue nombrada por el Gobernador como la gerente del Hospital de Cereté, cargo en el que estará hasta 2020 y que que atiende municipios como San Carlos, Ciénaga de Oro, San Pelayo y Cotorra.

Esa entidad está en crisis: hasta el año pasado las EPS le adeudaban más de cinco mil millones de pesos y por ello ha enfrentado varios paros laborales por impagos a trabajadores. Aún así es apetecida por los políticos porque tiene alrededor de 77 empleados de planta cuyos nombramientos, si se hacen por favores, pueden ayudar a conseguir votos.

Por último, en Indeportes, cuyo timón viene manejando Zulema desde la Gobernación de Alejandro Lyons (de La U, al igual que Edwin y Zulema), fue nombrado a principios de año Víctor Fayad Morales.

Administrador loriquero, fue uno de los funcionarios clave de la Alcaldía del Pachy Jattin, el hermano de la exsenadora. Tanto que cuando el mandatario se ausentaba, Fayad era encargado alcalde.

El manejo de Zulema en esa entidad es tan obvio, que desde su cuenta de Twitter el director la menciona cuando da alguna información sobre su gestión.

 
3

Lazos en el ICBF y amiga contratista en el PAE

Zulema Jattin no controla el ICBF en Córdoba, pero tiene vasos comunicantes allí.

La entidad no tiene director departamental en propiedad porque no se ha hecho concurso. Mientras tanto, la batuta la lleva una asesora de Cristina Plazas (directora nacional del Instituto) que lleva varias semanas incapacitada porque, al menos desde octubre, está encargada una funcionaria llamada Gladys Caraballo Hernández.

Según Plazas, el encargo de Caraballo es temporal. Y fue elegida porque es de las pocas funcionarias que cumple con los requisitos para ser directora.

Por muchos años Caraballo fue la coordinadora del centro zonal del ICBF en Lorica, la más importante sede de la entidad en el departamento después de la de Montería, porque atiende también en San Antero, Moñitos, San Bernardo del Viento, Momil y Purísima.

Lo que nos contó una persona que trabajó y conoce bien el manejo en la regional de Córdoba es que “aunque Caraballo es técnica y conoce bien la entidad por dentro, le ha tocado, como a muchos, acercarse siempre al político que tenga el mando en el momento".

"En su momento, Zulema tenía influencia en el centro zonal de Lorica y no la quería allí, pero terminaron acercándose”, cuenta la persona que lo sabe de primera mano.

También hay otro asunto que da cuenta de los lazos de Zulema con el sector de la infancia, puntualmente con el Programa de Alimentación Escolar PAE, que no es contratado por el ICBF sino por las gobernaciones y alcaldías y a nivel nacional manejado por el Ministerio de Educación.

En mayo el Gobernador Besaile le entregó por valor de 17.780 millones de pesos el contrato para el PAE del departamento a Zunilda Ávila Fuentes, representante legal del Consorcio Nutricor.

Ávila es una empresaria con largo historial en la contratación con el ICBF en varios municipios cordobeses. Hace unos meses, tres fuentes muy conocedoras de la política local nos dijeron, por separado, que comenzó en estos negocios con el impulso de los conservadores, pero que desde hace unos años es cercana a los dirigentes Manuel ‘Mane’ Otero (constructor de vivienda de interés social con denuncias por incumplimientos y señalamientos de supuestas alianzas con paramilitares), el exgobernador Alejandro Lyons Muskus y la exsenadora Jattin.

De hecho Ávila, considerada por muchos como la zarina de la alimentación en Córdoba, también recibió este año otro millonario contrato de la Alcaldía de Lorica, que lidera la Chofy Jattin pero controla su prima Zulema.

Allí, a través de la Fundación Villa Soñada, cuyo representante legal es su hermano Manuel Apolinar Ávila Fuentes, Ávila se quedó con la prestación del servicio del PAE por 4.452 millones de pesos.

 
4

El que ayuda a repartir los puestos en Presidencia

Como lo hemos contado en La Silla, acaso el principal activo de Zulema hoy sea su amistad de vieja data con el Presidente.

Ella fue una de las primeras congresistas en sumarse al proyecto de Santos de fundar el Partido de La U en 2005, cuando era una política de alto perfil pues venía de ser Presidenta de la Cámara, y también de las primeras que impulsó la aspiración presidencial santista, incluso un año antes de que se cayera la reelección de Uribe. Tras bambalinas ha seguido siendo un apoyo para el Gobierno en el Congreso y para Santos en su propia reelección con la bancada costeña.

Evidencia de esa buena relación es que desde 2014 una de las personas que tiene acceso al computador de la Casa de Nariño, desde donde se maneja toda la repartición burocrática del Estado, es el administrador Luis Miguel Pico, quien llegó al cargo de director de asuntos políticos de Presidencia como cuota compartida de Zulema y el exministro Sergio Díaz-Granados.

Un congresista importante de la Unidad Nacional nos explicó que la función de Pico es ser “el brazo ejecutor de Luis Guillermo Vélez (el secretario general de la Presidencia)”, como lo fue antes de María Lorena Gutiérrez, la exsuperministra de Santos.

“Manzanilla pura, Pico es el puente para que el Gobierno asegure los votos que necesita en el Congreso, a cambio de consentir a los congresistas… él llama, monitorea, para confirmar que vayas a votar lo que al Gobierno le interesa. Si es caso, te recuerda lo que te han dado. Y, en el sentido contrario, cuando un congresista necesita línea con un ministro o algún puesto, lo busca para que él haga ese contacto”, agregó fuera de micrófonos ese legislador.

Aunque, según otros dos congresistas, el poder de ese funcionario está sujeto a lo que ordene Vélez, su papel es clave para las relaciones cimentadas en burocracia entre el Ejecutivo y el Legislativo.

Pico llegó al Congreso como asesor de Zulema Jattin en la Cámara de Representantes. Cuando, en 2006, Jattin saltó al Senado, se lo llevó como su asesor, cargo en el que estuvo hasta que ésta renunció a su curul tras haber sido capturada 2009. Un año después, cuando Santos llegó al Gobierno y nombró a Díaz-Granados como ministro, éste se llevó a Pico a asesorarlo.

 
5

La Secretaría General de la Supersolidaria

Como lo contamos en junio, Victoria Amalia Jattin Martínez fue nombrada como secretaria general de la Superintendencia de Economía Solidaria, la entidad que el Gobierno le dio al viejo PIN.

Ella es hermana de la Chofy Jattin, alcaldesa de Lorica, y es prima hermana de Zulema Jattin. Las hermanas Jattin Martínez son del corazón del jattinismo. “Esas mujeres no dan un paso sin Zulema. Ni medio paso”, fue lo que nos dijo hace cinco meses un político importante de Córdoba.

El cargo de Victoria Jattin tiene como funciones contratar al personal, armar los manuales de funciones para esos puestos, definir contratos necesarios para funcionar como los de vigilancia, aseo y arriendo de sedes, y estructurar y manejar el presupuesto, que en 2016 para inversión es de más de 24 mil millones de pesos.

Todo eso en en una entidad que vigila las más de 11 mil entidades cooperativas que hay en el país (excepto las supervisadas por otras superintendencias, como Saludcoop), y que ha sido recientemente criticada por su manejo de la crisis de las libranzas, en la que entidades vigiladas por la Superintendencia de Sociedades, como Estraval y Elite, usaron cooperativas que parecen ser de papel para armar negocios financieros.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia