Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Jineth Prieto · 04 de Junio de 2017

4520

1

Aunque cuando Didier Tavera ganó la Gobernación de Santander los liberales pensaron que el partido completo regresaría al poder en el ‘Palacio Amarillo’, en la práctica eso jamás pasó y hoy gran parte de los rojos locales están borrados políticamente en ese fortín. 

La desconocida, no solo tiene la red de relaciones de ese partido endebles en vísperas de un año electoral, sino que incluso ya empezó a desdibujar la alianza que Tavera forjó con el senador y codirector del liberalismo, Horacio Serpa, quien a pesar de la pela mediática que se dio para volverlo gobernador, ya no tiene tan asegurado el retorno de ese apoyo para las legislativas de 2018.

El factor Pinto

Desde que el representante Miguel Ángel Pinto -esposo de Claudia López, la tía de Didier Tavera- decidió dar el salto al Senado, rebarajó las cuentas de los liberales en la carrera por las legislativas del próximo año.

Su movida, no solo obligó a reajustar la cargas internas y ocasionó que Jaime Durán concretara una alianza con Serpa que lo obliga a bajarse del Senado a la Cámara, sino que además pasó por encima de varios de los acuerdos que había sellado para estar en su posición actual.

El más coyuntural fue el de la Presidencia de la Cámara. Pinto llegó a ese cargo gracias a que Serpa (y Durán) se metieron en la puja tras una reventada de la bancada liberal ocasionada por la ruptura de los acuerdos para los cargos directivos del Congreso.

Dos fuentes, una de las cuales lo sabe de primera mano, le dijeron a La Silla que el apoyo de Serpa y Durán se dio a cambio de la promesa de que él se mantendría en la Cámara, por lo que su salto de entrada implicó una traición.

Sin embargo, y más allá de la candidatura como tal, el salto sirvió para que Pinto se metiera con un tema más de fondo: los votos para 2018.

“Serpa metió gran parte de su capital político en el apoyo a Didier Tavera, si no fuera por él, el gobernador sería otro. Era más que obvio que ese apoyo debía ser correspondido y más porque el compromiso era que Pinto se mantenía en la Cámara como su fórmula”, le dijo a La Silla una persona del primer círculo de Serpa en Santander.

La principal molestia está en que yendo por el Senado, Pinto le entra a competir los votos a Serpa y debido a que Pinto hace parte de la familia Tavera, el Gobernador se obliga a dividir la torta y  no es tan claro si la tajada será equitativa.

La desvanecida de la alianza

Siete fuentes liberales, tres de las cuales son del círculo cercano de Serpa, le dijeron a La Silla que si hay algo que que le ha pesado al Senador desde que terminó la campaña de 2015 ha sido la pelea que casó con Alejandro Galvis Ramírez, dueño de Vanguardia Liberal, uno de los cacaos de Santander y su amigo de infancia. 

 

Ese fue uno de los episodios más mediáticos de la pasada campaña e inició cuando en una reunión de dirigentes liberales en Santander, Serpa anunció que le daría el aval a Didier Tavera para ir a la Gobernación. 

Desde entonces Galvis protestó y anunció que si no se reconsideraba esa posición dado que el papá de Tavera fue un narcotraficante, salía del partido.

Como Serpa no lo tuvo en cuenta y prefirió aliarse políticamente con Tavera, Galvis se retiró y desde entonces terminó su amistad de varias décadas con él.

“Serpa lamenta haber perdido la amistad con Alejandro por haberse metido con Didier, como para que Didier ahora cambie las reglas del juego”, le dijo a La Silla una fuente que conoce por dentro las movidas de Serpa en Santander.

Y es que además de que ya no tiene seguro el apoyo para 2018, otros hechos estarían marcando distancia con Tavera.

Dos fuentes de adentro del grupo de Serpa le dijeron a La Silla que en privado el Senador ha dicho que Tavera ya no le contesta, que sus peticiones son poco atendidas y que en general lo dejó sin juego dentro de la Gobernación.

Además está el hecho de que entre los liberales está tomando fuerza la versión de que Henry Vargas, un exasesor de Tavera hijo de José Henry Vargas, uno de los dueños del monopolio de los taxis en el área metropolitana de Bucaramanga, será el candidato de Tavera a la Cámara y de que entraría a apoyar a Pinto, algo que dejaría con menos impulso a Serpa del lado de esa vertiente.

Por eso, en el grupo de Serpa dicen que con Pinto en la competencia no creen que Tavera cumpla el compromiso de ponerle al menos 30 mil votos en Santander en 2018.

“En la Gobernación ya todo se está moviendo para el lado de Pinto, allá todo es con él o con su esposa Claudia López y eso es muestra de lo que va a pasar”, le dijo a La Silla una de esas fuentes. 

La otra aseguró: “Didier dice que va a apoyar al Senador, pero todo es de dientes para fuera. Como se está moviendo la Gobernación es muy fácil predecir que no le van a cumplir los compromisos”.

Aunque aún falta tiempo para saber si efectivamente Tavera lo dejará solo o con poco apoyo, y en el lado de la Gobernación dicen que no es cierto que exista esa intención y que prueba de ello es que Manuel Sorzano -su cuota- aún sigue como Secretario de Gobierno del departamento, ayer un evento político mostró que la gente de Serpa podría no estar tan desfasada.

En el lanzamiento de la fórmula de Miguel Ángel Pinto con Nubia López Morales, esposa del representante del viejo PIN Fredy Anaya, aparecieron contratistas de la Gobernación, de la Corporación para la Defensa de la Meseta de Bucaramanga, Cdmb, y de la Empas (gerencia por Nury Espinosa, tía política de Tavera), a los que les pusieron transporte y les dieron licencia para no asistir a trabajar (en el el caso de la última).

A esa reunión también llegó como “testigo del matrimonio Pinto -López” el exministro del Interior y precandidato presidencial de los rojos, Juan Fernando Cristo.

La presencia de Cristo en ese evento es muy diciente porque él es un viejo aliado de Serpa, y el que haya llegado hasta Santander a dar un discurso a favor del candidato que le quitará votos en su departamento natal, envía el mensaje de que Pinto le disputará a Serpa todo tipo de aliados.

El golpe con sello Tavera

De la mano de la nueva aspiración de Pinto, apalancada por la Presidencia de la Cámara que Serpa le ayudó a obtener, en Santander se ha cocinado la crecida de los Tavera como casa política.

Claudia López, la tía de Tavera, se convirtió el año pasado en presidenta del directorio municipal con el apoyo de Serpa y de Jaime Durán, y desde entonces se ha tomado las riendas del poder de los rojos locales, incluso, desconociendo a concejales.

Como todas esas movidas han fracturado a los liberales en diferentes niveles, entre ese partido la versión más fuerte que existe es que la empoderada de los Tavera está encaminada a buscar el relevo generacional de poder local y sacar a Serpa del juego. 

“Obviamente eso no lo van a hacer de frente. Toda esa crecida de los Tavera se ha dado sin ninguna pelea, y mire ya como llevan de acomodado todo para su lado”, le dijo a La Silla un directivo liberal. 

Pero mientras los Tavera se refuerzan, ya varias disidencias empezaron a crearse en el partido con miras a ponerle  techo a su crecida. 

Como los liberales volverán a escoger directorios y renovarán asambleas dentro de pocas semanas, los concejales de Bucaramanga, que terminaron desconocidos por los Tavera (él no les contesta el teléfono desde que se posesionó) llevarán listas propias para armar un directorio de su línea y retomar el poder local.

Además, varios están decidiendo si apoyar a Pinto porque a la mayoría no le gusta la idea de que Nubia López llegue al partido teniendo en cuenta que ella jamás ha militado en él  y su esposo es de cuerda conservadora.

“Los Tavera quieren hacer su clan metiendo a su gente y haciendo su voluntad. Obviamente eso implicaría sacar a Serpa” 

Serpa y Pinto le dijeron a La Silla que tenían buenas relaciones y que no existía distanciamiento alguno. 

Sobre su relación con Tavera, el senador nos aseguró que está “en buenos términos”, y que respecto al apoyo creía que él tiene “un buen sentido del equilibrio”.

Dentro de los liberales no dudan que Serpa se reelegirá como senador porque tiene un porcentaje de voto de opinión en todo el país y porque además tiene acuerdos con Eduardo Verano de La Rosa en Atlántico y Luis Pérez en Antioquia; pero también dicen que si en 2018 sale debilitado en Santander sería un golpe fuerte para su ego.

Como la campaña hasta ahora inicia, en los próximos meses se sabrá si a Serpa le cumplen los compromisos, o si Tavera lo deja viendo un chispero.

Comentarios (1)

José Saramago - 0

04 de Junio

0 Seguidores

Horacio Serpa y Juan Fernando Cristo, dos personajes protagonistas del pr...+ ver más

Horacio Serpa y Juan Fernando Cristo, dos personajes protagonistas del proceso 8000, aun vivos políticamente, y mas vivos que nunca, ojalá nunca tuvieramos que saber mas de ellos, ni tampoco de Santos, ni de Roys, ni de Benedettis, ni de Musas, ni de Ñoños, .. esto es solo una lista de personajes de la política indeseables en la política.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia