Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por LaSillaVacia.com · 24 de Octubre de 2016

6938

0

A pesar de que el alcalde de Floridablanca, Héctor Mantilla, durante su campaña negó tener acuerdos “burocráticos y politiqueros” con los poderosos tradicionales de Santander, desde que arrancó su administración ha demostrado lo contrario.

Primero, como lo contó La Silla, en la repartija burocrática le dio participación a los políticos que lo acompañaron, y ahora les está dando cabida a contratistas de la línea política de congresistas. 

 

Además de que cuando arrancó la administración de Mantilla, al representante a la Cámara Fredy Anaya le dieron participación en la Secretaría de Planeación con la llegada de Emma Lucía Blanco Amaya, en ese mismo despacho empezaron a desfilar contratistas cercanos a él.

En septiembre esa Secretaría, en medio de denuncias sobre presuntos direccionamientos, le entregó una consultoría por $630 millones a un consorcio integrado por Ingeniería Carvajal Suárez S.A.S. y Mauricio Alberto Santos Rey, contratistas con varios hilos comunicantes con Anaya.

Por un lado, Ingeniería Carvajal Suárez S.A.S está representada legalmente por María José Suárez Sabogal, cuñada de Martín Camilo Carvajal, director de la Corporación para la Defensa de la Meseta de Bucaramanga, Cdmb, y quien como contó La Silla es ficha de Anaya a esa Car.

Aunque La Silla intentó conocer la experiencia que aportó esa empresa, que se creó en 2014, para quedarse con el contrato, al momento de publicar esta historia no fue entregada por la oficina de contratación de la Alcaldía.

Sin embargo, lo que sí queda claro es que además de ser en papeles de la cuñada de Carvajal, esa empresa guarda estrechas relaciones con la familia del director de la Cdmb, tantas que por ejemplo el teléfono de contacto de la compañía es el número privado de celular de la esposa de Carvajal, Ibeth Suárez, quien además este año ha sido miembro de la Unidad de Trabajo Legislativo de Fredy Anaya en el Congreso.

El segundo socio es Mauricio Alberto Santos Rey, un contratista que según dos fuentes cercanas a Anaya y una de adentro de la Empresa de Servicios Públicos de Santander, Empas, es del círculo cercano de Fredy Anaya, y se conoció con el congresista desde que él fue director de la Cdmb.

Aunque Santos Rey desde 2007 ha sido un recurrente contratista de interventorías que van de los $100 a los $300 millones en al Empas, desde que Anaya volvió a poner a sus fichas allí la suerte le sonrío y en junio se quedó con un contrato para una consultoría por $2.800 millones.

El contrato en Floridablanca, que básicamente lo que busca es delimitar los seis barrios y asentamientos, definiendo usos de suelo, zonas de riesgo y áreas que se entregarán al municipio, además tiene dentro del personal que lo ejecutará a amigos de Anaya y familiares de Carvajal.

Uno de ellos es Clemente León Olaya, un viejo amigo de Anaya quien fue uno de los funcionarios más controvertidos de la administración del exalcalde de Bucaramanga Lucho Bohórquez, y quien, como contó La Silla, reapareció este año en la Cdmb; el otro es Ibeth Suárez, la esposa del Director de la Cdmb.

Lo particular de la aparición de León Olaya y de Suárez está en que sus cargos -arquitecto especializado y director, respectivamente- fueron los que más denuncias provocaron mientras estuvo abierta la convocatoria para entregar el contrato.

"Con respecto a los perfiles del Director y los arquitectos requeridos en el pliego de condiciones, resulta improcedente que la entidad sostenga (...) que dentro del alcance de la consultoría se basa sólo en estudios de legalización de barrios con componentes meramente jurídicos”, decía una de las observaciones, argumentando que habían perfiles como el de ingeniero civil o topógrafo que se ajustaba a lo requerido. Al menos nueve más hablaron de lo mismo.

En la oficina de contratación de Mantilla le dijeron a La Silla que los requisitos que pidieron para esos dos cargos se adecuaban a las necesidades del contrato.

El contrato arrancó hace un mes, y con él queda en evidencia que el poder de Anaya no está solo en la Cdmb , la Empresa de Alcantarillado de Santander, Empas, y la Esant, sino que también está pisando fuerte en la administración de Mantilla, el alcalde de 22 años que se eligió diciendo que sus viejas compañías no iban a tener injerencia en su gobierno.

Nota de la editora: Esta historia fue actualizada a las 10:30 de la mañana. Aclaramos que la experiencia de la empresa fue solicitada a la Alcaldía de Floridablanca, que era la que llevaba el proceso de contratación, y no a la Cdmb, como inicialmente quedó por un error en la edición. Esa aclaración no afecta de ninguna manera el fondo ni el contenido de la historia.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia