Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Juanita León · 13 de Mayo de 2016

4633

9

El Gobierno y las Farc anunciaron anoche un acuerdo para blindar jurídicamente el Acuerdo Final de La Habana que abrirá varios debates jurídicos pero que entierra uno político que era un escollo grande para la negociación: la Asamblea Constituyente que ha defendido las Farc desde que arrancó la negociación.

El acuerdo anunciado ayer busca darle a esa guerrilla una garantía jurídica de que el gobierno no le hará conejo con lo que se ha acordado en La Habana puesto que dispone que el Acuerdo Final formará parte de la Constitución.

Es decir que, en principio, lo pactado no quedará sujeto a que el próximo presidente de Colombia crea en los acuerdos ni a que un juez, vía tutela o una demanda, termine modificando lo acordado. Aunque hay varias cosas que dice la Constitución que no se cumplen en la realidad, así el Acuerdo estaría mucho más blindado dado que cada uno de sus puntos sería no solo una norma constitucional sino una obligación internacional del Estado colombiano.

De esta forma, el Gobierno calma uno de los grandes temores que –con razón dado el incumplimiento de puntos de acuerdos pasados con guerrillas y movimientos sociales- tienen las Farc: que al final no les cumplan, y así se despeja más el camino para llegar al acuerdo de cese bilateral del fuego y a la firma final.

Uno de los argumentos centrales de las Farc para convocar una Constituyente es que solo ‘constitucionalizando’ lo acordado ellas podrían tener la tranquilidad de que no quedaría en letra muerta como muchos acuerdos firmados por el gobierno, por ejemplo, los que ha hecho para levantar paros campesinos.

El Gobierno se resistía a la idea de la Constituyente porque, dado que una vez instalada tiene poder soberano, se corría el riesgo de reabrir toda la negociación. Y además, se abría la puerta para que por esta vía Uribe recuperara mucho de su poder e incluso la posibilidad de su reelección, y que la discusión terminara siendo entre él y las Farc.

Por eso, esta era una de las ‘líneas rojas’ que había puesto Santos en diciembre cuando reiteró que el 23 de marzo era la fecha límite para tener acordados los temas centrales del proceso de paz.

Dado que lo pactado anoche cumple el propósito más explícito que buscaban las Farc, se le cierra la puerta a la discusión de la Constituyente, y eso no es poca cosa.

Sin embargo, el acuerdo abre varias preguntas jurídicas y políticas.

Lo acordado

Como explicó el Gobierno, lo pactado fija “una ruta compleja de formalización jurídica del Acuerdo Final”. En palabras más sencillas, explica cómo van a hacer para que lo negociado en La Habana se vuelve ley en Colombia.

 

Lo primero que acuerdan es que el Acuerdo Final se considerará un “Acuerdo Especial en los términos del artículo 3 común a los Convenios de Ginebra”.

Esto, traducido, significa que el Acuerdo Final va a tener el estatus de una norma humanitaria con peso de tratado internacional que además pone fin a una guerra, sin que esto signifique –como ha explicado el Comité Internacional de la Cruz Roja- que les estén reconociendo el estatus de Estado a las Farc.

Este punto de convertir el Acuerdo Final en un Acuerdo Especial sonaba una excentricidad hace unos meses cuando Álvaro Leyva, el abogado conservador asesor de las Farc, lo planteó. Luego la tesis se abrió paso y el entonces fiscal general Eduardo Montealegre, amigo de Leyva, la recogió en una demanda que interpuso y que la Corte Constitucional está estudiando actualmente.

Por eso, que el Gobierno reconozca el Acuerdo Final como un Acuerdo Especial es una victoria para las Farc. Sobre todo porque también se acordó que El Gobierno hará “una declaración unilateral ante el Secretario General de las Naciones Unidas, para que el Consejo de Seguridad genere un documento oficial y anexe el texto completo del Acuerdo Final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera.”. Es decir que el Gobierno se obligará internacionalmente a cumplir su palabra.

En todo caso, no es una victoria completa para las Farc porque los negociadores del Gobierno lograron introducirle a la idea de Leyva dos cosas: que el Acuerdo Final no entraba a la Constitución de manera automática sino que tiene que tramitarse ante el Congreso una ley que diga el Acuerdo Final se considera un Acuerdo Especial.

Y que, además, después a través del Procedimiento Legislativo Especial para la Paz (que está en su séptimo debate y establece un trámite más corto para esos proyectos en el Congreso), se aprobará que el Acuerdo Final entra a formar parte del bloque de constitucionalidad para ser tenido en cuenta “durante el periodo de implementación del Acuerdo como parámetro de interpretación de las normas que sean necesarias para desarrollarlo”. Es decir, lo acordado ayer pasará dos veces por el Congreso.

Con esto el Gobierno consiguió que las Farc se subieran al bus del Acto Legislativo para la Paz que ya está en su séptimo debate, a pesar de que inicialmente lo habían rechazado como otra medida ‘unilateral’ del Gobierno.

Que las Farc hayan hecho esto es significativo, por un lado, porque reconocen una vez más someterse a la institucionalidad colombiana, algo que le parece obvio a la mayoría de gente pero frente a lo cual la guerrilla siempre había manifestado resistencia pues argumentaba que son las instituciones de un Estado corrupto.

Y por el otro, demuestran que es cierto lo que han dicho públicamente los jefes guerrilleros y es que sí quieren firmar el Acuerdo de Paz este año.

Como el Acuerdo Legislativo para la Paz va en su séptimo debate si la mesa de negociación no lograba un acuerdo ya sobre este punto, perdían la oportunidad de incluirlo en esa reforma constitucional, y la negociación se alargaba hasta el próximo año pues tendrían que comenzar una nueva reforma el próximo semestre.

Al moverse justo esta semana, las Farc mostraron que sí tienen interés en firmar este año para poder jugar un papel en las elecciones del 2018.

Ahora el desafío es que el Congreso lo apruebe y que pase el examen constitucional. Dos retos grandes y que no parecen totalmente asegurados.

Los desafíos

Minutos después de que el acuerdo conjunto fuera leído desde la Habana, la senadora verde Claudia López, una de las congresistas más mediáticas, trinó su rechazo al acuerdo.

“Yo no voy a servir de notaria de nadie”, le dijo a La Silla. Dijo que rechazaba el acuerdo porque el Gobierno había entregado a las Farc lo que querían: convertirlo en un Acuerdo Especial sin lograr de parte de ellas una aceptación formal y explícita a los otros dos componentes del Acto Legislativo para la Paz, que son la refrendación popular del Acuerdo Final y el procedimiento del “fast-track” que contempla el Acto Legislativo para las leyes que desarrollen el Acuerdo Final.

Dado que López es una de las defensoras más acérrimas de la negociación de La Habana, su rechazo visceral a lo acordado no es un buen augurio para lo que viene en el Congreso.  Entre las cosas que más la ofenden es que la Mesa de Negociación les deje a los congresistas un texto ya redactado y con la condición de que solo pueden aprobarlo o improbarlo. Esto mismo es para los uribistas “un golpe de Estado”.  

La discusión clave aquí será sobre la refrendación.

Yo no voy a servir de notaria de nadie

Claudia López, senadora

La teoría que maneja el Gobierno, según lo que se infiere del discurso del jefe negociador Humberto De la Calle y del ministro del Interior Juan Fernando Cristo, es que como lo acordado hoy con las Farc termina siendo un artículo del Acto Legislativo para la Paz, y la entrada en vigor de éste está condicionada a que los colombianos refrenden el acuerdo, las Farc están retirando implícitamente su veto al plebiscito.

Claudia López considera que su aceptación del plebiscito debería haber sido explícita y que más allá de lo que diga De la Calle en su comunicado eso no quedó escrito en el Acuerdo.

En realidad, probablemente este debate se zanjará mañana cuando en su ronda matutina Iván Márquez lea su comunicado con la interpretación de lo acordado.

Más allá de esa discusión, que no sería menor, está el desafío jurídico. Y es que como dijo una fuente consultada por La Silla cercana al proceso, el “exceso de leguleyismo” de las Farc conllevará a que lo acordado pase dos veces por la Corte Constitucional, la primera al revisar la ley que diría que el Acuerdo Final es un Acuerdo Especial, y luego otra que aprueba el Acuerdo Final específicamente. Y allí habrá todo un debate sobre asuntos de procedimiento y de fondo.

De procedimiento, está el tema de si meter esto en séptimo debate es un “mico enorme” como dice la senadora López, porque viola las reglas de consecutividad. De parte del Gobierno dicen que en todos los debates se han dejado ‘constancias’ de que podría haber un Acuerdo Especial. Una fuente dijo que en dos debates la constancia se presentó y en otro dos se negó, algo que la Silla no alcanzó a confirmar con otra.

Y de fondo, está todo el tema de la sustitución de la Constitución, solo para mencionar uno de los asuntos a discutir.
Como suele suceder en este país, el debate seguramente terminará en manos de abogados. Pero, por lo pronto, se logró sustraer de las manos de los eventuales constituyentes

Comentarios (9)

Luis Hernán Ocampo G

13 de Mayo

334 Seguidores

Sin ser jurista pero habiendo estado 5 años presenciando y asesorando debates...+ ver más

Sin ser jurista pero habiendo estado 5 años presenciando y asesorando debates en Comisiones Primeras, puedo decir que el camino escogido por De la Calle y las FARC fue el más débil de todos y dará para una inestabilidad jurídica de muchos años de a estos acuerdos de paz y en efecto comparto que esto terminará en manos de abogados por mucho tiempo. Eso sin olvidar que un potencial Presidente de Derecha puede convocar vía referenfo al Constituyente Primario al que están desconociendo estos acuerdos, para echar para atrás la salvajada jurídica que hicieron hoy.

DIDUNDI

13 de Mayo

3 Seguidores

Hay q aclarar q la constituyente q entierran es la d la Paz, la coyuntural, no...+ ver más

Hay q aclarar q la constituyente q entierran es la d la Paz, la coyuntural, no los retazos d la dl 91.
Lo bueno d todo esto es el consenso d las partes, las Farc obtienen el blindaje jurídico y d paso reconocen la institucionalidad al no oponerse al pasoDoble x el congreso.
Hace mucho q estoy convencido q la firma es un hecho x encima d quien sea….Furibe, para eso Santos es EL PRESIDENTE y entre otras cosas xq es la única papeleta salvable para Santos q da estocada final a ToroBravo…y la puesta máxima exterior x su nobel.
D malas pulgas siguen los Furibsitas y mucho más con esta jugada d amarrarse a los convenios d Ginebra, ganando audiencia internacional q si se necesita ahorra más q nunca con ToroBravo...muy Bravo.
Sobre Claudia....q amaine ese carácter contestatario q así no se llega a presidencia, x lo menos no en Colombia xq esto no es Venezuela y mucho menos Uruguay, cambiar d imagen no es suficiente y el 2025 todavía está lejitos. Pero ante todo q no se olvide q las Farc están dando un gran paso con eso d reconocer la institucionalidad y d ahí a lo otro no hay mucho. Así q .. calma, todas las emociones justas puede infartar a más d uno.
Ya falta poco…uffff..!!

Juan Serrano

13 de Mayo

0 Seguidores

Puedo estar equivocado, pero a mí me da la impresión que lo acordado ayer no...+ ver más

Puedo estar equivocado, pero a mí me da la impresión que lo acordado ayer no dice que habrá dos leyes –como da entender el artículo–: una para que diga que es Acuerdo Especial y otra para que haga parte del bloque. Las dos cosas las va a decir directamente el acto legislativo. Lo que va a suceder –pero repito: no estoy seguro porque lo acordado es bastante enrevesado en su redacción y está cifrado en letra menuda como es nuestra tradición– es que el Acuerdo de La Habana sí tendrá que pasar por el congreso mediante ese trámite especial y abreviado, a manera de una ley aprobatoria de Acuerdo Especial. Aunque es cierto que sí será que "lo acordado pasará dos veces por la Corte Constitucional": cuando estudie este acto legislativo y cuando estudie la ley aprobatoria del Acuerdo Especial.

Pascual Mauricio Correa Ospina

13 de Mayo

0 Seguidores

Creo que están metiendo las de caminar en cuanto a lo jurídico y se equivoca...+ ver más

Creo que están metiendo las de caminar en cuanto a lo jurídico y se equivocan gravemente. Los acuerdos de Ginegra; si mal no entiendo, se ajusta a acuerdos entre dos naciones; por lo tanto falta una contra parte; pues las FARC no tienen tal reconocimiento. Además, muchas de las concesiones deben ser refrendadas por la voluntad popular; este país no es la finca de Santos.

Armando Lugo Martínez

13 de Mayo

0 Seguidores

Si la Farc entierra personas no es de extrañar que entierren todo lo que este...+ ver más

Si la Farc entierra personas no es de extrañar que entierren todo lo que este a su alcance para lograr sus intereses mientras que el Estado colombiano entierra lo que sea para reconocer el logro que pretende confundiendo al pueblo. Aclaración, diálogos en (Cuba) son para arreglar el conflicto armado de hace más de 50 años de barbarie y que es obligación resolverla ya que es un tema netamente jurídico. La PAZ es: Generación de Empleo, Salud, Bienestar, Educación de calidad, Seguridad y eso no lo están haciendo en Colombia, solo vemos que empeoran a diario las crisis existentes.

DIDUNDI

13 de Mayo

3 Seguidores

Se ha perdido el contador d comentarios para saber no la calificación sino, s...+ ver más

Se ha perdido el contador d comentarios para saber no la calificación sino, si se han hecho comentarios y no tener q abrir toda la página, y es q además el correo q informaba también desapareció.
Bueno el regreso para distinguir un comentario hs su réplicas

Boletín - El Ca...

13 de Mayo

0 Seguidores

¿ ENTERRADA LA CONSTITUYENTE? ¿SEGURO? Y si es así, el artículo se refiere...+ ver más

¿ ENTERRADA LA CONSTITUYENTE? ¿SEGURO? Y si es así, el artículo se refiere a la Asamblea Nacional Constituyente propuesta por las FARC (que es una mecanismo), a la Asamblea Nacional Constitucional ( de carácter limitado y sugerida por Rodrigo Uprimmy), o a la Asamblea Nacional Constituyente futura (no para refrendación y también sugerida por Rodrigo Uprimmy? Según se dijo ayer, los acuerdos de paz serán elevados a un 'Acuerdo Especial Humanitario' de las Naciones Unidas para poder incluirlo en el bloque de constitucionalidad. No obstante, "Las nuevas medidas incluyen una refrendación popular, que aún no ha sido pactada en La Habana", dijo Humberto De la Calle Lombana, Jefe del equipo negociador del Gobierno. Es decir, no se ha decidido aún sobre el mecanismo de refrendación en la Habana.

paladin

13 de Mayo

0 Seguidores

Sin lugar a dudas darle a esas "negociaciones" carácter de tratado especial; ...+ ver más

Sin lugar a dudas darle a esas "negociaciones" carácter de tratado especial; entiéndase internacional... es dalrle a las narco-criminales FARC No sólo el estatus beligerante que tanto reclamaban, sino que le darán el trato de Estado paralelo. Nefasto, oprobioso, desleal. Lo que más dolor da, es que de aquella silla vacia, otrora medio independiente... hoy no queda mucho. :( leo y entiendo un artículo aulico. A todas luces es un acto deleznable. Es una trampa y una violación al Estado de derecho y al constituyente primario.

Edgar López

14 de Mayo

0 Seguidores

¿Y acaso en manos de quien espera que termine esto esta muchacha? ¿De arquit...+ ver más

¿Y acaso en manos de quien espera que termine esto esta muchacha? ¿De arquitectos o que?

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia