Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Manolo Azuero · 18 de Agosto de 2015

3940

0

Hace cuatro años, cuando Santander eligió Gobernador por última vez, el municipio de Floridablanca puso un poco más del 10 por ciento de los votos totales. Hoy, en la nueva carrera hacia el Palacio Amarillo de la Gobernación, el candidato liberal Didier Tavera tiene todas las de ganar allí.

Para la Alcaldía de Floridablanca, la tercera ciudad más grande de Santander y la segunda del Área Metropolitana de Bucaramanga, conservadores y liberales tienen un candidato de coalición y Cambio Radical, Opción Ciudadana y la hasta hace unos días facción del Centro Democrático, que tiene votos en el municipio, juntos, tienen otro. Sin embargo, para la Gobernación, todos estos sectores (y la gran mayoría del total de sus congresistas) están en las mismas huestes; las de Didier Tavera.

Hace apenas días Tavera -hijo del fallecido narcotraficante Ernesto Tavera- recogió el apoyo del exalcalde de Floridablanca Néstor Díaz Barrera, uno de los grandes jugadores de la ciudad ‘dulce’ (como le dicen a Florida), quien abandonó el Centro Democrático en medio de una puja interna (es decir, la citada facción del ‘uribismo’ con votos allí).

Y, para acabar de completar, Tavera es cercano a la tercería en el municipio: el candidato de AICO William Gómez, que se presenta como la alternativa sin maquinaria.

La historia 'dulce'

A pesar de que oficialmente el Alcalde de Floridablanca (que maneja un presupuesto anual de 200 mil millones) es Liberal, el trapo rojo no llevó candidato a las urnas para mantener el primer cargo en dicho municipio. Como lo contó La Silla, el máximo poderoso del Partido Conservador, el exsenador Iván Díaz Mateus, cerró un acuerdo con los liberales para que estos apoyaran oficialmente a su candidato a la Alcaldía de Florida, Edgar Higinio Villabona, y los azules en contraprestación se unieran a la campaña de Tavera. Así fue y el propio Tavera le entregó el aval liberal a Villabona.

El apoyo de los azules no es menor para Didier en Floridablanca, pues si bien ahora no mantienen la Alcaldía (después de perder unas elecciones atípicas en medio de divisiones internas), en elecciones normales el conservatismo ganó en 2007 y en 2011 la Alcaldía y su lista al Concejo fue la más votada hace cuatro años.  

Junto a Villabona, el otro candidato que pinta más fuerte es Héctor Mantilla, un joven que todavía no culmina su estudios universitarios y llegó a la carrera como ex militante del Partido Conservador (al que renunció cuando este cerró filas alrededor de Villabona).

Mantilla, sobrino del secretario de la Cámara, Jorge Humberto Mantilla (Súper poderoso del Congreso), cuenta con el respaldo de firmas que recogió, el de Cambio Radical y el de Opción Ciudadana (todavía no oficialmente).

Una fuente de su campaña dice que frente a la Gobernación “se tiene definido no matricularse con ningún candidato…y se va a subir con todos a la tarima”, pero la verdad es que con Tavera ya se subió dos veces en los últimos días y tanto Cambio (liderados por el senador Bernabé Celis) como Opción (liderados por el parapolítico Luis Alberto Gil y la senadora Doris Vega) están firmes con el candidato liberal a la gobernación. Incluyendo al Representante a la Cámara Fredy Anaya, que sonó por muchos meses como candidato a la Alcaldía de Floridablanca y en 2014 fue el segundo candidato a la Cámara más votado en el municipio.

El otro aliado clave de la aspiración de Mantilla es el exalcalde Floridablanca Néstor Díaz Barrera, elegido hace cuatro años Alcalde del municipio por el Partido Conservador.

Aunque Díaz terminó de manera temprana su mandato, por un proceso de perdida de investidura en el Consejo de Estado, sigue siendo muy poderoso allí. Y, como los otros ‘socios’ importantes de Mantilla, ya se subió a la candidatura de Didier Tavera a la Gobernación; esto después de renunciar al Centro Democrático, colectividad a la que había llegado a finales de 2013 después de diferencias con los mandamases del conservatismo en Santander (Iván Díaz Mateus y su esposa la representante Lina Barrera). 

Cuando Díaz estuvo en el Centro Democrático logró que su hermano Marcos – sin mayor trayectoria política - sacara la mayor votación a la Cámara el año pasado en Floridablanca, a pesar de que se quemara en la ‘general’.

Díaz llegó a la campaña de Tavera después de abandonar al candidato a la Gobernación del Centro Democrático, Iván Aguilar. Lo hizo denunciando un acuerdo inconsulto - que Iván ha negado - para que el uribismo adhiera a Carlos Fernando Sánchez, candidato del movimiento Santander En Serio, liderado por el exgobernador y parapolítico Hugo Aguilar.

Con las estructuras políticas de los dos candidatos fuertes a la Alcaldía de Floridablanca en su bolsillo, como si fuera poco, en el lanzamiento de su sede de campaña en la ciudad ‘dulce’, Tavera logró subir a la tarima al tercer competidor por el más alto cargo municipal. Junto a Villabona y Mantilla, también apareció William Gómez, candidato por AICO, quien fue elegido hace cuatro años Concejal con más de 1000 votos. Dias antes Tavera ya había acompañado a Gómez a inscribir su candidatura.  

A todo esto hay que sumarle la fuerza del liberalismo, que en las elecciones atípicas de 2013 ganó la Alcaldía, en el 2011 tuvo la segunda lista más votada al Concejo y en 2014 ganó las elecciones al Senado en esa jurisdicción.

Así las cosas, por la gobernación, Didier Tavera parece imbatible en el tercer municipio de Santander. Su lado “flaco” es que el Senador más votado en el pueblo el año pasado, Mauricio Aguilar (hijo de Hugo Aguilar), está con su rival Carlos Fernando Sánchez. Pero una golondrina no hace verano…

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia