Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Jineth Prieto · 05 de Julio de 2017

1218

1

Aunque desde que empezó a recoger firmas para buscar la revocatoria del Alcalde de Bucaramanga, Rodolfo Hernández, el líder del comité ‘Yo firmo por Bucaramanga’, Óscar Iván Díaz, había dado un parte un positivo sobre el avance de su campaña, ayer lanzó una propuesta que mostró que el indicador interno no sería tan optimista como el que había querido mostrar hasta ahora en medios. 

 

A trece días de que finalice el plazo que le entregó la Registraduría para recoger los 23.182  apoyos que le deberán validar para que los bumangueses asistan a las urnas a decidir sobre la continuidad de Hernández, Díaz anunció que solicitará una ampliación de tres meses para recoger seis mil firmas más.

Según le dijo a La Silla, la petición la hará porque aunque, según sus anuncios, ya tiene 27 mil firmas verificadas con su equipo, quiere tener un colchón que le permita superar el margen de error (gira alrededor del 30 por ciento) cuando la Registraduría empiece a verificar las planillas.

Además, y pese a que no nos dio los detalles de los motivos en los que sustentará su petición ante el Consejo Nacional Electoral, CNE, sí aseguró que obedecerán a “dificultades financieras y logísticas” en el proceso de recolección.

“Ya hemos revisado con nuestro abogado y efectivamente la ley lo permite, entonces eso es lo que vamos a solicitar”, explicó Díaz a La Silla.

Y si bien es cierto que la ley contempla esa herramienta, lo que Díaz omitió es que solo opera en casos “fortuitos” o de “fuerza mayor”, condición que de entrada le podría cortar las alas a su solicitud y convertirla en un tiro al aire.

Dos magistrados del CNE le dijeron por aparte a La Silla que dado que esa regla se aplica cuando hay hechos que no se pueden predecir (desastres naturales), o que aún siendo previsibles no se pueden evadir (un incendio o una inundación), no es tan claro que su solicitud prospere.

“En principio la regla general se trata de hechos que se salen completamente de control, que son imprevistos. En el tema electoral podría ser un toque de queda, o algo que hubiera alterado completamente la vida cotidiana”, le dijo a La Silla un magistrado.

El otro aseguró: “también habría que ponderar el tiempo en el que ese hecho afectó la recolección, porque -por ejemplo- si fue solo dos días no habría justificación para prorrogar el plazo por tres meses”.

Sin embargo, y más allá de si tendrán en cuenta su solicitud, si algo mostró la petición de Díaz, quien como lo contó La Silla, es un político de Girón que se dio a conocer entre varias campañas -entre esas la de Rodolfo Hernández- porque era bueno recogiendo firmas, es que o las cuentas que hasta ahora había entregado sobre la revocatoria no eran tan optimistas como las presentó o que la iniciativa se le quedó sin impulso desde el inicio.

Y es que excepción de su primer balance, cuando dijo a los 45 días de iniciar la recolección que para ese entonces ya había recogido 19 mil de las 23 mil firmas que necesitaba, y anunció que seguramente cumpliría la meta “mucho antes”, las cifras que ha entregado tienen la curva en descenso.

Por ejemplo, los primeros días de mayo - a cuatro meses de iniciado el proceso- aseguró que iba en 23 mil firmas; es decir, que dos meses y medio después de su reporte inicial solo avanzó en cuatro mil. 

Si bien al inicio es común que se recojan más firmas que en la recta final, y de hecho en el caso de Bucaramanga la recolección estuvo apalancada por la implementación del nuevo pico y placa que generó protestas en la ciudad, lo particular es que Hernández ha tomado más decisiones impopulares, que aún no ha terminado de despegar en aspectos claves de su administración como vivienda y seguridad, y que aún así eso no le sirvió de impulso a la revocatoria.

Ahora, con su petición, Díaz deja en evidencia que el tiempo no le alcanzó para recoger todas las firmas que necesitaba para estar seguro de que superará el margen de error, y que su techo solo le dio, según sus propios cálculos, para recoger otras cuatro mil firmas más en los últimos dos meses. 

Como la petición al Consejo Nacional Electoral no suspenderá el tiempo en el que se vencerá el plazo inicial que el comité tenía para entregar todos los apoyos, en caso de que le nieguen la ampliación Díaz tendrá hasta el 17 de julio para radicarlos.

Una vez lo haga, se sabrá si le alcanza y valida la imagen de recolector de firmas que le sirvió para que le pagaran en la campaña de Óscar Iván Zuluaga en 2014, de un candidato a la Alcaldía de Socorro en 2015 y en la del mismo Hernández también ese año, o si su cruzada por revocar al Alcalde de Bucaramanga, naufraga.

En todo caso, si el resultado le es adverso, el balance no será negativo del todo para Díaz. Dado que la revocatoria le sirvió para pasar de ser un candidato al Concejo casi desconocido en Girón que en 2015 obtuvo 76 votos, a aparecer con cierta frecuencia en medios locales durante poco más de siete meses y a rodearse de políticos en Bucaramanga, de cualquier forma le queda el terreno político que ya abonó si lo que quiere es volver a foguearse electoralmente y volver a las urnas en 2019.

Comentarios (1)

Angel Macias

05 de Julio

0 Seguidores

La política opera de formas diversas, este es un claro ejemplo de un DON NADI...+ ver más

La política opera de formas diversas, este es un claro ejemplo de un DON NADIE que con animo de reconocimiento se pegó de una valiosa herramienta democratica para dar a conocer su nombre, aunque dudo que eso le sirva de algo a sus intereses 

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia