Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Jineth Prieto | Ana León · 29 de Abril de 2016

8013

0

Tras una licitación que solo contó con un oferente, una fundación cercana a Opción Ciudadana, el mismo partido que avaló al alcalde de Cúcuta, César Rojas, se quedó con el primer gran contrato de esa administración.

 

Se trata de la Corporación América Barí, Cambarí, una organización que ayer pasó de ser casi anónima en Cúcuta a entrar en las grandes ligas de la contratación de esa ciudad, al ganarse un proyecto por $16.500 millones para generar empleo.

Mientras el proyecto empieza a andar, La Silla buscó cómo se mueve y quiénes están detrás de esa corporación.

De promotora cultural a agencia de empleo

Cambarí es una organización sin ánimo de lucro que fue creada en Cúcuta en 2005 con el fin de promover actividades culturales, educativas y ambientales. 

Aunque durante los primeros 9 años de vida se mantuvo así, desde mediados de 2014 y tras una modificación de estatutos, llegó al mundo de las agencias de empleo. 

De la mano de esa nueva actividad, cambió de domicilio y se fue para el municipio de Tibú.

Según los registros de la página web de Cambarí, esa organización está inscrita desde 2014 en la página de ‘Servicio de Empleo’ de la Presidencia, una iniciativa impulsada por el Ministerio de Trabajo, que es una bolsa de empleo virtual para que los ciudadanos puedan conocer las ofertas laborales.

Pese a que desde ese entonces pertenece a ese programa, en su página web Cambarí solo registró seis ofertas laborales en 2015, no ha colgado ninguna en lo que va de 2016, y de sus registros en internet no hay huella. 

La cuenta de Twitter de la corporación es utilizada como la red personal del director de esa organización y en las demás redes sociales no tiene movimientos. 

El representante legal de la Corporación es Carlos Alberto Salcedo Salazar, un ingeniero que en 2013 le hizo campaña al Senado a Doris Vega, la esposa del parapolítico Luis Alberto Gil Castillo, quien a su vez es dueño de Opción Ciudadana el partido que avaló a César Rojas a la Alcaldía de Cúcuta.

Salcedo Salazar es conocido en la Cúcuta política por ser cercano al círculo de Opción Ciudadana y según tres fuentes  consultadas por La Silla, que se mueven en la capital de Norte de Santander entre círculos políticos y de contratistas, fue cercano a la candidatura de Cesar Rojas. 

Yo lo veía mucho con Opción Ciudadana, él le ayudó a César Rojas

 “Yo lo veía mucho con Opción Ciudadana, él le ayudó a César Rojas. Y es un ingeniero que se mueve con algunos contratos”, le dijo a La Silla una esas fuentes.

Salcedo le negó a este medio tener algún tipo de relación política con Opción Ciudadana; sin embargo, en sus redes sociales hay pruebas de que sí le ha hecho campaña a candidatos de ese partido.

“Será un honor acompañar a una mujer con grandes proyectos para el norte de Santander, que mi Dios me la bendiga”, escribió sobre Doris Vega en vísperas a la legislativas de 2014

Aunque para el 28 de marzo no se conocía que la Alcaldía de Cúcuta iba a lanzar una millonaria licitación para la generación de empleo, ese día la Corporación América Barí volvió a cambiar su sede y se trasladó de Tibú a la capital de Norte de Santander; dos días después, el 30 de marzo, se inscribió ante el Registro Único de Proponentes para estar habilitada para contratar con el Estado. Veinticuatro horas más tarde Rojas hizo pública la invitación para la contratación.

El contrato

El contrato que ayer fue adjudicado por la Alcaldía de Cúcuta, específicamente consiste en generar 3.500 empleos de medio tiempo para la población vulnerable de la ciudad, en actividades relacionadas con el mantenimiento de parques, cañadas y en general con el mantenimiento de la ciudad.

Tal y como fue formulado el proceso por la Alcaldía, el interesado en ofertar debía presentar dos contratos que sumados superaran los $16.500 millones. 

Cambarí, el único proponente, adjuntó dentro de su experiencia dos contratos ejecutados en el sector privado con la Fundación Poder Emprender.

Según los soportes que le entregó a la Alcaldía de Cúcuta el representante legal de Cambarí, Alberto Salcedo, un contrato fue por $10.400 millones y el otro por $9.200 millones y los dos estuvieron relacionados con la generación de empleo.

No obstante, cuando La Silla le pidió a Salcedo que especificara las labores de esos contratos no entregó explicaciones y se remitió a decir que “Esos contratos fueron hace poco, pero aquí lo importante es que el contrato nuevo se cumpla de acuerdo a la ley. Aquí se tiene la experiencia total, se tienen capacitaciones y toda la generación de empleo”.

En la Fundación Poder Emprender tampoco entregaron detalles. El representante legal Hermes López le dijo a La Silla que no entregaría una versión por teléfono y el otro socio de esa entidad, Jorge Saavedra, aseguró que no tenía conocimiento de contratos de ese tipo durante el último año en la Fundación.

Me sorprende mucho su pregunta porque hace un año la Fundación no se movió para nada

“Yo estoy desentendido de la Fundación desde hace rato, pero me sorprende mucho su pregunta porque el año pasado la Fundación no se movió para nada y eso lo puede verificar en cualquier lado”, explicó Saavedra. 

Cambarí  está categorizada como ‘pequeña empresa’ y solo tiene 10 empleados, según los registros oficiales; aún así y desde que inicie el contrato deberá manejar el pago de nómina de 3.500 empleados de Cúcuta, con salud, riesgos profesionales, y prestaciones sociales, también deberá coordinarlos por cuadrillas, manejar los tiempos de trabajo y capacitarlos. 

En una ciudad como Cúcuta, que según la última medición del Dane tiene un índice de desempleo que sobrepasa el 15%, nadie duda de las bondades del proyecto. El tiempo dirá si fueron los criterios políticos o los técnicos los que pesaron en la contratación de Rojas.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia