Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Jineth Prieto · 01 de Junio de 2016

844

0

 

Hoy a las 7:30 de la mañana los 42 representantes que integran la bancada liberal en la Cámara  se reunirán para definir quien se quedará con la Presidencia de esa corporación en medio de un pulso de poder interno que tiene a varios sectores divididos en las toldas rojas. La Silla conoció cómo se va a dar la discusión y qué es lo que se está moviendo detrás.

La decisión de la bancada

Aunque normalmente los acuerdos que se establecen tras la posesión del Congreso son respetados por los partidos, la Presidencia para el tercer año de la Cámara está metida en medio de una pelea que tiene reventada a la bancada liberal. 

Como ya lo contó La Silla, la disputa por ese cargo ha dado para tanto en las toldas rojas, que aunque en julio de 2014 –al menos virtualmente- se definió que Édgar ‘El Pote’ Gómez era quien lo tendría, de febrero para acá al menos ocho nombres se han metido al sonajero. 

Si bien cada uno por su parte ha hecho lobby, La Silla conoció que el ambiente ha estado tan enrarecido al interior de la bancada en la Cámara, que hasta los potenciales competidores del 'Pote’ le pidieron al Partido que definiera la posición sobre los acuerdos. 

La principal razón en esa petición estaba ligada a que sin las reglas claras para competir por la presidencia era muy probable que una candidatura tomara ventaja sobre otras y dados los intereses que están en juego eso es algo que no se querían permitir.

Precisamente, la incertidumbre que se ha generado en torno a la posición de la bancada en los acuerdos, será el hueso más duro de roer y es el que estará primero en la agenda de la reunión de esta mañana.

La discusión no será fácil porque hay posiciones enfrentadas. Y es que además de los sectores que están impulsando candidaturas alternativas a la del ‘Pote’ y que están interesados en que se les abra camino, hay otro que quiere que el tema de la presidencia de la Cámara se cierre cuanto antes para evitar el desgaste interno del Partido.

Si bien la posibilidad de que sobrevivan los acuerdos es la más débil por ahora, La Silla conoció que hay un bloque de 19 de 42 representantes (integrado por quienes está impulsando las campañas de Alejandro Carlos Chacón, Olga Lucía Velasco, Neftalí Correa y el mismo Édgar Gómez) que estarían dispuestos a enterrar la discusión y apoyar al ‘Pote’; sin embargo, ese acuerdo es frágil y está ligado a que no haya desobediencia en la Cámara, porque si un solo representante persiste en su candidatura, las demás opciones revivirían con él.

“Tenemos que ir a votar, pero eso sí las mayorías tienen que prevalecer y ser respetadas, si no es así entonces es mejor que se abran las candidaturas y que cada quien haga su propia campaña”, le dijo a La Silla un representante liberal.

En el caso de que no haya disidencia y cuaje la posibilidad de respetar los acuerdos, la pelea por la Presidencia de la Cámara se frenaría en seco y ‘El Pote’ se quedaría con el cargo; no obstante, hay varios factores que además de la división de la bancada le están jugando en contra a su nombre.

La desinfladadel 'Pote'

Una pelea política en su natal Santander sumada a una serie de acontecimientos que no le cayeron del todo bien a la bancada liberal, y las dudas que ahora pesan sobre si su nombre para la tercera presidencia de la Cámara fue elegido por consenso o si fue impuesto, son los factores que hoy tienen a Édgar ‘el Pote’ Gómez a punto de perder la presidencia de la Cámara de Representantes.

Y es que aunque Gómez pasó de ser uno de los senadores con más influencia en el liberalismo en el cuatrienio anterior al tener la séptima votación del partido en 2010 y quedarse con un cupo en la Comisión Primera (la más mediática), su poder se ha ido disminuyendo desde 2014. 

Por una parte, según tres representantes a la Cámara que hablaron con La Silla, el ‘Pote’ ha dejado de liderar las discusiones más trascendentales para el liberalismo, además en medio de la campaña la revivieron nuevos apoyos y le están pasando la factura.

“Los compromisos hay que fomentarlos y alimentarlos, desafortunadamente Édgar Gómez ha estado lejos del ejercicio de la bancada en este último año, fuera de eso han existido ejercicios que no han caído del todo bien. Él lideró la campaña de Edgargo Maya a la Contraloría y los liberales teníamos a Gilberto Rondón y también impulso a Armando Otálora en la Defensoría y mire como salió”, le dijo a La Silla el representante Mario Alberto Castaño.

Aunque el apoyo a Maya ni a Otálora son algo que se le pueda atribuir directa y exclusivamente al 'Pote', esos argumentos en medio de la campaña sí están siendo usados en su contra y le están restando puntos; sumado a eso, tres congresistas más le dijeron a La Silla que no es clara la manera en la que su nombre se acordó para ser el tercer presidente de la Cámara.

“La mayoría de nosotros votamos por Fabio Amín para el primer año de la Cámara pero no recordamos que haya sido lo mismo para el 'Pote' Gómez, pensamos que en esta ocasión es necesario que se presenten las candidaturas y se hagan las campañas. No veo esa contundencia en los acuerdos”, le dijo a La Silla Óscar Hurtado.

La mayoría de nosotros votamos por Fabio Amín para el primer año de la Cámara pero no recordamos que haya sido lo mismo para el 'Pote' Gómez

Óscar Hurtado

Sin embargo, el factor que le está haciendo más contrapeso no es el de los respaldos que ha dado en el partido o la manera en la que fue postulado, sino la pelea que desde hace varios meses sostiene con las mayorías liberales en Santander. 

Desde que anunció que buscaría el Senado para 2018, el 'Pote' no solo partió cobijas con el senador Jaime Durán, su otrora fórmula, sino que además se alejó de las mayorías liberales, y se enfrentó con la línea del gobernador de  Santander, Didier Tavera, quien cuenta dentro de su línea, además de a Horacio Serpa, presidente del liberalismo, a Miguel Ángel Pinto (su tío político), quien en febrero arrancó campaña para arrebartarle el cargo sin previo aviso.

“Nosotros estamos acá es porque Miguel Ángel Pinto en febrero salió con el cuento de que aunque cumplieramos los acuerdos y postuláramos al 'Pote' la plenaria no iba a votar por él y por eso empezó a hacer campaña. Eso generó confusiones y por eso salieron este poco de candidaturas. Nosotros estamos viviendo la consecuencias de una pelea regional en Santander”, le dio a La Silla uno de los candidatos que se empezó está moviendo para la Presidencia de la Cámara.

Más allá de cualquier pelea, para el 'Pote' la Presidencia de la Cámara es importante porque está planeando volver al Senado en 2018 y estar en ese cargo en un año en el que todo está dado para que se firme el acuerdo de paz con las Farc le daría la visibilidad suficiente para salir a buscar votos en todo el país. Si no lo logra, su salto podría aguarse.

El factor Pinto y la coalición de Chacón

La carrera por la presidencia de la Cámara que inició en febrero, cuando se anunció que cinco nombres serían los que competirían por ese cargo, los integrantes de esa baraja han cambiado en varias ocasiones. 

El de Miguel Ángel Pinto, congresista santandereano que desde que llegó a la Comisión Primera de la Cámara de Representantes ha empezado a expandir su poder entre los liberales en el Congreso, se ha mantenido en la puja, y es uno de los que más ha avanzado camino para hacerle contrapeso al 'Pote'.

Pinto tiene varios puntos a su favor, además de dirigir la Comisión que más noticias mueve en el país, es allegado al senador Horacio Serpa y tiene el respaldo del también senador Jaime Durán y eso lo está usando para inclinar la balanza de su lado.

La Silla supo que el martes de la semana pasada coincidieron dos reuniones de la bancada liberal de la Cámara a la misma hora en el Club El Nogal. Mientras que una estaba liderada por Pinto, la otra por los cuatro candidatos que también están en la contienda.

Esa reunión sirvió para que todos se midieran el aceite en la pelea por la Presidencia de la Cámara.

Cuatro de los asistentes a la reunión de los cuatro candidatos le dijeron a La Silla que a ese encuentro llegaron 19 de los 42 representantes a la Cámara liberales; por su parte, dos de los que estuvieron en la de Pinto aseguraron que a esa reunión asistieron 15 y que cuatro no llegaron porque se excusaron. 

Si las cuentas de los dos sectores son ciertas, el enfrentamiento entre Chacón y Pinto estaría empatado a 19 votos

Es decir, si las cuentas de los dos sectores son ciertas, el enfrentamiento estaría empatado a 19 votos, algo que dejaría la pelea por la Presidencia de la Cámara muy apretada, teniendo en cuenta que solo cuatro apoyos no estarían definidos: los del sector de Darío Patiño y de Iván Darío Agudelo, ambos también precandidatos para ocupar ese cargo.

Con ese panorama como telón de fondo, en la esquina de los cuatro candidatos, el que estaría tomando más fuerza –si el nombre del ‘Pote’ se cae- es el de Alejandro Carlos Chacón, un congresista de Norte de Santander, quien dentro de ese bloque de 19 representantes cuenta con el apoyo de las mayorías.

De hecho, según cuatro congresistas que se mueven en esa línea le dijeron a La Silla que si al ‘Pote’ Gómez no le cuadra la candidatura de primerazo, él estaría dispuesto a cederle el cargo a Alejandro Carlos.  

Esa jugada además de darle una salida más o menos digna de la contienda, le daría la oportunidad a Gómez de hacerle contrapeso directo a Pinto y en caso de ganarle, cobrarle la cuenta regional por la que empezó a tambalear su cargo.

Por su lado, los que están en la cuerda de Chacón defienden principalmente que solo la bancada en la Cámara sea la que decida (sin influencia de senadores, ni de ministros, ni de funcionarios) algo que no les garantiza la candidatura de Pinto. 

En la orilla de Pinto, quien según las versiones de seis congresistas  está moviéndose con fuerza en su campaña y haciéndoles promesas –La Silla no logró establecer de qué tipo- a quienes decidan apoyarlo, están en su mayoría los representantes de la Comisión Primera de la Cámara. 

Está la sensación de que si Pinto se queda con la Presidencia, Serpa va a seguir amasando más poder y eso no les cae bien a muchos liberales.

En contra de Pinto, está jugando el hecho de que hay sectores en el liberalismo que consideran que con la Presidencia de la Comisión Primera en la Cámara ya tuvo su pedazo de poder por lo que debe dar un paso al costado. Adicionalmente está la sensación de que si él se queda con la Presidencia, Serpa va a seguir amasando más poder y eso no les cae bien a muchos liberales.

Apenas se concluya la reunión, se va a conocer cuál será el camino que seguirán los liberales; sin embargo, tal y como pinta le debate, la pelea no se va a diluir fácilmente.

Tan es así que el sector de Chacón está considerando que en caso de que no haya acuerdo sobre una candidatura única en la plenaria, se presenten los nombres de él y de Pinto para que sea la Cámara en pleno la que decida. Ese escenario sería peligroso porque abriría la posibilidad de que otro partido se presente con candidato propio y deje a los liberales viendo un chispero. 

En unas horas se sabrá si hubo ganador en el pulso, o si el chico se alarga unas semanas más (con campaña y votación incluida).

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia