Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Jineth Prieto · 18 de Abril de 2016

1811

0

 

Las consultas internas que el fin de semana adelantó el Partido Liberal con miras a elegir a los designados del Congreso Nacional de la colectividad de mayo, mostró, además, de las divisiones internas de ese partido en Santander, que el representante a la Cámara Édgar ‘el Pote’ Gómez tiene más fuerza de la que muchos creían.

La división

Desde que se conoció que  Édgar ‘El Pote’ Gómez iba a buscar el Senado para 2018 y que en consecuencia se enfrentaría a Jaime Durán, su fórmula en 2014 y hasta hace poco su socio político, esa ala liberal se fracturó en Santander.

La división se atizó luego de que el representante Miguel Ángel Pinto anunciara su intención de competir por la presidencia de la Cámara de Representantes para  la tercera legislatura (que inicia en julio de 2016 y concluye en julio de 2017), debido a que ese cargo, al menos en 2014, fue acordado para Gómez, quien hasta ese momento daba por hecho de que la nominación sería suya.

La trascendencia de la Presidencia de la Cámara en el tercer año del actual Congreso para Gómez estaba dada en que esa se convertiría en su plataforma para aspirar al Senado debido a la visibilidad que le daba el cargo  (que ya había ostentando en 2009) en todo el país, y por eso la división con Pinto, además de sumarle otro distanciamiento en las toldas rojas, lo puso a competir en su propio partido.

Ese escenario, además de rezagar ‘al Pote’ puso en la misma línea a Pinto y a Durán, quienes dentro de sus allegados cuentan con nueve de las 10 curules en el Concejo de Bucaramanga, los dos diputados de Santander y la cercanía con el senador y copresidente nacional del liberalismo, Horacio Serpa.

Como ya lo contó La Silla una de las primeras movidas de ‘El Pote’ en su pre campaña estuvo por cuenta de la apertura de su sede política, con la que en alianza con el recién electo concejal liberal Wilson Mora desde ya está moviendo líderes liberales para sentar las bases de su aspiración al Senado.

Precisamente por eso era que las consultas que tuvieron lugar este fin de semana en el Partido Liberal eran trascendentales para ‘El Pote’.

Las planchas

Con la división ya en evidencia, ‘El Pote’ Gómez terminó aventurándose y junto a un grupo que terminó de consolidar entre los liberales de Santander, y que además de Mora lo integran la línea del exdiputado Henry Hernández (quien se quemó en las pasadas elecciones y actualmente es funcionario de la Gobernación), el exsenador José Luis Mendoza, la línea de Jaime Rodríguez Ballesteros y la del excondenado gobernador de Santander, Mario Camacho, presentó sus propias planchas para la elección.

En principio, no eran muchas las expectativas que se tenían sobre las planchas alternativas que presentó el grupo de Gómez, debido a que dentro de su ala tiene a políticos liberales que si bien jalaban votos hace años hoy no tienen la misma fuerza en el partido, y a que por otro se enfrentaba con la plana más fuerte de los liberales en Santander.

“Nos sorprendimos cuando nos mostraron una lista (plancha) en la que estaba la gente de toda la gavilla de Pinto, Serpa, Durán, Carlos Alberto Morales, Honorio Galvis, mejor dicho todos ellos contra nosotros, entonces no nos quedó de otra que armar nuestra pequeña lista”, le dijo a La Silla Mario Camacho.

Claudia López, esposa de Pinto y tía del gobernador de Santander, Didier Tavera, hacía parte de la plancha liberal.

Precisamente, dentro de los nombres que fueron incluidos dentro de las listas que fueron votadas el domingo hay varios que llaman la atención. Por un lado, quien encabezó la plancha de Bucaramanga fue Claudia López Rodríguez, esposa de Pinto y tía del actual gobernador de Santander, Didier Tavera.  Por otro, Sergio Durán, hijo del senador Jaime Durán, estaba en los primeros renglones de la plancha departamental.

“Así no habían garantías porque todos los renglones se los guardaron para ellos”, agregó Camacho.

A ese escenario se sumó otro elemento. Como ya lo contó La Silla, desde hace varios meses el representante a la Cámara por Opción Ciudadana, Fredy Anaya, está moviéndose para llegar al Partido Liberal.

Si bien por ahora no es muy claro cómo lo va hacer, debido a que tendría que renunciar a la curul en diciembre para no inhabilitarse si quiere aspirar en 2018 por otro partido, o a que necesitaría que se aprobara el transfuguismo en el Congreso (eso último es poco probable por ahora) para llegar al liberalismo sin necesidad de renunciar con un año de anticipación a su curul, La Silla conoció que movilizó a sus seguidores para que apoyaran la lista de Pinto y Durán el pasado domingo.

Dos fuentes de adentro del liberalismo le dijeron a La Silla que el apoyo de la gente de Anaya a la lista de Pinto “era un secreto a voces en el Partido”, y señalaron que si nadie lo decía en  público era por las implicaciones que traería para Anaya jugarle a un partido diferente en el que está.

Este medio intentó conocer la versión de Anaya, pero no contestó las llamadas hechas a su celular.

Debido a que, según le explicó el representante a la Cámara Miguel Ángel Pinto, el sistema mediante el que se definen los elegidos se da por cuociente electoral, es decir, se divide el total de electores por el número de cupos y se obtiene la cifra repartidora, los primeros renglones son los que tienen la mayor probabilidad de lograr el cupo.

Ese cupo es importante no solo porque quienes lo obtengan podrán votar por los asistentes a la convención nacional liberal, sino también porque les permite elegir a los integrantes de los directorios municipales y departamentales, que son los que darán avales en 2018 y 2019.

La votación

Aunque aún no se han dado los resultados oficiales de toda la votación, La Silla conoció que los cálculos electorales tanto en el ala de Pinto como en la de Gómez señalan que los primeros se quedarán con las dos terceras partes de los cupos y que los segundos con el tercio restante.

Ese balance no es para desalentador para Gómez, si se tiene en cuenta que compitió prácticamente solo contra los más poderosos del liberalismo en Santander.

En la votación virtual, que es la que ya está consolidada, el resultado quedó parejo. Mientras que la lista de Gómez obtuvo 11.697 votos, la de Pinto y Durán llegó a los 11.859. Ese resultado que lo dejó muy bien parado entre los liberales de Santander.

Por su parte, la diferencia grande la tuvo en la votación presencial, que fue la que se hizo el domingo. Ese es el escruntinio que no está concluido, pero tanto el sector de Pinto como el de Gómez calculan que la proporción entre los dos oscilará en el 70 – 30.

Tanto el sector de Pinto como el de Gómez calculan que la proporción entre los dos oscilará en el 70 – 30

“En la plataforma digital había muy poca seguridad. Conocí de un caso en el que sin escanear la cédula a una persona le permitió votar. Es decir, si usted tenía una lista de cédulas podía generar votos. Se está pensando en decirle al directorio nacional que revise los IP de los que se recibieron votos para contabilizar cuántos se emitieron desde cada computador porque la diferencia entre la votación presencial y la virtual es mucha”, le dijo a La Silla un liberal.

En el lado de Gómez, La Silla conoció que también hubo reparos.

“A nosotros nos llegaron unas tarjetas ya marcadas a favor de la otra lista. Eso generó mucha indignación y las devolvimos. Ahí queda en evidencia la falta de garantías”, le contó a La Silla Mario Camacho.

Sin embargo, y más allá de los reparos, esa convención le sirvió al Pote para demostrar que no está tan solo como muchos creían y que sigue moviendo bases en el partido.

Con el consolidado de los resultados, que se tendrán que conocer en las próximas horas, la plancha de Pinto tendrá las mayorías suficientes para elegir los directorios y las mesas directivas. En el caso de departamental,  ese sector impulsará el nombre de Jaime Durán Barrera, la otrora fórmula de Gómez y ahora su competencia.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia