Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Juanita Vélez | Juanita León · 07 de Junio de 2016

4177

2

Hoy al final de la tarde el ministro de Transporte, Jorge Eduardo Rojas, se reunirá por tercera vez desde que llegó al cargo con representantes del gremio camionero para evitar que sigan en el paro nacional que comenzó ayer a la medianoche. Alegan, como los de la Cumbre Agraria que ya completan una semana en las calles, incumplimientos del gobierno de lo que los ellos llaman “puntos de honor”.  A este paro, el Gobierno sí le tiene miedo.    

“Este paro es por varios puntos de honor en los que no vamos a ceder: los precios de la gasolina, los precios de los peajes, la promesa incumplida de un sistema electrónico unificado de tarifas y los problemas de seguridad y calidad de vida de los conductores”, le explicó a La Silla Manfry Parra, representante de ‘Camioneros de Colombia’, un grupo privado en Facebook que reúne a más de 24 mil miembros de ese sector y desde donde vienen coordinando la logística del paro.

“No es un paro de bloqueo de vías. Vamos a parquear los camiones hasta que lleguemos a algún arreglo”, agregó Parra.

El ministro Rojas dijo ayer que no entiende por qué decidieron salir cuando el jueves de la semana pasada, que fue la última vez que se sentaron, fue una “reunión exitosa donde dimos soluciones concretas”.

“Una reunión exitosa es cuando a usted le cumplen lo que le prometen. No cuando le dicen que van a mirar. Por eso salimos”, le dijo a La Silla el presidente de la Asociación Colombiana de Camioneros (ACC), Pedro Aguilar, quien como contamos, es también uno de los súper poderosos de la movilización social.

Aguilar asegura que si hoy no hay resoluciones ni decretos sobre la mesa que cambien su situación, los camiones seguirán parqueados hasta nuevo aviso.

¿Por qué salen y por qué ahora?

La idea de hacer un paro, según Aguilar, no es nueva ni busca aprovecharse de las movilizaciones de la Cumbre Agraria, como piensan algunos en el Gobierno. “Esto lo teníamos montado hace rato y no tiene nada que ver con las marchas de los campesinos”, le dijo a La Silla.

 

Según Aguilar, de aquí a mañana 280 mil vehículos de carga se van a parquear en distintos puntos del país.

Ya hay 8 mil parqueados en Bogotá según Manfry Parra y la idea es que los camioneros que ahora están en carretera terminen sus viajes y no vuelvan a sacar sus camiones.

“Ésta es una iniciativa que nace de los conductores. Los que tenemos que pasar la noche en la cabina y a veces ganamos menos del mínimo”, asegura Parra.

Según le contó a La Silla, desde hace varios meses vienen recopilando denuncias de conductores que se quejan por problemas de seguridad en las vías, porque les queman los camiones, porque no pueden salir a las carreteras en algunos lugares después de las seis de la tarde como pasa con la vía Curumaní - Bosconia en el César y en algunos puntos de Buenaventura por la presión de las bandas criminales; por los peajes que se les vienen con las vías 4G y porque, según ellos, solo este año ya van seis conductores asesinados.

El último fue un conductor que a comienzos de mayo y por robarle la carga terminó apuñalado en un paradero en Bosconia, Cesar.

En el ministerio dicen que ese tema puntual de la seguridad no se ha tocado y que de todas formas están dispuestos a ayudarlos.

Pero el corazón del paro, según Aguilar, es por el Sistema de Información de Costos Eficientes para el Transporte Automotor de Carga (SICE-TAC).

Ese sistema, básicamente, es un gran atlas en el que aparecen los valores de referencia de cuánto cuesta hacer un viaje de un punto a otro, cuales son los costos fijos como el precio de las llantas, los costos variables como el de un peaje o un galón de gasolina, y en general, le informa tanto al conductor, como al dueño del camión y a la empresa transportadora, cuales son los costos mínimos asociados a su trabajo.

Ese sistema unificado hace que, por ejemplo, un conductor que cubra la vía Bogotá - Montería sepa cuánto puede cobrar y que la empresa que lo contrató sepa cuánta gasolina se va gastar, cuántos repuestos de llantas necesita, etc.

Aunque ese sistema está montado en la página del ministerio desde 2013, los camioneros le habían pedido a la entonces ministra Cecilia Álvarez que se hiciera un nueva versión con precios más actualizados.

El ministerio dijo que sí y  contrató ese nuevo índice de costos con el Dane. Pero apenas hasta la semana pasada les entregaron los resultados, según nos confirmó Ayda Lucy Ospina, directora de Tránsito y Transporte del ministerio.

“El sistema ya está listo. Estábamos a la espera del Dane y la verdad nos sorprende porque desde la semana pasada el Ministro le dijo a los representantes del gremio que podían revisarlo antes de ponerlo en línea y ellos estuvieron de acuerdo. Ahora nos enteramos de que salen a paro”, le dijo Ospina a La Silla.

Los camioneros dicen que hasta que ese SICE-TAC versión 2 no esté en línea, ellos no quieren seguir teniendo como referencia el viejo porque no está actualizado y a los conductores, sobre todo, les pagan menos de lo que se debe por los viajes.  

Igual, según ella, lo más demorado era que el Dane entregara los datos y solo faltaba terminar de socializarlos con los camioneros para ponerlo en la página. “No es algo que nos tome meses y esperamos tenerlo listo en unas dos semanas”, agregó.

El otro punto por el que pelean es por un proyecto de decreto que la exministra Natalia Abello sacó antes de irse, que mantenía el sistema de chatarrización “1 a 1”, en el que para que un vehículo nuevo pueda ser matriculado necesita que se haya chatarrizado otro, y le agregaba otras alternativas -aunque no especificaba cuáles-para lograr que otros camiones pudieran circular sin esa condición.

Para los camioneros esa es una amenaza al sistema tradicional de chatarrización y dicen que no tiene por qué haber condiciones para que unos chatarricen y otros no.

Según Ospina, la funcionaria del ministerio, desde la reunión de la semana pasada el ministro Rojas ya les había dicho a los camioneros que ese decreto no iba y que les daba su palabra. “Entonces por ese lado tampoco entendemos qué es lo que pelean”, nos dijo.

Y otro “punto de honor” para el gremio tiene que ver con los precios de los peajes. Porque ahora con las carreteras 4G del vicepresidente Germán Vargas pueden pasar dos cosas: o que suban los precios de los peajes o que aumente el número de peajes por tramo.

“Fuera de que no tenemos tarifas claras, ahora también nos va tocar pagar más por los viajes. Eso es insostenible”, nos dijo un camionero.

Pero en el ministerio nos explicaron que eso tampoco va a pasar y que Rojas ya está encima para que con las 4G no les suban los peajes. De hecho, ya lo hizo hace dos semanas en el peaje ‘Los Manguitos’ entre Antioquia y Montería. Logró que no subiera el precio a pedido de los transportadores.

 

Del lado del gobierno

Del lado del gobierno, lo que hay es sorpresa de que el paro se mantenga porque las tres cosas que pedían ya se las concedieron, como explicamos arriba. Por eso, hay varias hipótesis que se están manejando en Casa de Nariño sobre lo que realmente está detrás.

La explicación más fuerte es de mercado. Según le dijeron a La Silla, hay camiones para transportar hasta 500 mil toneladas cuando solo hay 250 mil toneladas de carga, lo que vuelve difícil encontrar una solución a un problema real de que no hay trabajo para tanto camión, más allá de la oferta de ayudar a chatarrizar. También está la hipótesis de que quieren pescar en río revuelto. “Uno sale a un paro cuando siente que no le paran bolas. Ellos están aprovechando la coyuntura del paro campesino para pescar en río revuelto y Rojas no ha hecho sino atenderlos. Lleva un mes y se ha sentado dos veces con sus representantes”, le dijo a La Silla un funcionario de esa cartera que nos pidió no ser citado.

Por último está la hipótesis de las variables personales. Por un lado, algunos consideran que Pedro Antonio Aguilar, uno de los líderes del paro, está intentando reposicionarse luego de intentar llegar al senado como candidato de la U en 2010 y 2014 y en ambas se quemó (pero una fuente que conoce el tema le dijo a La Silla que esas derrotas no lo ‘desposicionaron’). Y que el otro líder, Orlando Ramírez, es íntimo de Álvaro Uribe, y que por lo tanto, conviene a la ‘resistencia civil’ que haya otro flanco de ataque a Santos.

Más allá de cuál de estas hipótesis es cierta, o si alguna es cierta, lo último que le faltaba a Santos luego de un paro de campesinos, afros e indígenas por todo el país, era que se les unieran los camioneros, un gremio que tiene la capacidad de golpear la productividad del país y de afectar directamente la vida de la gente.

Aunque los organizadores del paro han dicho que no buscan bloquear vías, el hecho de que tengan la capacidad de hacerlo ya asusta al Gobierno, máxime cuando está a punto de arrancar la temporada turística de vacaciones.

Pero la mayor preocupación tiene que ver con el impacto que tenga este paro sobre la inflación. Como la canasta familiar está compuesta principalmente de alimentos parecederos, lo que pase con ellos golpea directamente la inflación. Y los precios de estos productos ya vienen disparados por la escasez producida por el fenómeno del Niño.

Si a esto se le agrega que por cuenta de que no hay camiones que saquen el producto la escasez se agudiza, la inflación aumentará. Para controlar la inflación, el Banco de la República puede subir las tasas de interés, con su consiguiente impacto sobre una economía que ya está en desaceleración.

Políticamente, un aumento inflacionario es demoledor para el Presidente porque toca directamente los bolsillos de los colombianos. En la última Gallup de mayo, de cada 10 encuestados, 9 dijeron que el costo de vida estaba empeorando.

Si esta situación se agudiza, la próxima encuesta seguramente reflejará un nuevo bajón en la popularidad del presidente Santos, justo cuando más la necesita. Ad portas de firmar un acuerdo de paz y de convocar a un plebiscito, un aumento en la inflación sería el equivalente a toda una firmatón en su contra.

Comentarios (2)

DIDUNDI

07 de Junio

3 Seguidores

Pobre Santos, mucha deuda adquirida y muy pocas cumplidas. Y los "Paros" sabie...+ ver más

Pobre Santos, mucha deuda adquirida y muy pocas cumplidas. Y los "Paros" sabiendo hacer su agosto y dándole en el punto q más le duele, la Habana y conexos.

El tal paro si existe: LSV

Henry Castro Gerardino

08 de Junio

140 Seguidores

Aunque el tema es el incumplimiento del gobierno lo cierto es que este es un p...+ ver más

Aunque el tema es el incumplimiento del gobierno lo cierto es que este es un paro de ricos. Las tractomulas viejas pueden valer màs de 500 millones y las nuevas estàn por encima de 1.000 o 1.500 millones. Quièn tiene todo ese capital en este momento? Estos transportadores son los mismos que han hecho fracasar la rehabilitaciòn de las lìneas de trenes y la navegabilidad del rìo Magdalena.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia