Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Jineth Prieto · 01 de Abril de 2016

1061

0

 

La orden de captura emitida ayer contra el exalcalde de Barrancabermeja Elkin Bueno Altahona por sus presuntos vínculos con el Bloque Central Bolívar de las extintas Autodefensas, averió su aplanadora electoral e inició lo que bien podría considerarse el ocaso de su carrera política.

La decisión de la Fiscalía, más que la implicación judicial para Bueno quien podrá tener una pena hasta de 12 años si en el juicio se demuestra que es culpable, trae consigo su salida del escenario político, cuando si hay algo que había demostrado es que era el cacique electoral por excelencia de ese municipio.

El fenónemo electoral del controvertido exalcalde en el puerto petrolero no es poco. Sobrevivió políticamente a una sanción de la Procuraduría que lo sacó de juego electoral por varios años, a los cuestionamientos por presunta corrupción en su gestión en lo público y pese a que los hechos por los que ayer la Fiscalía lo requirió formalmente datan de 2002 y 2003 y han sido ventilados en Barrancabermeja con suficiente profundidad, sus aspiraciones políticas siempre fueron exitosas.

Y es que Bueno no solo se quedó tres veces con la Alcaldía de Barranca, sino que en 2011 y cuando estaba en el punto más cuestionado de su carrera política logró hacerse a una coalición de cuatro partidos y batió todos los récords de votación del municipio al obtener 50 mil votos, cuando en ese municipio  un candidato llega a ese cargo en promedio con 20 mil.

El emporio electoral de Bueno Altahona pasa por su capacidad de aglutinar partidos, por las grandes inversiones que ha hecho en sus campañas y porque su estrategia, según los tres políticos que le hablaron a La Silla, es netamente “populista”, por lo que el nuevo escenario político que se generó en Barrancabermeja no solo descabeza a varios, sino que le abre la puerta a otras opciones de poder en el segundo municipio más grande de Santander.

"El proyecto de Elkin Bueno era unipersonal"

Si hay algo que todos le reconocen a Elkin Bueno es que tiene la capacidad de convencer, y esa fue la razón por la que en 2011 logró que Cambio Radical, La U, el Polo y los verdes se montaran en el mismo bus para apoyarlo.

“Elkin es Elkin, por eso logra la elección y con tantos votos. Su manera de hacer política hace que si se piensa en un proyecto político exitoso en Barranca él es el que tiene que ser el candidato, es algo así como que si no es Elkin no es nadie”,  le dijo a la Silla una fuente que conoce al detalle la movida política en Barrancabermeja.

Aunque lo que normalmente hacen los políticos cuando enfrentan problemas con la justicia es buscar un heredero que lo represente y  que le dé la capacidad de gobernar en cuerpo ajeno, el caso de Elkin Bueno Altahona en Barranca no sería ese.

El tiempo que estuvo inhabilitado(Elkin Bueno)ninguno de los candidatos que apoyó salió elegido. Él no endoza ni hereda votos

Las siete fuentes con las que habló La Silla para esta historia (entre políticos, periodistas, analistas y exfuncionarios de Bueno) dijeron que la capacidad del exalcalde para montar candidatos era nula en comparación con su capacidad de arrastrar electores en nombre propio.

“El proyecto de Elkin era unipersonal. Es por eso que en el tiempo que estuvo inhabilitado ninguno de los candidatos que apoyó salió elegido. Él no endoza ni hereda votos, realmente los votos son de él”, aseguró una de esas fuentes.

Aunque en las elecciones de 2015 la Alcaldía de Barranca quedó en manos de los liberales y con ello se empezó a decir que Elkin Bueno ya había perdido espacio político y que su cuestionada administración, que dejó en déficit al municipio, le empezó a pasar cuenta de cobro; para los políticos de Barranca lo que realmente sucedió fue que el exalcalde no se decidió por una apuesta, puso sus huevos en varias canastas y la tercería le ganó porque estaba unida.

 “El primer candidato de Elkin fue Pedro Luis Gómez, pero como no le vio mucho carisma faltando poco se fue para otro lado porque pensó que iba a perder. Luego aparecieron versiones de que también estaba con otro candidato, esa es la prueba de que él no endoza votos”, le dijo a La Silla un allegado político de Bueno.

Precisamente, es ese punto el que se constituiría la caída de su fortín electoral, porque en caso de que llegue a ser condenado por concierto para delinquir, que es el delito que le imputan,  su salida del juego político sería un hecho, y sin su capacidad de heredar votos prácticamente quedaría en el olvido, que fue lo que le sucedió cuando estuvo inhabilitado.

¿Ciro se estanca?

Pese a que Elkin Bueno no montó candidatos suyos estando fuera de la Alcaldía, el cuatrienio pasado logó que  su cuñado, Ciro Fernández, sin tener experiencia política de ningún tipo se quedara con una de las siete curules de Santander en la Cámara de Representantes en medio de una campaña en la que tuvo que competir con viejos caciques de la región.

Si bien tanto Bueno como Fernández han negado que hayan trabajado en llave en las legislativas de 2014,  y de hecho en el último año han existido rumores sobre que estarían distanciados, en 2014  Ciro sacó 15 mil de los 30 mil votos que obtuvo en Barrancabermeja y, según las denuncias que se hicieron en el municipio, toda la maquinaria burocrática de la Alcaldía estuvo al servicio de su aspiración.

Aunque en esa medida Fernández sería el llamado a reemplazar a Bueno y si no asumir todo por lo menos parte de su caudal electoral, tres fuentes que conocen desde adentro la movida política de Barranca y dos personas que han trabajado de cerca con Bueno, le dijeron a La Silla que la principal probabilidad es que la carrera de Ciro se estanque.

“Ciro llega al Congreso sin saber nada de política, simplemente con Elkin Bueno apoyándolo y con un fortín tan importante como la Alcaldía de Barranca debajo del brazo. Sin ninguna de esas queda prácticamente muerto políticamente en la ciudad”.

A ese escenario se suma el hecho de que aunque han pasado dos años desde la elección de Ciro Fernández como representante a la Cámara, su gestión en Barrancabermeja no es muy conocida, por lo que si no se empieza a mover en el municipio que lo eligió corre el riesgo de quedar borrado del mapa político de Santander.

La puerta se abre para los liberales y la izquierda

Sin la capacidad de heredar votos y sin Elkin Bueno en el escenario, a los liberales y a la izquierda de Barranca se les abriría el paso para consolidar sus propios liderazgos y asentarse con fuerza en el mapa de poder del municipio.

Los liberales ya llevan ventaja. Tienen la Alcaldía con Darío Echeverry, quien estaría consolidando las bases del partido, y tres concejales.

En la izquierda el escenario les serviría para encontrar una figura que logre reunir a todas las vertientes y finalmente ampliar su base electoral, que tradicionalmente llega a los 15 mil votos.

Elkin Bueno aún no se ha entregado a la Fiscalía,  según su abogado, Miller Guzmán, lo hará después de que resuelva algunos asuntos. Mientras reaparece el controvertido cacique, la Barranca política se transforma.

 

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia