Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Dora Montero · 11 de Mayo de 2011

30901

56

Desde la cárcel, el exsenador Juan Carlos Martínez está armando las candidaturas del MIO, Movimiento de Inclusión y de Oportunidades, para participar en las elecciones de octubre próximo, con la misma estrategia que intentó utilizar en 2010 cuando fundó el partido Alianza Democrática Nacional, ADN, para recibir a todos los que son rechazados de otros partidos.

Antes desde La Picota, y ahora desde la cárcel El Bosque de Barranquilla, el ex senador Juan Carlos Martínez está moviendo los hilos para mantener su poder político en el Valle y en otras regiones del país. Aún desde la cárcel, Martínez planea convertirse de nuevo en una fuerza regional y nacional, sin los estigmas de la parapolítica, ni del narcotráfico, pero ahora con el Movimiento de Inclusión y Oportunidades, MIO.

Es un nuevo intento del ex senador preso, acusado de narcotráfico y paramilitarismo, de “limpiar” su movimiento, después de haber pasado y abandonado los partidos ADN, Convergencia Ciudadana y a su heredero, el Partido de Integración Nacional, PIN. El MIO se perfila desde ya como la reencarnación de Apertura Liberal, ADN y el PIN para las próximas elecciones: el partido que recogerá a los rechazados por los demás.

El MIO ya tiene personería jurídica y ya están conformando las listas para el Concejo de Cali, y la Asamblea del Valle y sus líderes están recibiendo solicitudes de aval desde otras regiones del país. Su presencia se ha ido consolidando lenta y sigilosamente en varios departamentos y aparecen apoyando a candidatos en otras regiones, como en Cundinamarca, donde acompañan la candidatura a la Gobernación de Everth Bustamante, un candidato hasta hace poco apoyado por el expresidente Álvaro Uribe.

Algunos de los candidatos que ya están sonando en el Valle para integrar el MIO hicieron parte de las filas del PIN, pero como no alcanzaron cargos de representación, no tienen problema con cambiar de partido. Pero en las filas del MIO no estarán solo los del PIN.

Édison Ruiz, secretario general del PIN, dijo a La Silla Vacía que el MIO nació porque la ley lo permitió, pero además porque muchas personas que tienen votos y oportunidades no cuentan con el aval de ningún partido. Dijo que solo el PIN ya recibió más de 60 solicitudes de aval para el Concejo de Cali y, como solo pueden aceptar a 21 candidatos, muchos de los otros se irán para el MIO. Igual ha ocurrido con los otros partidos. Sólo ayer, el MIO recibió la solicitud de aval para seis personas que no fueron aceptadas en la U.

Un dato interesante es que el MIO tendrá personas claves de la organización de Juan Carlos Martínez, pero no del exgobernador del Valle Juan Carlos Abadía, hasta hace poco socios políticos.

Según Ruiz, no hay distanciamiento con Abadía, pero el exgobernador no está cerca del MIO porque “no quiere que lo sigan persiguiendo”.

Con este distanciamiento -aparente o real-, los seguidores del clan Martínez-Abadía seguirán tres caminos diferentes: los que continuarán con el PIN, los que continúan fieles a Abadía pero desde otros partidos y los que se irán detrás del MIO de Martínez.

La pretensión del MIO, según Ruiz (quien, a pesar de ser del PIN, conoce de cerca los movimientos del MIO porque es amigo de su presidente, Heriberto Arrechea), es convertirse en uno de los partidos más fuertes en las próximas elecciones.

La génesis del MIO


El representante a la Cámara Heriberto Arrechea fue elegido por la Asociación Movimiento Popular, el "brazo étnico" del Movimiento Popular Unido que creó en los años 90 Carlos Herney Abadía. Ahora lo convirtió en el MIO para que ya con personería jurídica pueda conceder avales para las elecciones de octubre próximo.
 

El MIO tiene su origen legal en la Asociación Movimiento Popular del MPU, que fue creada como una organización de base de las comunidades negras y que era el “brazo étnico” del Movimiento Popular Unido. Como asociación participó en las elecciones de Congreso de 2010 y logró elegir a Heriberto Arrechea Banguera como representante a la Cámara por las negritudes. Ya en 2002, había logrado la curul para la ex campeona olímpica María Isabel Urrutia.

Gracias a la curul de Arrechea la Ley le dio la oportunidad de solicitar personería jurídica. El Consejo Nacional Electoral se la otorgó el 25 de agosto de 2010, como Movimiento Interétnico de Opción Participativa, MIO. Con este reconocimiento, el partido estaba autorizado para avalar candidatos sin más requisitos que la demostración de que estaban afiliados desde un año antes.

Pero para participar en las elecciones de octubre próximo, las directivas del MIO decidieron cambiar el nombre y así lo solicitaron al Consejo Nacional Electoral. Una ponencia del magistrado José Joaquín Plata aprobada en sala plena esta semana les dio nuevos directivos y el nuevo nombre con el que arranca la campaña: Movimiento de Inclusión y Oportunidades.

Quien gestionó el cambio de nombre y fue nombrado como uno de los dirigentes del nuevo MIO es Heriberto Arrechea, el enlace con Juan Carlos Martínez. Siempre ha sido considerado su pupilo, fue su asistente cuando era diputado del Valle y, en las elecciones de marzo de 2010, varios medios publicaron que el exsenador apoyaba desde la Picota su aspiración a la Cámara.

El diario El País de Cali varias veces se refirió a él como el “vicegobernador del Valle”, haciendo alusión a su injerencia en la administración del exgobernador Juan Carlos Abadía, cuando Abadía y Martínez provenían del mismo clan, el de Herney Abadía, aunque Abadía (hijo) siempre negó que su grupo se hubiera ido para el PIN.

De Abadía (padre) a Martínez


Primero con Convergencia Ciudadana, el exsenador Juan Carlos Martínez se unió a un grupo donde buscaba huirle a los escándalos de la parapolítica. Ese partido se convirtió en PIN durante 2010 para participar en las elecciones legislativas. Hoy, muchos de sus miembros se harán candidatos, ahora con el aval del MIO.
 

Tanto el destituido Juan Carlos Abadía, como Juan Carlos Martinez, heredaron el caudal politico de Carlos Herney Abadía, fundador del Movimiento Popular Unido, quien en 1994 fue condenado por haber financiado su campaña con dineros del narcotráfico, dentro del Proceso 8.000.

El partido de Abadía (padre) se consolidó en 2000 cuando eligió a Juan Carlos Abadía y a Juan Carlos Martínez como diputados de la Asamblea del Valle. En las elecciones para el Congreso de 2002, el MPU obtuvo dos curules en el Congreso, una para Martínez como Senador y otra para Élber Navarro como Representante a la Cámara. También avaló a Miguel de la Espriella y Eleonora Pineda, ambos condenados dentro del proceso de la parapolítica.

Después de todos los escándalos de la parapolítica, en 2006, para las elecciones de Congreso, MPU se unió con Convergencia Ciudadana y logró hacer elegir a Juan Carlos Martínez y a dos representantes a la Cámara. Y en 2009, el movimiento Colombia Viva -donde estaban Dieb Maloof y Vicente Blel, también condenados por parapolítica- le cedió su personería jurídica al MPU para conformar la Alianza Democrática Nacional, ADN.

Poco tiempo después, el Consejo Nacional Electoral le canceló la personería jurídica a ADN porque varios de los directivos que firmaron la reforma de estatutos estaban en la cárcel. Entonces los candidatos que estaban avalados por ADN pasaron a las filas del Partido de Integración Nacional, PIN, a solo cinco días del cierre de inscripciones para las elecciones de marzo de 2010.

Este es el origen del partido que ya comenzó campaña para las elecciones territoriales de octubre y que está haciendo la tarea para recuperar la “joya de la corona”: la Gobernación del Valle que el feudo de Martínez perdió con la destitución de Juan Carlos Abadía, pero que ahora pretenden recuperar con el MIO.

Comentarios (56)

duvan velez

22 de Mayo

0 Seguidores

Dr. martinez lo felicito por que usted a luchado en contra de la oligarquía, ...+ ver más

Dr. martinez lo felicito por que usted a luchado en contra de la oligarquía, sin importar como ni cuantas beses traten de detenerlo, usted se ha convertido en un ejemplo de vida social y política para jóvenes de mi edad que ya comprendemos que un partido político y un líder político debe ser un puente entre la ciudadanía y el estado para suplir sus necesidades insatisfechas

José Urrea

05 de Julio

211 Seguidores

Que cantidad de funcionarios de la CVC lagarteándole a su cacique el negro Ma...+ ver más

Que cantidad de funcionarios de la CVC lagarteándole a su cacique el negro Martínez; ¿a cómo les paga cada comentario?

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia