Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Jineth Prieto · 01 de Noviembre de 2016

1946

0

El superpoderoso y controvertido empresario Reinaldo Bohórquez está abonando terreno para convertirse en el Plan B de la emergencia sanitaria de 17 municipios de Santander. Con el segundo aire que en mayo le dio el Tribunal Administrativo de Santander a Chocoa, vereda de Girón en la que desde hace varios años se está considerando la posibilidad de construir un relleno sanitario que reemplace a El Carrasco, está moviéndose.

La nueva pita y sus enredos

El fallo del Tribunal Administrativo de Santander, que en mayo revivió la posibilidad de que el predio La Bonanza de la vereda Chocoa en Girón se convierta en relleno sanitario tiene revolucionado a ese municipio y abrió un nuevo capítulo en esa historia, que ya completa más de seis años. 

Básicamente los problemas que ha enfrentado ese predio, en medio de la emergencia sanitaria que ha sido prorrogada varias veces en el área metropolitana de Bucaramanga y 13 municipios más de la región son dos y están relacionados con aspectos de fondo del eventual nuevo relleno.

Por un lado, está la oposición de los habitantes de esa vereda en Girón, quienes impulsaron una acción popular pidiendo que se frenara su construcción; y por otro, los errores en el trámite de la licencia ambiental que la Corporación para la Defensa de la Meseta de Bucaramanga, Cdmb, le otorgó a Entorno Verde, empresa del megacontratista Reinaldo Bohórquez, para adelantar el relleno. 

Aunque en la decisión de primera instancia los habitantes de Chocoa salieron ganando y les reconocieron el amparo de todos sus derechos, entre otras, porque se determinó que las actuaciones de la Cdmb al entregar la licencia fueron “ligeras” debido a que no se hicieron estudios de fondo que determinaran si con un relleno sanitario se contaminarían aguas subterráneas; en la decisión definitiva, el Tribunal Administrativo revivió la posibilidad de que se habilitara La Bonanza. 

Como lo contó Vanguardia, con el fin de darle viabilidad o descartar definitivamente el predio La Bonanza, el Tribunal básicamente le dijo a la Cdmb, a la Alcaldía de Girón, y a Entorno Verde que hicieran un nuevo estudio para determinar si por los predios donde estaría el área en la que fue expedida la licencia efectivamente pasan ríos subterráneos o hay nacimientos. 

Sin embargo, la madeja se empezó a enredar desde el mismo momento del fallo. 

Tres fuentes que conocen de primera mano el proceso, le contaron a La Silla que quien quedó encargado de realizar los estudios fue Entorno Verde debido a que la Alcaldía de Girón no tiene permitido invertir plata en un predio privado y a que la Cdmb se declaró impedida porque ella es la que va a mirar la factibilidad del estudio. 

Es decir, esa empresa, con todo y los intereses que tiene para que le habiliten el terreno, realizará los estudios para determinar si es viable o no un relleno sanitario allí. 

Sería muy raro que ellos mismos conceptuaran en su contra, y más cuando han invertido tanta plata en predios y estudios

“Eso es ser juez y parte en el proceso. Sería muy raro que ellos mismos conceptuaran en su contra, y más cuando han invertido tanta plata en predios y estudios”, le dijo a La Silla una de esas fuentes. 

A eso se suman las diferencias entre la Alcaldía de Girón, que desde el inicio se ha opuesto a que le pongan el relleno en su jurisdicción, y la Cdmb. 

El secretario de Planeación de Girón, Óscar León, le dijo a La Silla que aunque en una mesa concertada entre el municipio, la Cdmb y Entorno Verde se definieron los puntos en los que se iba a hacer el estudio, la Cdmb y Entorno Verde los modificaron después.

Ese cambio ya tiene enfrentados a la Alcaldía y a la Cdmb, y pese a que, según el director de la CAR, Martín Camilo Carvajal, los cambios se hicieron dentro de la misma área que debería ocupar el relleno sanitario por lo que no se afectarían los estudios; en Girón ya notificaron al Tribunal por temor a que los resultados de las pruebas sean imprecisos.

Además en la Alcaldía de ese municipio le van a pedir a la Agencia Nacional de Licencias Ambientales, Anla, que sea la que revise los resultados de los nuevos estudios porque consideran que la Cdmb estaría impedida para hacerlo debido a que formuló los primeros con fallas técnicas.

Como si fuera poco, la veeduría Dignidad por Girón denunció que Entorno Verde, con excusa de los estudios que está realizando, empezó a intervenir a gran escala el terreno excavando a grandes profundidades, y por esa razón el viernes la Alcaldía selló el predio y le impidió a la Empresa seguir trabajando.

“Cuando llegamos a hacer la inspección nos dimos cuenta de que había grandes cantidades de remoción de tierra. Parecía como si ya estuvieran construyendo las cárcavas, les solicitamos el permiso que tenían para hacerlo y como no lo tenían sellamos y paramos los trabajos”, le explicó a La Silla John Abiud Ramírez, alcalde de Girón.

Bohórquez y Entorno Verde

Con la emergencia sanitaria de El Carrasco en Santander han salido a flote los intereses de varios poderosos locales de quedarse con el manejo del negocio de las basuras en el área metropolitana de Bucaramanga. 

Los incentivos para  estar en una empresa que potencialmente podría quedarse con todo el manejo de la disposición final de las basuras en una zona donde se disponen cerca de 1000 toneladas diarias son dos: el negocio es rentable y a largo plazo (al menos 20 años).

 

Aunque durante esos seis años los nombres de varias empresas interesadas en quedarse con ese negocio han salido a rodar y a ninguna le ha funcionado el intento por enredos en los trámites de las licencias ambientales o peleas con las comunidades donde proponen el relleno, uno de los que más ha dado de qué hablar es el círculo que ha rodeado a Entorno Verde, una empresa que se constituyó en 1991 con el nombre de Recogemos Basuras bajo el ala del poderoso empresario Reinaldo Bohórquez. 

Bohórquez por sí solo es bastante conocido entre los círculos de los poderosos de Santander. Como contó La Silla, es dueño de un holding de empresas, que entre otras, maneja contratos millonarios con petroleras, concesiones viales como la del controvertido peaje entre La Mesa de los Santos y Bucaramanga, y el negocio de las basuras en Barrancabermeja.

Su nombre también ha sonado por haber sido señalado por alias ‘Ernesto Báez’ en una entrevista con Vanguardia Liberal de haber  buscado a los grupos paramilitares del Magdalena Medio para hacer negocios con ellos; y según la revista Dinero, Bohórquez también ha financiado campañas políticas como la del senador Bernabé Celis, de Cambio Radical. 

Sin embargo, el suyo no es el único nombre conocido que ha cruzado por Entorno Verde.

Para 2011, cuando el cierre del Carrasco se hizo inminente y los cuatro municipios del área metropolitana de Bucaramanga y otros 13 más de Santander empezaron a buscar un lugar donde disponer sus basuras, esa empresa pasó de tener como socios a varios miembros de la familia de Bohórquez a agrupar los intereses del representante a la Cámara, Fredy Anaya (a través de sus empresas López Morales & Cia y Sayan) y del actual alcalde de Bucaramanga, Rodolfo Hernández (a través de Valores Inmobiliarios HG).  

Si bien, parte de la polvareda que levantó ayer el cierre de Chocoa por los trabajos que se hacían sin licencia en el predio, estuvo en que el alcalde de Bucaramanga, Rodolfo Hernández, fue socio de Entorno Verde hasta este año, y en que su abogado Manuel Guarín y su hijo Rodolfo José aparecen como miembros de la Junta Directiva, según Guarín, desde hace al menos cinco meses Valores Inmobiliarios HG vendió su 10 por ciento de participación en esa empresa, y los nombres aún aparecen registrados “porque las actas no han sido entregadas a la Cámara de Comercio de Bucaramanga”. 

Anaya también terminó vendiendo su participación hace más de dos años en momentos en los que se hablaba de la falta de viabilidad de Chocoa.

El inesperado Plan B

Más allá de esa disputa, el jefe de gobernanza de la Alcaldía de Bucaramanga, Manolo Azuero, le dijo a La Silla que el interés de la administración estaba en  hacer una planta de tratamiento de residuos sólidos y no un relleno sanitario.

Precisamente ayer la Empresa de Aseo de Bucaramanga, Emab publicó los términos de referencia para seleccionar al proponente que quiera invertir en la construcción de la planta, y esa decisión está siendo respaldada por todos los alcaldes del área.

Sin embargo, y debido a que las condiciones de la licitación exigen a un inversionista con un amplio músculo financiero, existe el riesgo de que nuevamente, como sucedió en septiembre de 2014, se declare desierta la licitación para construir una planta de tratamiento.

Si eso sucede, y Entorno Verde logra que le reactiven la licencia después de los estudios que ella misma tiene que realizar, Reinaldo Bohórquez y su empresa se volverían protagonistas, y más teniendo en cuenta que la emergencia sanitaria se vence en septiembre del próximo año y no habría tiempo para buscar una solución alternativa.

La Silla intentó en repetidas ocasiones contactarse con Reinaldo Bohórquez y Entorno Verde para conocer su versión, pero no obtuvo respuesta.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia