Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Héctor Riveros · 20 de Abril de 2014

9924

70

??

Cualquier adjetivo resulta insuficiente para describir al más grande e importante de los colombianos de todos los tiempos. Ni ahora, ni en el pasado y ni al menos en el próximo futuro, la muerte de algún compatriota podría generar la enorme reacción universal de admiración y gratitud que generó la de Gabriel García Marquez.

Su obra cumbre, Cien Años de Soledad, fue escogida por los españoles como la más importante jamás escrita en lengua castellana, al lado de El Quijote. Esa es la dimensión histórica del Gabo. No pocos han dicho que su aporte al mundo es comparable con el de Cervantes y el de Shakespeare.

Decenas de jefes de Estado manifestaron sus condolencias y todos los diarios del mundo occidental registraron el suceso en su primera plana. No es un sentimiento colombiano, o mexicano, o latinoamericano, es universal. Dier Spiegel, la revista alemana más importante, lo ha tenido como su primera noticia en las últimas 48 horas y preparó un gran especial multimedia. Diarios italianos, franceses, españoles, portugueses, así como el New York Times y el Washington Post. Todos anuncian que murió quien era considerado el más grande escritor contemporáneo.

En Colombia también, por supuesto. Se realizaron ediciones extraordinarias de todos los medios. Los políticos se han sentido en la obligación de decir algo. Cualquier cosa. De recordar algún encuentro con Gabo. De desempolvar la foto de ocasión. De disputarse el título de “mejor amigo”. El presidente Santos ha insistido en los boletines oficiales que era su “gran amigo” y pocas horas antes de su muerte, invocando esa cercanía, había desmentido las versiones de prensa que daban cuenta de la gravedad de la enfermedad.

A pesar de todo, a pesar de que García Márquez vio suficientemente recompensado su propósito de escribir para que lo quisiéramos más, a pesar de eso, se debió llevar una desilusión: la de que esos políticos que lo evocan no atendieron la que fue prácticamente su única petición, darle prioridad a la educación.

Gabo, que participó en la denominada “Comisión de Sabios”, que se conformó hace 20 años para hacer recomendaciones al gobierno sobre cómo mejorar la educación, debía sorprenderse al releer el texto que leyó en la entrega del informe, porque por la indiferencia de los gobiernos parecía un texto intemporal que podría haberse escrito en el 94 o en el 2014. La situación era inmodificable.

Claro, así ocurre con varios texto periodísticos de Gabo como las famosas crónicas que escribió para El Espectador en 1954 sobre el abandono del Chocó, las cuales parecen un relato de la situación del Pacífico en la segunda década del siglo XXI.

En La Proclama, como Gabo denominó su escrito para la “Comisión de Sabios”, el Nobel reclamaba que:

“Somos conscientes de nuestros males, pero nos hemos desgastado luchando contra los síntomas mientras las causas se eternizan. Nos han escrito y oficializado una versión complaciente de la historia, hecha más para esconder que para clarificar, en la cual se perpetúan vicios originales, se ganan batallas que nunca se dieron y se sacralizan glorias que nunca merecimos. Pues nos complacemos en el ensueño de que la historia no se parezca a la Colombia en que vivimos, sino que Colombia termine por parecerse a su historia escrita”.

 “Nuestra educación conformista y represiva parece concebida para que los niños se adapten por la fuerza a un país que no fue pensado para ellos, en lugar de poner el país al alcance de ellos para que lo transformen y engrandezcan. Semejante despropósito restringe la creatividad y la intuición congénitas, y contraría la imaginación, la clarividencia precoz y la  sabiduría del corazón, hasta que los niños olviden lo que sin duda saben de nacimiento: que la realidad no termina donde dicen los textos, que su concepción del mundo es más acorde con la naturaleza que la de los adultos, y que la vida sería más larga y feliz si cada quien pudiera trabajar en lo que le gusta, y sólo en eso.

Esta encrucijada de destinos ha forjado una patria densa e indescifrable donde lo inverosímil es la única medida de la realidad. Nuestra insignia es la desmesura. En todo: en lo bueno y en lo malo, en el amor y en el odio, en el júbilo de un triunfo y en la amargura de una derrota. Destruimos a los ídolos con la misma pasión con que los creamos.

Somos intuitivos, autodidactas espontáneos y rápidos, y trabajadores encarnizados, pero nos enloquece la sola idea del dinero fácil. Tenemos en el mismo corazón la misma cantidad de rencor político y de olvido histórico. Un éxito resonante o una derrota deportiva pueden costarnos tantos muertos como un desastre aéreo.

Por la misma causa somos una sociedad sentimental en la que prima el gesto sobre, la reflexión, el ímpetu sobre la razón, el calor humano sobre la desconfianza. Tenemos un amor casi irracional por la vida, pero nos matamos unos a otros por las ansias de vivir. Al autor de los crímenes más terribles lo pierde una debilidad sentimental. De otro modo: al colombiano sin corazón lo pierde el corazón”.

 A Gabo le podremos hacer todos los homenajes. Pero sin duda, uno que él quisiera es que alguien con poder de decisión leyera ese informe y aplicara algunas de las recomendaciones con la certeza de que eso ayudaría a que dejáramos de ser, como él mismo lo dijo hace 20 años, "dos países a la vez: uno en el papel y otro en la realidad”.

Como sociedad le debemos a Gabo ese homenaje: el del compromiso para promover una profunda transformación social en la que “la educación será su órgano maestro”.

“Una educación desde la cuna hasta la tumba, inconforme y reflexiva, que nos inspire un nuevo modo de pensar y nos incite a descubrir quiénes somos en una sociedad que se quiera más a sí misma. Que aproveche al máximo nuestra creatividad inagotable y conciba una ética y tal vez - una estética-- para nuestro afán desaforado y legítimo de superación personal. Que integre las ciencias y las artes a la canasta familiar, de acuerdo con los designios de un gran poeta de nuestro tiempo que pidió no seguir amándolas por separado como a dos hermanas enemigas. Que canalice hacia la vida la inmensa energía creadora que durante siglos hemos despilfarrado en la depredación y la violencia, y nos abra al fin la segunda oportunidad sobre la tierra que no tuvo la estirpe desgraciada del coronel Aureliano Buendía. Por el país próspero y justo que soñamos: al alcance de los niños”.

Ese es el homenaje que nuestros políticos deberían comprometerse a hacerle al gran Gabriel García Márquez.

Comentarios (70)

Juan David Bustos Arias

27 de Abril

0 Seguidores

Mostro en una forma única sus ideas políticas de izquierda en su realismo m...+ ver más

Mostro en una forma única sus ideas políticas de izquierda en su realismo mágico, pero sobre todo es un genio indiscutible de las letras e integrante clave del ‘boom latinoamericano’, Gabriel García Márquez llevó la literatura latinoamericana a los rincones más alejados del mundo.

Maura Tinoco

27 de Abril

0 Seguidores

Emotivas, soñadoras y emocionantes palabras de un maestro de la literatura. E...+ ver más

Emotivas, soñadoras y emocionantes palabras de un maestro de la literatura. Es demasiado molesto notar en nuestra sociedad que siempre tendemos a alabar o elogiar todas las cosas buenas que hayan realizado a aquellas personas que han partido, esperamos la lejanía para resaltar las buenas labores de otros, mientras que destacamos los actos no tan bondadosos y no tan buenos de los demás.
Sería un verdadero avance para nuestro país contar con personas que gobernaran bajo ideas tan utópicas o soñadoras como las de este personaje; que dejáramos de lado el querer poseer cosas que no merecemos y empezáramos a trabajar por lo que queremos sencillamente con la educación, dejar de ser lo que los demás imponen y arriesgarnos a cambiar lo que para todos será siempre igual.

Felipe González Arango

27 de Abril

0 Seguidores

¡Qué gran homeanje a un grande de nuestro país! Un gran homenaje, no sólo ...+ ver más

¡Qué gran homeanje a un grande de nuestro país! Un gran homenaje, no sólo porque evidencia la grandeza de los acontecimientos que logró García Márquez si no porque evidencia ese compromiso social que García Márquez tenía. Él no solo fue un gran escritor, fue un gran periodista y un gran ser humano siempre comprometido con la problemática de su país. Lamentablemente, algunos políticos que tenemos tienen la mente tan cerrada que se alegran por la muerte de Gabo e incluso añoran su rápida llegada al infierno... Pero bueno, ojalá la gente se de cuenta que, se puede diferir en pensamiento y, menos mal diferimos en ideologías, pero, a pesar de diferir, hay que respetar. Hay que respetar los pensamientos ajenos y no juzgarlos sin antes respetarlos. Ojalá nos demos cuenta que hay personas que quieren gobernarnos y que no son ni capaces de aceptar y respetar un pensamiento ajeno. Y así quieren gobernarnos.. Ojalá nos demos cuenta.

Gran homenaje, felicidades y gracias a Héctor Riveros.

María Luisa Paz Prada

27 de Abril

0 Seguidores

Es triste ver que la Comisión de Sabios fue realizada hace 2 décadas y aún ...+ ver más

Es triste ver que la Comisión de Sabios fue realizada hace 2 décadas y aún se aplique a la realidad colombiana y más triste notar que si un intelectual como García Marquez, es tan valiente de mostrar las fallas de la sociedad en que vivimos y de proponer cambios, es ignorado o perseguido, pero en el momento de su muerte, todos muestran su apoyo y su admiración (que durarán máximo un mes). El tuvo que irse del país, otros han sido torturados y asesinados.
Idealizar a un personaje, no es homenajearlo, el verdadero homenaje que merece García M. y cada mente brillante del mundo que ha utilizado sus capacidades para intentar mejorarlo, es escucharlos, informarnos acerca de la realidad en la que vivimos, culturizarnos y transformar nuestro entorno, para que en un futuro no digamos que Gabo fue de los pocos colombianos admirables, sino uno todos los colombianos que desde sus campos de acción ayudaron a cambiar el mundo.

Ángel Nicolás Calderón Barragán

27 de Abril

0 Seguidores

Totalmente de acuerdo. Le debemos un gran homenaje no solamente a Gabo si no a...+ ver más

Totalmente de acuerdo. Le debemos un gran homenaje no solamente a Gabo si no a toda una generación de niños y niñas que gracias a nuestro sistema educativo ni siquiera pueden alcanzar a comprender la importancia que tuvo, y aún tiene, nuestro premio nobel para la literatura universal y para la cultura colombiana. Este homenaje sería doble, ya que también se haría justicia con el nobel por que buena parte de los colombianos vinieron a saber quien era Gabriel Garcia Marquez cuando murió.
La educación debe ser la prioridad para que nuestro país salga del atraso y la pobreza. Si nuestro país tuviera una mejor educación elegiría a gobernantes más honestos y no se dejaría engañar con promesas, promesas que reviven cada cuatro años pero que pocas veces se cumplen.
Le debemos un gran homenaje a Gabo y a toda la juventud que es el futuro de nuestro país.

Laura Cecilia Mahecha Castañeda

27 de Abril

0 Seguidores

"...se debió llevar una desilusión: la de que esos políticos que lo evocan ...+ ver más

"...se debió llevar una desilusión: la de que esos políticos que lo evocan no atendieron la que fue prácticamente su única petición, darle prioridad a la educación." Quisiera decir sencillamente, con respecto a este argumento en que basa gran parte de su artículo, que nada tiene que ver la amistad que pudiera tener el presidente Santos con Gabriel García Marquez con el cumplimiento de esa "única" petición, ya que de ser amigos, no implica que sea tan sencillo como cumplir el deseo de que me regalen la camisa de moda. Que la reforma de la educación es algo que debe ser inminente es cierto, pero no es algo que constituya el cumplimiento de un pedido a una persona, sino a miles de personas que han luchado por la misma causa y a la conciencia de las necesidades de un país, y si bien el Premio Nobel contribuyó a ésta y el llamado no ha sido acogido del todo por los políticos, no se puede atribuir esta indiferencia a una "falta de amista", sino a una indiferencia frente a la sociedad.

Rosa María Pérez Galeano

27 de Abril

0 Seguidores

Hablar de Gabo es hablar de un referente académico y cultural, que con sus de...+ ver más

Hablar de Gabo es hablar de un referente académico y cultural, que con sus defectos y virtudes se consolido como el mas ilustre Colombiano que ha nacido en la historia del olvido y digo esto por que cuando no somos capaces de acoger las ideas de un personaje ilustre de la literatura, las artes y las ciencias, caemos en el olvido, en lo injusto y en la desigualdad.
Gabriel Garcia Marquez como personaje ilustre que hizo parte de la comisión de sabios hace 20 años expreso lo que para él debería ser la educación en Colombia, es imperdonable para los que han administrado este país, que no hallan acogido las ideas de este ilustre personaje para mejorar nuestra educación que hoy se debate entre el desespero por mejorar unas pruebas en las cuales se quieren llenar la boca de acusar a los que imparten este proceso en las aulas sin tener en cuenta las condiciones en que se encuentran las instituciones públicas y los pocos ambientes académicos que existen.

Theo morales

27 de Abril

0 Seguidores

Tras su muerte, "Gabo" ha dejado su espíritu literario y su revolucionario es...+ ver más

Tras su muerte, "Gabo" ha dejado su espíritu literario y su revolucionario estilo, en una sociedad dividida, en un mundo donde los conflictos son variados y aun más en un país en donde la violencia y el dolor ha sido la realidad que nos hemos visto obligados a "vivir". Espero Gabo nunca muera, porque aunque su cuerpo no está, vive en sus textos, y sus enseñanzas, espero también que un día la gente se sensibilice, y aprenda lo valioso que es poder volar en la vida, con la imaginación y quién mejor que los niños para esto.

Cristian Gerardo Rojas Triana

27 de Abril

0 Seguidores

Un ilustre colombiano como Gabo merece un homenaje mas allá de los noticieros...+ ver más

Un ilustre colombiano como Gabo merece un homenaje mas allá de los noticieros, un tanto mas grande que un museo o una biblioteca y un tanto mas humilde que el concepto de patria, geografía o identidad que nos inculcan sobre los huesos de tanto idiotas como sabios. Sin embargo pareciese que el país que despidió a Gabo es un rico país con mentalidad de pobre donde desesperadamente corremos por un titulo universitario para no ser alcanzados por alguna suerte de selección natural folclórica, creando una cultura del individualismo.
Una educación mas allá de la que es predicada en la nuestra constitución y que no se queda en la Colombia de papel, sino que se manifiesta en la realidad es la que considero que aludía Gabo. Esa educación que se imparte tanto por titulados como no titulados, que incita que seamos seres humanos con amor a la vida, a la justicia y al conocimiento. Gabo nos regala una reflexión, y es nuestro deber traducirla a una realidad.

Dian marcela Lizarazo Pereira

27 de Abril

0 Seguidores

Hombre sabio fue Gabriel García Márquez sin duda alguna; una de los pocas gr...+ ver más

Hombre sabio fue Gabriel García Márquez sin duda alguna; una de los pocas grandes mentes Colombianas que supo entender lo importante que es la educación como base para la construcción de una sociedad acorde con la enorme creatividad e ingenio que poseemos los Colombianos. Hay que resaltar que la educación se debe proponer no solo como único fin sino como medio, una herramienta necesaria para nutrir mentes libres, instruir personas y construir sociedad. Lo triste es que ese tipo de aportes para el país, solo se tomen en cuenta cuando la mente tras ellas ya no esta presente. Por lo tanto, El Verdadero homenaje que se le podría dar a Gabo como dice el articulo, es no dejar que esas hermosas y reflexivas palabras se queden en eso, palabras.

Monica Alejandra Bermudez Lugo

27 de Abril

0 Seguidores

La educación en nuestro país no mejorara, no lo hará, por esa ‘’versió...+ ver más

La educación en nuestro país no mejorara, no lo hará, por esa ‘’versión complaciente de la historia, hecha más para esconder que para clarificar’’ que nos creemos y la cual no nos permitiría a todos elegir ese alguien con poder de decisión que de veras aplicara algo de lo que dice Gabo en su escrito hecho para la “Comisión de Sabios”. Nuestro país será el que soñamos cuando, ese alguien con deseos de un país que sea uno solo, sea elegido por una sociedad comprometida que promueva la transformación y engrandecimiento de este, para la concepción de una vida feliz y prospera con la educación como órgano maestro, para que nos permita ser, hacer y llegar a ser.

Fabian Lozano Guzmán

27 de Abril

0 Seguidores

Fue una pérdida triste la muerte de Gabo ciertamente, pero mas triste resulta...+ ver más

Fue una pérdida triste la muerte de Gabo ciertamente, pero mas triste resulta que la gente se tomara la molestia de conocerlo a fondo solo en el momento de su muerte, bien sea para comentarios positivos o negativos... ¿el tema del momento?, esa puede ser una de las razones por las cules muchas personas ahora resultaron "conocerdoras" de la vida y obra de Gabo, utilizando palabras elaboradas y discursos "conmovedores" para referirse a un hombre cuya existencia les era indiferente.

Pero mas allá de todo esto, un buen homenaje a la memoria de gabo ciertamente sería conocerlo por aprecio a sus obras y a sus letras; no dejarlo solo en los reportajes que de el salieron al momento de su muerte y en los libros de historia; que su vida y su aporte a la literatura se de a conocer como un tema cultural de interes mas no como un tema por el cual se dará una nota. Depende de nosotros que Gabo viva por siempre en la memoria nacional.

Nila Amaya Melo

27 de Abril

0 Seguidores

Es triste ver que a pesar de la gran importancia que tuvo Gracía Márquez en ...+ ver más

Es triste ver que a pesar de la gran importancia que tuvo Gracía Márquez en nuestro país y en el mundo, no pudo producir el impacto que quería en el ámbito de la educación y generar los cambios que muchos creemos necesarios.
Sin embargo, recordar ese escrito que él hizo hace 20 años frente al problema por el que estaba pasando la educación(y por el que tristemente sigue pasando), nos permite analizar el estado en el que se encuentra este tema, que por lo que se puede observar, pareciera que se hubiera congelado en el tiempo.

Brian Alberto Numpaque Pérez

27 de Abril

0 Seguidores

Por desgracia, los resultados del informe de la comisión de Sabios titulado "...+ ver más

Por desgracia, los resultados del informe de la comisión de Sabios titulado "Colombia al filo de la oportunidad" han sido echados por la borda de la política educativa nacional. Los esfuerzos realizados en el periodo presidencial de Ernesto Samper fueron quizá los más intensos debido a lo cercano temporalmente al inicio de la comisión. El informe fué terminado para el año 1996, año correspondiente a la presidencia Samper, pero demás de ello no fué mostrada una verdadera incorporación en la política de Estado. Para los siguientes periodos presidenciales las proyecciones planteadas por el informe fueron totalmente ignoradas,se evidencia tanto en su conocimiento como en la utilización de dichas conclusiones como pilares para el desarrollo de modelos educativos del país.
Una de las consecuencias de la desatención efectuada a la comisión son los trístemente célebres resultados de las pruebas internacionales PISA, muy recordados por éstos días. De esto se espera que la historia no se repita

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia