Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Laura Ardila Arrieta · 10 de Febrero de 2015

6261

1

El mes pasado el senador y copresidente de La U Roy Barreras fue objeto nacional de críticas por su polémica afirmación, en el marco de una asamblea del partido en Bolívar, de que si los bolivarenses no elegían mandatarios de la Unidad Nacional le cerrarían la puerta a la inversión del Gobierno en Bogotá. Pero hubo otras declaraciones que pasaron de agache y que lo están haciendo ver entre algunos de la coalición santista como un factor de des-unidad nacional más que de cohesión.

Por esos mismos días, Barreras -que anda de gira nacional presidiendo asambleas para elegir los directorios locales, determinantes en la entrega de avales para las regionales de octubre- dio una entrevista al periodista de Cartagena Manolo Duque de la emisora La Cariñosa (la entrevista completa más abajo). En ella le tiró puyas a los liberales y a Cambio Radical.

A pesar de que la orden presidencial es que los tres partidos de la coalición santista (La U, liberales y Cambio) traten de ir en todas las regiones que se pueda con candidatos únicos para cerrarle la puerta al uribismo, el Senador advirtió que apenas lo harán en ocho o nueve departamentos porque “no es sólo difícil sino innecesario”.

Y después dijo: “El Partido de La U es el partido de la Unidad Nacional, fuimos nosotros los que abrimos los brazos para recoger a Cambio Radical y a los liberales hace cuatro años. Estamos contentos de que nos acompañen en la construcción de la paz y que hagan carreteras”. Esto último en referencia clara a los proyectos de infraestructura que lidera el jefe de Cambio, el vicepresidente Germán Vargas Lleras.

“Importante que en un país unos construyan carreteras y otros construyamos la paz”, dijo Roy.

Acto seguido recordó la alianza política del alcalde de Cartagena (del Partido Liberal) Dionisio Vélez con los Char del Atlántico, sin decir ese apellido (“un sector político del Atlántico”, dijo). Y llamó a los cartageneros a que “no les sigan abriendo espacio… a esos otros partidos pequeños que tienen voluntad como pulpos de estirar un tentáculo aquí… y la cabeza en el Atlántico, y que van cooptando administraciones”.

Los Char, como es bien sabido en la Costa, están entre los aliados políticos favoritos de Germán Vargas Lleras, y efectivamente hicieron una alianza con Dionisio Vélez. Álex Char le levantó el brazo en campaña a Dionisio. Y éste, después del triunfo, nombró como su secretaria de Salud a la que había sido secretaria de Salud de Álex en Barranquilla.

La arremetida de Roy contra sus colegas de Unidad Nacional no cayó bien entre éstos localmente (las declaraciones no fueron publicitadas a nivel nacional). El concejal y precandidato de Cambio Radical a la Alcaldía de Cartagena, Pastor Jaramillo, le dijo ayer a La Silla: “Discrepo de esas afirmaciones vitrineras. Pero además no estoy de acuerdo con presionar el voto para la Unidad Nacional amenazando con que no habrá inversión regional. ¿Hay mucha diferencia entre presionar con un fusil y presionar con el presupuesto?”.

En la asamblea que se realizó en Sucre, también en enero, el disgusto generado por Roy fue con políticos de su mismo partido.

Puntualmente, con los tres diputados que tiene La U en ese departamento, que además son los tres más votados: Rafael Macea, Sandra Pestana y Jorge Mario Hernández.

Resulta que los diputados no fueron incluidos en las planchas que contenían los nombres de los directoristas departamentales. Eso en la práctica les quita poder a la hora de definir avales localmente.

Según dos personas que asistieron al evento, lo que empezaron a decir simpatizantes de los diputados en medio de la molestia es que las planchas fueron armadas días antes por los congresistas cordobeses de La U (con votos en Sucre) Bernardo ‘Ñoño’ Elías y Musa Besaile, y por el único representante sucreño de esa colectividad Nicolás Guerrero. Los tres estaban en la mesa principal.

“En la plancha que presentaron había siete personas, cuatro afines a José David Name (copresidente de La U, también presente), dos afines a Nicolás Guerrero y uno a Bernardo Elías. Nunca hablaron con los diputados para discutir esos nombres”, le dijo a La Silla el diputado Jorge Mario Hernández, quien pertenece al grupo de los Merlano de Sucre.

Al principio -prosigue el diputado Hernández- ante la amenaza de los diputados de salirse del recinto, Roy intervino diciéndoles que los iban a incluir. Luego, cuando se volvieron a leer los integrantes de la plancha, los nombres de los tres políticos seguían sin aparecer.

Cuando los diputados se levantaron para abandonar la asamblea en medio de quejas por favoritismo, el copresidente Barreras les pidió que se pusieran de pie para ser aclamados como directoristas. Pero sin estar formalmente en las planchas, -asegura Hernández- les asaltó el temor de que su elección resultara no siendo legal posteriormente.

Cuando los diputados se marcharon, Roy Barreras amenazó (fuera de micrófono, como se lo confirmó a La Silla un congresista presente) con no darles el aval para su reelección; como si ese asunto dependiera únicamente de él y no de unos directoristas locales y una copresidencia integrada por dos congresistas más.

El manejo al episodio y la amenaza del aval no cayeron bien en los políticos que representan a La U en la Asamblea de Sucre. “Aunque al principio nos dijo que iba a intervenir, y en realidad creo que él no tenía idea de cómo estaba conformando las planchas, al final quedamos por fuera y tu no puedes llegar con un discurso de unidad siendo excluyente. No es coherente hablar de cohesión y luego permitir un amañado entre pocos”, remató Hernández.

No sorprende que los asistentes a las asambleas vean en Roy al principal responsable del manejo del evento. Eso porque el senador José David Name y el representante Berner Zambrano, los otros dos copresidentes de La U, no asisten a todas. Name lo acompañó en el Caribe y Berner lo hizo en Caldas ayer y en el Valle mañana. Pero el que lidera la gira es Roy.

“Llega como dictador y a veces es displicente con los precandidatos de la región. Les pregunta por ejemplo si están dispuestos a “someterse” a una consulta (para elegir candidatos únicos) y cosas así”, le dijo a La Silla un congresista importante de La U que no quiso ser citado.

En el Tolima el malestar fue con uno de los dos representantes de La U en ese departamento: Jaime Armando Yepes, quien en medio de la directriz de los candidatos únicos venía conversando con el liberal Mauricio Jaramillo para apoyarlo a la Gobernación.

Yepes dijo antes de la asamblea de la colectividad que no asistiría por una supuesta falta de garantías, debido a que Roy fue la fórmula al Congreso del otro representante de La U tolimense: Carlos Edward Osorio, quien apoya a otro aspirante a la Gobernación. Uno llamado Jorge Tulio Rodríguez, que iría avalado por La U.

Al final, el Representante Yepes fue al evento pero -como era su presentimiento- hubo un acuerdo de apoyo al precandidato de su rival Carlos Edward Osorio.

Aunque Yepes levantó los brazos junto a Roy y su fórmula al Congreso Carlos Edward, en declaraciones al portal El Olfato dijo: “Lo que no puede uno en la historia de la política es atropellar a uno para conseguir provecho del otro. Eso es lo que a mi no me gusta… la política se hace caminando no brincando”.

Una persona que conoce la movida política en el Tolima le dijo a La Silla que lo que sucede es que Yepes se sintió en total desventaja frente al aliado de Roy Barreras.

Los episodios en los tres departamentos evidencian parte de la gestión del Senador Roy, pero además dejan claro lo difícil que es entregar avales. Y que si es difícil hacerlo pensando en un partido, la dificultad se multiplica si hay que pensar en tres.

La Silla consultó a Barreras. Sobre las declaraciones en Bolívar, dijo que el tema de Cambio Radical está totalmente superado y que las relaciones entre La U y ese partido han mejorado desde ese día.

Respecto a los diputados de Sucre advirtió: “Los voy a expulsar porque esto funciona con entusiasmo y con disciplina”.

La Silla supo que en La U consideran que los tres diputados habrían incurrido en doble militancia, pues estarían apoyando al polémico aspirante a la Gobernación de Sucre, Yahir Acuña. Eso por fuera de la coalición contra Yahir que la Unidad Nacional armó en Sucre.

Confirmamos con fuentes locales, sin embargo, que aunque Sandra Pestana (hermana de la senadora goda Yamina Pestana) y Rafael Macea sí respaldan a Yahir, ese no es el caso del tercer diputado: Jorge Mario Hernández.

Los tres efectivamente se quedaron por fuera de las planchas aprobadas por la asamblea el día en que se conformaron los directorios locales de La U en ese departamento, aunque por derecho propio podrían estar ahí.

Sobre el Tolima, Roy dijo que no se ha escogido el candidato único y que en cualquier caso la premisa para hacerlo será ir en unidad. Ese departamento es clave para el propósito de la coalición santista, pues es uno en los que el uribismo le dio una tunda al presidente Juan Manuel Santos en las pasadas presidenciales.

El copresidente advirtió, eso sí, que en donde el uribismo no sea una amenaza “se presentarán las disputas naturales entre todos los partidos”.

“El Partido de La U está sólidamente unido alrededor no del presidente de la colectividad sino de la vocación de ganar en octubre”, remató el Senador que con su papel de dirigente nacional no quiere volverse presidenciable -como algunos creen- sino que tiene dos aspiraciones claras para cuando acabe su actual periodo en el Congreso: ser Ministro del Interior o Embajador ante la ONU.

El 25 de marzo, cuando La U anuncie sus avales oficialmente, se verá lo que puede ser por ahora: si el dirigente clave para la cohesión santista o el factor de des-unidad que algunos ven en él hoy.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia