Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Juanita León · 19 de Septiembre de 2016

7931

48

La semana pasada, la Flip denunció como un acto de violación a la libertad de prensa un incidente que pasó bajo el radar de los medios tradicionales y que muestra la cara oscura de uno de los aspectos centrales y con mayor potencial transformador del Acuerdo de La Habana: el nuevo poder que tendrán las organizaciones sociales y comunitarias si gana el Sí y el Acuerdo de Paz se cumple.

El efecto Cachicamo

El 16 de agosto, María del Rosario ‘La Nena’ Arrázola y su equipo del programa Los Informantes de Caracol TV viajaron al Guaviare para hacer una nota sobre la deforestación de la selva en el departamento.

Cuando ella, el productor y sus dos camarógrafos llegaron a la vereda de Cachicamo, en San José del Guaviare, líderes de la Asociación Campesina del río Guayabero exigieron a la periodista explicaciones sobre su trabajo.

En concreto, le preguntaron –de acuerdo a un video que hizo la Agencia Colombiana de Prensa Popular, un medio de las organizaciones sociales de esa zona- si había “presentado un protocolo o si había seguido un conducto regular” informando previamente de su trabajo a la junta de acción comunal con el “fin de salvaguardar la integridad de los habitantes”, que según ellos se había visto afectada por culpa de la estigmatización que han sufrido por parte de Caracol y RCN.

El campesino que les estaba exigiendo “la devolución del material” filmado les exigía respetar las “normas de la comunidades construidas de manera autónoma e histórica” y alegaba que habían tomado “arbitrariamente información de la comunidad” y que antes de hacerlo debían haber entrado “a socializar” con ellos.

Después de cinco horas dejaron ir a los periodistas. El especial periodístico sobre la deforestación de la selva que fueron a filmar al Guaviare fue emitido el pasado domingo 11 de septiembre. Y dos días después, la Fundación para la Libertad de Prensa (en cuya junta estoy) sacó un comunicado denunciando el bloqueo por parte de la comunidad de Cachicamo como una violación a la libertad de prensa.

Explosión de participación

El caso sería anecdótico si no fuera porque estamos ad portas de firmar un Acuerdo de Paz cuyo eje transversal es el empoderamiento de las comunidades locales y las organizaciones sociales en un esfuerzo por hacer la democracia colombiana más participativa.

“La participación ciudadana es el fundamento de todos los acuerdos que constituyen el Acuerdo Final”, dice la introducción del Acuerdo de Paz.  “Participación en general de la sociedad en la construcción de la paz y participación en particular en la planeación, la ejecución y el seguimiento a los planes y programas en los territorios, que es además una garantía de transparencia.”

Ese enfoque territorial, de “construir la democracia de abajo hacia arriba” que ha mencionado varias veces el Alto Comisionado de Paz Sergio Jaramillo, es uno de los elementos del Acuerdo que podría transformar radicalmente cómo se hace política en Colombia pues apunta a desconcentrar el poder de las élites tradicionales.

“Sin negar sus logros, creo que el modelo centralista, en el que unos funcionarios aterrizan como unos marcianos entre las comunidades para “traer el Estado”, se quedó sin aire”, dijo Jaramillo durante una conferencia sobre el proceso de paz en Harvard. “Lo que necesitamos es imponer una lógica de inclusión e integración territorial, basada en una nueva alianza entre el Estado y las comunidades para construir conjuntamente institucionalidad en el territorio.”

Todos los acuerdos puntuales tienen un hilo conductor, que es la creación de múltiples escenarios en los que las comunidades pueden incidir en las principales decisiones que afectan su destino y lo que suceda en su territorio.

Este empoderamiento de las organizaciones sociales abarca desde su participación en la definición, ejecución y evaluación de los proyectos y programas destinados a las zonas que serán priorizadas para ejecutar los acuerdos, hasta circunscripciones electorales especiales para que las organizaciones sociales puedan postular sus candidatos y llegar a la Cámara de Representantes con un umbral más bajo al de los partidos tradicionales y un puesto en la comisión que definirá el Estatuto de la oposición.

Según los acuerdos, y solo para citar algunos ejemplos del punto sobre desarrollo rural, las organizaciones sociales participarán en la priorización, ejecución y seguimiento de las obras contempladas en el Plan Nacional de vías terciarias; en la selección de los beneficiarios del plan de adjudicación gratuita de tierras y del subsidio integral; en “la planificación de los usos del suelo rural y el ordenamiento del territorio” y en la actualización del catastro e impuesto predial rural “cuando tenga que ver con las comunidades rurales”.

El Gobierno se comprometió a crear “mecanismos de concertación y diálogo social” entre él y las comunidades y las empresas del sector privado que adelanten su actividad económica en los territorios rurales “que permitan impulsar una agenda de desarrollo común, orientada hacia la sostenibilidad socio-ambiental, el bienestar de los pobladores rurales y el crecimiento económico con equidad.”

La participación activa de las comunidades en conjunto con los alcaldes y gobernadores “es la base” – según el Acuerdo- de los Planes de Desarrollo Territorial (Pdet) que se harán en las 16 zonas priorizadas para la implementación de lo pactado - que aún no se conocen - y también en los Consejos Territoriales de Planeación del resto del país.

El objetivo, por lo menos en el papel, es que las comunidades puedan “definir las prioridades” en la implementación de los planes nacionales de vías, riego, infraestructura; participar en la ejecución de las obras públicas, y hacerle veeduría a los proyectos. Y también participar en la formulación de políticas públicas sociales y en la elaboración de presupuestos de inversión participativos.

 

Dos ideas que chocan

La idea de la participación ciudadana tiene una larga trayectoria en Colombia, de la cual ‘beben’ tanto las Farc como el Gobierno, pero en formas no solo distintas sino potencialmente contradictorias.

Por el lado de la izquierda, la idea de la participación ciudadana como autogobierno –la democracia directa- ha tenido expresión desde los años 30, cuando el Partido Comunista formó las ligas campesinas.

Desde la perspectiva comunista que tradicionalmente han tenido las Farc, la gente primero debe adquirir conciencia de qué es lo que los oprime y los mantiene en la miseria, y una vez lo entiende organizarse y movilizarse para resistir y autogobernarse en lo político y económico. En otras palabras, recuperar el poder para el pueblo.

En esa tradición de izquierda, ese proceso requiere la confrontación abierta de intereses y la resistencia a los ‘opresores’, lo que inevitablemente conduce a una mayor conflictividad social.

Por el contrario, en la otra tradición, que fue promovida por Estados Unidos en todo Latinoamérica desde los años 60 y es cercana al liberalismo, la participación se ve desde la perspectiva del desarrollo.

El punto de partida de los gringos en ese momento es que las élites tenían ahogada la iniciativa popular y que esta estrechez de la democracia conduciría inevitablemente a una revolución como la cubana y a la expansión del comunismo.

Para evitar que esto sucediera, desde el Estado se deberían crear mecanismos de participación como una forma de legitimar el Estado. Siguiendo esta línea, durante el Frente Nacional se crearon espacios como las juntas de acción comunal, la Asociación Nacional de Usuarios Campesinos (Anuc), y otras formas de participación.

Posteriormente, en los noventa, los bancos de desarrollo como el BID y el Banco Mundial promovieron la idea de la participación como gobernanza.

Parten de la idea de que un Estado más pequeño como el que ellos promueven solo puede funcionar bien si los ciudadanos participan activamente en hacerle veeduría para que sea transparente y si aprovecha el conocimiento local para ser más eficiente y más legítimo. De ahí las consultas previas para proyectos mineros.

En otras palabras, esa perspectiva ve la participación de los ciudadanos como un elemento del ‘buen gobierno’, idea que Juan Manuel Santos retomó desde su Fundación de Buen Gobierno.

“Una alianza en la que los programas gubernamentales, las autoridades regionales –en esto el liderazgo de alcaldes y gobernadores será fundamental– y las comunidades se unen para combinar la coordinación y los recursos nacionales con la fuerza y el conocimiento de la ejecución local”, es como lo explicó Jaramillo en su conferencia.

En el modelo de la gobernanza, la participación debe conducir no a la confrontación ,como en la tradición de la izquierda, sino al diálogo constructivo, aunque en la práctica termina siendo un ejercicio más de validación de las políticas oficiales que una verdadera oportunidad de incidir en los destinos de la población.

El Acuerdo de Paz no se inclina explícitamente por ninguna de estas dos nociones de participación, pero muy probablemente entrarán a chocar en el territorio.

La pregunta del millón es –como lo plantea Sergio Guarín, investigador de la Fundación Ideas para la Paz y experto en el tema, “si las condiciones están dadas para que la participación de las organizaciones sociales conduzca a una democracia más deliberante o si se convertirá en la expresión de las posiciones más radicales”. Tipo la junta de acción comunal que bloqueó a los periodistas de los Informantes.

¿Estamos preparados?

En la FIP han identificado los elementos claves que promueven una participación ciudadana efectiva y constructiva.

El primero es que exista lo que se llama en la jerga de los técnicos “capital social”. Es decir, que haya tejido social, confianza entre la gente y la capacidad de construir proyectos comunes.

El  segundo, un Estado medianamente legítimo. “Hay una diferencia cuando la participación se hace contra un Estado en el que no creen o cuando se hace para ayudar a un Estado en el que quieren creer”, dice Guarín. Un ejemplo de lo segundo fue lo que promovió Antanas Mockus en Bogotá y lo que está haciendo la gobernadora Sorrel Aroca en Putumayo.

El tercero es que existan las condiciones socioeconómicas para que la participación de los ciudadanos no esté totalmente enfocada en conseguir lo mínimo para subsistir.

Y el cuarto, que los que tienen el poder no impidan que la participación sea eficaz. Un caso típico de esto fue lo que sucedió con el Plan de Desarrollo del Magdalena Medio que se hizo hace 15 años pero sin la participación de Ecopetrol, el súper poderoso de la zona. Sin su concurso, lo acordado quedó en el papel.

En muchas zonas de Colombia estas condiciones no se cumplen.

Estudios como el de los economistas del CEDE Margarita Gáfaro, Ana María Ibáñez, Patricia Justino demuestran que en las zonas azotadas por el conflicto aumenta la participación en las organizaciones locales, pero que la gente participa más por coerción de los grupos armados que de una sociedad civil vibrante.

Como ha contado La Silla, en zonas como el Caquetá o Tumaco, donde las Farc han ejercido su control territorial, la guerrilla ha debilitado a muchas de las organizaciones sociales que no controla matando o desplazando a sus líderes y luego infiltrándolas con su gente hasta alinearlas.

En algunas de esas mismas regiones han sobrevivido algunas organizaciones como la Red Caquetá Paz o la organización indígena que le han hecho contrapeso al poder de las Farc, pero son más la excepción que la regla.

Es probable que en algunas regiones, ya sin el poder de los fusiles, las organizaciones sociales tengan más autonomía para seguir sus propios lineamientos y que más que ‘copiarle’ al movimiento que surja de las Farc, le compitan. Pero para eso van a necesitar ayuda externa para fortalecerse.

“Hay que preparar las condiciones para que haya una deliberación sana”, dice Guarín.

El caso más evidente de éxito de “construcción de abajo hacia arriba” es el programa de paz del Magdalena Medio liderado por el padre Pacho de Roux.

“Él ha sabido resolver ese problema a través de la cualificación de los líderes. Es un proyecto ético”, dice Julieta Lemaitre, bloguer de la Silla y quien ha trabajado con organizaciones de mujeres en el sur del país. “No debería ser tan difícil porque a donde uno va encuentra líderes admirables”.

El modelo de de Roux es el que tenían en mente los negociadores del gobierno cuando pactaron esto. La pregunta es si es replicable en el corto plazo un programa que lleva más de una década en construcción.

Si sale bien, si sale mal

Si la participación ciudadana promovida en el Acuerdo de Paz funciona como el programa de De Roux, en unos años habrá una democracia mucho más vigorosa en Colombia y unas organizaciones que le harán contrapeso a las formas más perversas de clientelismo.

Nadie conoce la realidad del clientelismo como los ciudadanos que lo padecen y nada los compromete tanto en su destino como que su voz sea escuchada y tenida en cuenta. De hecho, la Corte Constitucional ha dicho que la participación es el derecho de la gente a ser escuchado y tomada en serio por el Gobierno.

Pero si esa participación no funciona bien y terminan teniendo más protagonismo las organizaciones sociales que más radicales como la que paró a los periodistas de los Informantes, se avecina un período de alta conflictividad.

“En algunas regiones las organizaciones sociales son más radicales que las Farc”, dice Guarín. Se refiere a organizaciones que se oponen a cualquier tipo de minería, no solo a la que no es responsable; que rechazan cualquier tipo de inversión extranjera en una empresa, así sean multilatinas; y que solo creen en la soberanía alimentaria, oponiéndose a cualquier importación de productos agrícolas.

Si priman estas organizaciones, la parálisis en esas zonas y la imposibilidad de desarrollar incluso los proyectos del Gobierno podría llegar a un nivel tal que se genere el efecto péndulo y alimente una candidatura de derecha igualmente autoritaria.

Dependerá al final –como casi todo lo del Acuerdo con las Farc- de qué tanto se comprometa el Gobierno a ayudar a cualificar la participación; de qué tanto sea sincero el compromiso de las Farc –reiterado ahora en su X Conferencia- de respetar la diferencia; y sobre todo, de los demás colombianos de tomarse en serio esta oportunidad de ser parte activa de la construcción de la paz.

Comentarios (48)

jgm

19 de Septiembre

1 Seguidores

Mucho de lo escrito en este artículo me incomoda. Pero lo que creo que más r...+ ver más

Mucho de lo escrito en este artículo me incomoda. Pero lo que creo que más rechazo me genera es la forma en que se asume la participación política. Da la impresión de que no se entendiera como un derecho, sino como una herramienta que se puede dar o no a las comunidades dependiendo de si lo hacen "bien" o "mal". 

jgm

19 de Septiembre

1 Seguidores

Y esta combinación entre procedimientos (participación a través de consulta...+ ver más

Y esta combinación entre procedimientos (participación a través de consultas, marchas, protestas, etc.) y propuestas (rechazo a la minería, defensa de la soberanía alimentaria, etc.), que no hace más que crear confusion. ¿Es aceptable la participación (un derecho) sólo si hace propuestas "moderadas" y no "radicales"?

jgm

19 de Septiembre

1 Seguidores

Y por último, esto de "organizaciones sociales son más radicales que las Far...+ ver más

Y por último, esto de "organizaciones sociales son más radicales que las Farc". Rechazamos a las Farc no por ser "radicales" en sus propuestas, que bien pueden hacerlas a través de los medios y procedimientos democráticos, sino por usar la violencia como herramienta polítca. Esas organizaciones sociales...

jgm

19 de Septiembre

1 Seguidores

bien pueden defender sus defender sus propuestas (radicales o no, acertadas o ...+ ver más

bien pueden defender sus defender sus propuestas (radicales o no, acertadas o no) a través de los mecanismos que la constitución (que califica a la República de Colombia como "participativa y pluralista") autoriza. Esta comparación con las Farc está totalmente fuera de lugar. 

Juanita León

19 de Septiembre

773 Seguidores

jgm,

muy interesante el debate que planteas. Obviamente la particip...+ ver más

jgm,

muy interesante el debate que planteas. Obviamente la participación es un derecho pero en el acuerdo se crean varias instancias nuevas de injerencia y decisión, entonces sí hay un cambio cualitativo. Y de acuerdo con lo que dices de la radicalidad. El problema no es que sean radicales las Farc sino que sean armadas. La comparación con las Farc es que la gente le teme a la participación política de las Farc, pero lo cierto es que hay organizaciones sociales que son más antiminería o anti-negocios que la guerrilla. No es que sean de la guerrilla. Solo que nos enfrentamos a un nuevo escenario al que los colombianos no estamos acostumbrados y que puede democratizar mucho más este pais o conducir a una parálisis y conflictividad social tal que provoque una reacción autoritaria de la derecha. Pero entiendo por qué te incomoda y valoro mucho los términos de tu participación porque me hace pensar a mí y supongo que también a los usuarios.

Santiago Garcés

20 de Septiembre

0 Seguidores

Hola. Chomsky tiene un texto ejemplar donde constata como los teóricos libera...+ ver más

Hola. Chomsky tiene un texto ejemplar donde constata como los teóricos liberales anglosajones cada vez que ocurría una explosión democrática lo llamaban "crisis de la democracia". La misma situación paradójica ocurre cuando se quiere decir que la alta conflictividad social es sinónimo de parálisis ¿Cual sería la democratización que si se puede hacer sin reacción autoritaria de derecha?

GMolano

20 de Septiembre

0 Seguidores

Muy a tono con los eventos electorales de otras latitudes. El #brexit y la sub...+ ver más

Muy a tono con los eventos electorales de otras latitudes. El #brexit y la subida de Trump no se dieron por ausencia de argumentacion sino por la carencia de fundamento de quienes supuestamente "tienen" la razon. En eso los medios son protagonistas en las "crisis de la democracia". LSV aca cae en una caricaturizacion del fundamento de ese descontento social. 

jgm

20 de Septiembre

1 Seguidores

Gracias Juanita por tu respuesta. En efecto, se busca más participación y, l...+ ver más

Gracias Juanita por tu respuesta. En efecto, se busca más participación y, la verdad, creo que es un avance. Y esto hará que haya más conflictividad. Eso es cierto y es normal en una democracia. En la democracia hay conflicto, pero ese conflicto tiene canales de los que no se dispone en otros sistemas. Esa es una de sus grande virtudes. 

jgm

20 de Septiembre

1 Seguidores

Y, sobre lo miedos a paralizar el país, pues tenemos que ver de qué país es...+ ver más

Y, sobre lo miedos a paralizar el país, pues tenemos que ver de qué país estamos hablando. Es también una parálisis tener todas esta fuerzas (que son reales) contenidas. El resultado ha sido, en parte(y cuando no han sido simplemente repreimidas), que no se canalicen por medios democráticos, sino violentos. La pregunta...

jgm

20 de Septiembre

1 Seguidores

no es si debe o no haber participación. Es cómo hacer para que esta particip...+ ver más

no es si debe o no haber participación. Es cómo hacer para que esta participación sea lo más democrática posible. Y ahí tiene mucho que hacer el periodismo, no mostrando los supuestos peligros de la participación, sino dando información que permita debatir sobre cuáles son los medios legítimos de movilización (y en el caso que se analiza en este artículo hay mucho que decir). 

Santiago Garcés

20 de Septiembre

0 Seguidores

Yo creo que va siendo hora que el establecimiento democrático liberal y bienp...+ ver más

Yo creo que va siendo hora que el establecimiento democrático liberal y bienpensante -donde está LSV- se percate de que pluralismo democrático quiere decir que las expresiones radicales pueden jugar...y no que estas deban justificarse y moderarse para poder participar. Si la democratización posible es la que no molesta a derechistas autoritarios, seamos serios ¿Que democratización es esa?

Juanita León

20 de Septiembre

773 Seguidores

Yo creo que es muy positivo que haya expresiones radicales y que se garantice ...+ ver más

Yo creo que es muy positivo que haya expresiones radicales y que se garantice su expresión. Pero a la vez que esas expresiones radicales dejen expresarse a otras fuerzas más moderadas. Me parece que en el ejemplo de Cachicamo si hay un grupo de ciudadanos que considera que está bien que vaya un programa a denunciar la deforestación no tiene mucho espacio para hacer valer su voz. ¿Tú crees que sí?

Santiago Garcés

21 de Septiembre

0 Seguidores

¿Te referís a gente de la región? Yo creo que sí. Y la verdad me cons...+ ver más

¿Te referís a gente de la región? Yo creo que sí. Y la verdad me consta. No con esa organización campesina en particular, pero si con ese tipo de organizaciones campesinas. La comunicación suele ser directa, abierta y sin ambages ¿Tenés constancia de que en ese caso no dejaron expresar a otras voces? Yo enviaría un corresponsal a cubrir algo así, para contrastar conjeturas.

Santiago Garcés

21 de Septiembre

0 Seguidores

¿te referís al grupo de ciudadanos de Los Informantes? Se chocaron con la&nb...+ ver más

¿te referís al grupo de ciudadanos de Los Informantes? Se chocaron con la realidad de que en Colombia no solo hay individuos-ciudadanos, sino comunidades organizadas. Al respecto uno puede indignarse desde un principio abstracto, o dejar de lado una mirada colonial sobre el asunto, comprenderlo, y haber pedido permiso.

Santiago Garcés

21 de Septiembre

0 Seguidores

¿No te parece que hay que problematizar un poco lo de radical o moderado? Par...+ ver más

¿No te parece que hay que problematizar un poco lo de radical o moderado? Para mi si alguien no quiere una explotación aurífera en su territorio sino una alternativa de desarrollo agro-ecológica es sensato. Si alguien quiere explotar la mina y destinar algunos recursos a pagar externalidades ambientales que no se pueden pagar es un demagogo y un radical.

David Roldán

19 de Septiembre

0 Seguidores

Es interesante, además, observar el papel de la fuerza pública en los territ...+ ver más

Es interesante, además, observar el papel de la fuerza pública en los territorios. Por lo menos dan cuenta del primer eslabón de la "institucionalidad", ligada la seguridad personal (una de las dimensiones de la seguridad humana). Una fuerza pública comunitaria, menos punitiva, que acompañe más técnicamente a los alcaldes y gobernadores...

GMolano

19 de Septiembre

0 Seguidores

Efectivamente el que nada debe nada teme, no se debio jamas estorbar a lo...+ ver más

Efectivamente el que nada debe nada teme, no se debio jamas estorbar a los periodistas y su mision. Pero hay un gran pero, la FLIP emite un comunicado dirigido a un pais de arcangeles donde los directores de medios NUNCA manipulan la informacion con motivos ulteriores. Poca autocritica de parte de la FLIP no preguntarse porque paso todo esto y solo quejarse.

Juanita León

20 de Septiembre

773 Seguidores

La función de la Flip es defender la libertad de prensa, incluso de la prensa...+ ver más

La función de la Flip es defender la libertad de prensa, incluso de la prensa mala. Creo que sería absurdo darle a una ong el poder de decidir qué prensa le parece buena y cuál no. Y solo proteger la buena. Su 'queja' es que alguna gente decida que los periodistas no pueden entrar a algun lugar.

GMolano

19 de Septiembre

0 Seguidores

Los Informantes es un espacio periodistico con una extraña mezcla de una supu...+ ver más

Los Informantes es un espacio periodistico con una extraña mezcla de una supuesta seriedad y mucho sensacionalismo. La directora, la Arango no es un referente de imparcialidad. Creo que primero se va a congelar el infierno antes de que la FLIP saque un comunicado exponiendo las practicas poco profesionales de ciertos periodistas de cara al conflicto.

Juan Sebastián Gómez Vega

19 de Septiembre

0 Seguidores

Hago eco al comentario de Jgm, muy bueno. Por otra parte, me parece interesant...+ ver más

Hago eco al comentario de Jgm, muy bueno. Por otra parte, me parece interesante estudiar el origen de esa desconfianza con los medios por estas organizaciones sociales. No es sólo por que es un tema delicado. Es una historia también de conflicto. Y, como dice Juanita, un nuevo escenario en de participación al que no estamos acostumbrados.

GMolano

19 de Septiembre

0 Seguidores

Recuerdo por alla en el 2008 cuando se empezo a destapar los falsos posit...+ ver más

Recuerdo por alla en el 2008 cuando se empezo a destapar los falsos positivos, el Sr. Uribe acuño su fatidica frase "no estarian recogiendo cafe". Hubo medios que revictimizaron a las madres de Soacha descalificando las muertes exponiendo el prontuario de los muertos. Nunca hubo un comunicado de la FLIP o cosa parecida disculpandose, la disculpa de la informacion oficial.

GMolano

19 de Septiembre

0 Seguidores

Esta vision de este "nuevo" capitulo de participacion ciudadana rural es ...+ ver más

Esta vision de este "nuevo" capitulo de participacion ciudadana rural es una vision muy urbana. No dudo que plantea conflictos, porque desafortunadamente la percepcion de desarrollo humano y social que tenemos en la ciudad es distinta a la del campo. Ese debe ser el objetivo, empezar a conciliar otras formas de desarrollo humano en las regiones.  

Santiago Garcés

20 de Septiembre

0 Seguidores

Juanita, debo decir que no me esperaba semejante nivel de conservadurismo en u...+ ver más

Juanita, debo decir que no me esperaba semejante nivel de conservadurismo en una nota escrita por vos. El título ya me generó sospechas, pero buena parte del contenido se me hace inverosimil desde una perspectiva democrática. Resulta que ahora una cosa es una sociedad con alta conflictividad social y otra muy distinta es una democracia vigorosa? Faltaba más!

Juanita León

20 de Septiembre

773 Seguidores

hola Santiago,

Yo estaba tratando de mostrar el potencial y el ries...+ ver más

hola Santiago,

Yo estaba tratando de mostrar el potencial y el riesgo. y en realidad se refiere a dos caras de lo mismo. Creo que entre más participación haya mejor siempre y cuando esa participación no esté instrumentada por las fuerzas más autoritarias en el territorio. Por eso creo que el foco de la cooperación internacional y del Estado debería estar en fortalecer a las organizaciones sociales para que le puedan hacer contrapeso a las organizaciones más radicales. El episodio de Cachicamo me parece un escenario muy riesgoso para la democracia.

Santiago Garcés

21 de Septiembre

0 Seguidores

Hola Juanita. No estamos de acuerdo. No creo que haya que hacerle contrap...+ ver más

Hola Juanita. No estamos de acuerdo. No creo que haya que hacerle contrapeso a las organizaciones sociales radicales per se, ni mucho menos que organizaciones radicales sean sinónimo de fuerzas autoritarias en los territorios. Me gustaría saber de donde sacás eso. Además, en contraste con lo que decís, creo que las organizaciones sociales y populares deben ser autónomas del Estado...

Santiago Garcés

21 de Septiembre

0 Seguidores

y que la disponibilidad de recursos financieros y técnicos para las organizac...+ ver más

y que la disponibilidad de recursos financieros y técnicos para las organizaciones no debe estar mediado por su cercanía o lejanía con los proyectos gubernamentales.Lo que proponés me recuerda un poco a la manera y al sentido como el neoliberalismo se ha reapropiado de mecanismos de participación como los presupuestos participativos. Tal vez por radical eso no me gusta ni cinco jajaja

PEDROELGRANDE

20 de Septiembre

0 Seguidores

Eliminamos este mensaje porque viola nuestras reglas de usuario.

Ju...+ ver más

Eliminamos este mensaje porque viola nuestras reglas de usuario.

Juanita

Fernando Echavarria

20 de Septiembre

0 Seguidores

Democracias tienen constitucion que definen las reglas del juego desde lo...+ ver más

Democracias tienen constitucion que definen las reglas del juego desde los cabildos hasta el congreso. El estado somos todos no es solo el ejecutivo donde radica el problema de este acuerdo. Mejorar la calidad de vida creando un ambiente propicio para atraer inversion debe primar. El radicalimo espanta el mejor intencionado.

DIDUNDI

20 de Septiembre

3 Seguidores

No me queda claro si LSV defiende la 'libertad d prensa' o aprovecha...+ ver más

No me queda claro si LSV defiende la 'libertad d prensa' o aprovecha esto para encontrar puntos d inflexión en la autonomía histórica d ciertas comunidades. No creo q haya acá personas q permitan la entrada a su casa d algún aparecido x el solo hecho d llevar un brazalete d lo q sea.

No dejen ''amarillar' los análisis.

DIDUNDI

20 de Septiembre

3 Seguidores

El estado las Farc y las comunidades tienen su responsabilidad,pero paralelo a...+ ver más

El estado las Farc y las comunidades tienen su responsabilidad,pero paralelo a esto los medios se están quedando en la comodidad d la tal libertad  d prensa. NO se puede amparar un derecho a informar sobre la violación d otros derechos y menos cuando ese mal llamado periodismo está al servicio d un interés d sintonía y d paso el económico, incluso hasta d egos. 

Juanita León

20 de Septiembre

773 Seguidores

Precisamente Didundi el problema es que una comunidad, por más 'autonom...+ ver más

Precisamente Didundi el problema es que una comunidad, por más 'autonomía histórica' que tenga, crea que un municipio es su 'casa' y lo trate como si fuera un bien privado y no uno público. Al parecer tú piensas lo mismo.

PIICIEM

20 de Septiembre

0 Seguidores

Difícil interpretar la actitud de los medios sin observar el daño que con su...+ ver más

Difícil interpretar la actitud de los medios sin observar el daño que con sus opiniones le hacen a los Colombianos. Están convertidos en los videntes más grandes de la historia trazando el destino político y económico de Colombia. Fatalismo TERRORISTA es lo único que trasmiten  estimulando la violencia y el resentimiento.

Juanita León

20 de Septiembre

773 Seguidores

Estoy de acuerdo contigo en que a los medios nos hace falta mucha autocrítica...+ ver más

Estoy de acuerdo contigo en que a los medios nos hace falta mucha autocrítica, pero yo prefiero un país con libertad de hacer prensa mala a que no haya libertad de prensa. Ve a Cuba o a Venezuela o Burma y verás la diferencia.

??? ??????

20 de Septiembre

0 Seguidores

Todos los comentarios se centran sobre lo que pasa en esta comunidad, sería b...+ ver más

Todos los comentarios se centran sobre lo que pasa en esta comunidad, sería bueno verificar si existe esa misma usurpación de la autoridad por parte de otras comunidades, porque este tipo de hechos, no son ni movilización, participación, consulta o marcha... es simplemente arrogarse funciones de policia administrativa, y casi judicial.

??? ??????

20 de Septiembre

0 Seguidores

La libertad de prensa es un comodin que se juega depende con que mano se juegu...+ ver más

La libertad de prensa es un comodin que se juega depende con que mano se juegue, la zurda o la derecha. La dos son igualmente mañosas, chillonas y cajas de resonancia de intereses regularmente electoreros.En Colombia muchos creen que sus derechos estan por encima de los demás, y eso no lo piensan no solo los ricachos, son casi todas la criaturas que adornan el país

DIDUNDI

20 de Septiembre

3 Seguidores

Se equivoca LSV al pretender mostrarlos como pequeñas republicas independient...+ ver más

Se equivoca LSV al pretender mostrarlos como pequeñas republicas independientes cuando los mismos ciudadanos hablaron d ''su integridad y seguridad y x la estigmatizacion propia d los medios afines'' a un estado historicamente olvidadizo con esas regiones.

 

DIDUNDI

20 de Septiembre

3 Seguidores

Se equivoca LSV al pretender mostrarlos como pequeñas republicas independient...+ ver más

Se equivoca LSV al pretender mostrarlos como pequeñas republicas independientes cuando los mismos ciudadanos hablaron d ''su integridad y seguridad y x la estigmatizacion propia d los medios afines'' a un estado historicamente olvidadizo con esas regiones.

 

DIDUNDI

20 de Septiembre

3 Seguidores

Se equivoca LSV al pretender mostrarlos como pequeñas republicas independient...+ ver más

Se equivoca LSV al pretender mostrarlos como pequeñas republicas independientes cuando los mismos ciudadanos hablaron d ''su integridad y seguridad y x la estigmatizacion propia d los medios afines'' a un estado historicamente olvidadizo con esas regiones.

 

Clemencia Rodriguez

21 de Septiembre

0 Seguidores

El problema está en centrar la discusión sobre el episodio de Cachicamo en l...+ ver más

El problema está en centrar la discusión sobre el episodio de Cachicamo en la libertad de prensa. Los protocolos que deben diligenciar los medios con las comunidades ANTES de entrar a la comunidad no son cosa nueva. En Australia y Nueva Zelandia, las comunidades Maori y Aborígenes demandan protocolos a cualquier medio que quiera entrar a su territorio.   

??? ??????

21 de Septiembre

0 Seguidores

Maoríes e indígenas australianos, no se pueden comparar con  colonos ag...+ ver más

Maoríes e indígenas australianos, no se pueden comparar con  colonos agrupados en una junta que se atribuyen de manera indebida una autoridad.  En Colombia las comunidades indígenas y por mandato de la constitución gozan de protección y respeto de sus instituciones, así como el reconocimiento a los afros. Los protocolos no son instrumentos discrecionales son consensuados

Clemencia Rodriguez

21 de Septiembre

0 Seguidores

Los protocolos se establecieron desde los 80s, cuando las comunidades, ca...+ ver más

Los protocolos se establecieron desde los 80s, cuando las comunidades, cansadas de las miradas estigmatizantes de los medios, decidieron regular esto. No se trata de impedir la labor de los medios. Se trata de hacerlos concientes de que la forma como narran a las comunidades puede tener un efecto nefasto. A ver si un estrato 7 deja entrar a cualquiera a filmar lo quiera

yakurumaz97

21 de Septiembre

0 Seguidores

Por el afan de tener mas y mas video-oyentes, las dos cadenas de tv quieren en...+ ver más

Por el afan de tener mas y mas video-oyentes, las dos cadenas de tv quieren enviar a sus comentaristas a todas partes, como Pedro por su casa, como si ya no existiera la palabra "auto-regulación".

Álvaro Duque

21 de Septiembre

0 Seguidores

¡Qué tremendo debate que se abre (o se reabre)! Los reclamos del video ...+ ver más

¡Qué tremendo debate que se abre (o se reabre)! Los reclamos del video por la forma como se refieren a esa comunidad en RCN y Caracol pueden ser justos, pero retener una "troupe" de periodistas es una acción violenta.

Clemencia Rodriguez

21 de Septiembre

0 Seguidores

En el ambiente que vive el país, hay que ser muy cuidadosos con el lenguaje. ...+ ver más

En el ambiente que vive el país, hay que ser muy cuidadosos con el lenguaje. Qué quiere decir "retener" a los periodistas? LSV dice que la comunidad les pidió explicaciones y les exigió devolver el material filmado y que "Después de cinco horas dejaron ir a los periodistas." De dónde sale lo de una retención violenta?

??? ??????

21 de Septiembre

0 Seguidores

Hacer una distinción de violenta o pacifica, en el caso de una retención es ...+ ver más

Hacer una distinción de violenta o pacifica, en el caso de una retención es similar al de la mujer ligeramente embarazada, nunca he comulgado con las argumentos absolutos, pero tolerar una retención "no violenta", abre una puerta que guarda otro tipo de consideraciones. Además no es que lo diga LSV, es lo que aparece en el video, habra que buscar uno sin editar.

Álvaro Duque

27 de Septiembre

0 Seguidores

Retener, en este caso, es "interrumpir o dificultar el&nbs...+ ver más

Retener, en este caso, es "interrumpir o dificultar el curso normal de algo".

sroman17

26 de Septiembre

0 Seguidores

Soy lector asiduo de LSV y este artículo es de los pocos a los cuales les he sentido sesgo. Juanita plantea hacer parte de la JD de la FLIP lo cual es transparente, pero como el resto de medios se quedó corta en el autocrítica. No ahonda en la posición de la comunidad de un cubrimiento periodístico por parte de los medios tradicionales.

Soy lector asiduo de LSV y este artículo es de los pocos a los cuales les he sentido sesgo. Juanita plantea hacer parte de la JD de la FLIP lo cual es transparente, pero como el resto de medios se quedó corta en el autocrítica. No ahonda en la posición de la comunidad de un cubrimiento periodístico por parte de los medios tradicionales.

sroman17

26 de Septiembre

0 Seguidores

Por el contrario afirma que la diléctica de izquierda "inevitablemente conduce a una mayor conflictividad social". Entonces, si bien es potestad del autor el enfoque su historia, LSV ha sido un contrapoder dentro del periodismo que acá no se ve, incluso, no es claro si habla la directora del medio o un miembro de la JD de la Flip. 

Por el contrario afirma que la diléctica de izquierda "inevitablemente conduce a una mayor conflictividad social". Entonces, si bien es potestad del autor el enfoque su historia, LSV ha sido un contrapoder dentro del periodismo que acá no se ve, incluso, no es claro si habla la directora del medio o un miembro de la JD de la Flip. 

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia