Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Manolo Azuero · 23 de Agosto de 2015

4400

4

Bucaramanga, la capital de Santander, pone más del 25 por ciento de los votos totales para elegir Gobernador. Y allí, uno de los grandes caciques en la contienda por el Palacio Amarillo, el exgobernador y coronel (r) Hugo Aguilar, con su candidato Carlos Fernando Sánchez, pisó en falso y no la ve muy rosa hacia delante.

Desde que salió de la cárcel de San Gil, hace menos de cuatro meses, después de pagar parte de su condena por pactar con los paramilitares para ganar la gobernación en 2003, el coronel Hugo Aguilar – famoso por ser el policía que mató a Pablo Escobar – abrazó principalmente a dos candidatos clave.

Por un lado y como prioridad, se la jugó por Carlos Fernando Sánchez, el ex director del Parque Nacional de Chicamocha quien aspira a la Gobernación por el movimiento político del coronel, Santander en serio.

Por otro lado, respaldó a Jaime Vargas Mendoza, hermano del poderoso y destituido exalcalde liberal Fernando Vargas, quien apalancado por Aguilar se avaló por la Alianza Social Independiente ASI para aspirar a la Alcaldía de Bucaramanga.

La semana pasada, como lo había anticipado La Silla Santandereana, la candidatura de Vargas se acabó de varar, adhirió al liberalismo, y el coronel y su candidato se quedaron sin fórmula para competir en la mayor fuente de votos santandereanos.

Además, donde quisieron aterrizar para hacer nueva llave, en la campaña del súper poderoso empresario Rodolfo Hernández, que va de segundo en las encuestas de la carrera por la capital, no los recibieron según pudo confirmar La Silla con el propio Hernández y fuentes de la campaña de Sánchez.

A esta debilidad en Bucaramanga, se le suma la fortaleza que el principal rival del coronel y Sánchez, el candidato liberal Didier Tavera, tiene allí mismo y en el municipio vecino, Floridablanca, el tercero más poblado de Santander, como contó La Silla (lo que genera muchas sinergias por la cercanía).

Hace cuatro años, el actual gobernador Richard Aguilar, hijo del coronel (aunque están divididos) y quien ganó las elecciones, triunfó tanto en Bucaramanga como en Florida y de manera holgada (con más de 15 puntos porcentuales de ventaja).

Así, el coronel Aguilar, quien al salir de la cárcel parecía tener el poder de voltear el tablero a su favor, aunque pudo consolidar la candidatura de Sánchez como lo advirtió La Silla, sigue sin unir a su clan (donde un sector en cabeza de su hijo, el gobernador Richard Aguilar, abrió rancho aparte), sin materializar el esperado acuerdo con el uribismo, y pisando enclenque en la capital santandereana.

Vargas los dejó plantados y el consuelo es todavía un plan: Los Carlos

A comienzos de este año uno de los candidatos favoritos en la competencia por la Alcaldía de Bucaramanga, según las encuestas, era Jaime Vargas Mendoza. Hermano del destituido pero poderoso ex alcalde de Bucaramanga Fernando Vargas y ex asesor del alcalde en ejercicio Lucho Bohórquez, Vargas marcaba en las encuestas sólo por detrás del ex senador liberal Honorio Galvis quien al final no compitió.

Con el paso del tiempo, sin el aval de su Partido Liberal y sin el respaldo público de su hermano Fernando, la candidatura de Vargas fue perdiendo peso. Su salvavidas, sin embargo, fue Santander en serio, en cabeza de Hugo Aguilar y su candidato a la Gobernación Carlos Fernando Sánchez. Hicieron formula y terminó avalado por la ASI para ganar la Alcaldía, después de que esta colectividad cerrara un acuerdo con el coronel para avalar varios de sus candidatos en el departamento en todos su niveles.

Según una fuente de la campaña de Sánchez, cercana a este y al coronel Aguilar (quien aporto recursos a la candidatura en Bucaramanga), el acuerdo con Vargas incluía a su hermano Fernando, aunque este públicamente siempre dijo apoyar al liberalismo. La Silla no lo pudo confirmar.

Lo cierto fue que Jaime Vargas salió a hacer campaña con Sánchez y el coronel de gancho, inscribió su candidatura y la lanzó en el Norte, el sector popular de Bucaramanga, también con Aguilar presente.

Al final, por muchas razones ya aquí contadas, la campaña se terminó varando, Vargas adhirió al candidato del liberalismo Carlos Ibáñez (primero en las encuestas) y Sánchez se quedó sin formula.

Esto con el agravante de que el liberalismo también avala a Didier Tavera, tal vez el principal contrincante en el camino hacia el Palacio Amarrillo de la Gobernación (es decir, Ibáñez oficialmente está con Tavera). A esto se suma que los liberales, en Bucaramanga, no sólo recogieron a Vargas sino que mantienen la Alcaldía y son mayoría en el Concejo. Según varias fuentes consultadas por La Silla, la maquinaria roja pone de entrada más de 50 mil votos que representan casi un cuarto del potencial de la capital santandereana.

La versión de la campaña de Sánchez y el coronel Aguilar, es que Vargas adhirió a Ibáñez por Bucaramanga pero no a Tavera por la Gobernación. Y que desde dicha campaña, liderará una estrategia denominada “Los Carlos”, que aglutine fuerzas políticas que apoyen al liberalismo en la carrera por la Alcaldía y a Sánchez en la disputa por ser Gobernador.

La idea de “Los Carlos” trata de imitar una campaña de hace cuatro años, muy exitosa, que se llamó los Aguiluchos, bajo la cual se reunían fuerzas que apoyaban al candidato de los liberales en Bucaramanga (Lucho Bohórquez) y al aspirante del clan Aguilar (Richard Aguilar) a la Gobernación. Sin embargo, en este punto, a dos meses del día de las votaciones, eso todavía no está andando en el terreno e Ibáñez y Tavera, en cambio, sí están haciendo campaña juntos.

Con los rojos en llave por la Gobernación y por la principal Alcaldía de Santander, los otros candidatos por Bucaramanga tampoco están con Sánchez.

El candidato de La U, Jhan Carlos Alvernia, oficialmente tiene que estar con el candidato de La U a la Gobernación, el ex congresista Holger Díaz.

El candidato del Mais, Sergio Isnardo Muñoz, quien cuenta con el respaldo de la cuerda política del gobernador en ejercicio Richard Aguilar, no está con ningún candidato en particular pero sus círculos, según le confirmó el propio Muñoz a La Silla, son cercanos a la candidatura de Díaz al Palacio Amarillo. El Mais lo apoya oficialmente y la cuerda del Gobernador es el principal sustento de Díaz en la carrera.

Hasta aquí, dentro de la baraja de candidatos, queda pendiente el empresario Rodolfo Hernández, quien aspira por firmas y marca segundo en las encuestas. Junto a Ibáñez es el favorito para ganar la Alcaldía. Sin embargo, tampoco apoya a Sánchez y al coronel, a pesar de que lo buscaron.

Sánchez quería con Hernández (pero Hernández no quiso con Sánchez)

Con Jaime Vargas Mendoza (su ex formula) afuera de la carrera, incluso antes, cuando aún se estaba varando y no era todavía oficial su salida, Carlos Fernando Sánchez buscó al candidato a la Alcaldía de Bucaramanga, Rodolfo Hernández, para que sellaran una alianza. Hernández le confirmó a La Silla que Sánchez lo visitó en su apartamento (que es su sede campaña) y así se lo propuso.

“Él me pidió una cita, vino aquí, a decirme que me invitaba a que lo apoyara, a que nos uniéramos, que ellos tenían la infraestructura para ganar”.

Sin embargo, Hernández, según le explicó a La Silla, declinó la propuesta.

“Le dije, cordialmente, le agradezco mucho la oferta pero nosotros somos independientes y vamos a seguir con eso. Después de todo este trabajo, ir y alzarle el brazo al coronel (Aguilar) sí me da mucha jartera”.

Según este candidato, que se avaló por firmas para ganar la Alcaldía, ni con Sánchez ni con ninguno otro candidato a la gobernación piensa cerrar alianza, aunque reciba apoyos de todos.  

“Ni tengo, ni me interesa tener candidato”, dice. “Yo en mi intimidad decidiré por quien voto, pero estoy concentrado es en lo de la Alcaldía y ahí me apoyan de muchos lados”.

Hernández, quien es uno de los más opcionados en la contienda, para derrotar la maquinaria liberal, tiene a su favor que cuenta con el respaldo de su propio capital económico, de gran parte de la clase empresarial y de una franja de opinión; franja que ha venido recogiendo con su discurso dedicado a atacar a los políticos tradicionales y a la corrupción.

Además, aunque no cuenta con el aval oficial del Centro Democrático, el expresidente y senador Álvaro Uribe dijo en Bucaramanga que Hernández era su candidato y un sector del uribismo, liderado entre otros por José Obdulio Gaviria, lo apoya. De hecho, este sector, según confirmó La Silla, le ha insistido a Hernández (sin éxito) en que apoye a Sánchez y al coronel Aguilar.  

Sin la alianza con Hernández, sin formula definitiva para competir en llave por la Alcaldía y la Gobernación, a Sánchez y a su padrino el coronel Aguilar les queda sólo la ASI y la estructura de Santander en serio.

En Bucaramanga lo de la ASI es incipiente y su lista al Concejo no tiene mayor peso electoral. Hoy este partido apenas cuenta con una de 1 de 19 curules en el cabildo.

Lo de la estructura sí puede ser consuelo. De acuerdo a una fuente de la campaña de Sánchez, en Bucaramanga tienen líderes en las 17 comunas y está preparada la logística para el día electoral (los taxis y los buses para mover a los electores, la infraestructura que le ofrecieron a Hernández).

Falta ver si esto es suficiente para derrotar a la maquinaria de los liberales, que incluye también, valga decirlo, a los Conservadores, al viejo PIN y a gran parte de Cambio Radical.

 

Comentarios (4)

Yesid H Elo C

24 de Agosto

0 Seguidores

Se indignan por la plata derrochada en el santísimo, pero van a votar por los...+ ver más

Se indignan por la plata derrochada en el santísimo, pero van a votar por los candidatos de los aguilares.
¿Ha investigado la Silla Santandereana acerca de otro parque, estilo panachi y el cerro del santísmo, pero esta vez en pescaderito? abran el ojo que ese es el siguiente negocio de los aguilares. Por cierto hay rumores que en la recta final los candidatos de los aguilares de unirán para llegar fortalecidos.

Prada

24 de Agosto

1 Seguidores

Ahora sí. Desapareció por completo La Política y solo quedaron políticos. ...+ ver más

Ahora sí. Desapareció por completo La Política y solo quedaron políticos. Por eso, todo depende de quién se une con quién, en lugar de quién propone qué.

A veces echan discursos para la galería, pero para todo el mundo es obvio que esta política es un asunto de negocios personales, de los políticos, que pagamos entre todos los que trabajamos y producimos.

Por eso, TODAS las columnas dedicadas al análisis político se reducen hoy a barajar nombres, en lugar de propuestas. ¿Acaso este artículo mencionó propuestas? No, solo nombres, maniobras, alianzas, consorcios, sociedades temporales, cómo se financian, quienes son o serán los cómplices del que pone su foto en el tarjetón, ah ... y grupos de votantes que reciben instrucciones de última hora sobre por quién votar. Una democracia estúpida.

edgar aguilera

25 de Agosto

0 Seguidores

yo no puedo pensar en hacer negocios, para mi mismo, lo del santisimo fue un e...+ ver más

yo no puedo pensar en hacer negocios, para mi mismo, lo del santisimo fue un error grave, porque vemos hospitales quebrados, el de velez, barbosa puente, no es justo con tanta necesidad gastarce mas de 60 mil
millones en este proyecto, y entonces ahora venimos ha pedir votos, cuando nos descuidamos en lo mas importante salud y educacion.

edgar aguilera

25 de Agosto

0 Seguidores

yo no puedo pensar en hacer negocios, para mi mismo, lo del santisimo fue un e...+ ver más

yo no puedo pensar en hacer negocios, para mi mismo, lo del santisimo fue un error grave, porque vemos hospitales quebrados, el de velez, barbosa puente, no es justo con tanta necesidad gastarce mas de 60 mil
millones en este proyecto, y entonces ahora venimos ha pedir votos, cuando nos descuidamos en lo mas importante salud y educacion.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia