Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por LaSillaVacia.com · 16 de Abril de 2016

1831

0

A la gobernadora guajira no la afectaron los ruidos por su alianza política con el cuestionado exmandatario Kiko Gómez para elegirse. Tampoco ha afectado mayormente a su gobierno la tragedia del pueblo wayuu, que le ha tocado enfrentar estos primeros meses. A esa buena estrella de Oneida Pinto se suma ahora que tendrá contralor departamental amigo.

Se trata del recién posesionado Andris Salas, quien viene de ser una de sus fórmulas en las regionales de octubre pasado. Economista de 34 años y exsecretario de despacho en los gobiernos de Rafael Ceballos (Alcaldía de Riohacha) y José María 'Chemitas' Ballesteros (Gobernación), el nuevo contralor de La Guajira pujó por el cargo de alcalde de los riohacheros con el aval del Partido Liberal.

Tres meses antes de las elecciones, en julio de 2015, firmó un acuerdo con la llamada princesa negra guajira que iba respaldada por el vargasllerista Cambio Radical y desde entonces los dos aspirantes hicieron buena parte de sus campañas de la mano.

Salas ha dicho a medios locales que liderará la entidad con independencia y eficacia. Pero en La Guajira política están convencidos de que su evidente cercanía con Oneida podría terminar garantizándole a ella un buen trato por parte de quien tiene la obligación de hacerle control y vigilancia fiscal a su gestión. Mucho más teniendo en cuenta que fue elegido en la Asamblea gracias a los votos de la coalición de Pinto.

Eso también lo creen porque la trayectoria del nuevo Contralor tiene un carácter mucho más político que técnico. Andris Salas y su familia han sido tradicionales aliados políticos de la casa Gnecco del Cesar, cuyas cabezas nacieron en el sur de La Guajira.

Son tan cercanos que en las legislativas de 2014 los Gnecco tuvieron un comando de campaña para su senador, José Alfredo Gnecco, en un parqueadero de la familia de Andris Salas.

En los próximos meses se sabrá si las expectativas que genera su nombramiento tienen asidero como todos creen.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia