Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Ángela Hurtado · 08 de Noviembre de 2016

2042

0

Desde la semana pasada, el alcalde de Buenaventura Eliecer Arboleda está preparando un remezón en su gabinete para diciembre de este año. El que parece que no se moverá de su puesto por ahora es su asesor de cabecera, Édison Bioscar Ruiz, abogado y amigo del ex representante a la Cámara sucreño Yahir Acuña, y que está sonando como su candidato para competir por las curules afro en el 2018.

Desde que llegó al cargo de asesor en enero, Ruiz se ha convertido en el vocero casi que oficial de la Alcaldía de Buenaventura. Es quien responde por el Alcalde sobre todo en los temas difíciles y de relevancia nacional como los que tienen que ver con el Puerto. Así, el abogado ha ganado mucha visibilidad a pesar de que no tiene votos. Esa es la movida de Acuña para catapultarlo al Congreso, según cuatro fuentes que conocen a la política bonaverense y a Acuña.

El salto a Buenaventura

El nombre de Edison Bioscar Ruiz no es nuevo en Buenaventura. Sin embargo, para cinco fuentes consultadas por La Silla, que el Alcalde lo hubiera nombrado en su gabinete sí fue una sorpresa.

Edison Bioscar empezó en su juventud su carrera política en el puerto como edil comunero pero entró realmente en la política en Cali de la mano del ex senador condenado por parapolítica, Juan Carlos Martínez Sinisterra.

En su alianza con Martínez, Ruiz llegó al Concejo de Cali en el 2008 por Convergencia Ciudadana (el viejo PIN, hoy Opción Ciudadana), que logró meter tres concejales ese año. Y con él, en 2011, se lanzó a la Alcaldía de Cali por el PIN pero Ruiz se retiró un mes antes de las elecciones cuando tenía una intención de voto de un uno por ciento, según la encuesta del periódico El País de ese entonces.

Un año después, Bioscar rompió cobijas con Martínez, argumentando que de ahora en adelante sería “su propio jefe”. “La verdad es que con Martínez ganó mucho, pero también recibió mucho maltrato”, contó una persona cercana a Opción Ciudadana.

Bioscar se mantuvo en Opción Ciudadana como secretario del partido y aunque pasó de agache, no se desentendió de la campaña por la Alcaldía de Buenaventura el año pasado.

Dos políticos que conocen bien la movida en el Puerto le contaron a La Silla que en un principio, Ruiz acompañó la candidatura de Yovana Rodríguez, la candidata oficial de Opción Ciudadana que le competía al actual alcalde Eliecer Arboleda. Esa jugada los sorprendió, porque Bioscar Ruiz es amigo y compadre de vieja data del hoy alcalde.

“Es el padrino de su hija” nos contó una fuente que conoce la política local. Ambos se conocieron hace 35 años cuando fueron ediles de la escuela de Ceferino Mosquera, hoy presidente de la Federación de comuneros del Valle del Cauca, como lo dijeron tres fuentes políticas, un periodista y el mismo Édison Bioscar.

Sólo hasta el final de la campaña, terminó en la orilla de Eliécer Arboleda que ganó con el respaldo de la gobernadora del Valle, Dilian Francisca Toro. Y desde enero de este año, el alcalde Arboleda nombró a Édison Bioscar Ruiz como su asesor de despacho y apoderado en algunos chicharrones jurídicos.

El escudero del Alcalde

Ruiz no tiene un poder real en la Alcaldía de Eliecer Arboleda, donde la que manda según supo La Silla es la gobernadora y madrina política del Alcalde, Dilian Francisca Toro, según cinco fuentes consultadas por La Silla. No obstante, desde que llegó en enero al Puerto, recién mudado de Sincelejo, se ha convertido en el escudero del Alcalde, como él mismo lo dice.

Aunque oficialmente, Édison Bioscar es el asesor, en la práctica es su voz pública, sobre todo en las decisiones más polémicas que ha tomado esa Alcaldía.

“Es su compadre, y Eliécer le tiene pánico a los medios”, le dijo a La Silla una fuente cercana a la Administración.

Fue él, por ejemplo, quien le puso el frente al escándalo que armaron los empresarios del Valle ante la decisión de la Alcaldía de cerrar las obras del Puerto Aguadulce, en junio de este año.

A pesar de que La W intentó hablar con el alcalde, fue Ruiz quien explicó la decisión ante los micrófonos. Según él, la licencia de Aguadulce se dio con irregularidades desde la administración pasada y no cumplía con el plan parcial de la ciudad por lo que no pagaban impuestos ni dejaban entrar a los supervisores de la Alcaldía. 

La decisión igual generó polémica, porque el municipio tiene el 15 por ciento de las acciones de la Sociedad Portuaria y Aguadulce será su competencia.

Al final, el vicepresidente Germán Vargas Lleras intervino, llamó a la gobernadora y le exigió la reapertura de las obras. De inmediato, el alcalde personalmente quitó el sello.

“Eso no sonó en ningún lado, pero al final quedamos de amigos y nos dieron la razón. Aguadulce ahora paga impuestos, se acogió al plan parcial y dejan entrar a los supervisores de la Alcaldía”, dice Bioscar Ruiz para justificar la medida.

En esa misma entrevista en La W, Ruiz defendió a Arboleda por las dudas que se armaron sobre la validez del título de bachillerato del Alcalde, que de confirmarse, lo inhabilita para ocupar el cargo. “El día que le pidan el diploma él lo dará, pero hasta ahora no se lo han solicitado”, le aseguró Ruiz a La Silla y lo ha repetido en otros medios locales.

Esas peleas públicas le han servido a Bioscar Ruiz para hacerse notar en el Puerto, lo que se convertiría en su principal activo para ser el candidato de Yahir Acuña para las elecciones legislativas de marzo del 2018, según cuatro fuentes consultadas por la Silla.

“Eso ya se veía venir, su objetivo y el de Acuña es la curul afro”, dijo una de las fuentes que como todas las consultadas para esta historia pidió la reserva de su nombre. “Bioscar es el candidato de Yahir para la curul de las negritudes”, agregó otro.

Acuña vuelve y juega por los afro

Aunque Bioscar Ruiz no le negó a La Silla Pacífico sus intenciones de ser candidato a la Cámara en el 2018, sí negó que lo hiciera en representación de Acuña.

No obstante, su historia juntos hace crecer los rumores de que con Édison Bioscar, esta sería la tercera vez que Acuña compite por las curules afro donde necesita mínimo 40 mil votos para alcanzar un puesto, según explicó un ex candidato de esa circunscripción a La Silla Pacífico.

Acuña fue representante por las negritudes en el 2010, y puso dos fichas en el 2014 en el Congreso a pesar de que no eran afros: la fallecida María del Socorro Bustamante y Moisés Orozco Vicuña por Ébano por Colombia, movimiento avalado tras bambalinas por Acuña, como reveló La Silla Caribe. Ambas las perdió en septiembre.

La cercanía de Acuña con Édison Bioscar, como contó La Silla Caribe, quedó en evidencia en las elecciones regionales del año pasado. Era la ficha de Yahir en la copresidencia del Partido y lo respaldó para que el viejo PIN le diera el aval a la gobernación de Sucre a la esposa de Acuña, Milene Jaraba.

 

Además, en diciembre y luego de que Yahir perdiera las elecciones, Édison Bioscar acompañó su ofensiva jurídica en contra de los elegidos por el Partido Liberal a la asamblea, el concejo de Sincelejo, alcaldías y del gobernador de Sucre, Edgar Enrique Martínez.

“Soy experto en derecho electoral, esas demandas las hice a motu proprio”, explica Ruíz. Dice que su etapa en Sucre, donde lo llamaron “a organizar el partido y no como subalterno de Yahir Acuña”, ya se cumplió. Que ahora es solo un militante común y corriente y su apuesta está en Buenaventura.

Su problema, según una fuente que lo conoce desde sus inicios con Juan Carlos Martínez, es que aunque “es un tipo inteligente, no te pone votos” como demostró en su último intento por llegar a un cargo público en el Parlamento Andino, en el que su lista obtuvo 309.970 votos, pero terminó ganando el voto en blanco con unos 3 y medio millones de electores.

Sin embargo, Ruiz ha logrado mantenerse en política por ser un defensor a ultranza de sus amigos de tolda, al punto de poner el pecho por ellos, dice la misma fuente.

Por eso, podría ser clave aliarse con un político como Yahir Acuña que sacó 134 mil votos en las elecciones legislativas del 2014, alcanzó a tener una bancada propia con otro representante de su lista, y ponerle votos a siete senadores y se cotizó incluso con Santos a quién apoyó entre las tinieblas, como contó La Silla.

Y evidentemente su otro amigo clave para alcanzar la curul afro es el alcalde de Buenaventura, Eliecer Arboleda, que aunque no le pone votos, sí le da la vitrina en el puerto.

Acuña tendría con Édison Bioscar una ventaja que no tuvo con su anterior apuesta a las curules de las negritudes: es afrocolombiano y nacido en Mosquera, municipio de la costa pacífica nariñense. Solo necesitaría el aval de un consejo comunitario afrocolombiano, y Buenaventura es el sitio estratégico, pues tiene 60, según el Ministerio del Interior.

“Obtener ese aval no es muy difícil con el tipo de líderes que hay en algunos consejos”, insinuó una fuente de las negritudes, refiriéndose a que podría negociar el aval a cambio de beneficios políticos o económicos.

La definición de esta jugada se dará en el camino al 2018, donde también saldrán a escena los otros intereses de Yahir Acuña que ya sea en Sucre o en Buenaventura, no desiste de reencaucharse en el poder.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia