Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Antonio Canchila García · 21 de Julio de 2016

Karina Cabrera Donado junto a su esposo, el representante sucre?o Nicolás Guerrero, en la pasada campa?a, cuando ella aspiraba a la Alcaldía de Sincelejo.

1158

0

Los afectos del Gobierno Nacional con algunos congresistas llegan incluso hasta sus esposas. Ese es el caso del representante de Sucre por La U Nicolás Guerrero, cuya esposa acaba de ser nombrada como jefa de la Oficina de Gestión Regional del Departamento de la Prosperidad Social DPS, una entidad que maneja ese partido.

Se trata de la exconcejal de Sincelejo Karina Cabrera Donado, quien fue la carta de esa colectividad por la Alcaldía de esa ciudad en las pasadas regionales.

Cabrera es abogada, especialista en derecho público y administrativo, pero su carrera profesional ha estado más ligada a los cargos de elección popular que a lo técnico.

Fue concejal de Sabanagrande, Atlántico, por dos períodos y en 2015 renunció al Concejo de Sincelejo para aspirar a la Alcaldía. También fue personera delegada en el Distrito de Barranquilla, asesora externa en los departamentos de Sucre y Córdoba y asesora de la Alcaldía de Sincelejo.

 

El cargo al que llega ahora es importante porque desde Bogotá tendrá que coordinar las 35 oficinas regionales del DPS y vigilar el diseño y cumplimiento de políticas públicas de inclusión de comunidades en todo el país, lo que implica un contacto directo con alcaldes y gobernadores.

La Silla consultó a Tatyana Orozco, directora del DPS, sobre el criterio para la selección de Cabrera más allá de su filiación política y nos respondió que “tiene amplia experiencia en temas regionales, lo que le da herramientas para entender el territorio, que es lo que necesitamos en ese cargo pues debe tener una visión de cómo se manejan las cosas en las regiones”.

Como lo contó La Silla, la aspiración de Cabrera en principio hizo parte de la estrategia denominada Toconya (todos contra Yahir) que se inventó la Unidad Nacional para frenar al cuestionado Yahir Acuña en su carrera por quedarse con la Alcaldía de Sincejelo y la Gobernación de Sucre. Sin embargo, La Silla conoció que finalmente el representante Guerrero y su esposa terminaron apoyando a Acuña.

Roy Barreras estuvo haciéndole campaña en terreno, pero la exconcejal al final perdió la Alcaldía con 11.584 votos, y quedó dos puestos por debajo del actual mandatario de la capital sucreña, el liberal Jacobo Quessep. 

.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia