Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Jineth Prieto · 13 de Enero de 2016

8218

0

Durante los últimos días de la administración de Lucho Bohórquez en la Alcaldía de Bucaramanga  y en medio del creciente déficit de tesorería de la ciudad (pasó de $48 mil millones a $300 mil millones en los últimos cuatro años) muchas fueron las denuncias que se conocieron por la presunta contratación de última hora de miles de millones de pesos del Municipio.

A dos semanas de que Bohórquez hubiera salido de la principal alcaldía de Santander, La Silla le hizo un barrido a todos los contratos firmados por esa administración y sus institutos descentralizados desde el 26 de octubre (cuando terminó la ley de garantías) hasta el 31 de diciembre, y encontró que un total de $44 mil millones (lo mismo que costaba hacer una de las obras que fueron pagadas por valorización en el cuatrienio) fueron comprometidos en ese periodo de tiempo.

Desde licitaciones que como de costumbre cerraron con un solo oferente, adiciones a contratos con un mes de firmados, compra de obras de arte y hasta viajes de diversión y esparcimiento para funcionarios, hicieron parte de la inversión de la millonaria suma.

Así se cerró la contratación de Bohórquez.

1

En manos de los contratistas de siempre quedaron miles de millones

La Silla revisó en detalle las nueve licitaciones que fueron abiertas durante las últimas semanas del período de Bohórquez y encontró que varias quedaron en manos de los mismos contratistas que durante el cuatrienio del exalcalde ganaron millonarias sumas en procesos de selección.

Julián Serrano Gómez, el mismo contratista que está al frente del consorcio del Intercambiador de la Avenida Quebradaseca con carrera 15, fue uno de ellos. Construvannex, Codenco y Jhon Fernando Quintero Roa (conocido por haber sido socio de una empresa que era de los familiares del exalcalde Bohórquez) también se quedaron con una partida.

MCI Ingenieros, firma de la que por lo menos hasta noviembre pasado era subgerente la esposa del político conservador, Raúl Cardozo, fue otra de las que se quedó con uno de los contratos de última hora.

 
2

Se hicieron licitaciones millonarias, la mayoría con un solo oferente y varias ya fueron adicionadas

En solo dos meses y pese a que en el mismo periodo de tiempo en 2011, no se licitaron recursos, y a que de hecho en la administración de Honorio Galvis, que concluyó en 2007, solo se comprometieron mediante esa modalidad $1.024 millones, Lucho Bohórquez dejó adjudicados en procesos de esas características $27.552 millones.

A ese escenario se sumó que de las nueve licitaciones, que fueron llamadas para, entre otros, construir muros de contención, arreglar salones comunales a última hora, mejorar parques y escenarios deportivos, seis contaron con un solo oferente.

Tras un rastreo a los contratistas, La Silla encontró que dos consorcios que se quedaron con el mismo número de licitaciones guardan estrechas relaciones. Se trata de los creados por Julián Serrano Gómez y José Libardo Holguín, y por la firma Ingenieros de Servicios Generales de Obra, Insego, en asocio también con Holguín.

Mientras que la primera sociedad se constituyó para obras en la comuna 8 y la segunda para poner en marcha las obras que habían sido concertadas con ediles de la ciudad, este medio logró establecer que además de socios comparten, esos consorcios comparten sede y hasta recibieron adiciones al valor de la obra el mismo día.

Pese a que los primeros días de noviembre esos procesos iniciaron su ejecución, el 22 de diciembre recibieron adiciones por $2.810 millones ($2.500 en del Serrano Gómez y $310 millones en el de Insego).

 
3

Hasta los contratos pequeños se entregaron con un solo oferente

Uno de los principales cuestionamientos a Lucho Bohórquez durante toda su administración estuvo por cuenta de que gran parte de la contratación se entregaba en procesos que solo contaban con un oferente.

Pues bien, al cierre de su administración eso no cambió y por el contrario, se repitió hasta en los contratos con las cuantías más pequeñas.

Por ejemplo, de los 16 contratos que fueron suscritos en los dos últimos meses de la administración de Bohórquez bajo la modalidad de mínima cuantía y que ascendieron a $920 millones, 12 tuvieron solo una propuesta, 3 dos ofertas y apenas uno tres interesados.

Por su parte, a través de procesos de selección abreviada (modalidad que tiene las mismas características de una licitación pero con tiempos más cortos) se suscribieron siete contratos, que ascendieron a los $3.477 millones.

La Silla los revisó en su totalidad y encontró que todos tienen en común que también fueron entregados en procesos en los que solo participó un oferente, pese a lo ordinario de sus objetos (la compra de pólizas, demoler muros, pintar y poner barandas en sitios específicos de la ciudad, entre otros).

Bajo la modalidad de concursos de méritos se contrataron $1.140 millones. En dos de ellos se presentaron dos oferentes y en el restante uno solo.  

 
4

Las propiedades de la Alcaldía salieron a la venta

La Alcaldía vendió a través de dos subastas varios bienes del municipio por $12.452 millones, y pese a que la naturaleza de esa modalidad de contratación es que exista puja entre los interesados, solo un oferente se presentó por cada predio.

En total seis propiedades del Municipio entre locales ubicados en el Centro Comercial Acrópolis, un predio contiguo a la Cárcel de Mujeres de Chimitá y otro terreno en la carrera 19 con calle 16 fueron vendidos.

 
5

Hubo plata hasta para viajes en Bomberos

Entre la contratación de última hora de los institutos descentralizados, que ascendió a $8.921 millones, la gran perla la tuvo Bomberos.

Esta entidad contrató en los últimos dos meses de la administración $5.788 millones, valor que es equivalente a la tercera parte de su presupuesto anual.

Si bien la mayor parte de ese dinero se fue en compra de maquinaria y dotación, La Silla encontró un contrato que fue suscrito por $136 millones para llevar a todos los funcionarios (entre administrativos y operativos) a pasear a San Andrés Islas por 5 noches con todo incluido .

Aunque La Silla logró establecer que el viaje no se ha realizado aún, debido a que por el ‘fenómeno del niño’ les recomendaron a los bomberos no ausentarse de la ciudad, lo cierto es que el contrato está en firme y que el paseo deberá realizarse este año.

 
6

Los contratos de menos de un mes

En las últimas semanas del mandato de Luis Francisco Bohórquez, también se suscribieron 45 contratos directamente por $1.877 millones ($1.705 millones se fueron en un convenio con la Emab y la plata restante en contratistas de prestación de servicios)

Aunque comparado con otros años la vinculación de personal se redujo drásticamente, lo que llama la atención es que algunos de los contratos de última hora de los colaboradores se hicieron solo por dos semanas o menos, de hecho en un caso el contrato se hizo por solo siete días.

 
7

Las obras de arte y los eventos

En el Instituto Municipal de Cultura y Turismo, Imcut, se comprometieron $2.596 millones en 109 contratos. De ese dinero poco más de $600 millones se fueron en la compra de 10 obras de arte para la biblioteca pública Gabriel Turbay y esculturas para diferentes sitios públicos de la ciudad. Entre esos se cuenta la controvertida hormiga de Neomundo.

Otra gran partida fue entregada para realización de más de 100 espectáculos y obras culturales, que según el Instituto, tuvieron lugar entre noviembre y diciembre en la ciudad, y hasta en un festival de rock.  

En ese monto también está incluido el festival Viva Navidad Viva, que quedó en manos de Sandra Barrera, la exesposa del entonces director de ese instituto, Francisco Centeno.

 

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia