Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Jineth Prieto · 17 de Junio de 2016

5297

0

El próximo lunes finaliza el segundo año del periodo de los actuales congresistas. Con base en el reporte de Congreso Visible La Silla revisó el desempeño de los siete representantes a la Cámara y de los cinco Senadores que tienen concentrada su votación en Santander. 

Estas son las 10 conclusiones de este año y el resumen de cómo se movieron.

1

La bancada solo se movió en conjunto para tres temas

La bancada santandereana solo me movió en conjunto para presentar tres proyectos y solo coronaron uno.

Lograron sacar adelante la renovación de la estampilla Pro UIS, que se cobra para recaudar recursos a favor de la Universidad Industrial de Santander, la Universidad de la Paz (en Barrancabermeja) y las Unidades Tecnológicas de Santander.

Los otros dos proyectos buscaban crear el Distrito Metropolitano de Bucaramanga (de los 12 no lo apoyaron cinco: María Eugenia Triana, Lina Barrera, Mauricio Aguilar, Jaime Durán y Bernabé Celis) y la estampilla pro electrificación rural (de los 7 representantes el único que no lo firmó fue Marcos Díaz, y de los senadores lo respaldó Horacio Serpa). No se debatieron y fueron retirados.

 
2

Serpa es el único santandereano con alcance nacional

La figuración de los santandereanos en los grandes debates nacionales sigue siendo casi nula. A excepción del liberal Horacio Serpa, quien como lo contó La Silla es uno de los superpoderosos del departamento, los congresistas de la región casi nunca asumen vocerías de bancadas o temas ni generan opinión. Miguel Ángel Pinto, quien este año estuvo al frente de la Comisión Primera de Cámara, es el que le sigue a Serpa en figuración mediática (está apostándole a la presidencia de la Cámara). 

 
3

Entre más antiguos, menos hacen

Los desempeños de los liberales Édgar Gómez Román y Jaime Durán Barrera, que llevan 16 años en el Congreso, y el senador de Cambio Bernabé Celis Carrillo, quien completa 20, fueron los más pobres de la legislatura: son los que lideraron menos debates de control político y los que menos iniciativas radicaron. A excepción de las ponencias que les asignaron en sus comisiones, su actividad legislativa fue mínima.

 
4

Lina Barrera y Mauricio Aguilar, los más activos

De los 12 congresistas Lina Barrera fue la que más actividad legislativa tuvo: promovió ocho debates de control político y presentó diez proyectos de ley uno de los cuales (la cesión de un predio de la Nación en San Gil -su municipio de origen- para proyectos turísticos) impulsó sola y ya fue sancionado por el Presidente Juan Manuel Santos. Miguel Ángel Pinto, quien presentó 13 proyectos de ley, es el segundo en la lista, además participó como coautor en varios proyectos impulsados por la Nación que terminaron aprobados.

En el Senado, el que más se movió fue Mauricio Aguilar: citó a seis debates de control político y promovió 10 proyectos de ley. Lo siguen de cerca Doris Vega con 12 proyectos de ley y tres debates de control político, y Horacio Serpa con 10 proyectos y cinco debates. 

 
5

No llevaron al Congreso temas de trascendencia regional

La principal deuda de los congresistas es que no llevan a la Nación los temas de trascendencia regional.

Por ejemplo, aunque Barrancabermeja está sumida en una crisis por el anuncio de que la refinería no se modernizará, ninguno se refirió a ese tema en específico. Los que más se acercaron fueron Ciro Fernández y Horacio Serpa, quienes citaron a debates de control político para hablar sobre la crisis del petróleo en general.

En el paro agrario que acabó de levantarse participaron decenas de campesinos santandereados. La inestabilidad para los agricultores es un pendiente que por años se ha discutido en el departamento y que los congresistas regionales han ignorado (a excepción de la crisis cacaotera en 2013).

También está en juego el salvamento a Ferticol, una de las pocas empresas productoras de fertilizantes que tiene el país, que está a punto de liquidarse y en santandereana, pero no se pronunciaron.

Tampoco se pronunciaron sobre la crisis del Plan de Alimentación Escolar, PAE, que en Santander ha tenido varios cuestionamientos. Solo Marcos Díaz llamó a un debate de control político para hablar de la inversión de los recursos destinados a firnanciar ese programa, y Mauricio Aguilar se sumó a un proyecto que quiere crear la Agencia Nacional para la Alimentación Escolar.

Y tampoco se movieron en la discusión sobre el futuro de los habitantes del páramo de Santurbán y los recursos que la Nación ha prometido para ayudarlos. Lina Barrera fue la única que radicó una constancia sobre los atrasos de la Nación en formular un Conpes para los habitantes de los municipios que están en esa zona.

 
6

Más de la mitad de los proyectos que apoyaron fueron archivados

De los 88 proyectos que apoyaron los santandereanos, ya sea solos, en bancada o con otros congresistas, el 56% se hundió por falta de debate o fue archivado por vencimiento de términos, lo que se traduce en que la bancada tiene muy poca influencia en el Congreso, algo que se agudiza porque tampoco trabaja en conjunto. Ese promedio es muy similar en todo el país.

 
7

Los representantes de Santander se metieron en asuntos de otras regiones

Aunque Santander tiene sus propios problemas y sus congresistas no los lideraron, sí le apostaron a los de otras regiones. Fredy Anaya citó a debates para discutir sobre Telecaribe y sobre la situación de 30 mil estudiantes en Cali; Lina Barrera, para hablar del Plan de Desarrollo de San Andrés y Electricaribe; y Marcos Díaz para hablar de los recursos que se le giran a la Serranía de la Macarena.

 
8

Prefieren la agenda de Presidencia

Al igual que todos los congresistas del país que están dentro de la coalición del Gobierno, en términos generales la bancada prefiere sumarse a la agenda de Presidencia antes que impulsar por cuenta propia proyectos de ley que tengan impacto en la región.  Eso tiene dos explicaciones: la primera que son los que tienen más posibilidades de pasar y la segunda que pongen al gobierno a deberles un favor. 

 
9

Varios proyectos beneficiaban a congresistas o funcionarios

Varios de los proyectos benefician a los congresistas o funcionarios. El que igualaba las inhabilidades para representantes y senadores (apoyado por Lina Barrera), otro tiene que ver con la creación de una curul adicional en el Senado por cada departamento (apoyado por Miguel Ángel Pinto), otro con la ampliación del periodo para director general de Senado de la República y director administrativo de la Cámara (apoyado por Miguel Ángel Pinto) y uno con la creación de un Tribunal Nacional de Garantías Constitucionales que juzgaría a aforados (apoyado por Miguel Ángel Pinto y Jaime Durán).

 
10

El proyecto más inútil para la región

El proyecto impulsado en la legislatura por un santandereano con menos utilidad para el departamento y que solo beneficia a un círculo cerrado de ricos (en el país y en Santander) fue presentado por Lina Barrera junto a congresistas de otras regiones. Busca declarar como “raza oficial colombiana y patrimonio genético de la Nación, a la raza de caballo de paso fino colombiano” y ya pasó el primer debate.

 

Esto fue lo que hizo la bancada durante el segundo año legislativo:

Fredy Anaya

Cámara, Opción Ciudadana.

Llamó a cinco debates de control político, tres de los cuales (la situación de Telecaribe y los dos debates por la situación escolar en Cali) no tenían nada que ver con Santander; el cuarto lo citó para que la Procuraduría, la Contraloría, Andesco, los ministerios de Vivienda y Hacienda, la Comisión Reguladora de Agua, CRA, y la Superservicios respondieran por la calidad de la prestación del servicio de agua potable en todo el país.

Ha apoyado ocho proyectos de ley, incluyendo los tres de la bancada santandereana.

Presentó una iniciativa, que terminó retirando, que estaba mandada a hacer para la la Corporación para la Defensa de la Meseta de Bucaramanga, Cdmb, entidad que está bajo la dirección de una cuota de él. Se trataba de incluir en la ley de las áreas metropolitanas que la mitad de los recursos de la sobretasa ambiental sean para las corporaciones autónomas regionales, después de que en 2013 la Cdmb peleó con el Área Metropolitana de Bucaramanga, AMB, por el manejo de esa sobretasa ambiental,. Actualmente el AMB le gira a la Cdmb el 30 por ciento de los recursos.

Los cuatro proyectos restantes están relacionados con temas de alcance nacional: la reglamentación de la jornada única escolar (está en segundo debate), la constitución de Colciencias como Ministerio (el Gobierno está emitiendo un concepto constitucional), una ley del deporte (se hundió por falta de trámite) y una de incentivos para los vehículos amigables con el medio ambiente (pasó a segundo debate).

Lina Barrera

Cámara, Partido Conservador.

Citó en conjunto con congresistas de varias regiones a ocho debates de control político. Aunque está en la Comisión Tercera (económica), tres estuvieron relacionados con Colpensiones y el servicio prestado por las EPS, dos con servicios públicos, uno con el fondo de tierras para la paz y dos con temas de otras regiones (el Plan de Desarrollo de San Andrés y Electricaribe).

Presentó 10 proyectos: uno sola (la cesión de un lote de la Nación a San Gil para turismo) y se lo aprobaron; y tres junto con la bancada.

De los seis restantes, cinco se hundieron (la ley del deporte, el fortalecimiento del Icbf, la obligación de los alcaldes de coordinara sus políticas con el tránsito de motos, el cambio el régimen de inhabilidades para congresistas y  la destinación de parte de las regalías para la formación de docentes), y la declaratoria de la raza del caballo de paso fino como patrimonio genético pasó su primer debate.

Marcos Díaz

Cámara, Centro Democrático.

Junto a congresistas de varias regiones citó a tres debates de control político: uno sobre el incremento de casos de zika, dengue y chikunguña, otro sobre los recursos destinados a los planes de alimentación escolar y otro sobre la plata destinada para la conservación de la Serranía de la Macarena. 

Presentó ocho proyectos de ley. Cinco fueron con su bancada del Centro Democrático: de esos  cuatro -la implementación de una estrategia de mediación en los colegios, la institucionalización del programa de parques seguros, el procedimiento para legalizar la propiedad de los immuebles en donde funcionan colegios públicos y de de tratar el consumo de drogas como un problema de salud pública- se hundieron por falta de debate; el otro (que busca que las pumes usen la banca para el cobro rápido de facturas) pasó el primer debate.

De los tres proyectos restantes, uno lo presentó con la bancada santandereana (la renovación de la estampilla Pro UIS) y fue aprobado; otro, los incentivos tributarios por el uso de vehículos amigables con el medio ambiente, pasó el primer debate; y el que reglamentaría el uso de bolsas plásticas se hundió.

Ciro Fernández

Cámara, Cambio Radical.

Llamó a dos debates de control político con otros congresistas, uno sobre la situación petrolera y otro respecto de un estudio sobre la competitividad de los caficultores.

Apoyó seis proyectos de ley: los tres de la bancada santandereana, dos relacionados con la destinación de un porcentaje del recaudo por electrificación para la conservación de parques y otro el que buscaba que el 10 por ciento de las regalías fueran a innovación tecnológica en temas de defensa- se archivaron; el tercero, los incentivos tributarios para el uso vehículos amigables con el medio ambiente, pasó su primer debate.

Édgar Gómez

Cámara, Partido Liberal.

Citó a dos debates de control político con otros congresistas: unos sobre el Sistema Nacional para la Seguridad Alimentaria y Nutricional, y el otro sobre los resultados de los Tratados de Libre Comercio.

Apoyó cuatro proyectos de ley, los tres de la bancada santandereana y otro, que pasó en primer debate, busca reducir de 1.300 a 1.150 las semanas que deben cotizar las mujeres para acceder a una pensión.

Miguel Ángel Pinto

Cámara, Partido Liberal

No citó a debates. 

Apoyó 13 proyectos de ley: los tres de la bancada santandereana, dos que presentó solo (crea la Notaría Cero en las ciudades donde se titularicen asentamientos subnormales, que pasó el primer debate; y el que creaba un Tribunal Nacional de Garantías Constitucionales para juzgar a los aforados, que se hundió por falta de debate), y dos relacionados con el funcionamiento y elección de congresistas.

El primero busca la creación de una curul adicional por departamento en el Senado (ese congresista sería quien obtuviera la mayor votación en la lista más votada de la Cámara en cada región) y ya superó tres debates; el segundo ampliaba los periodos de los directores adminisrtrativos del Senado y la Cámara de dos a cuatro años, pero se hundió.

También fue coautor del Acto Legislativo para la Paz (aprobado).

María Eugenia Triana

Cámara, Opción Ciudadana.

Citó a ocho debates: cinco relacionados con la política internacional (sobre la situación de la frontera con Venezuela, el pulso por los tesoros del Galeón San José, los resultados de los Tratados de Libre Comercio, y la defensa en el litigio con Nicaragua) y tres sobre temas generales (el servicio militar, el desminado humanitario y el presupuesto para el 2016).

Presentó ocho proyectos de ley, incluyendo dos de la bancada santandereana (la estampilla Pro UIS y la estampilla pro electrificación rural).

Dos más estaban relacionados con incentivos para quienes presten servicio militar (uno pasó el primer debate y el otro lo retiró), otro con la creación de fuero del cónyuge para que si uno de los esposos está desempleado el otro no pueda ser despedido (se hundió), uno más con la creación de un incentivo tributario para que los dueños de pequeños hoteles se certificaran (se hundió), y el último crea el marco ético de los congresistas (ya tiene el primer debate).

Mauricio Aguilar

Senado, Opción Ciudadana.

Citó a seis debates de control político: dos para discutir el cobro de peajes y otros dos para que el Ministerio de Hacienda explicara su política presupuestal, el quinto fue para discutir el papel de Electricaribe y el sexto sobre la crisis de la frontera con Venezuela.

Presentó 10 proyectos de ley, 4 de los cuales ya pasaron al menos un debate (los incentivos para quienes presten el servicio militar, la regulación de las fotomultas, el agua como derecho fundamental y la creación de la Agencia Nacional para la Alimentación Escolar) y 5 se hundieron por falta de trámite (uno que licenciaba la operación de plataformas como Uber, otro creaba el fuero de cónyugue, el tercero creaba un incentivo para que pequeños hoteleros se certificaran, el cuarto regulaba la venta de acciones de empresas, y el quinto volvía la actuación una profesión).

El último lo presentó con la bancada para extender la vigencia de la estampilla Pro UIS.

Bernabé Celis

Senado, Cambio Radical.

Citó a dos debates de control político para conocer los avances del borrador de reforma tributaria de la Comisión de Expertos. Y radicó un proyecto de ley, junto a la bancada santandereana, para extender la vigencia por más años a la estampilla Pro UIS.

Jaime Durán Barrera

Senado, Partido Liberal.

Citó a tres debates de control político: uno para discutir sobre la reserva Thomas Van Der Hammen en Bogotá, otro sobre el incremento de cultivos ilícitos y el tercero para conocer las medidas que tomó el Gobierno por el fenómeno del Niño.

Presentó tres proyectos de ley: uno con la bancada para extender la vigencia de la estampilla Pro UIS (fue aprobado), uno para reglamentar la objeción de conciencia (pasó a segundo debate) y otro para establecer el proceso de investigación y juzgamiento de los aforados (pasó a segundo debate).

Horacio Serpa

Senado, Partido Liberal.

Citó a cinco debates de control político: dos para discutir sobre la crisis de la EPS Caprecom, uno para tratar la crisis del petróleo, otro para conocer las acciones del Gobierno frente al fenómeno del Niño y uno más sobre el proceso de paz con las Farc.

Presentó 10 proyectos de ley: tres fueron los de la bancada santandereana y de los 7 restantes la reglamentación a la objeción de conciencia pasó a segundo debate, 5 se hundieron (la protección a los campesinos, la creación de una Comisión de la Juventud en el Congreso, el servicio social para la paz, el que posibilitaba la participación política de guerrilleros desmovilizados y el convertía a Cúcuta en un Distrito Fiscal y Aduanero), y uno pasó a tercer debate (el que crea los honorarios para ediles).

Doris Vega

Senado, Opción Ciudadana.

Citó a tres debates de control político: dos relacionados con recomendaciones al presupuesto de la Nación para 2016 y uno sobre el "blindaje jurídico" del proceso de paz con las Farc.

Presentó 12 proyectos de ley. Dos los apoyó junto a la bancada santanderaena (el de la creación del Distrito Metropolitano de Bucaramanga -se hundió- y la renovación de la estampilla Pro UIS -fue aprobado-).

De los 10 restantes, tres los presentó sola (la creación de un observatorio de derechos sexuales, la formalización laboral de empleados de salones de belleza, y uno de protección de quienes presentaron servicio militar) pero se hundieron; otros dos que presentó en conjunto (la formalización laboral de actores y la ley del deporte) pero corrieron la misma suerte.

Otros dos proyectos (uno de igualdad de género y la declaratoria de la actividad agropecuaria como de interés público) pasaron a segundo debate, otro (el que crea honorarios para los ediles) pasó a tercer debate, otra creaba el servicio social para la pazy se hundió, y la última (crea medidas de protección del Estado a personas víctimas de ataques con ácido) está recibiendo un concepto constitucional del Gobierno. 

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia