Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Lina Marín · 12 de Junio de 2009

3152

6

La senadora uribista Dilian Francisca Toro quiere sacar adelante una ley pro-salud pública. Los congresistas Luis Fernando Duque y Venus Albeiro Silva quieren una ley más favorable a las tabacaleras.

 

Aprobar una ley antitabaco en el Congreso de Colombia es como pasar un camello por el ojo de una aguja. Senadores y representantes intentan regular el tema sin éxito desde hace 15 años.  Veintidós veces lo han intentado.

El eje de la Ley Antitabaco es prohibir el consumo de cigarrillo a menores de edad. Para eso se propusieron 35 artículos que prohíben publicidad en espacios públicos, patrocinio de eventos deportivos y culturales, venta de cigarrillos al menudeo, tratamiento a personas que quieran dejar de fumar, entre otras.

El martes 16 de junio es la votación final. Hasta ahora se han aprobado 25 artículos y para el martes está pendiente la aprobación de 10 más que corresponden a los temas más algidos, es decir, a los que afectan directamente a las tabacaleras.

Tres empresas están preocupadas hoy por la Ley Antitabaco: la empresa nacional Protabaco y las multinacionales Phillip Morris y BAT. Y cada una, se está empleando a fondo para sacar adelante sus intereses en el Congreso.

Tres congresistas han defendido activamente los intereses de las tabacaleras. Los senadores liberales Luis Fernando Duque y Alfonso Nuñez Lapeira han introducido y defendido cinco modificaciones a la Ley que benefician a las empresas tabacaleras.  Duque dijo a la Silla Vacía que a las empresas tabacaleras se les debe permitir por lo menos hacer publicidad muy regulada porque son empresas lícitas y de lo contrario, esto atentaría contra la libertad de empresa. Otro punto que preocupa a los senadores es la venta al menudeo, que según Duque si se prohíbe, afectaría la economía de los tenderos y los comerciantes.

Recientemente el representante Venus Albeiro Silva fue señalado como la ficha clave de las empresas tabacaleras. Silva firmó una ponencia que incluía  un parágrafo que permitía a los dueños de los establecimientos comerciales destinar  una zona para fumadores.  El Representante se defiende diciendo que él no fue el autor y que los lobbystas nunca lo hubieran buscado a él, porque él es el único del Polo con otro colega en la Comisión VII y son de la oposición.  Sin embargo, Silva defendió la idea de permitir espacios para fumadores ante un nutrido grupo de representantes de la coalición uribista, entre ellos tres médicos, que finalmente estuvieron de acuerdo con él.

Entre todas estas presiones, la posición ambigua del Gobierno no ha ayudado. Y es que su posición no es fácil.

Por un lado al Ministerio de Protección Social le interesa respetar el convenio marco de la Organización Mundial de la Salud que regula la publicidad y uso del cigarrillo.

Pero por otro lado, los Ministerios de Agricultura , Cultura y Comercio tienen intereses diferentes. Agricultura desarrolla un proyecto en 35 mil hectareas de tabaco que beneficia a  25 mil familias. Una de las zonas con mayor intervención es Montes de María donde se desarrollan proyectos de sustitución de cultivos de coca. El Ministerio de Comercio incluyó dentro de el proyecto del TLC  la exportación de 50 mil toneladas de hoja de tabaco al año y está interesado también  en que crezca la demanda dentro del país. Finalmente, el Ministerio de Cultura no quiere que los eventos deportivos y culturales pierdan sus principales financiadores: las tabacaleras.

El Gobierno también quiere proteger la inversión extranjera y el empleo. Las empresas tabacaleras generan 3.800 empleos en todo el país. Y sólo la Philip Morris tiene 500 millones de dolares invertidos en Colombia.

Aunque la senadora ponente Dilian Francisca Toro, del partido de la U, confía en la responsabilidad de los senadores para la votación crucial del próximo martes, el trabajo de los congresistas que están del otro lado este puente festivo será meter y cortar, palabras, comas y puntos que hagan está ley mucho más amigable para las empresas.

Comentarios (6)

pedroelias

13 de Junio

0 Seguidores

poco a poco nos vamos acercando a la conformacion de una nueva mafia .. la del...+ ver más

poco a poco nos vamos acercando a la conformacion de una nueva mafia .. la del tabaco.. entre mas proohibido sea el tabaco mas facil sera la conformacion de estas nuevas mafias .. no aprendemos de la historia .. que tan facil se nos olvido los efectos de la ley antialcohol

Leonard Maiguel

14 de Junio

0 Seguidores

Buenos Días!
Hay que hacer conocer a la opinión publica que el cigarril...+ ver más

Buenos Días!
Hay que hacer conocer a la opinión publica que el cigarrillo es la principal causa de muerte evitable en el mundo, en Colombia mueren más personas por causa del tabaco que por la violencia, el sida y todas las otras drogas juntas. El problema es enorme; la nicotina es más adictiva que la heroína y nos han hecho creer que es algo "normal". El error con los esquemas de prohibición en el mundo es que son totales y deberían ser regulados, crear espacios para los adictos, donde puedan comprar la droga (los cigarrillos) y consumirlos, además tener oportunidades de rehabilitación para aquellos que deseen sanarse.
Felicidades!

Juan Esteban Lewin

15 de Junio

366 Seguidores

Totalmente de acuerdo con el fondo, creo que hay algo que es complicado de man...+ ver más

Totalmente de acuerdo con el fondo, creo que hay algo que es complicado de manejar: el término "droga". Entiendo que el tabaco es droga en tanto crea adicción física y mental. Pero, a la vez, no es una sustancia psicotrópica o como se le quiera decir a aquellas que modifican el normal funcionamiento de la mente (este tema es grande, por aquello de normal funcionamiento mental y de que muchas cosas influyen sobre el cerebro).

Eso implica que hay una relación distinta: el tinto, como el cigarrillo, alteran el cuerpo y la mente de manera relativamente leve y, por lo tanto, son "amigables"; la adicción a ellas no suele implicar un gran cambio en los patrones de comportamiento como sí lo hacen otras drogas. Es por ello que socialmente son diferentes a las mismas.

El tema del tabaco tiene más que ver, creo yo, con otro efecto colateral: sus efectos directos sobre los fumadores pasivos. En esa medida es socialmente más nocivo que drogas más duras. En suma, requiere un tratamiento especial.

Juan Carlos

16 de Junio

0 Seguidores

Con lo que ha pasado vuelve a la escena el lobby y la manera de hacerlo. Creo ...+ ver más

Con lo que ha pasado vuelve a la escena el lobby y la manera de hacerlo. Creo que no está de más que la gente pueda acudir al Congreso a defender sus intereses con razones, y mejor que lo haga abiertamente.

También sería bueno que los congresistas escuchen, lamentablemente la participación de voceros para ellos deben ser calificados, a los demás no los escuchan, a penas se da cumplimiento formal a este derecho ciudadano.

Parece que la gente no supiera que los fumadores sabemos que es malo el cigarrillo Es claro que somos tontos e irresponsables, pero alguien se ha ocupado de medidas para rescatarnos. Particularmente me confieso como un enfermo afectado por este vicio, que no he podido dejar, y claro ustedes no tienen la culpa, pero bueno sería ver en estas inciativas medidas de alivio al respecto.

El ataque frontal al consumo de cigarrillo vs. la dosis personal: me parece que envia un mensaje fariseo. Y yo como fumador no voy a defender lo que no tiene como, solo gracias.

Valentina Moreno G.

16 de Junio

0 Seguidores

No creo que eesta sea la solución adecuada para dicha problemática, porque s...+ ver más

No creo que eesta sea la solución adecuada para dicha problemática, porque si es así, entonces también se debe aprobar una Ley antialcohol. Considero que debe ser tratado como un problema más de educación y salud.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia