Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Antioquia

466 resultados

Los líderes de tierras que temen terminar como Ana Fabricia Córdoba

Desde que el gobierno de Juan Manuel Santos prometió una restitución de tierras el año pasado, los asesinatos contra los líderes de tierras aumentaron. En los ocho años de Uribe fueron asesinados 35 líderes. Y en el gobierno de Santos, que todavía no ha terminado su primer año, ya han asesinado a 11 (ver lista).

Después del asesinato de Ana Fabricia Córdoba en Medellín hace dos semanas, la Mesa de Garantías, que reúne a líderes de víctimas y al gobierno en cabeza del Ministerio del Interior para definir las medidas de protección a las organizaciones de víctimas, quedó congelada.

“Yo no veo voluntad política”, dijo Jahel Quiroga, directora de la Corporación Reiniciar y miembro de la Mesa. Y explicó que solo se volverán a sentar en la mesa cuando el Gobierno les brinde medidas que sean realmente efectivas.

¿Qué propone el Gobierno?

Ya que la Mesa de Garantías quedó en el aire, el Ministerio del Interior decidió que se reuniría con los distintos grupos vulnerables, uno por uno, para discutir quiénes son los líderes amenazados. El jueves pasado fue la primera reunión con comunidades indígenas y afros y el balance no fue tan positivo como esperaban: las organizaciones entregaron al Ministerio una lista de dos mil personas que están siendo amenazadas y el Ministerio dijo que las analizaría, pero que por ahora no se hacía responsable de estas dos mil personas.

“Es imposible ponerle protección a cada uno”, dijo a La Silla Vacía un funcionario del Ministerio que estuvo en esa reunión. “El Ministerio ya protege a 11.200 personas y gasta ochenta millones de dólares por año en protección”.

Ante la sobredemanda, el Gobierno ya decidió que va a discriminar de acuerdo a los casos, pero teme que este proceso sea eterno si los sindicalistas, las mujeres, los defensores de derechos humanos y otros grupos vulnerables con quienes esperan reunirse también presentan listas de dos mil personas. “Hay recursos limitados”, dijo este funcionario.

Esta estrategia de discriminación por falta de recursos es precisamente la que se ha venido llevando a cabo en los últimos años y que fue ratificada por el decreto 1740 que firmó Álvaro Uribe en mayo del año pasado.

En este decreto se establece que los líderes de víctimas solo serán protegidos si van voluntariamente a la Policía para someterse a un análisis de riesgo. Si el riesgo resulta ordinario, se asume que corre el mismo riesgo que cualquier colombiano y no se le dan protecciones especiales, porque se parte de la premisa que todos los colombianos corremos cierto riesgo. Si se califica como extraordinario, tiene derecho a un avantel, un chaleco de balas, escoltas o rondas de policía otorgadas por el Ministerio del Interior.

“El problema es que muchas veces quienes hacen el estudio no conocen el contexto en el que vive la persona, no saben lo que pasa en la región. Yo conozco mucha gente que le hacen un atentado y luego el estudio de riesgo sale ordinario”, dijo a La Silla Vacía una de las líderes de víctimas. Este fue el caso de Hernando Pérez, defensor de tierras en el Urabá que fue asesinado el pasado 21 de septiembre, después de que la policía catalogara su riesgo como ordinario.

Más allá del carro blindado

Por eso en la primera mesa con las organizaciones, líderes indígenas y afros plantearon reuniones regionales con el Ministerio para evaluar el riesgo en el contexto de cada uno de los municipios y una reunión con el Presidente Santos para que asumiera personalmente unas responsabilidades frente a las víctimas. Ninguno de los dos les fue otorgado.

“Nosotros no queremos solo medidas materiales, nosotros queremos medidas estructurales”, dijo a La Silla Vacía José Santos, miembro de PCN, una de las organizaciones afrocolombianas en la mesa.

Las organizaciones de víctimas han insistido en que hay que tener un concepto integral de protección. Y que esto tiene que pasar por una depuración de las Fuerzas Armadas en las regiones de aquellos miembros que fueron cómplices de los despojadores y que aún siguen allí. Y también mejorar su comunicación con las comunidades ya que los mismos líderes normalmente saben quién los desplazó, quién tiene sus tierras o quién los amenaza.

“Se han otorgado medidas de protección a 11 dirigentes de una organización de restitución de tierras”, contestó a La Silla María Paulina Riveros, la directora de la oficina de derechos humanos del Ministerio del Interior.

Otro funcionario cercano a este proceso del Ministerio dijo a La Silla Vacía que actualmente se está planeando un plan piloto en Curvaradó y Jiguaminadó, en el Chocó, en el que trabajan conjuntamente Policía, Ministerio del Interior y Ministerio de Agricultura. La idea es que crucen datos sobe el despojo de tierras con las solicitudes de protección y otorgar así las medidas necesarias.

La Silla Vacía habló con organizaciones en todas las regiones donde han asesinado líderes de tierras en los últimos meses y todas consideran que es necesario plantear una política pública nueva para proteger a los líderes de víctimas y los desplazados durante este proceso. En 12 de estos casos se reflejan las dificultades que tienen: algunos saben quiénes están detrás de las amenazas pero no ven que los procesos en su contra avancen, algunos sienten desconfianza para ir voluntariamente a la Policía y otros creen que lo hacen les niegan las medidas.

Sienten que la mejor medida de protección que tienen al final del día es mantener un bajo perfil, no hablar muy duro y, por eso, varios pidieron que sus nombres se mantuvieran bajo reserva.

Estas son las organizaciones de víctimas amenazadas por reclamar las tierras de los desplazados y las medidas de protección que siguen esperando.

Imagen mapa: 
Imagen portada: 

Lo que se juega hoy en las consultas

Este domingo se realizarán consultas populares en 271 municipios del país para definir candidatos a Gobernaciones, Alcaldías, Asambleas y Concejos. Además, en Bogotá habrá consultas del Partido Liberal, el Partido Conservador y el Partido de La U para escoger los candidatos a las Juntas Administradoras Locales. Mientras que los liberales buscarán candidatos a ediles en todas las 20 localidades del Distrito, los de La U lo harán en todas menos en Sumapaz y los conservadores sólo en Engativá.

En total serán 361 consultas, la mayoría de las cuales (317) serán del Partido Conservador. Los azules tendrán consulta en dos departamentos (que suman 150 municipios) para Gobernación: Cesar y Antioquia. También tendrán consultas para la Asamblea en 13 municipios del Putumayo, para la Alcaldía de 98 municipios, para los Concejos de 55 municipios y una para los candidatos a la JAL de la localidad de Engativá en Bogotá.

Los conservadores, además, tenían una consulta para la Gobernación del Huila, pero fue cancelada esta semana (así como gran parte de las candidaturas en varias consultas del país), luego de que los candidatos involucrados decidieran renunciar a participar en ese mecanismo pese a los gastos en los que hicieron incurrir a la Registraduría con recursos de todos los contribuyentes.

Pero también los liberales, Cambio Radical, La U, el Polo y los Verdes tendrán consultas y, aunque en unas no es mucho lo que está en juego, otras podrían terminar afectando la política regional.

La Silla Vacía decidió investigar cómo se han movido las consultas para gobernaciones y alcaldías de capitales departamentelas. Esto es lo que está en juego:

Haga click en los puntos del mapa para ver la información

Imagen mapa: 
Imagen portada: 

Las predicciones fracasadas y los augurios ciertos: así votaron las regiones en la primera vuelta

Que Antanas Mockus iba a ganar en Bogotá, que Juan Manuel Santos iba a perder en las zonas de frontera y en los departamentos donde hubo falsos positivos, que los liberales iban a barrer en Santander y la izquierda en Nariño, nada de eso salió. La bola mágica se dañó. Este artículo recoge todas esas predicciones fallidas y uno que otro augurio regional que si salió como lo dijeron los analistas. Pero son pocos.

Ver análisis debajo del mapa

 

 


Los pronósticos que no salieron

 


Bogotá no fue verde

Las apuestas fallaron, pues el fortín de Mockus no fue Bogotá. Santos mantuvo en la capital el promedio de votos que sacó en las grandes ciudades. Y quedó de primero, dejando claro que los uribistas de opinión también se movilizaron por él. Fuera de eso, el Partido de La U tenía a su favor una fuerte estructura partidista que los llevó a ser la mayor fuerza política en las elecciones legislativas en Bogotá. Por el contrario, Antanas se quedó con casi un 30 por ciento de la votación, pese a que con el éxito de la consulta verde todos esperaban que barriera. Ni con tres ex alcaldes de Bogotá a bordo, ni con sus dos senadores más votados fuertes en Bogotá, la ola verde logró los votos que esperaba.

Los "rolos" sorprendieron votando por Germán Vargas Lleras, quien sacó su más alta votación en el país en Bogotá. Obtuvo el 15 por ciento de los votos, lo que le ayudó mucho a ser tercero a nivel nacional, pues su promedio en las demás regiones fue del 8 por ciento a nivel departamental.


En el epicentro de los falsos positivos, ganó Santos

El ex Ministro de Defensa, que ha tenido que defenderse por el escándalo de los 'falsos positivos', obtuvo la más alta votación en los municipios donde estos ocurrieron y sacándole mucha ventaja a los otros candidatos. En Soacha, municipio donde vivían varias de las víctimas, Santos obtuvo 54.206 votos, 19.247 fueron de Mockus,y 10.061 para Petro. Y en Norte de Santander, Santos ganó en Ocaña con 16.099 votos y Mockus obtuvo el segundo lugar con 4.951. En Tibú ganó Santos con 4.037 votos y Mockus tuvo 1.767 votos.
 

Con gobernador a bordo, Santander le falló a los liberales

En este departamento donde los rojos fueron los grandes electores en la contienda del Congreso y donde Horacio Serpa es un gobernador que goza de mucha popularidad, Rafael Pardo quedó de cuarto. Germán Vargas, quedó de tercero, y le duplicó los votos. Mientras los liberales sacaron 55 mil votos, Cambio Radical sacó 90 mil. De primero quedó Santos y le siguió Mockus.


Chávez no decide los votos de la frontera

Dadas las malas relaciones que ha tenido el presidente Uribe con Hugo Chávez, y las consecuencias de esto en la economía nacional, se pensaba que en las zonas de frontera con Venezuela los votantes preferirían un candidato distinto al heredero del Presidente. Pero las predicciones fallaron. En Norte de Santander, Santos ganó con el 54% de los votos, y Mockus solo obtuvo el 19%. En la Guajira, donde el comercio con Venezuela tambien es importante, Santos tambien ganó con un 44% y Mockus quedó en segundo lugar con el 21%. Y en Arauca, Vichada y Guainía, Santos consiguió el 50% o más de la votación, un total de 41.385 votos en estos tres departamentos del Oriente del país.


Nariño se rebeló, pero no tanto

Hace cuatro años en los únicos dos departamentos donde ganó el candidato del Polo, Carlos Gaviria, fueron Nariño y la Guajira. En esta primera vuelta Nariño también apoyó el no uribismo, pero no tanto como en 2006. Pese a que los verdes contaban con el apoyo del grupo político del gobernador del Polo Antonio Navarro y tenían la simpatía del senador electo por la izquierda Camilo Romero, no les alcanzó para ganarle a Juan Manuel Santos

En este que era un departamento tradicionalmente de izquierda, Santos sacó 133 mil votos, Mockus 117 mil y Gustavo Petro 72 mil. Los verdes se quedaron con la ciudad de Pasto.


Ni la base liberal ni la conservadora salieron a votar o votaron con Santos

La única maquinaria que sirvió este 30 de mayo fue la uribista. Pues tanto el Partido Conservador como el Liberal disminuyeron a una tercera parte los votos que sacaron a Congreso. Esto demuestra que la estrategia de Santos de "rodar" votos bipartidistas funcionó, porque estos votos tuvieron que irse a algún lado.

Del millón setecientos mil votos rojos del 14 de marzo, Pardo sólo sacó 636 mil votos. Este candidato tampocó sacó lo de la consulta liberal que fue un millón quince mil votos. Lo mismo le pasó a Noemí Sanín. Los conservadores fueron la segunda votación al Senado, después del Partido de La U, pero ayer se quedaron en la casa o fueron a votar por Santos. La candidata azul sólo sacó 892 mil votos.
 

El voto uribista, también es de opinión

Es un hecho que a Juan Manuel Santos le fue mucho mejor a nivel departamental que en las ciudades grandes, y a Mockus le fue relativamente mejor en las grandes ciudades que en los departamentos. Pero igual, Santos le gana a Mockus en todas las ciudades grandes menos en Tunja, Pasto y Mocoa. En la ciudad que mejor le fue a Mockus fue Tunja con el 38 por ciento de la votación. Y solo en seis ciudades capitales sacó más del 30 por ciento, es decir que tampoco es cierto que la ola verde fuera un ‘fenómeno’ de opinión.


Los paisas quieren menos a Santos que a Uribe y a Petro que a Gaviria


Aunque Juan Manuel Santos sacó más votos que Álvaro Uribe en el 2002, sacó proporcionalmente muchos menos que los que ganó Uribe en 2006 en todas las capitales del Eje Cafetero y de Antioquia, comenzando por Medellín donde sacó 140 mil votos menos. En Manizales sacó la mitad, y en Armenia y Pereira también perdió. Lo mismo le sucedió al Polo. Gustavo Petro sacó mucho menos de la mitad de la votación de Carlos Gaviria en Medellín, Manizales, Armenia y Pereira. La Costa Atlántica los compensó a ambos.

 

 

 

Los aciertos

 

 

 

 

El sur del país, uribista

 

El agradecimiento a la Seguridad Democrática se vio en el sur oriente del país como se esperaba. A nivel departamental la mejor votación porcentual para Juan Manuel Presidente fue en el Casanare, donde los uribistas sacaron el 75 por ciento de los votos, sigue el Meta con el 61 por ciento, Huila con el 60 por ciento y Caquetá con 59 por ciento.


Pacífico Mockusiano

Las encuestas se equivocaron en todo, menos en que había segunda vuelta y que a Mockus le iba a ir bien en la zona del Pacífico colombiano. Aunque los verdes no ganaron en ninguno de estos departamentos, como lo anunciaban las encuestas, si sacó mejores resultados que en el resto del país. Superó su promedio nacional cercano al 21 por ciento, en Cauca, Valle del Cauca, Nariño y Chocó. Y dos de las cuatro ciudades donde le fue bien electoralmente a Mockus, dos quedan en la zona Pacífica. Ganó en Pasto, y quedó de segundo en Quibdó con una votación superior a su promedio en ciudades intermedias: 35 por ciento de los votos.


Arleth Casado le cumplió a Rafael Pardo: sin ella no habría reposición de votos

Rafael Pardo se dio una dura pela en la opinión al recibir a Arleth Casado, esposa del parapolítico condenado Juan Manuel López Cabrales, en la lista al Senado. Pero ella le pagó bien, pues el departamento donde Pardo tuvo su mejor desempeño, fue en Córdoba donde ella es la baronesa electoral. Allí los liberales lograron casi el 15 por ciento de los votos, que es mucho mejor a lo que sacaron en el resto de departamentos. A Pardo también le fue bien en Vaupés y Amazonas, donde también quedó de tercero.

Sin los 60 mil votos que Arleth Casado le pusó a Pardo en está región, no hubiera sumado lo necesario para la reposición de votos. Pardo completó el 4.38 por ciento de los votos válidos y pasó a raz el umbral para que el Estado le pague por 2.067 pesos por voto. Pero sin Casado, sólo hubiera alcanzado el 3.86 por ciento de los votos y se hubiera quedado sin plata. Igual la reposición sólo le alcanza para mil millones.


La Costa le dio la mayor ventaja a Santos

Como se anticipaba, Santos molió a Mockus en la Costa Atlántica. Santos duplicó con creces la votación de Mockus en Barranquilla, en Cartagena y en Santa Marta. En Montería, lo cuadruplicó y en Sincelejo lo sixtuplicó.  En Cesar, Magdalena, Bolívar, Córdoba, y Sucre, los departamentos más uribistas, Mockus sacó la mitad de su votación promedio en el resto del país. Vargas Lleras, que se creía ganaría Barranquilla porque su fórmula vicepresidencial y su senador estrella son de allí, llegó de cuarto.
 

Petro Caribeño

Aunque el Polo perdió apoyo en Bogotá, Nariño y La Guajira, en estas elecciones fue el Caribe el que les ayudó. Los votos que consiguió Petro en Córdoba, Sucre, Bolivar y Atlántico son casi el 25% de su fortín electoral. En total, fueron 342 mil votos en esa zona, que dejaron a Petro en segundo lugar en los cuatro departamentos, por encima de Antanas Mockus. El candidato aprovechó anoche para agradecer a la región Caribe, y en su discurso dijo: "si fuera por ellos, estaríamos en segunda vuelta".


El eje cafetero le cumplió a Noemí

Noemí Sanín sacó el 12 por ciento de la votación en Caldas, el doble que el promedio nacional de la candidata. Y sacó dos puntos por encima en Risaralda, y tres arriba en Antioquia. En cambio, en el Valle, que le había dado el triunfo en la consulta interna del partido, solo sacó el ocho por ciento.


Las mujeres de Noemí


Donde Noemí sacó más votos, fue en los fortines electorales de los tres mayores electores conservadores, que son tres senadoras. A Sanín le fue muy bien en Antioquia, que es el fortín de Olga Suárez Mira y Liliana Rendón. Sin embargo, al ver los votos por municipio se hace evidente que ellas no le ayudaron tanto como Myriam Paredes. Y en Nariño, que en los últimos ocho años fue tierra de la izquierda. La candidata azul tuvo un promedio nacional de 5.8 por ciento de los votos, sin embargo en Nariño sacó 10 por ciento de los sufragios. El apoyo de Paredes, la tercera senadora más votada del Partido Conservador, se notó.

 

 

 

Imagen mapa: 
Imagen portada: