Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Tatiana Duque · 25 de Marzo de 2020

13766

4

Shirley Elena Peña es la hija de la primera paciente que falleció por coronavirus el pasado domingo 22 de marzo en Cali. Su madre, de 70 años, estaba internada desde el 15 de marzo en la clínica Imbanaco de la capital del Valle. Su padre, de 74 años, también está internado y es otro caso positivo de la enfermedad. Su hermana, que vivía con ellos, había llegado de Cuba a inicios de mes y está en la clínica por dengue. 

Su testimonio revela las fallas del sistema que sigue adaptándose, como en el resto del mundo, a la pandemia. Y también, el estigma que trae para una familia y su comunidad, el miedo colectivo hacia una enfermedad que apenas está aterrizando en el país.

La Silla Vacía habló con Shirley y de ahí sacamos su testimonio, con algunos datos de contexto para entender mejor lo que pasó. 

***

Mi hermana viajó a Cuba de vacaciones y ella llega de ese país el 2 de marzo. Ella hizo escala en Bogotá y llegó al Valle por Palmira. En ese momento a las personas que estaban en Europa y China, los países con casos, les hacen el protocolo en el aeropuerto, sólo era para ellos. Pero específicamente ella me dice que respecto a otros viajeros, como ella, no había un protocolo especial, la verdad.

 

Para el 2 de marzo el coronavirus ya era una emergencia de salud global, de acuerdo con la OMS, ya había traspasado las fronteras chinas desde el 13 de enero, y había casos confirmados en Ecuador y Brasil. 

Como contamos para ese momento ya llevaba un día de instalado el Puesto de Mando Unificado por orden del presidente Iván Duque para hacerle frente a la pandemia que se venía encima.

Según los protocolos de Migración Colombia en los aeropuertos, que arrancaron el 1 de marzo, los pasajeros provenientes de países con casos confirmados, más que todo en Europa y Asia, debían dejar constancia de que no tenían síntomas de gripa y tenían que tomarse la temperatura en los aeropuertos a su llegada.

Cuba no era uno de esos países. Confirmó sus primeros tres casos el 11 de marzo.

Alrededor del 6 de marzo mi hermana se empieza a sentir mal y se dirige a la clínica Imbanaco de Cali, que es donde la atiende la prepagada. Allá manifiesta que desde el 2 de marzo llegó del extranjero donde habían personas de todo el mundo y que estaba teniendo síntomas de fiebre y malestar en el cuerpo. 

En esa visita del 6 le hacen todos los exámenes y le dicen que lo que tiene es un dengue. Le mandan sus medicamentos y la devuelven para la casa, en Yumbo, Valle, donde ella vivía con mis papás.

Como contamos hoy, el dengue es otra enfermedad que está atacando al país y reta al sistema de salud, que tiene en alerta a las autoridades de Valle, porque es foco de infección y ha cobrado 16 vidas hasta ahora en todo el país.

Por su infraestructura y capital económico, Cali es receptor de trabajo, educación y salud de los habitantes de ciudades aledañas, como Yumbo, donde vivían los papás y la hermana de Shirley, por lo que es normal que muchos habitantes de esas ciudades se trasladen a Cali con frecuencia. Queda a 25 minutos en carro, por el norte de la capital valluna. 

El 11 de marzo mi hermana se regresa a la clínica, porque todos estos días sigue teniendo los síntomas. Dice en la clínica que tiene fiebre y dolor en el cuerpo. Ahí ya la dejan en la clínica, le hacen todos los procedimientos, incluido el examen del Covid19 y ese examen le sale negativo. No recuerdo cuándo le dieron los resultados, tal vez una semana después, no lo sé.

Como sale negativo, le dicen que tiene es un fuerte dengue que le ha causado una neumonía muy fuerte, entonces que la tienen que dejar hospitalizada. Desde ese día está en Imbanaco.

Tres días después de que su hermana está hospitalizada, sus padres se empezaron a enfermar.

El 14 de marzo mi mamá va a la clínica Imbanaco porque presenta maluquera, malestar, tenía dolor en el cuerpo y fiebre. Eso la hizo ir allá y le hacen exámenes y asocian esos síntomas a una infección urinaria, de acuerdo a los exámenes que le hicieron. La hidrataron, la trataron en urgencias, y la devolvieron para la casa. 

A los dos días (16 de marzo) la regresan a la clínica, porque las personas que la cuidaban la vieron muy mal, decaída y decidieron llevarla. Ahí es donde la dejan hospitalizada.

El día anterior (15 de marzo) mi papá comienza a presentar decaimiento y él va a la clínica Imbanaco también y a él sí lo dejan hospitalizado. Le hacen los exámenes y más que todo dijeron que estaba afectado en tema renal, y debían hacerle el procedimiento para atacarle esa parte.

O sea, para el 16 de marzo, mi mamá, mi papá y mi hermana están hospitalizados.

Pasaron 3 o 4 días (entre el 19 y 20 de marzo), les hicieron el examen del Covid19 y ambos, papá y mamá, resultaron positivos.

La Silla Vacía se comunicó con la clínica Imbanaco y la Secretaría de Salud de Valle para conocer las razones por las cuáles las pruebas a los papás de Shirley ocurrieron días después de su hospitalización si cumplían con los requisitos establecidos por el Ministerio de Salud Hasta la publicación de esta historia, no habíamos obtenido respuesta.

Mi mamá fallece el domingo 22 de marzo entre 8 y 8:40 de la mañana. Yo llamé a la clínica a las 9 de la mañana pasadas para saber de mis papás, pero me dijeron que no me podían dar información, que necesitaban que una persona fuera personalmente. Solo hasta que una persona va allá, a las 10:49 de la mañana, le dan la noticia de que mi madre falleció.

A las 10:30 de la mañana del domingo 22 de marzo, el Ministerio publica un comunicado en su cuenta de Twitter donde confirma la primera muerte por coronavirus en Valle. Y detalla su edad, que su esposo también está internado, que su hija estuvo en Cuba y “manifiesta contacto con personas estadounidenses, uno de ellos positivo a coronavirus”.

Ahí es cuando Shirley se entera.

Muchos se enteraron primero antes que yo del fallecimiento de mi madre. De hecho, a una amiga le digo que mi mamá falleció y ella me dijo que lo había relacionado por el comunicado tan detallado que sacó el Ministerio. Llamé a mi otro hermano y a mi sobrino, cuando colgué todo el mundo me había mandado ese comunicado. No entendía nada, estaba en shock. Fue por ese comunicado tan detallado que todo el mundo asocia esa muerte con la de mi mamá.

Según nos confirmaron del Ministerio de Salud, el protocolo indica que son los centros de salud los que deben informar a sus familiares de los pacientes fallecidos por coronavirus, por lo que supusieron que al momento de sacar el comunicado, la familia ya había sido informada.

En los detalles, el comunicado es similar al que emitió el Ministerio cuando falleció el taxista de 58 años en Cartagena, que fue el primer caso sospechoso de muerte por coronavirus en el país, detallando edad, profesión, cuándo fue hospitalizado y que su hermana había dado positivo al virus.

Solo horas después de la muerte de su madre, a Shirley le tocó enfrentar la sobreinformación que las autoridades dieron alrededor de la ubicación de su familia. 

El Alcalde de Yumbo dio una entrevista radial en donde habla del caso de mi madre, y da la ubicación de donde viven mis papás, dan el nombre de la unidad donde vivían.

Hablo con la administradora de la unidad y me dice que todo el mundo está en pánico. Ella le dice a mi hermana que la gente está en pánico, que si a toda la gente le tienen que hacer el examen, que no están haciendo el aseo en el piso donde está el apartamento de mi hermana. Una serie de mensajes que nos han afectado moralmente a nosotros.

Dice Shirley que desde el comunicado del Minsalud y la entrevista del Alcalde de Yumbo Jhon Santamaría el domingo 22 de marzo en la emisora La Fm comenzó una cadena de malinformación que ha afectado a su familia, especialmente a su hermana. Ha sido señalada por vecinos, cadenas de whatsapp, posteos en facebook de ser la persona que infectó a sus padres o que no tomó precauciones, siendo que fue la misma clínica la que la devolvió a la casa cuando comenzó a sentir los síntomas, y ha salido negativa en dos pruebas.

Por lo que la familia Peña cree que sus padres pudieron ser contagiados por otro lado, aunque el MinSalud en su comunicado estableció que la cadena de contagio fue una persona con la que su hermana tuvo contacto en Cuba.

No te puedo decir exactamente (cómo pudieron contagiarse), pero te puedo decir que ellos iban al médico, al centro comercial, al supermercado, le pudo contagiar alguien en la clínica, en el centro comercial, que los haya tocado alguien infectado; porque permanecían juntos, uno se lo transmitió al otro. En este momento por cualquier situación y a través de cualquier medio, se pudieron haber contagiado.

La vida de Shirley hoy es solo angustia. Dice que no ha podido ir a Cali porque vive en Bogotá y no tiene cómo viajar por la cuarentena. Ni siquiera pudo enterrar a su mamá. Dice que no ha podido comenzar a hacer el duelo, de tanto estrés al que está sometida.

Hay gente muy inescrupulosa que comienza a generar mensajes en Facebook, en Instagram, que nos afectan a nosotros. Todos los días me llegan mensajes de que mi papá se murió, al celular, de amigos, conocidos, de posteos de Facebook

Está circulando una foto de mi familia, donde aparecen menores de edad, donde dice que somos la familia contagiada, ese está pasando por Whatsapp, no sabemos dónde surgió.

Han salido versiones y señalamientos, que nos han afectado como familia y pienso que afectan nuestra integridad y seguridad, especialmente a mi hermana, ella está muy afectada por el tema. 

Quisimos visibilizar esto porque no solo nos afecta como familia. Puede afectar a cualquier persona, sin importar raza, condición social, nada. Queremos visibilizar lo que estamos viviendo, para que la gente se concientice que puede hacer mucho daño en las cosas erradas y de comunicación que se pueden dar.

El papá de Shirley, de 74 años, sigue en cuidados intensivos. Su hermana también sigue internada y recuperándose de neumonía y dengue.

Comentarios (4)

Fermin Blanco

25 de Marzo

0 Seguidores

Que buena historia, llena de mucha sensibilidad.

Que buena historia, llena de mucha sensibilidad.

Marleny Barrera López

26 de Marzo

5 Seguidores

Muy triste. No solo la muerte de la mamá, sino la estigmatización por un exceso de información de datos personales con una reacción parecida a las brujas de Salem. Y la pregunta de fondo cómo se están haciendo las pruebas del Covad-19? Por qué dan negativo y por qué ya con total conocimiento del virus en Colombia no logran detectar los síntomas en 3 pacientes?

Muy triste. No solo la muerte de la mamá, sino la estigmatización por un exceso de información de datos personales con una reacción parecida a las brujas de Salem. Y la pregunta de fondo cómo se están haciendo las pruebas del Covad-19? Por qué dan negativo y por qué ya con total conocimiento del virus en Colombia no logran detectar los síntomas en 3 pacientes?

harriarq

26 de Marzo

0 Seguidores

El hacer pública la información de las personas contagiadas para que los rel...+ ver más

El hacer pública la información de las personas contagiadas para que los relacionados se reporten, se hagan examinar y sigan la cuarentena, lo demás de los inescrupulosos que utilizan mal la información y los que publican Fake news supongo, sera objeto de investigación. El momento en que se reportan síntomas puede ser muy tarde para personas con otras dolencias que son la causa de muerte ...

harriarq

26 de Marzo

0 Seguidores

Ese es el peligro de este virus, no se comporta como los otros y aún es desco...+ ver más

Ese es el peligro de este virus, no se comporta como los otros y aún es desconocido como será el futuro, si se porta después de recuperarse, que pasa con las personas asintomáticas... tenemos unos vecinos que luego de nuestra cuarentena pueden repetir el cuadro de contagio, muchos factores que no vemos en los esfuerzos del gobierno en el manejo de tiempos, preparación económica e información real

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia