Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Juan Manuel Flórez Arias · 18 de Enero de 2021

4503

0

La carta de renuncia a la Colombia Humana publicada hoy por la representante Ángela María Robledo, exfórmula vicepresidencial del líder de ese movimiento, Gustavo Petro, en las presidenciales de 2018, oficializa una ruptura que mueve el panorama de la centroizquierda para 2022.

“Más que la salida, el asunto como tal es lo que se abre en el presente y en el futuro”, le dijo la representante a La Silla.

Ese futuro, según Robledo, es una precandidatura presidencial, probablemente por el Partido Alianza Verde. “Tengo dos caminos. Uno es la búsqueda de un movimiento significativo de ciudadanos y ciudadanas, lo cual no está fácil en esta época; la otra es la propuesta que me han hecho desde el Partido Verde en las conversaciones que he venido teniendo con algunos de los directivos”.

Este diálogo tiene como punto de llegada una eventual consulta interpartidista del centro, que como contamos, comenzó a tantearse desde octubre del año pasado en reuniones convocadas por Antonio Sanguino en las que han participado posibles aspirantes de centro como el excandidato presidencial Sergio Fajardo, líder del movimiento Compromiso Ciudadano; el senador Roy Barreras, quien renunció poco después al Partido de la U; el exministro del Interior Juan Fernando Cristo; y el exsenador liberal Juan Manuel Galán; y el excandidato liberal Humberto De la Calle.

La probable llegada de Ángela Robledo a esta consulta le pone un rival de mayor peso político a la eventual consulta de centro y se convierte en una amenaza para la candidatura de Sergio Fajardo.

A su vez, la salida de Robledo golpea la candidatura de Petro. Por un lado, porque debilita la bandera feminista de la Colombia Humana y los puentes que el movimiento había entablado con el centro, lo que podría implicar que Petro pierda una porción de sus votantes desde la primera vuelta, y segundo, porque refuerza la idea de que el político de izquierda no logra mantener a sus aliados.

Fajardo enfrenta una rival de mayor peso

La Silla supo que Ángela María Robledo ha hablado con al menos tres figuras para llegar a la Alianza Verde: el copresidente del partido Antonio Navarro Wolff, el directivo Carlos Ramón González y la senadora Angélica Lozano.

La presencia de esta última implica que el sector que lideran Lozano y la alcaldesa de Bogotá Claudia López, exfórmula a la vicepresidencia de Fajardo en 2018, no está casado con Fajardo y están explorando otros nombres para darle peso a la consulta del centro.

Para llegar a ello, primero Robledo tendría que convertirse en la precandidata del Partido Verde, un puesto al que también están aspirando los senadores Iván Marulanda y Antonio Sanguino.

El escenario para elegir al precandidato verde no sería el de consulta, sino el de una encuesta interna que posiblemente elegirán “para evitar los gastos públicos de una consulta. Ya vimos el desastre de los liberales en 2017”, según una de las personas involucradas en esa discusión.

Del candidato que quede elegido saldría el rival de los otros candidatos de la consulta interpartidista, en la cual Sergio Fajardo ya aseguró que participará luego del impulso que este mecanismos le dio a sus rivales (Iván Duque y Gustavo Petro) en las elecciones de 2018.

Sin embargo, la tiene más difícil si le toca competir con Robledo, que podría quitarle seguidores de izquierda a Fajardo y que podría reforzar la idea de que el candidato de Compromiso Ciudadano es una figura en este momento más del Establecimiento que alternativa.

Pese a que Robledo ha dicho que está dispuesta a ir a una consulta con Fajardo, no ha ocultado sus críticas al excandidato presidencial, en especial por su eventual responsabilidad en las fallas del proyecto Hidroituango cuando fue gobernador de Antioquia (2011-2015).

De hecho, Robledo tiene fijado un video en su cuenta de Twitter en el que dice que “a Hidroituango lo construyeron con materiales deficientes, sobre los restos de cientos de muertos y en contra del dolor de las víctimas”.

La representante le dijo a La Silla que Hidroituango “es una diferencia que tengo con Fajardo de frente. Y él tendrá que resolverla”.

Así, la llegada de Robledo al centro implica una voz crítica que Fajardo tendrá que enfrentar desde la consulta interpartidista, en especial luego de que en diciembre del año pasado la Contraloría lo imputó junto con otros implicados en el proyecto por un presunto detrimento patrimonial.  

Petro pierde parte de las 'nuevas ciudadanías'

La salida de Robledo de la Colombia Humana también golpea a Petro y a la bandera feminista que tomó su movimiento en 2018.

“Colombia Humana no tiene lugar para una feminista”, le dijo Ángela Robledo a La Silla para explicar el motivo de su salida.

La discordia entre Robledo y Petro comenzó en 2019, cuando este apoyó la candidatura a la alcaldía de Bogotá de Hollman Morris, sin tener en cuenta las denuncias de violencia intrafamiliar y acoso sexual en su contra, y el rechazo de un sector de mujeres del movimiento que, por esas razones, no aprobaba a Morris como candidato y terminaron apoyando a Claudia López.

A este hecho se sumó que, según Robledo, “el año pasado tuve información de que Gustavo empezó a hacer reuniones con fuerzas políticas a las que no me invitó. Ahí dije: aquí no hay lugar para mí”.

La salida de Robledo no implicó, sin embargo, una ruptura con las mujeres de la Colombia Humana. Ayer, varias de ellas como la representante de la coalición Decentes, María José Pizarro y la senadora de la Unión Patriótica Aída Avella publicaron mensajes cordiales hacia Robledo, que dejan la puerta abierta para trabajar con ella.

Así, con su renuncia, Robledo podría arrastrar para los verdes parte del voto de las mujeres que en 2018 estuvo con Petro por su discurso alrededor de las ‘nuevas ciudadanías’. Así como en esas elecciones la excandidata a la vicepresidencia sirvió para acercar el centro a la izquierda, en las próximas podría hacer lo contrario.

“Su salida cuestiona la forma en la que se toman las decisiones en Colombia Humana y muestra una incapacidad de construir alianzas con otros sectores debido al protagonismo tan fuerte que tiene Petro dentro del movimiento. Esto insulariza mucho más a la Colombia Humana”, le dijo a La Silla Juan Federico Pino, profesor de ciencias políticas de la Universidad Javeriana.

El costo para Petro podría agravarse ya que, en su momento, no detuvo los ataques que Robledo recibió por parte de los miembros de Colombia Humana por no respaldar a Hollman Morris en las elecciones a la alcaldía de Bogotá, y lo justificó diciendo que “Twitter es como un baño público” y que no podía establecerse responsabilidad de la Colombia Humana por lo que se dijera ahí.

Aunque el movimiento de Petro ha establecido nuevas alianzas, los nuevos respaldos han sido políticos tradicionales -y con cuestionamientos de politiquería- que vienen del Partido de la U, como el senador Armando Benedetti y la cercanía con el senador Roy Barreras.

Todas alianzas asociadas al apoyo al proceso de paz y la oposición al uribismo más que en torno a la agenda más moderna de identidades o política alternativa que movió Petro en 2018.

Ahora que se lanzó oficialmente a la partida, Ángela María Robledo mueve parte de esas ‘nuevas ciudadanías’ de regreso al centro, lo que lo fortalece y lo diversifica, aunque complica tanto a Petro como a Fajardo.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia