Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Paula Doria | Manuela Galvis · 18 de Marzo de 2021

De izquierda a derecha: Ariel Ávila, Carolina Sanín, Santiago Rivas.

12657

2

Canal Capital, el canal público de Bogotá, está estrenando una nueva franja de opinión para su horario prime de las 8 de la noche. 

Hace cinco meses, el canal en el que la alcaldía de Claudia López tiene una fuerte influencia, abrió una plataforma de opinión a personas que reflejan posturas políticas muy similares a la alcaldesa y que cuando se refieren a temas políticos expresan críticas sistemáticas al uribismo y al gobierno Duque. 

El espacio tiene seis presentadores que han tratado temas diversos. También ha habido algunos segmentos en los que la alcaldesa y otras figuras políticas han sido cuestionadas.   

Se trata de Mesa Capital, en la que Carolina Sanín, Santiago Rivas, Alejandra Barrios, Ariel Ávila, Catalina Ceballos y Gisselle Aparicio se turnan un día a la semana para poner tema, traer invitados y opinar. Hasta ahora es el primer espacio de opinión política del canal y el que más interés mediático ha generado. 

En especial alrededor de Carolina Sanín, una escritora y figura de redes sociales, que ha generado controversia por su lenguaje y sus opiniones.

Pero más allá de estos debates, la opinión política en Mesa Capital se parece al planteamiento de la misma Claudia López: crítica con el gobierno y el uribismo, como hemos contado, y medida frente a figuras de la izquierda que la han criticado a ella, como Gustavo Petro. 

Con el ingrediente adicional de que en Mesa Capital sus presentadores han centrado sus programas en temas que suelen ser de mayor importancia para posturas más liberales que conservadoras, similares a los que representa López: la de los derechos humanos, las mujeres, la lucha contra la corrupción, el Acuerdo de Paz, el medio ambiente y el abuso policial.

La creación de la franja

Sobre la forma en la que se seleccionaron las voces, la gerente del Canal, Ana María Ruiz, le dijo a La Silla que “el criterio fue crear una franja de opinión con visibilidad y traer a personas que tienen algo interesante e inteligente para decir a su manera”.

Antes de ser nombrada en la gerencia por López, Ruiz fue asesora de su campaña y una de sus donantes. Al respecto, Mario Morales, analista de medios y defensor del televidente del Canal 1, opina que “sería ingenuo pensar que las decisiones que se toman desde el canal no son políticas”. 

Sin embargo, Ruiz dijo que hacerle contrapeso al gobierno nacional no es la idea de Mesa Capital, y que ser antiuribista no fue un criterio para seleccionar a los directores. Aunque todos los presentadores han sido críticos de este movimiento político. Agregó que cada uno de ellos tiene libertad editorial en su espacio. 

Son seis figuras:

  • Santiago Rivas: Fue presentador del programa “Los puros criollos” en Señal Colombia. En 2019, Rivas denunció que fue censurado por el exdirector RTVC Juan Pablo Bieri, (quien trabaja actualmente con el Gobierno de Duque), cuando criticó un proyecto de ley del MinTic. Es director de ‘El Lunes’. En un primer momento comenta noticias de la semana anterior y luego hace entrevistas. Votó por la alcaldesa López, sin embargo, en su programa ha hecho críticas a la administración. 

  • Carolina Sanín: Es escritora, profesora de literatura, actriz y columnista. Su programa se llama ‘Dominio Público’. Ha hecho oposición abierta al gobierno de Duque. Apoyó a Gustavo Petro en 2018. No votó por Claudia López en 2019, aunque en 2020 dijo que le gustaría que ella fuera presidenta

  • Ariel Ávila: Es subdirector de la fundación Paz y Reconciliación, antes llamada Corporación Arcoíris. Allí trabajó con Claudia López. También fue asesor de Gustavo Petro durante su alcaldía. Su programa es “La Hora Tripe A”. 

  • Alejandra Barrios: Es cercana a Claudia López desde que ambas hicieron parte del movimiento de la séptima papeleta. Es la Directora Nacional de la Misión de Observación Electoral (MOE), una ONG que hace seguimiento al sistema electoral. Como directora de ‘Dilemas’, ha puesto sobre la mesa temas como la corrupción y el papel de las mujeres en la política. 

  • Catalina Ceballos: La antropóloga y docente ha sido consultora de comunicaciones de la Comisión de la Verdad y fue gerente de Canal Trece. En su programa ‘Debate la cultura’ ha hablado, por ejemplo, de la comunidad Trans y el abuso policial. 

  • Gisselle Aparicio: Ha trabajado como periodista deportiva en RCN. Fue jefe de comunicaciones del Comité Olímpico y de Millonarios. En ‘Punto Invisible’ hace crítica a la industria deportiva y ha hablado de temas como la discriminación y el fútbol femenino.  

Con Mesa Capital, la propuesta del canal empieza a marcar su rumbo con antecedentes en otras alcaldías. 

Durante la Bogotá Humana, cuando Hollman Morris fue director del canal, el enfoque principal fue darle una plataforma a temas relacionados con derechos humanos y las banderas petristas. 

Tenían una franja de opinión con cuatro programas: ‘Hashtag Internacional’, dirigido por Laura Gil; ‘Las claves’, de Antonio Caballero y María Elvira Samper; ‘La controversia’, de León Valencia; y ‘Hablemos de derechos humanos’, con el exjuez español Baltazar Garzón.  

Luego, en la alcaldía de Enrique Peñalosa, el norte fue hacer un canal informativo. Según Claudia Palacios, quien fue directora de noticias del canal, no era una prioridad tener una franja de opinión. Cuando ella dejó su cargo, lo que se consolidó después con Yesid Lancheros fue una parrilla de 20 programas de noticias, salud, bienestar, cultura, entretenimiento, entre otros. 

De lunes a jueves hicieron el programa Opina Bogotá, en el que Lancheros y la periodista Erika Fontalvo invitaban figuras políticas para debatir sobre temas de la ciudad, pero la opinión de los presentadores no fue protagonista. 

Durante esa alcaldía, La Silla Vacía tuvo un programa en Canal Capital llamado La Pepa, en el marco de una alianza sin remuneración, para desmontar las mentiras con voces de expertos.

Ahora, en la alcaldía de Claudia López, la gerente Ruiz dice que “busca que el canal sea un espejo en el que los bogotanos se vean reflejados". En su franja de opinión le ha apostado a la visibilidad, con una selección de personas que traían ya una base de seguidores, especialmente en redes sociales.

Las voces antiuribistas

El uribismo y la gestión del gobierno Duque han sido temas frecuentes y de amplia discusión en Mesa Capital en los programas de tres de los opinadores: Ávila, Sanín y Rivas.  

Por ejemplo, Ariel Ávila le dedicó un capítulo entero al expresidente Uribe, luego de que la JEP reveló que trabaja sobre una cifra de 6.402 víctimas de falsos positivos. En ese programa comparó al gobierno de Álvaro Uribe con la dictadura de Pinochet en Chile. 

En ese espacio titulado “La mala hora de Uribe” también hizo un resumen de los escándalos que ha protagonizado el expresidente, como su relación con la parapolítica, las chuzadas del DAS y la yidispolítica.

Y en su más reciente programa, Ávila además hizo una denuncia sobre contratos de la Unidad de Gestión del Riesgo (UNGRD), y criticó que en el Gobierno Duque no se pueda hacer control político de la contratación en el marco de la emergencia del covid.

 

 

La escritora Sanín le dijo a La Silla que su programa no es sobre política ni sobre opinión. No tiene el propósito de criticar a Duque o a la alcaldesa, aunque ha hecho ambas. 

Sin embargo, aclaró: “Mis críticas escritas y de facto a ciertas políticas de Claudia López son de conocimiento de todo el mundo. También lo es mi oposición decidida al gobierno de Iván Duque”.

Esa oposición se ha visto en trinos como este:

 

 

Sanín en uno de sus programas también reflexionó sobre la muerte, los asesinatos del Estado, el término de los falsos positivos, el autoritarismo de Álvaro Uribe y su sucesor.

 

 

En su programa más reciente, Sanín afirmó: “La droga es sexy y hay personas a las que nos atraen las personas que se drogan o el glamour que rodea la droga”. Conversó esa vez con Julián Quintero, un experto en prevención y consumo de drogas, y activista a favor de la regulación de las sustancias psicoactivas. 

Una posición que generó críticas entre sectores conservadores de la ciudad con los que ha chocado la alcaldesa López, como el concejal cristiano Emel Rojas, quien cuestionó el hecho de que ese tipo de opiniones se dieran en un espacio de televisión pública pagado por los capitalinos.

“La droga es sexy ... y a mi me atraen las personas que se drogan” Carolina Sanin.

A esto quedó reducido el @CanalCapital, en esto se van los impuestos de la ciudad. Pueden llamarme retrógrado y lo que quieran pero esto no tiene presentación.

pic.twitter.com/oP5hyBwxPZ

— Emel Rojas (@EmelRojasC) March 17, 2021

Por su parte, en su programa Rivas ha criticado la incapacidad del Estado para proteger a los líderes sociales, y tuvo como invitado a José Miguel Vivanco, director de la División de las Américas de Human Rights Watch, quien recientemente ha tenido roces con el expresidente Uribe. 

En ‘El Lunes’ también se ha criticado el show mediático que hicieron el gobierno y otros políticos con las vacunas, la idea de la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez de que los policías sean conductores elegidos de quienes toman alcohol, y al fiscal Francisco Barbosa. Su último programa fue sobre el escándalo del bombardeo donde murió una menor de edad, según Medicina Legal.

 

Las voces de la agenda liberal

Otras directoras de programas como Alejandra Barrios, Catalina Ceballos y Giselle Aparicio, no han hecho programas frontalmente críticos con el uribismo, aunque esas críticas aparezcan en sus redes sociales y en medios de comunicación en diferentes momentos.

 

Alejandra Barrios, por ejemplo, ha criticado en medios como este y este propuestas que presentó el Centro Democrático en el Congreso en 2018.

Lo que sí ha pasado es que en sus programas han hablado de temas que han sido de interés de esta administración distrital. 

Catalina Ceballos, por ejemplo, ha hablado sobre la discriminación de la comunidad LGBTI y la realidad de las mujeres artistas. 

Gisselle Aparicio destacó en uno de sus programas la gestión de una de las funcionarias de la Alcaldía: Blanca Durán, la directora del Instituto Distrital de Recreación y Deporte (IDRD) quien ha sido criticada en varias ocasiones por cerrar parques metropolitanos y otros escenarios deportivos en la pandemia. 

Y Alejandra Barrios ha hablado de dilemas que plantea la política nacional y local. Por ejemplo, en su último programa trajo a cuento los retos de la migración, la xenofobia y la necesidad de una política migratoria. 

Mario Morales, el analista de medios, le dijo a La Silla que considera valioso que se le dé espacios a voces distintas a las que se escuchan en los medios tradicionales. Y destacó que los presentadores sean críticos con la institucionalidad y alejados del establecimiento.  

Pero Morales asegura que Canal Capital, como pasó en la administración de Enrique Peñalosa y Gustavo Petro, "es una ventana de la Alcaldía". 

Algo similar piensa el crítico de televisión Ómar Rincón. “En toda la historia los canales públicos han sido utilizados como plataformas políticas y esta no es la excepción”, dijo.

La gerente del canal, Ana María Ruiz, le dijo a La Silla que quien revise la parrilla de programación puede darse cuenta de que el canal “no es ventana de gobierno” y que se producen y circulan contenidos ciudadanos, culturales y educativos. 

Pero incluso Santiago Rivas, uno de los directores de la franja, piensa que los canales públicos, incluido el Canal Capital, terminan siendo reflejo del gobierno de turno. Y considera que la franja es “un golpe de opinión”. 

Sin embargo, dijo que cree en que la gerente Ruiz, más que criticar al gobierno, buscaba darle visibilidad a la franja y traer a su canal debates que se van a dar, sobre todo, en esta pretemporada de elecciones.

La opinión política se modera con Claudia y Petro

Aunque la mayoría de críticas en la franja han sido contra el uribismo, también las ha habido para la alcaldesa López y en menor medida para otras figuras como Gustavo Petro. 

Sanín, por ejemplo, reclamó a la Alcaldía que construyan más baños públicos en la capital para los habitantes de la calle. Y Rivas criticó el gesto de la mandataria por su declaraciones sobre migrantes venezolanos. 

En “El lunes” también se ha criticado el centro como opción política, se han burlado de Sergio Fajardo, y se ha planteado que la Alcaldía tiene responsabilidad también en los abusos de la Policía.

 

 

Rivas también ironizó sobre el Pacto Histórico de Gustavo Petro. Dijo que hay personas poco calificadas para su puesto, como Gustavo Bolívar para ser senador o Benedetti para ser de izquierda. 

Pero frente a la figura de Gustavo Petro esta franja de opinión ha sido mucho más moderada en la crítica. Una postura similar a la que ha asumido la alcaldesa López. Pese a que Petro la señala constantemente, ella ha optado por no graduarlo como opositor, y, más bien, ha elegido ser la opositora del presidente Duque. 

En Mesa Capital, Petro, una de las figuras más fuertes para la campaña que viene, incluso ha encontrado espacios para su mensaje contra López. 

Ávila tuvo una entrevista de una hora con él, en la que el líder de la Colombia Humana se despachó contra la alcaldesa de Bogotá: “¿Por qué nosotros somos independientes del gobierno de Claudia López? (...) Porque ella es la continuación del peñalosismo”, dijo Petro.

 

 

Mesa Capital hasta ahora lleva cinco semanas al aire y ya ha empezado a generar impacto en la opinión. Aunque la idea era buscar un espejo para todos los bogotanos, hasta ahora su reflejo solo captura la visión de una parte de los ciudadanos. Los que piensan parecido a la alcaldesa.

Nota del editor: Después de publicada esta nota, removimos un trino de Alejandra Barrios, del 2013, que la identificaba como crítica del uribismo. Lo reemplazamos con dos ejemplos de críticas que ha hecho en medios a propuestas de ese grupo político.

   

Comentarios (2)

María José

22 de Marzo

0 Seguidores

Me parece que el título es muy reduccionista sobre la propuesta que describen de esta franja. Sería un análisis interesante sobre la evolución de la televisión pública, sobre posibles límites a la libertad de expresión como medio de la alcaldía, resaltar, como dice Morales, que es un espacio crítico con la institucionalidad y establecimiento. ¿Pero reducir todo esto a decir que es antiuribista?

Me parece que el título es muy reduccionista sobre la propuesta que describen de esta franja. Sería un análisis interesante sobre la evolución de la televisión pública, sobre posibles límites a la libertad de expresión como medio de la alcaldía, resaltar, como dice Morales, que es un espacio crítico con la institucionalidad y establecimiento. ¿Pero reducir todo esto a decir que es antiuribista?

Wilozada

26 de Marzo

0 Seguidores

En gracia de discusión, habría que considerar el hecho de que, como lo expone el artículo, se ha invitado al señor Petro para que despotrique de la alcaldesa y que hay algunos conductores de espacios que son críticos con la labor de doña Claudia. Algo así es impensable es un noticiero patrocinado por el gobierno Duque, en donde lo único que figuran son sus soba sacos de oficio, v.gr Álvaro García.

En gracia de discusión, habría que considerar el hecho de que, como lo expone el artículo, se ha invitado al señor Petro para que despotrique de la alcaldesa y que hay algunos conductores de espacios que son críticos con la labor de doña Claudia. Algo así es impensable es un noticiero patrocinado por el gobierno Duque, en donde lo único que figuran son sus soba sacos de oficio, v.gr Álvaro García.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia