Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Juanita Vélez · 20 de Agosto de 2019

2548

0

Un cuerpo identificado. Un funeral. Un adiós digno. Saber si están vivos. No parece mucho pedir y sin embargo, es algo que casi 83 mil familias en todo el país no han podido hacer con algún familiar, según cifras del Centro Nacional de Memoria Histórica.

Hoy el partido Farc, que fue responsable de muchas de esas desapariciones, dio un primer paso para que algunas de ellas estén más cerca a la verdad: le entregaron a la Unidad de Búsqueda de Personas Dadas por Desaparecidas información sobre 276 víctimas.

Es la primera de varias entregas que la Unidad espera recibir de Farc para armar el complejo rompecabezas de los desaparecidos, junto con información de la Fiscalía y de organizaciones de víctimas, que cruzan con las bases de datos de Medicina Legal y el apoyo del Comité Internacional de la Cruz Roja, Cicr, con casos entre 1958 y el 1 de diciembre de 2016, día en que arrancó la implementación del Acuerdo de La Habana.

La Farc, bajo la batuta de Jaime Alberto Parra (miembro del secretariado como alias ‘El Médico’), armaron desde 2017 una hoja de ruta con Medicina Legal y Cicr, para documentar los casos en los que la exguerrilla podría tener información y desde entonces más de 80 excombatientes trabajan en recolectarla en terreno.

Aunque con esto la Farc da un primer paso para reparar a sus víctimas, les falta mucho porque:

1

La mayoría de lo casos que entregaron son sobre miembros de grupos armados

De los 276 casos que entregaron, 176 son de personas que eran miembros de grupos armados ilegales, incluyendo las Farc.

En cambio, solo 77 son civiles, dos de la fuerza pública y de 21 no especificaron. Eso muestra que por ahora son más los datos de paras o de miembros de Farc, ELN o EPL desaparecidos en combate, que de policías, militares o civiles.

2

La Unidad no sabe cuántos de esos fueron desaparecidos por Farc

Como no es competencia de la Unidad determinar los responsables, sino recolectar información para esclarecer las desapariciones, “en lo que nos entregó la Farc, no está quién fue el responsable en cada caso porque eso lo debe definir la Jurisdicción Especial de Paz, JEP”, dijo a La Silla Luz Marina Monzón, directora de la Unidad.

Es decir, aunque con esto la Farc contribuye a reparar a las víctimas, aún no se sabe en qué proporción están reparando a quienes ellos desaparecieron.

3

Solo los paras tienen más desapariciones registradas que Farc, pero se sabe muy poco

Según las cifras del Centro Nacional de Memoria Histórica, de los82.998 casos de desaparición reportados desde 1958 hasta el 15 de noviembre de 2017, saben quién fue el perpetrador en 42.471 casos.

De esos, Farc tiene 3.606 casos registrados,el ELN tiene 622 y cerca de 6 mil casos son de alguna guerrilla, sin detalle (el resto son 26.475 de grupos paramilitares, 2.764 de grupos posdesmovilización, 2.484 de agentes del Estado y 388 de ellos con paramilitares).

Así que aún si los 276 casos que entregaron hoy fueran solo de sus víctimas, faltaría más del 90 por ciento del total de personas que desaparecieron las Farc. A eso se suma que más del 70 por ciento de los casos que entregaron fueron desapariciones ocurridas entre 1996 y 2007.

4

Las víctimas han entregado más que la Farc

Según dijo Monzón a La Silla, desde antes de que fuera nombrada directora de la Unidad, las organizaciones de víctimas comenzaron su propio trabajo de búsqueda de sus familiares. Por eso, ya le han entregado a la Unidad 624 casos de personas desaparecidas entre 1980 y 2016, más del doble de lo que hoy entregó la Farc.

Sin embargo, dice que “la calidad de la información es dispar. Hay unos casos más documentados que otros y en todos hay que hacer un amplio trabajo de contraste”

5

Este es apenas el primer paso de un largo camino

Hoy mismo, Farc dijo en un comunicado que tiene “documentación humanitaria de 354 casos”, lo que significa que les quedan otros 78 por entregar.

"Esperamos que sean varias entregas y que éste sea el punto de partida para que diseñemos una ruta de trabajo con la Farc", dice la directora Monzón. " Llevamos más de un año trabajando para que ellos sepan como consolidar y asegurar la información, pero lo que viene seguramente es que al contrastar lo que nos entregaron, tendremos que devolvernos a ellos para preguntarles datos y afinar información.”

Y así como la contrastarán con Farc, la Unidad también tendrá que contrastarla con las bases de datos de Medicina Legal, con las de la Cicr y con la información que ya tiene de la Fiscalía y las organizaciones de víctimas.

Con esos datos, la Unidad debe identificar a las personas dadas por desaparecidas que estén vivas y las que no, cuando sea posible, localizarlas y entregarles sus restos a sus familias, para que por fin puedan despedirlas.

 

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia