Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Ever Mejía · 31 de Marzo de 2021

12151

0

Desde La Picota, el exsenador Eduardo Pulgar quiere seguir jugando en la política. Pulgar está preso por un proceso judicial por el que ya aceptó parcialmente los delitos de tráfico de influencia y cohecho por sobornar a un juez. Al mismo tiempo, busca recuperar su curul en las próximas elecciones legislativas a través de su pareja, Ana Ucrós, según confirmó La Silla Vacía. 

El diputado y hermano de Eduardo Pulgar, Freddy Pulgar, le dijo a La Silla: “Ese tema está, se concreta el próximo mes (abril). En la mesa se encuentra el nombre de la señora del doctor Pulgar”. 

 

Con esto, Pulgar, que lleva dos décadas de escándalos políticos, le apuesta a mantener vivo su grupo político. Además, se convierte en el primer caso del ciclo electoral 2022 en el que figuras sacadas del juego politico por problemas judiciales acuden a candidatos en cuerpo ajeno para mantener su poder. Esta fue una estrategia frecuente luego de la parapolítica, y aún está viva hoy. 

Hace más de una década Pulgar ya había hecho algo similar. En 2006 y 2010 Pulgar llevó a su entonces esposa Karime Mota a la Cámara y al Senado, respectivamente, porque él estaba inhabilitado por haber defraudado las arcas de Barranquilla cuando era concejal. En 2014, el procurador Alejandro Ordóñez revocó la decisión y Pulgar volvió a la política.  

Diez años después, ante un nuevo caso de corrupción que lo llevó a renunciar a su curul, Pulgar renueva la apuesta con su pareja actual, Ana Ucrós. 

Ana Ucrós no tiene trayectoria política, pero su familia sí. Tiene una hija con Pulgar y es hermana del alcalde de Soledad, Rodolfo Ucrós, a quien Pulgar apadrinó en las elecciones regionales de 2019. En esas elecciones hubo ruidos por fraude, como contamos.  

En las próximas elecciones, sin Pulgar en el tarjetón, están en juego los 81 mil votos que él sacó para llegar al Senado con el partido de la U en 2018. El grupo político del exsenador tiene influencia en la Alcaldía de Soledad (la segunda más importante del Atlántico) y la Alcaldía de Sitionuevo (Magdalena). Además, tiene diputado en el Atlántico y concejal en Barranquilla. 

Aunque no se ha confirmado, la fórmula de la pareja de Pulgar sería la representante liberal Jezmi Barraza, hija del diputado de Cambio Radical Sergio Barraza, aliada de Pulgar en Soledad. 

El grupo de Barraza apoyó la candidatura del cuñado de Pulgar, Rodolfo Ucrós, y tienen representación en la Secretaría de Educación de Soledad.

Barraza le dijo a La Silla que su hija ha tenido conversaciones con Ucrós, como las han tenido con varios senadores y aspirantes liberales, pero que aún no está definida la fórmula y que Ucrós no ha confirmado su intención de lanzarse. 

Sin embargo, una fuente de Soledad nos dijo que el propio Sergio y Jezmi Barraza le comentaron que la fórmula sería con Ana Ucrós. Un anuncio que se haría en mayo. 

Y un político local nos confirmó que otro familiar de Jezmi le dijo que hasta ahora esa es la fórmula. 

Sergio Barraza niega estas versiones y dice que no tendría razón para ocultarlo. Por su parte, Freddy Pulgar nos dijo que “ese tema se define el próximo mes”. 

En las últimas elecciones, Jezmi Barraza fue en fórmula con Laura Fortich (sobrina y heredera política del cuestionado excongresista Álvaro Ashton) y sacó 41 mil votos. 

Mientras tanto, medios locales de Soledad y contratistas de la Alcaldía de Soledad han empezado a mover la noticia de la alianza.

Es el caso de Stanley Ahumada, quien tiene un contrato vigente con la Empresa de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente de Soledad (Edumas), adscrita a la Alcaldía de Soledad, y es cercano a Jairo Samper, principal ficha de Pulgar en el Concejo.

 

Si la apuesta de Pulgar funciona en 2022, Ana Ucrós no sería la primera pareja de un político cuestionado en llegar al Congreso con votos endosados. Sin embargo, Pulgar sí sería el primer político en poner a dos parejas distintas en el Senado. 

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia