Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Julián Huertas | Daniela Amaya Rueda · 20 de Julio de 2018

5705

0

El Congreso que termina hoy, cuando se instala el Congreso de los siguientes cuatro años, pasará a la historia por haber sido el que refrendó el Acuerdo de Paz con las Farc. La Silla Vacía seleccionó varios temas que merecen ser recordados y otros que no.

Álvaro Uribe Vélez

En la historia reciente del país nunca se había visto que un ex presidente de la República llegara al Senado y que, casi solo con su fuerza de opinión y haciendo oposición, pusiera 19 congresistas en Cámara y 20 en Senado. Luego se convirtió en un súperpoderoso del Congreso al convertirse en el jefe de la oposición y organizar una bancada disciplinada de 39 congresistas con la capacidad de romper o armar un quórum y de dilatar los proyectos a punta proposiciones. En varias ocasiones Uribe hizo que toda la bancada se levantara en debates que favorecían al gobierno. El éxito de su oposición logró poner los ojos del país sobre sus intervenciones, sobre sus críticas al proceso de paz y sobre toda su bancada, lo que lo llevó a que en estas elecciones su partido se fortaleciera en el Congreso y pusiera al Presidente

Iván Duque

En el congreso, el presidente electo Iván Duque figuró como vocero del Centro Democrático en temas económicos, como por ejemplo en la discusión de la Reforma Tributaria. Además, fue elegido candidato del uribismo y ganó la presidencia por su cercanía con el senador y ex presidente Uribe (a parte de que se sentaran al lado en el Senado). A parte de esto, fue un congresista, que aunque estuvo en la oposición, tuvo la capacidad de conciliar con otras bancadas y sacar adelante cinco leyes, relacionadas sobre todo con el emprendimiento, que durante la campaña fue una de sus principales banderas.

Claudia López y Angélica Lozano

Hace cuatro años López saltó de de ser una de las analistas políticas más respetadas del país, sobre todo por las investigaciones que lideró y que develaron el paramilitarismo, a senadora. Aunque era la primera vez que se medía en las urnas, se eligió con más de 80 mil votos. Su forma de debatir sin pelos en la lengua (que algunas veces le jugó en contra) y sus trinos en redes sociales para conectar a sus seguidores con lo que sucedía en plenaria, la convirtieron en una de las estrellas del Capitolio. En este tiempo logró aprobar 11 leyes en clave con su fórmula a la Cámara, Angélica Lozano, y de la mano de Jorge Enrique Robledo lideró debates como el de Odebrecht.

Lozano, que venía de ser concejal de Bogotá y de hacer parte de Progresistas, fue elegida como la mejor Representante a la Cámara en el panel de Opinión de Cifras y Conceptos que consulta a cerca de 2300 líderes de opinión en 18 departamentos para calificar a los congresistas. Pronto se convirtió en una figura reconocida nacionalmente. Con este recorrido saltó al Senado con la segunda votación más alta de su partido y superando tres veces la votación que había tenido a la Cámara cuatro años atrás.

Lozano y López cerraron con broche de oro cuando lograron que el Congreso avalara por unanimidad la Consulta Anticorrupción que más de 4 millones de ciudadanos apoyaron con su firma.

Juan Fernando Cristo

Cristo fue una estrella de este Congreso porque como Ministro del Interior sacó adelante y logró que se aprobaran muchas de las leyes que fueron fundamentales para reglamentar el Acuerdo de Paz y garantizar su implementación. Su capacidad de hacer política dentro del Congreso se debe a que fue Senador del Partido Liberal de 1998 al 2014 y presidente de esta corporación en su último año. Esto le dio mucho prestigio dentro de los congresistas, y le dio cancha para saber cómo conciliar con las diferentes bancadas y cómo jugar a la política en beneficio de los intereses del gobierno.

Las redes sociales

El papel de la redes sociales en este Congreso fue crucial para que algunos congresistas lograran sus intereses políticos a través hashtags para impulsar una ley y crear tendencias que pusieran los ojos del país encima del Congreso, también, para denunciar la falta de quórum o señalar algún abuso de poder. Las especialistas en este tema han sido las congresistas Angélica Lozano y Claudia López.

Esto se vio, por ejemplo, en la votación de la Consulta Anticorrupción en la que a punta de redes lograron que los senadores la aprobaran por unanimidad. También fue evidente cuando López denunció con un trino el el madrazo que el Senador del Centro Democrático Luis Alfredo Ramos le dijo cuando el micrófono estaba apagado.

David Barguil

Este conservador cordobés llegó a la Cámara de Representantes en 2010 con el respaldo de la casa Pineda García, en 2014 se reeligió con 86 mil votos y,como contó La Silla cogió vuelo, se alejó de esa casa política y saltó al Senado con 139 mil votos, la votación más alta de su partido.

Lo logró gracias a que durante este cuatrienio fue presidente de su partido al le dio un aire nuevo con espacios a los sectores críticos del proceso de paz, se convirtió en un abanderado visible de que Electricaribe fuera intervenida y sacó adelante cuatro leyes. En su paso por la Cámara fue elegido como el segundo mejor representante a la Cámara en el panel de Opinión de Cifras y Conceptos que consulta a cerca de 2300 líderes de opinión en 18 departamentos para calificar a los congresistas.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia