Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Laura Soto · 14 de Abril de 2020

8959

5

Colón Génova es un municipio cafetero de Nariño, de diez mil habitantes, que se está viendo a gatas para atender la emergencia del coronavirus. 

Hablamos con su alcalde Segundo Gill López, del partido Verde, sobre los retos que enfrenta este pueblo campesino que queda a tres horas de Pasto, la capital de Nariño, cuando todavía no tiene ningún caso confirmado.

La Silla Vacía: ¿Cuáles han sido los retos más grandes de atender la emergencia en un municipio tan pequeño y lejano como el suyo?

Segundo Gil: El tema de la infraestructura, tanto económica como física de los centros de salud, si hay contagiados prácticamente todo se vendría abajo. No hay implementos, ni capacidad económica, ni personal capacitado para atender los casos. No hay camillas, no hay oxígeno. 

En todo el hospital hay una sola cama para atender algún contagio crítico que necesite ser aislado, pero no tiene hospitalización. Lo que hicimos fue conseguir un espacio para montar diez camas improvisadas con colchonetas para poder tener a los posibles contagiados aislados. El espacio ya está adecuado. 

Si hubiera alguien grave que necesite ir a Unidad de Cuidado Intensivos, UCI, tocaría llevarlo a Pasto, porque en el norte de Nariño (que tiene 15 municipios) no hay una UCI. 

Conseguir los implementos médicos ha sido difícil por el transporte, porque las personas han empezado a tapar las vías de manera autónoma.

Pero hemos logrado conseguir gel antibacterial, tapabocas, overoles, máscaras absorbentes, guantes y gorros pero eso se va agotando y toca buscar nuevamente para los médicos del único hospital del pueblo. No hemos podido conseguir hasta ahora las máscaras de oxígeno, ni las gafas, ni la capacitación adecuada para el personal. 

Uno calcula, más o menos, podremos llegar a unos 30, 40 infectados de manera optimista, pero puede ser peor.

LSV: ¿Y en lo económico?

SG: Lo más trágico de esto es que el Gobierno ha centralizado todo y nos hizo un recorte de los aportes del Sistema General de Participaciones a más de la mitad desde este año. 

En Planeación Nacional nos dijeron que la disminución se dio por la aplicación del censo del Dane de 2018 en el cual la población disminuyó en vez de aumentar. Algo contradictorio, porque la ley ordena que los ingresos del SGP no debe ser inferior al año anterior, sino que debe ir aumentando. 

Estamos en esa puja todos los alcaldes de Nariño con Presidencia para que nos resuelvan esa situación y que nos llegue lo mismo que antes. 

La plata no nos alcanza ni para pagar los trabajadores de la Alcaldía, y para la emergencia de Covid tenemos muy pocos recursos.

LSV: ¿Cuánto tienen?

SG: Hasta el año pasado llegaban al municipio 350 millones mensuales, pero ahora solo llegan 130. De esos, solo tenemos 60 millones mensuales para invertir en la emergencia, el resto es para la alimentación escolar, servicios públicos, transporte, nómina. 

El lío acá es grandísimo, el recorte fue de más de la mitad y por eso estamos funcionando a media máquina.

LSV: ¿Cuál es el riesgo del municipio frente al coronavirus, por dónde podría entrar?

SG: Más que todo por la frontera con Ecuador, aunque nosotros somos el municipio con límites con Cauca. 

Pero el otro riesgo es que el municipio es cafetero y en 15 días empieza la cosecha y eso termina siendo un lío porque la mano de obra no da para sostenerse solo. Viene gente a trabajar de Antioquia, Armenia, Huila. 

El dilema está en si esta gente va a venir o no, aunque hemos trabajado en un plan de cosecha con mano de obra de la región, es muy difícil detener a la gente porque la cosecha de café lo exige o de lo contrario se pierde.

LSV: ¿Cómo les va con las pruebas de diagnóstico del virus?

SG: El virus ya llegó hace mucho rato acá, pero no tenemos capacidad de tomar pruebas, ya deben haber muchos contagiados. Hemos enviado pruebas a Pasto y de ahí a Bogotá, pero los resultados se demoran de tres a cuatro días. Por ahora todas han sido negativas.

LSV: ¿Cómo ha funcionado la cuarentena en su municipio?

SG: Eso ha sido disciplinado, la gente en pueblos acata más fácil las normas, es fácil controlarlas. En el casco urbano, luego de las dos de la tarde no se encuentra nada, en la mañana salen a hacer compras con pico y cédula y de la tienda a la casa. Hasta ahora hemos puesto 43 comparendos en general; de esos, 17 son a padres de familia que han dejado salir a sus hijos.

LSV: ¿Ha habido articulación o algún tipo de ayuda desde el Gobierno Nacional ante esta emergencia?

SG: No, no ha habido articulación, solo ha ordenado. El Gobierno centralizó todo, los auxilios los han hecho desde allá, desde sus bases de datos, han definido a quién entregan subsidio y a quién no. Creo que eso es un error porque él no conoce las realidades del territorio; hay gente que tiene Familias en Acción, la devolución del Iva, y el Ingreso Solidario. Eso pasa por no cruzar las bases de datos con las internas de los municipios de quienes no tienen subsidios del Gobierno.

LSV: ¿Cómo se ha protegido frente al Coronavirus?

SG: Tenemos puntos de control en las entradas con funcionarios de la dirección local de salud, monitores de deporte, cultura, donde hacemos desinfección y tomamos datos de los que llegan para hacerles un monitoreo diario. 

También acatamos el toque de queda ordenado por la Gobernación de Nariño que va desde las cuatro de la tarde hasta las 5 de la mañana. Tenemos pico y cédula y controles en los días de mercado para que la gente no se aglomere.

LSV: Hay otras zonas del país que empiezan a sufrir escasez. ¿En Colón hay desabastecimiento?

SG: El abastecimiento es un problema, hay crisis social, económica y hay gente que no tiene cómo comprar arroz. 

Por eso hemos implementado el trueque (intercambio de productos) entre veredas, ya llevamos dos jornadas en veredas de unos 300 habitantes. 

La comunidad saca lo que tenga, plátanos, bananos, yuca, limones (productos de tierra caliente), yo voy hasta ese sector les entrego papa, cebollas, zanahoria productos de clima frío y ellos me entregan lo que tienen para entregarlos en otras veredas que no tengan.  

También logré hacer intercambios pequeños con el municipio de Imues que nos dio papa y con San Pablo, que no dio frutas como fresas, mora, uchuva, gulupa y nosotros les hemos dado panela, plátanos, café, yuca, aguacate, huevos.

Eso sirve para hacerle entender a la gente que no todo es regalado, que debe haber algo a cambio. Quería hacer un truque grande en el departamento, pero no hubo recepción de otros municipios, sólo hubo interés de tres. 

En realidad no se gasta casi nada, solo el combustible, y así logras abastecerte de productos locales y que la gente se motive a hacerlo en sus comunidades. El trueque despierta esa solidaridad que se ha perdido.

LSV: Antes de que el Presidente ordenara que los funcionarios públicos con salarios altos dieran parte del mismo para aportar a la emergencia, usted había propuesto que los alcaldes de Nariño donaran parte de sus salarios y bonificaciones. ¿Usted lo hizo y logró que otros lo hicieran?

SG: El sueldo mío se está invirtiendo en la emergencia (5 millones mensuales), pero nadie acogió esa idea. El interés de los alcaldes es más de sacar plata que invertir. 

Con mi salario hemos comprado las camas, gel, la misma Gerente del Hospital está haciendo lo mismo, los empleados de la Alcaldía lo han hecho también. 

Mi idea era armar un fondo común. Si los los 1122 municipios donamos unos 8 millones de pesos en tres meses, logramos reunir al final 25 a 30 mil millones de pesos. Se podía construir un hospital especializado, era la idea, pero no, los mandatarios no le prestaron atención

LSV: ¿Ha habido algunas críticas a su municipio por permitir el ingreso de personas que estaban en otras partes. ¿Por qué lo ha permitido?

SG: Era una propuesta que yo había hecho de personas que están enfermas de otra cosa diferente a coronavirus que están en ciudades. Por ejemplo, en Bogotá hay una señora con leucemia, ella debe hacerse diálisis en el departamento, hay que traerla de vuelta o se va a morir. También hay muchos estudiantes, trabajadores que hay que devolverlos y que se mantengan aislados, así podíamos controlar la situación. Saber cuánta gente viene, quiénes son, dónde viven, para hacerles seguimiento. Les proponía traerlos de manera organizada, pero es muy difícil. 

Pero la gente lo ve mal, por el riesgo de traer contagiados. Eso despierta el individualismo y la falta de solidaridad. Yo les digo a ellos, ´tienen que darse cuenta que cuando el Gobierno levante la cuarentena toda la gente de acá que está en ciudades van a empezar a regresar de cualquier forma, de manera desordenada, no vamos a tener control de nada´.  Estas crisis profundas lo que hacen es revelar lo peor que tienen los seres humanos, la falta de solidaridad, el individualismo. 

A cambio de eso lo que hemos hecho es enviar remesas a algunas familias que están en las ciudades. Hoy sale el segundo viaje de comida a Bogotá con 180 remesas en una especie de puente humanitario. Las familias ponen la comida y yo gestiono el transporte y los permisos. La semana pasada enviamos 58 remesas a Cali

LSV: ¿Otra apuesta del Gobierno ha sido la educación virtual. ¿Eso ha sido posible en el municipio?

SG: Lo veo imposible, la conectividad a internet es difícil. Hay zonas donde se podría hacerlo como la urbana, pero el 80 por ciento de los estudiantes vive en zona rural y no tiene ni un computador, en algunas zonas no hay ni señal de celular.

Hemos analizado otro tipo de metodología como por ejemplo que el profesor vaya a la casa, o se traslade a las veredas, es la única opción que vemos  y virtual con los que se pueda. Lo presencial tiene sus riesgos, pero toca buscar herramientas de protección de bioseguridad. 

A menos que el Gobierno invierta en internet sí podría ser distinto, pero como estamos, es imposible

LSV: ¿Usted se hizo conocido por su campaña política austera y por enfrentar a partidos tradicionales políticos de Cambio Radical, La U, Conservador que tenían el poder del municipio hace muchos años. ¿Cuál fue la clave para ganar?

SG: Me atreví a hacer una campaña rara, distinta, la gente venía esperando el cambio hace rato porque los mismos llevaban 20 años en el poder. No puse afiches de publicidad, mucha gente no me conocía, yo había egresado de estudios políticos de la Universidad del Valle hace 6 meses, pero esa fue la mejor estrategia. Hice publicidad por redes y en imprimir y repartir el plan de gobierno y eso nunca se había hecho. 

Hice reuniones masivas con la gente no para hablarles de construir puentes, canchas, sino sobre las Juntas de Acción Comunal, sobre la política, para que sirve la democracia, terminaban siendo más como una clase que una reunión. No hice campaña con carros y sonido a todo volumen. Yo me presentaba individual, iba solo a las casas, en las 34 veredas, a pie, para darle a entender a la gente de qué se trata una elección, dar el voto, que estos procesos pueden ser benéficos para la gente o perjudicar a la gente y eso lo entendieron. 

La gente miró que el candidato era de carne y hueso, gente normal, y no de un estatus más elevado que no están al nivel de la gente. 

Fue una lección fuerte a los tradicionales. Me rodee de los jóvenes, mi equipo es joven, gente que nunca ha tenido una oportunidad, de cada vereda tengo a una persona y todo mundo se siente representado. Por eso ha sido fácil gobernar hasta el momento, encuentras apoyo

Comentarios (5)

coronado

14 de Abril

0 Seguidores

que clase de noticia es esta??? no hay ningun caso --acaso pretenden que les q...+ ver más

que clase de noticia es esta??? no hay ningun caso --acaso pretenden que les quiten la plata a las ciudades donde se concentra la epidemia para darsela a uno que no tiene NINGUN caso y que si lo tuviera lo atenderian en pasto???? Van ahora a irse de municipio en municipio SIN casos para ver somo estan atendiendo a sus ceros contagiados?

Laura Soto

14 de Abril

261 Seguidores

Coronado, este es un caso que refleja las condiciones en las que están los mu...+ ver más

Coronado, este es un caso que refleja las condiciones en las que están los municipios pequeños no solo en el tema de salud, si no económico, alimenticio, educativo. Y si bien allí no podrían hospitalizar a ninguno, son las autoridades locales las que toman las pruebas y tienen contacto con potenciales contagiados y por lo tanto deben tener protección y capacitación.

PabloEstudiante

14 de Abril

0 Seguidores

Que buena entrevista! Da alivio saber que hay alcaldes como Segundo Gil

Que buena entrevista! Da alivio saber que hay alcaldes como Segundo Gil

Gustavo Adolfo

15 de Abril

0 Seguidores

Un buen ejemplo de porqué es necesaria la descentralización. Bogotá no es c...+ ver más

Un buen ejemplo de porqué es necesaria la descentralización. Bogotá no es capaz de controlar las necesidades de todo un país, no vamos a tener democracia real si los funcionarios locales no adquieren responsabilidad sobre la administración de los impuestos que pagan sus comunidades.

harriarq

15 de Abril

0 Seguidores

El salto es otro, no es Bogotá, es cada una de las Gobernaciones de los depar...+ ver más

El salto es otro, no es Bogotá, es cada una de las Gobernaciones de los departamentos donde se esfuman recursos, hacer primero esta revisión ayudaría a la afirmación sobre descentralización, porque Nariño viene de una Gobernación de Navarro, la mejor, pero hoy es uno de los departamentos con mayores problemas sociales, de seguridad y narcotráfico, que pasó? era una verdad a medias mentiras?

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia