Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Román D. Ortíz · 26 de Marzo de 2012

3463

6

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Para todos aquellos en Colombia que miran con simpatía el modelo social-liberal de la Tercera Vía con que Tony Blair gobernó el Reino Unido durante una década, la experiencia del mandatario británico que trajo la paz a Irlanda del Norte resulta inspiradora a la hora de trazar la ruta hacia una posible negociación con las FARC. De hecho, un observador podría encontrar aparentes similitudes entre la trayectoria que condujo a la paz en el Ulster y lo que algunos ya consideran como la segura deriva del  escenario estratégico colombiano hacia una solución negociada. El problema con esta hipótesis es que en seguridad no todo es lo que parece.

En principio, se pueden encontrar ciertas semejanzas entre ambos conflictos. Las FARC y el IRA Provisional son grupos terroristas muy distintos –ultranacionalistas católicos los unos y marxistas los otros – pero los dos han alimentado conflictos prolongados que llegaron a ser considerados prácticamente insolubles. Además, en ambos casos, surgieron formaciones paramilitares  -la Fuerza de Voluntarios del Ulster (UVF) y las AUC – que contribuyeron de forma decisiva a intensificar la violencia y complicaron sustantivamente el escenario estratégico.

En este contexto, la comparación de las rutas seguidas por los gobiernos de Londres y Bogotá para enfrentar la violencia resulta muy tentadora. Tras su ascenso al poder en 1979, Margaret Thatcher rechazó cualquier compromiso con el IRA y lanzó una fuerte campaña antiterrorista en Irlanda del Norte que llegó a involucrar a 22.000 soldados británicos en un territorio de menos de 14.000 kilómetros cuadrados (bastante más pequeño que Huila). Tras la dimisión de “Maggie” en 1990, el también conservador John Major continuó con la estrategia de presión militar al tiempo que abría conversaciones con los partidos católicos y protestantes norirlandeses para buscar una salida negociada. De este modo, a la llegada de Blair al puesto de primer ministro en 1997, los “Provisionales” atravesaban sus horas más bajas tras 18 años de presión militar ininterrumpida.  

Como consecuencia, el esfuerzo del líder laborista británico para alcanzar una solución negociada al conflicto norirlandés encontró al IRA en un escenario con pocas salidas. Si rechazaban la oferta de diálogo, los terroristas se enfrentaban a la prolongación de la ofensiva de las fuerzas de seguridad británicas. Por el contrario, si decidían sentarse a la mesa de conversaciones, debían aceptar el final de una organización cuyos orígenes se remontaban a la década de 1920. Bajo estas circunstancias, los “Provisionales” terminaron aceptando el acuerdo de “Viernes Santo” de 1998 que dio paso a un tortuoso proceso de desmovilización cuyo cierre se prolongó hasta la renuncia a la violencia del IRA seis años más tarde.

Así las cosas, la posibilidad de encontrar paralelos con el caso colombiano no parece difícil.  Durante 8 años, la administración Uribe impulso una campaña militar sostenida contra las FARC que obligó al grupo armado a replegarse a hacia las zonas más remotas del país y redujo su capacidad operativa de forma drástica. En consecuencia – como Blair en su momento – el presidente Santos podría tener la oportunidad de negociar un acuerdo de paz en un plazo relativamente corto.

Sin embargo, esta teoría pasa por alto dos cuestiones que marcan diferencias decisivas entre el IRA Provisional en la Irlanda del Norte de 1998 y las FARC en la Colombia de 2012: lo que podía esperar uno y otro grupo si decidían perseverar en la guerra o apostar por la paz.

En términos militares, la situación de los “Provisionales” era ciertamente difícil. El IRA podía continuar realizando ataques como lo demostró con el atentado contra los Docklands de Londres de febrero de 1996; pero en general la inteligencia británica había penetrado su estructura hasta hacerla transparente y por tanto vulnerable. En otras palabras, el Ejército y la Policía británicos estaban en condiciones de asestar un golpe decisivo a la capacidad operativa del grupo terrorista. Además, Londres había fortalecido la cooperación antiterrorista con Dublín hasta el punto de negar a los militantes del IRA la retaguardia segura de la que habían disfrutado durante décadas en el territorio de la República de Irlanda.

En el momento presente, la situación de las FARC es muy distinta. La organización todavía cuenta con unos 9.000 combatientes de tiempo completo más un número indeterminado de milicianos (frente a los 800 con que contaron los “Provisionales” en su mejor momento). Además, pese a los indudables éxitos de la inteligencia colombiana, lo cierto es que todavía no ha penetrado la guerrilla hasta un nivel semejante al que lograron los servicios de información británicos con el IRA.

Por otra parte, Colombia no puede esperar de Venezuela un nivel de cooperación antiterrorista ni lejanamente parecido al que en su momento existió entre el Reino Unido y al República Irlandesa. De hecho, las FARC todavía cuentan con simpatías importantes entre ciertos sectores del país vecino. Para muestra un botón. Hace unos días, la Cancillería colombiana se vio obligada a emitir un comunicado de protesta por el homenaje realizado el extinto Manuel Marulanda “Tirofijo” en Caracas. Desde esta perspectiva, la guerrilla colombiana no se encuentra en una situación militar sin salida como la que en su momento enfrentó el IRA. Sencillamente, el desarme no es su única opción.

Pero además, la distancia entre lo que consiguió el IRA con la paz y lo que pueden esperar las FARC es muy grande. Los “Provisionales” contaban con suficientes simpatías entre la comunidad católica norirlandesa como para que su decisión de abandonar las armas fuese una apuesta políticamente rentable puesto que les abrió la puerta a conquistar cuotas de poder significativas a través la participación en las elecciones. De hecho, el Sinn Fein como brazo político del IRA incrementó su caudal de votos tras los acuerdos de paz y entró a formar gobierno al lado de los protestantes del Partido Unionista Democrático en 2007.

Las perspectivas políticas de las FARC son completamente distintas. No cuentan con respaldo social, ni en las zonas rurales, ni mucho menos en las ciudades. Por otra parte, carecen de una organización política legal –similar al Sinn Fein – que les garantice una cuota de influencia electoral después de abandonar las armas. De hecho, los seguidores de “Timochenko” enfrentan el rechazo de una amplia mayoría de la izquierda que en muchos casos ha sido víctima de la inclinación de la guerrilla a resolver cualquier disidencia con el señalamiento como traidor, la amenaza y el asesinato.

En consecuencia, la desmovilización y el tránsito a la legalidad parecen muchos más difíciles y sobre todo menos atractivos para las FARC que en el caso del IRA. En otras palabras, la guerrilla todavía puede percibir las armas como un instrumento más efectivo para influir sobre el escenario político colombiano que un proceso de paz que promete condenarles a la irrelevancia política. Ciertamente, este cálculo puede cambiar a medida que los sucesivos golpes militares debiliten la organización. Pero en este momento, las FARC no se encuentran en el callejón sin salida que forzó al IRA a abandonar las armas. La ruta seguida por Tony Blair para llevar la paz a Irlanda del Norte puede parecer políticamente tentadora; pero actualmente es impracticable en Colombia.

Twitter: @roman_d_ortiz

Comentarios (6)

Daniel

27 de Marzo

0 Seguidores

"Los seguidores de 'Timochenko' enfrentan el rechazo de una amplia mayoría de...+ ver más

"Los seguidores de 'Timochenko' enfrentan el rechazo de una amplia mayoría de la izquierda que en muchos casos ha sido víctima de la inclinación de la guerrilla a resolver cualquier disidencia con el señalamiento como traidor, la amenaza y el asesinato."
Por leer entre líneas casi que no entiendo este párrafo. En "seguidores de Timochenko" léase guerrilleros.

cainem

27 de Marzo

0 Seguidores

Y el narcotráfico que? Eso no es un factor relevante en su opinión?

Y el narcotráfico que? Eso no es un factor relevante en su opinión?

GMolano

27 de Marzo

0 Seguidores

Uno de los factores que el autor describe muy superficialmente es que no fue t...+ ver más

Uno de los factores que el autor describe muy superficialmente es que no fue tanto que el Sinn Fein lograra mayores votaciones ... Fue mas bien que los protestantes leales al gobierno britanico, con el reverendo Ian Peasley a la cabeza, cedieron espacios de participacion politica en el gobierno de Ulster, a niveles que en el pasado no eran imaginables. El Sin Fein podia ser un partido político "legal" pero en la practica no tenia acceso a espacios de desicion importantes. Hoy en dia el reparto de poder esta compartido entre protestantes y católicos. Aun siguen las tensiones pero ya no se resuelven a bala.
Cabe preguntarse si aca nuestros "leales" al establecimiento han generado espacios de participación política seguros y que realmente tengan relevancia.
Otros detalles claves que olvida son que los catolicos sufrian una discriminacion economica importante antes y durante el conflicto. Y que uno de los golpes militares mas fuertes que recibieron el IRA no lo dio el gobierno britanico

GMolano

27 de Marzo

0 Seguidores

Lo dio el FBI y la policia de varias ciudades de la costa este de estados unid...+ ver más

Lo dio el FBI y la policia de varias ciudades de la costa este de estados unidos, al desvertebrar las redes de apoyo logistico mas importantes que tenia el IRA. A la postre esto fue un factor clave porque les quitaron oxigeno y poder militar constante al IRA ...

DIDUNDI

28 de Marzo

3 Seguidores

Y no se tiene en cuenta la voluntad politica del estado?,xq es claro q dsde el...+ ver más

Y no se tiene en cuenta la voluntad politica del estado?,xq es claro q dsde el gobierno de blair se manifesto el ineteres de encontrar la solucion y no continuar con la actitud furibista de margie,pero que similitud hay en se sentido con colombia?? la verdad muy poca ,y es q no solo s conjuga la voluntad poilitica ,sino la de una extrema derecha exagradamente radical q se amaño en un conflicto q no solo genero interes egocentristas derivados del orgullo de vencer al enemigo,sino lucros economicos diversos q hacen mas interesante mantener el conflicto q terminarlo.

Flavio Pinto Siabatto

31 de Marzo

0 Seguidores

Dice bien Román que el escenario político para la guerrilla no representa un...+ ver más

Dice bien Román que el escenario político para la guerrilla no representa una alternativa viable actualmente. El exterminio de la UP es para la guerrilla una lección inolvidable. Como militares jugándose el pellejo no cometen un mismo error dos veces.
Pero es ilógico afirmar que una guerrilla con 9000 hombres armados no tiene ningún apoyo entre la población. Obvio que lo tiene, así sea entre las capas menos ilustradas, los más marginados, los más ilusos o más apasionados. Si Román tuviese en cuenta que sí existe apoyo, soterrado y todo lo que se quiera decir al respecto, el análisis lleva a una conclusión distinta: aunque el escenario político para la guerrilla no es llamativo por ahora, no está claro que las fuerzas oficiales tengan un camino asegurado de debilitamiento de los insurgentes. Los hechos recientes lo corroboran. Eso es pensar con el deseo. Se ve que no tienen a Román para que haga análisis objetivos, sino para que haga propaganda a favor de la guerra.

Las historias más vistas en La Silla Vacia