Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Lucas Ospina · 25 de Enero de 2013

4941

4

La última portada de la revista Semana y el titular de Chávez del periódico El País muestran cómo el cuerpo del Doctor Jekyll del periodismo fue dominado por el Míter Hyde sensacionalista. ¿Qué hay en la mente de los editores de titulares así?

Quienes decidieron darle portada esta semana en Semana al caso del asesinato de Luis Andrés Colmenares pidieron prestadas las exclamaciones que usan folletines como El Espacio, El Caleño o Q’Hubo: “¡Aumenta el misterio!”. Además le estamparon la frase intrigante a manera de corbatín a una foto angelical en blanco y negro del rostro de este joven cuya trágica celebridad póstuma ha sido totalmente involuntaria y sobre la que semana a semana se publican todo tipo de filtraciones, chismes y montajes que la prensa reproduce sin verificar. Por su parte, los españoles del diario El País, pusieron en portada una imagen borrosa del Presidente de Venezuela en que sale intubado, hinchado y sedado, en lo que parece ser una unidad médica cubana, y la titularon: “El secreto de la enfermedad de Chávez” (con algo más de pudor no usaron signos de exclamación).

A Semana seguro le fue bien con su apuesta, quizá hasta subió el flujo de circulación semanal, y con cifras sabrán darle respaldo a los más de 30 anunciantes que pagan avisos de página completa en esta revista. Es posible que la próxima semana ya tengan indicadores del área de sostenibilidad empresarial que marquen un repunte en los clics y en la circulación. En cambio a los de El País les fue mal, la foto de Chávez resultó falsa, tuvieron que detener la circulación del periódico, enmendar la portada, eliminarla del portal de internet, y emitir una rectificación donde piden disculpas, dicen que van a abrir una investigación y le extienden la culpabilidad a una falsa enfermera cubana que a su vez engañó a la agencia de prensa que les suministró la imagen.

Cuando en Colombia le llegue el día del juicio final al periodismo, Semana y otros medios podrán también compartir y extender culpabilidades. Y si para entonces ya se sabe quién fue el que mató a Colmenares los periodistas podrán pedirle a la Fiscalía del averno que le imputé al asesino un nuevo cargo: incitación al sensacionalismo.

En El extraño caso del Doctor Jekyll y Mister Hyde, la famosa novela de Robert Louis Stevenson, un “buen” y reputado doctor experimenta en secreto consigo mismo y se toma una pócima que lo lleva a convertirse en un oscuro míster del “mal”. En el novelón mediático del día a día se le atribuye casi todo el "mal" a los Míster Hyde, a los periodistas sensacionalistas. Habría que señalar que son realmente los Doctor Jekyll, los dueños de los laboratorios mediáticos, los editores y directores de medios en apariencia serios, quienes con su travestismo temerario propician este estado de cosas bajo un sistema macabro de experimentación que se les ha salido de control: Míster Hyde es "malo" en sí mismo, el Doctor Jekyll es "bueno" de puertas para afuera pero hacia adentro es quien por cuenta propia le ha abierto la puerta al "mal".

Comentarios (4)

Enrique Machado

26 de Enero

0 Seguidores

Todos los que conozco, absolutamente todos los medios se han dejado tentar por...+ ver más

Todos los que conozco, absolutamente todos los medios se han dejado tentar por "la chiva" y la truculencia. Muchos de los desaciertos también padecen de una inclinación política, a mi juicio en Colombia todos, con excepción de LSV donde el contenido de opinión es el mayor insumo. Personalmente yo no creo en la información aséptica, pasteurizada, me causa enorme desconfianza. Antonio Caballero que para mi criterio es el mejor de todos, se ha visto obligado a rectificar, una vez, pero ya abandonó la virginidad del periodista. Informar es tan supremamente dinámico que se requiere cierta esquizofrenia y bipolaridad para tener comunicación. A Daniel Coronell le acaba de suceder. Lo que uno si espera es la rectificación oportuna, destacada y clara, sin desconstextualizar.

Héctor Rolando Chaparro

27 de Enero

0 Seguidores

Daniel Coronell, precisamente en Semana, relativiza la "travesura" de El País...+ ver más

Daniel Coronell, precisamente en Semana, relativiza la "travesura" de El País y atenúa su responsabilidad. Hay un asunto que podría complejizar el asunto: ¿a quiénes (y cómo) están exponiendo estos medios? ¿No se afecta su dignidad? ¿En esto puede haber total impunidad?

ANTONIOCARLOSARROYO

27 de Enero

0 Seguidores

Tiene toda la razon el presidente Correa de Ecuador cuando impulsa una ley de ...+ ver más

Tiene toda la razon el presidente Correa de Ecuador cuando impulsa una ley de comunicación en su país, esta barbarie debe acabarse, existen medios(la mayoria, tristemente) que hacen lo que se les da la gana, acaban reputaciones, tumban alcaldes, ministros, tiene un poder inmenso, son empresas dedicadas a un negocio, lo explotan, lo que no vende no sirve, deben generar utilidades. Lo que este en contravia a sus intereses lo atacan, pero ellos se escudan en la libertad de expresión, como si este derecho estuviera por encima de las dignidad de las personas, de la información (veras),etc, y demás derechos que atropellan con sus titulares si ningún reparo.

GMolano

28 de Enero

0 Seguidores

Ojala fuera un fenómeno psicológico o un leve trastorno de personalidad en l...+ ver más

Ojala fuera un fenómeno psicológico o un leve trastorno de personalidad en la mente de los editores. Pero en algunos casos los editores se prestan a manipulaciones muy bien orquestadas. La foto de un Chavez convaleciente publicada en un medio supuestamente serio tenia un objetivo muy claro, entorpecer la sucesión del chavismo en Venezuela y de ñapa desvirtuar la escasa información sobre la mejoría de Chavez en Cuba. Para la mala fortuna del diario fue una manipulación muy burda.

Las historias más vistas en La Silla Vacia