Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Lucas Ospina · 01 de Abril de 2012

14973

65

“El hecho de saber que estos cuadros están ahora aquí, en mi país, al alcance de todos, me proporciona un placer muy superior a esa nostalgia y la justifica con creces.”
—Fernando Botero

"Botero no se ha dado cuenta de que ya no es pobre”
La llama y el hielo, Plinio Apuleyo Mendoza



En el año 2000 Fernando Botero donó 123 obras de Fernando Botero a la Biblioteca Luis Ángel Arango en Bogotá y 137 obras de Fernando Botero al Museo de Antioquia. En total, 260 obras de Fernando Botero fueron donadas a esas dos instituciones y como lo avalan los contratos de donación y los discursos de las donaciones, ambas entregas fueron para siempre, es decir, las obras siempre deberán ser exhibidas en las salas que Fernando Botero aprobó para ese propósito y ambas donaciones no pueden ser modificadas o sus piezas prestadas sin la autorización de Fernando Botero.

Oferta y demanda: si salen 230 piezas de Fernando Botero de circulación ¿qué pasa con el precio de las obras de Fernando Botero que continúan circulando en el mercado del arte?

En su columna Pintores colombianos: valor y precio (El Espectador, febrero 29, 2004) el economista Armando Montenegro hace mención a un estudio hecho por el economista Sebastián Edwards. Se trata de análisis que surge luego de cotejar “una base de datos de más de 12600 transacciones de obras latinoamericanas realizadas en los últimos 25 años en las principales casas de subastas”. Con esos datos Edwards construyó “una lista de 117 artistas que han vendido, cada uno, por lo menos 35 cuadros en dichas subastas”. En ella solo figuran “cinco pintores colombianos: Botero, Grau, Ana Mercedes Hoyos y Darío Morales”.

Edwards se sirve de su estudio para señalar patrones entre valor y precio, y en casi todos los artistas detecta una constante: las obras de juventud y madurez de los artistas tienen más valor que sus obras tardías, y es lógico, las obras iniciales en que un artista logra encausar un proceso de experimentación es donde mejor se expresa su singularidad, esto las hace novedosas, únicas, más valiosas. Luego, con el tiempo, es natural que el estilo devenga en marca, el gesto en logo. Dicho lo que hay que decir, puede que la producción del artista no sufra un declive en cantidad o en su predecible calidad, pero sí genera obras repetidas y repetibles, porque son frutos del trabajo y no de la invención, son piezas de regular valor y precio módico, creaciones menores en cuanto a su “riqueza artística” en relación a las obras epigonales de los periodos “experimentales” como los define Edwars.



Pero solo el necio confunde valor y precio y Montenegro es suspicaz ante el análisis de Edwards: “En cuanto a la valoración de la obra de Botero los datos de Edwards muestran que el precio promedio de sus obras en las subastas ha sido de US$138.508 y que sus cuadros recientes son más costosos que los que realizó en su juventud […] al observar este fenómeno, Edwards concluye que Botero es un pintor experimental […] que esta en un proceso de continuo de mejoría, de aprendizaje y de búsqueda.” Y añade Montenegro: “De acuerdo con la metodología de Edwards, el mayor valor monetario de la obra más reciente de Botero sería, única e inevitablemente, consecuencia de una mayor riqueza artística en su producción actual que en la más temprana, una conclusión que podría ser, por supuesto, motivo de controversia (¿el mayor precio de esos cuadros no será, más bien, el resultado de otros aspectos de la oferta y la demanda del mercado del arte?). Al respecto, vale la pena recordar que varios críticos de la obra de Botero insisten en que sus primeras pinturas, aquellas de los años sesenta, burlonas, sarcásticas e irreverentes, tan emparentados con el nadaísmo, tienen mayor valor artístico que las más recientes. Aquí el mercado y la crítica irían en contravía.”

Vale la pena parafrasear la pregunta que el economista hace entre paréntesis: ¿el mayor precio de los cuadros recientes de Botero no será, más bien, el resultado de otros aspectos de la oferta y la demanda del mercado del arte? Oferta y demanda: año 2000, 260 obras de Fernando Botero son donadas, salen del mercado del arte, ¿qué pasa con el precio de las obras de Fernando Botero que continúan circulando?

Algunas respuestas se pueden encontrar en ArtPrice, una de las firmas líderes a nivel mundial en información sobre el mercado del arte con una base de datos que incluye más de 21 millones de entradas de precios de subastas e índices y precios detallados sobre la venta de obras en subastas de más de 309.000 artistas. Al ver la estadística sobre Fernando Botero entre el periodo 1998-2011 es claro que el “índice de precio” de sus obras repunta sustancialmente luego del año en que se concretan las donaciones.



En el año 2003 la línea del “índice de precio” decae pero según ArtPrice “el 2003 fue un mal año para el medio favorito del mercado del arte (la pintura)”. Sin embargo, para el año 2004 el “índice de precio”  de las obras de Fernando Botero repunta y logra un pico alto en el año 2008, fecha en que una burbuja especulativa elevó todos los precios del arte. Cuando el fenómeno bursátil hizo implosión, el “índice de precio” mostró una leve caída, pero aun así se mantuvo estable y a la alza.



Otras tablas de ArtPrice como la de “evolución de la facturación” y la del “número de transacciones” muestran resultados igual de positivos y en ambas el repunte es notorio luego del año 2000. A esto se suma la tabla “evolución de la tasa de no-vendidos”, que tiene altos picos luego del año 2000, una caída notoria en el año 2003 y un claro repunte en los últimos años. Esta tabla es importante para los coleccionistas y para cualquiera que quiera hacer transacciones económicas con obras de arte. El porcentaje de esta tabla indica el  porcentaje de éxito que puede tener una obra que sale a la venta en una subasta. La obra se vende y para hacerlo supera el precio base de la oferta. Es importante aclarar, como lo dice Tobias Meyer de la Casa Sotheby’s, el principal martillo de subastas de arte moderno y contemporáneo, que si un “si un objeto [de arte] “pasa” [no se vende] en una subasta, la casa queda como propietaria de un trabajo estigmatizado bajo la consigna de una no-venta.” Y este estigma, por supuesto, se extiende a la franquicia que lleva el nombre del artista.



El comportamiento de la obra de Fernando Botero en subastas es errático, pero lo mismo sucede con la obra de la mayoría de los artistas vivos y célebres, después de todo, saber de antemano lo que va a  pasar en una subasta es imposible, tal vez por eso muchos agiotistas —e incluso artistas— usan testaferros para que en caso de que una obra tenga problemas cuando está siendo subastada, reciba una “ayuda” misteriosa que puja para que su precio suba y se venda. Por ese mismo carácter aleatorio cualquier cifra que indique una tendencia positiva es altamente apetecida, es como si la ruleta de un casino tuviera un letrero donde a base de estadística se confirma que hay ciertos números donde la bolita cae con mayor frecuencia. Así las cosas, resulta sustancial lo que pasó en el año 2006 en que Fernando Boteró marcó un “+189%” en la “tasa de no-vendidos”, y en 2008 llegó a “+92”. En el año 2007 el indice bajó a “+7” y en el año 2009 cayó a un “-40”, pero el repunte que puede alcanzar en ciertas temporadas hace de su obra un bien apetecido al momento de especular con los precios de sus obras y la liquidez de los productos de su franquicia. No sobra consultar la definición comercial de “liquidez”: “cualidad del activo de un banco que puede transformarse fácilmente en dinero efectivo”.

"Uno no se beneficia en una subasta,  ni quiere estar en una. Es una ruleta rusa, en vez de cotizar su trabajo puede suceder todo lo contrario", declaró Fernando Botero, en 2005, a raíz del éxito de ventas por cinco millones de dólares que tuvo en dos sesiones, en menos de 48 horas, en las casas de subastas Christie’s y Sotheby’s, de Nueva York. Fernando Botero añadió: "Todas las obras se vendieron por encima de lo estimado. Pienso que todo esto tiene el impulso de la muestra que acabo de abrir en Alemania, una retrospectiva de 150 obras. Eso le gusta a los coleccionistas".



A la luz de las cifras de ArtPrice uno podría añadir que a los coleccionistas no solo les gustó la exposición de 150 obras en Alemania, sino también la salida de 260 obras del mercado, es decir, puede que un artista no se beneficie directamente de las subastas, pero las subastas sí se benefician de las donaciones de los artistas; sobre todo si se trata de artistas prolíficos, como lo  es Botero, que no para de trabajar, trabajar y  trabajar, algo encomiable en términos vitales, pero poco práctico en términos mercantiles, el mercado se satura, de ahí la importancia de disminuir la oferta y la vía expedita para ello son las donaciones. En este caso, el artista que se metía en una “ruleta rusa” terminó  matando dos pájaros de un tiro: la donación es también una autodonación, la cotización de sus obras tras el acto benéfico así lo confirma. Pero a otros les salió el tiro por la culata: a la Biblioteca Luis Ángel Arango y a su programa de exposiciones de arte, porque a la luz de los hechos resulta difícil interpretar la donación de Botero, o su autodonación, como algo enteramente positivo para el desarrollo de esa institución y de la escena artística local.

En el 2000, en su discurso de donación, Botero afirmó: “yo quisiera que ésta donación se interpretara como una demostración personal de mi fe en nuestro país, en su futuro y en un mañana en que todos los colombianos podamos transitar sin temor, gozando de la convivencia que nos ha resultado tan difícil y costosa.” En este punto resulta importante distinguir las dos partes en esa donación y señalar que Fernando Botero, además de donar 123 obras de su autoría, también donó 85 obras de otras artistas que él había coleccionado. Para un análisis de esa parte de la donación a la Luis Ángel Arango es altamente recomendable leer el texto Colección Botero: en primera persona del singular, de Antonio Caballero, una crítica que no está dentro de los enlaces que provee la página de internet del Museo Botero, y para leerla en red hay que buscarla en otra parte del sitio de la biblioteca; tal vez la lejanía se debe a que Caballero ha tomado su distancia y en algunos puntos el análisis de algunas de las obras no es el más favorable: “Veo que le estoy haciendo muchos reproches a Botero; y le haré más. Pero no pido disculpas. Quién le manda ponerse a regalar cosas. Al contrario de lo que dice el refrán popular, al caballo regalado hay que mirarle siempre con ojo crítico el diente.”



Pero más allá del balance de esas obras, el valor en términos generales de esta parte de la donación es meritorio y un acto legítimo de filantropía, hay pequeñas piezas emblemáticas que merecen el lugar que ocupan y que justifican la visita: una pintura de Giacometti, un grabado de Freud, un dibujo de Balthus, entre otros. Lo que definitivamente resulta extraño son los problemas de convivencia que genera el mantener expuestas las 123 obras de Botero en el Museo Botero de la Biblioteca Luis Ángel Arango, a todas luces una decisión difícil de sustentar en términos de calidad. La curaduría de la obra de Botero que está en el Museo Botero, hecha por el mismo Fernando Botero,  es autoindulgente en lo formal e inconsistente en lo histórico: todas sus obras son posteriores a los años setenta, son de una Botero que Botero mismo podría repetir y seguir produciendo (“También yo pinto falsos Picassos”, dijo Picasso alguna vez). El recorrido por las salas es un deambular monótono sin ejes temáticos o cronológicos marcados, un inventario notarial y mercantil de obras que es más pintoresco que pictórico, más patriotero que artístico.

Las exhibición permanente de obras Botero en el museo que lleva su nombre es una muestra acomodada en el orden de lo simbólico, un mausoleo para el peregrinaje turístico levantado al artista colombiano más famoso. Es un tributo desmedido al arribismo, un monumento parroquial al narcisismo y, dada la alta posición que ocupa el “maestro” y el descuido y frivolidad con que el periodismo asume la actualidad cultural, este hecho ha contribuido a crear la falsa percepción de que los actos de Botero, por benéficos, están más allá de toda crítica. Al menos así lo expresa sin el menor desparpajo la Revista Semana, el medio periodístico en una edición reciente afirma que “todas” las opiniones adversas “quedan neutralizadas ante la realidad no discutible de que cada día aumenta la demanda por las obras de Botero, así como las invitaciones por parte de museos y ciudades que quieren exhibirlas.” Si el periodismo investigara la política con el mismo lente cándido con que observa la cultura, la prensa nunca reportaría escándalos o casos de corrupción.



Haría bien el periodismo investigativo en revisar los “carteles de contratación” que se forman cada vez que algún alcalde de alguna gran ciudad decide exponer las esculturas del colombiano, o al menos, contrapuntear su estrellato con los factores de oferta y demanda. Por ejemplo, basta recordar la frase que le habría dicho el jefe del Cartel de Cali a Fernando Botero Zea —jefe de una campaña presidencial e hijo de Fernando Botero— cuando le dio un cheque para apoyar a esa gesta política: “Es el Botero más chiquito y más caro que he pagado”. La frase cierta o no, resulta sintomática y muestra con claridad la incidencia del narcotráfico en el mercado del arte en los años ochentas y noventas, una burbuja donde la obra de Fernando Botero se convirtió en una acción bursátil protagónica, y este embale local, sumado a otras jugadas de oferta y demanda internacionales, son las operaciones que han convertido a los precios de la marca Botero en un indicador de referencia para la franquicia del “arte latinoamericano” (como lo es Warhol en el mercado agiotista del "arte contemporáneo").

Las cifras lo dicen: esta donación y autodonación ha tenido un fuerte impacto en lo económico, ha subido los precios de la obra de Fernando Botero en el mercado, y bien por Botero y sus coleccionistas, pero ¿a qué precio lo han pagado otros?



A una escala local, la exhibición permanente de las 123 obras de Fernando Botero ha sido un pesado lastre para la Biblioteca Luis Ángel Arango, ha generado grandes enormes limitaciones —tanto económicas como espaciales— para su programa de exposiciones de arte. Estas son algunas de las inquietudes que se pueden formular a partir de los efectos de esa donación:

¿Cuánto cuesta mantener un Museo Botero donde no hay uno solo de los cuadros que Botero pinto en la década de los cincuenta o sesenta o setenta, y que son los altamente valorados por críticos como Walter Engel, Marta Traba, o Álvaro Medina? Para ver dos Boteros de esa época, hay que salir del Museo Botero y verlos colgados en las inmutables salas de la colección permanente del banco.

¿Cuánto gasta el Banco de la República anualmente en los turnos de vigilancia de todas las salas donde están las obras de Botero? (¿O será que Botero continúa pagando por los servicios de "bodegaje", seguros y vigilancia que antes le tocaba costear para mantener en buen estado sus obras?)

¿Por qué un programa puntual y efectivo de promoción de exposiciones de artistas jóvenes como lo era Nuevos Nombres ha pasado de semestral a intemporal y ha cambiado su naturaleza desde que está la Donación Botero? Para poder sobrevivir, esta muestra su unió recientemente al salón de arte que patrocina un banco español, y lo que antes eran varias exposiciones bien curadas de cuatro o cinco artistas, ha pasado a ser un salón multitudinario que ha ganado en itinerancia lo que ha perdido en relevancia, en otras palabras, los Nuevos Nombres ya no son curatorialmente novedosos. Botero de alguna manera intentó ayudar a los artistas jóvenes colombianos con la creación de un premio anual de cien millones de pesos que llevó su nombre pero, ante el parrandeo que su directora le dio a ese programa y el disgusto del mecenas ante lo premiado, el evento pasó a mejor vida.

¿Por qué algunas exposiciones hechas en el Banco de la República sufren graves percances durante su exhibición? En una exposición se desplomó el techo de la esquina de una sala y por varias semanas la muestra estuvo incompleta sin que se le pudiera dar una pronta solución a este grave hecho. En una muestra temporal la sala fue cerrada por dos semanas porque el único encargado de vigilancia se tuvo que ir de vacaciones, además, algunas obras de otros artistas que reposaban en la bodega del banco y que eran relevantes para la curaduría no pudieron ser incluidas porque no había permisos para subirlas ni dinero para cubrir sus seguros, es decir, lo que se compra bajo el modelo de adquisiciones corre el riesgo de nunca ser visto. Y a falta de curaduría en el museo priman las relaciones sociales, y por ejemplo, en una curaduría un miembro prestante de la sociedad de amigos del museo exigió que un retrato de uno de sus familiares fuera incluido a la brava dentro del guión de una muestra de nuevas adquisiciones, como en efecto pasó. Estos percances no solo se ven en las exposiciones, sino en las salas mismas que ya muestran señales de deterioro y falta de mantenimiento.  Y mientras las 123 obra de Botero se exhiben y otras piezas sin valor sí se muestran, ¿cuántas obras de cientos de otros artistas permanecen en bodega, sin exhibir? Por ejemplo, la amplia colección de arte hecho en latinoamérica.

¿Por qué una exposición retrospectiva de un artista tan relevante y actual como Miguel Ángel Rojas tuvo que verse perjudicada al quedar embutida en una sola sala del Museo de Arte de la Biblioteca Luis Ángel Arango?

¿Por qué Carmen María Jaramillo, la curadora que reemplazó a Jose Ignacio Roca en el área de exposiciones, renunció a los pocos meses de estar en el cargo, y en su reemplazo se nombró a un museógrafo capaz pero con un bajo perfil curatorial, debilitando lo construido por Roca y Carolina Ponce de León en el pasado? A la luz de estos hechos, resulta claro que el puesto de curador sobra, no hay recursos ni posibilidad real de usar la colección para generar nuevas exposiciones. En ciertos aspectos, la Biblioteca Luis Angel Arango y su área cultural parece ser secundarias ante las demandas y trámites administrativos y de seguridad, una burocracia cultural que al igual que la donación de las 123 piezas de Botero se autoperpetúa bajo sus gabelas y beneficios contractuales.

¿Son Botero y su autodonación intocables?

Estas y otras muchas preguntas pueden ser formuladas a la luz de los hechos que ha generado esta donación, esta “convivencia” con estas obras “que nos ha resultado tan difícil y costosa”, este acto que le proporciona a Fernando Botero “un placer muy superior” a la nostalgia y se “justifica con creces”. Y es cierto, el éxito de la donación y autodonación Botero son evidentes para algunos. ¡Bravo, Maestro!





























 

Comentarios (65)

Bat

01 de Abril

0 Seguidores

Qué buen artículo. Tenemos todos los síntomas de un parroquialismo sin lím...+ ver más

Qué buen artículo. Tenemos todos los síntomas de un parroquialismo sin límites para apreciar y sortear el ámbito de las artes plásticas en Colombia. Sostengo que los metadiscursos de los "críticos" (si es que los hay) y de los "curadores" (si es que los hay) en Colombia apuntan a desarrollar todo el potencial especulativo (en términos teóricos y en términos financieros) de algunas obras y algunos artistas.
Aterrizar el tema, abordar su faceta más real, la más prosaica, ésa de su conexión con unos intereses terrenales y un mercado tan voraz como sofisticado, es verdaderamente un gran aporte.

Angelino De la ...

01 de Abril

0 Seguidores

"En cuanto nace la virtud, nace contra ella la envidia, y antes perderá el cu...+ ver más

"En cuanto nace la virtud, nace contra ella la envidia, y antes perderá el cuerpo su sombra que la virtud su envidia." Leonardo Da Vinci (1452-1519) Pintor, escultor e inventor italiano.

Karmavega

02 de Abril

0 Seguidores

Gracias Lucas porque al fin alguien le puso este cascabel al gordo gato de Bot...+ ver más

Gracias Lucas porque al fin alguien le puso este cascabel al gordo gato de Botero. Dice una culta amiga mía, citando la sabiduría popular, que en la vida gratis no hay ni un madrazo. Y las dos donaciones Botero sí que no lo son. Con base en un condescendiente espíritu paternalista, el hijo pródigo de Medellín nos ceba y nos atiborra con lo más adocenado y prosaico de su obra de copista del Renacimiento. Para poder mostrarle a mis hijas las obras menores de artistas como Gauguin o Renoir que nos donó, o un Miró de segunda línea, que ocupan el 20 % de la casa que a perpetuidad tuvo que darle el Banco al señor Botero, tengo que recorrer dos pisos de salas y salas llenas de su obeso ego. Tengo que soportar una escultura de su esposa, que figura más en las páginas sociales que en las de los catálogos, al lado de las de Henry Moore y Alexander Calder. Y para ver las obras importantes que produjo en su juventud, como el Niño de Vallecas o los Obispos Muertos, tengo que ir al Museo Nacional.

Karmavega

02 de Abril

0 Seguidores

Me dirán que no hay otra manera para que los niños de Ciudad Bolívar vean u...+ ver más

Me dirán que no hay otra manera para que los niños de Ciudad Bolívar vean un Picasso o un Klimt de primera mano, sin tener que ir a París. Y es cierto. Pero no es gratis:es carísimo. El tema va más allá de valorizar su obra en la bolsa internacional del arte. Se trata de esculpirse un mausoleo en vida. Al obtener edificios de la Nación y espacio público para exhibir masivamente su obra, además del mantenimiento a perpetuidad, Botero se asegura de atornillarse un puesto en nuestra memoria y en nuestra historia. Por algo él mismo hizo la curaduría de la muestra, equiparando cuidadosamente su obra con la de los grandes maestros que con tanto esfuerzo pudo adquirir. Curaduría que no puede alterarse. Maestro bravo.

trenodio

02 de Abril

0 Seguidores

Excelente artículo. Da pie para empezar un oportuno debate acerca de la cultu...+ ver más

Excelente artículo. Da pie para empezar un oportuno debate acerca de la cultura en Colombia. En ese sentido, como sugiere el artículo, fenómenos como el de Botero se deben, en gran medida, a la manera como circulan los discursos acerca de la cultura. Me refiero a que las artes plásticas nunca han sido de interés popular, excepto en casos, como el de Botero, en que sirven para hacer teatro nacionalista. La mayoría de colombianos no tienen conocimiento alguno de la historia de las artes en el país, ni sienten la necesidad de informarse acerca de qué hacen los artistas colombianos. Eso parece ser consecuencia de una prolongada estructura social en la que una élite "ilustrada" acapara la capacidad de juzgar qué tiene o no tiene valor estético. Cuando esas valoraciones se filtran por los medios de comunicación masivos por razones políticas y económicas, su validez no es cuestionada porque se presenta como indiscutible y comprobada por los "expertos" en temas estéticos.

Angelino De la ...

02 de Abril

0 Seguidores

Eso de escribir artículos con ideas retorcidas y exponiendo sin pudor el más...+ ver más

Eso de escribir artículos con ideas retorcidas y exponiendo sin pudor el más venenoso sentimiento de envidia es algo bien feo. El resultado es fea motivación, feo artículo. Pero así es la cultura colombiana. A excepción de algunos grandes como Botero, lo que hay es víboras y resentidos para todos los gustos, y tontos que aplauden.

Bat

02 de Abril

0 Seguidores

En mi opinión, lo único que los artistas podrían envidiarle a Botero es su ...+ ver más

En mi opinión, lo único que los artistas podrían envidiarle a Botero es su evidente habilidad de negociante (si es que eso es envidiable).
En Europa, Botero pasa básicamente por caricaturista con destreza para las relaciones públicas. Si bien tiene una obra que puede considerarse interesante, está lejísimos de representar un capítulo trascendental en el arte actual.

Angelino De la ...

02 de Abril

0 Seguidores

¿De qué Europa habla? Aquí Botero es considerado un gran maestro vivo y sus...+ ver más

¿De qué Europa habla? Aquí Botero es considerado un gran maestro vivo y sus pinturas, publicaciones y esculturas están junto a la de los otros grandes del arte de todos los tiempos. En fin, la envidia nunca es buena, en cambio la "evidente habilidad de negociante" si es gran cualidad, pque empata con la excelencia del trabajo del maestro, que también es "evidente" para cualquier persona medianamente culta. Pero de eso en Colombia poco...

Bat

02 de Abril

0 Seguidores

De la Europa de los artistas, no la de los residentes que se fueron del país ...+ ver más

De la Europa de los artistas, no la de los residentes que se fueron del país y se inflaman de nacionalismo cuando algún colombiano destaca así sea por sus habilidades de mercader.

Angelino De la ...

02 de Abril

0 Seguidores

Ok, pero personalmente no creo en moralidades de gentes sin escrúpulo, como e...+ ver más

Ok, pero personalmente no creo en moralidades de gentes sin escrúpulo, como este escritor conocido por sus manipulaciones mediáticas de pacotilla. Un saludo.

Karmavega

03 de Abril

0 Seguidores

Argumentos, Angelino, y no calificativos, por favor. Adjetivar es fácil. Me i...+ ver más

Argumentos, Angelino, y no calificativos, por favor. Adjetivar es fácil. Me imagino que por habitar en la metrópoli se hace usted el silogismo de que desde allí se rige toda la cultura. Roma dixit.

Angelino De la ...

03 de Abril

0 Seguidores

¿Sabe usted que significa el verbo adjetivar? Parece que no. Ya di los argume...+ ver más

¿Sabe usted que significa el verbo adjetivar? Parece que no. Ya di los argumentos. Usted no ha dado ninguno.

Karmavega

03 de Abril

0 Seguidores

Ahí están, dos párrafos abajo. Otra cosa es que usted no los quiera leer. C...+ ver más

Ahí están, dos párrafos abajo. Otra cosa es que usted no los quiera leer. Cada uno ve lo que quiere ver. No se está cuestionando la importancia histórica de Botero ni la calidad de su obra en general. Se cuestiona la forma como fue negociada la muestra del Banco de la República y del Museo de Medellín, y la forma como fue curada: la perspectiva de cómo se colgaron los cuadros de la colección de arte donada por Botero frente a su propia obra, y lo que esta perspectiva ofrece al espectador común, en Bogotá, Colombia, en la calle 11 con carrera 4. Cómo Botero se ofrece a nosotros allí, en relación con el arte universal. Su mensaje sobre sí mismo hacia este público tiene el mismo carácter del de un dictador. Mire la caricatura de Osuna -vieja, por cierto- y lea con honestidad lo que Caballero ,con mucha prudencia, para no pisar mangueras, dice entre líneas. Adjetivar de manera huera es llamar tonto a quien disiente de lo que uno piensa. Y eso concuerda con la manera dictatorial de pensar.

Angelino De la ...

03 de Abril

0 Seguidores

manera dictatorial de pensar? Por si no se ha dado cuenta esto es solo un come...+ ver más

manera dictatorial de pensar? Por si no se ha dado cuenta esto es solo un comentario, pero me hace sonreír la gran importancia que usted le da. Debe ser porque tengo razón. Un saludo. Y saludes al retorcido de Lucas. Un dibujante pésimo y un remedo de “critico” antiboterista. Mire a ver los adjetivos en el artículo, a ver si los encuentra. Tonto.

Karmavega

03 de Abril

0 Seguidores

Le doy toda la importancia del mundo en la medida en que lo respeto. Pero eso ...+ ver más

Le doy toda la importancia del mundo en la medida en que lo respeto. Pero eso no le da la razón. Adjetivo.

Sanim

02 de Abril

0 Seguidores

Cómo estender la postura de Angelino? reducir una observación sobre el artis...+ ver más

Cómo estender la postura de Angelino? reducir una observación sobre el artista y el estado del espacio público en que se expone a la "envidia". Un sentimiento que bien puede ser objeto del arte, ahora bien mas faltaba que para opinar con argumentos se tuviera que pedir permiso a Angelino De la Espriella....

Ludovico

02 de Abril

0 Seguidores

Es una columna fascinante y necesaria. Los escenarios económicos son probabl...+ ver más

Es una columna fascinante y necesaria. Los escenarios económicos son probablemente ciertos: la donación saca del mercado un conjunto de bienes y eso no sólo reduce la oferta sino que además produce un efecto de marketing que sobrevalora al artista. Por otra parte, algunos tópicos sugieren preguntas complementarias: ¿Podría cualquier artista (en vida o post mortem) hacer lo mismo? ¿Cuáles son los criterios para aceptarlo como un asunto público? ¿Por cuánto tiempo estará obligado el estado a mantener la exposición permanente?; ¿no hubiera sido importante someter esto a una discusión abierta?; ¿no es un espacio demasiado generoso para sostener una visión personal de las artes plásticas? (Botero ha dicho que odia algunas formas del arte contemporáneo). El tema es más complejo cuando uno piensa que las generaciones siguientes tienen derecho a revisitar y revisar todas nuestras decisiones. Podemos legarles una visión del arte, pero no podemos imponerla.

Sanim

02 de Abril

0 Seguidores

"Perspectiva" en latín y que significa "mirada a través", una definición u...+ ver más

"Perspectiva" en latín y que significa "mirada a través", una definición usada por Durero para explicar cómo se debía representar una situación tridimensional sobre una superficie. Ésta es una perspectiva del estado del arte plástico, a pesar de no ser una sociedad analfabeta como en inicios del siglo pasado los valores simbólicos conque se construye lo público siguen arbitrariamente siendo ocultos al saber popular inclusive a la formación de un proyecto de comunidad mas democrático, la pobre cultura política y artística de la ciudadanía desembocará en casos de parasitosis como el de Botero aferrado a un desahuciado mercado interno de arte mientras "lava" en dólares su evidente y natural crisis de expresión artística paradójicamente a costa de artistas jóvenes.

luisz1

02 de Abril

0 Seguidores

Si el asunto es así, si la Luis Ángel Arango está encartada con las donacio...+ ver más

Si el asunto es así, si la Luis Ángel Arango está encartada con las donaciones de Botero, simplemente que las devuelva o, si Botero los autoriza, que se las ceda a otro museo. Hasta donde entiendo, Botero no le puso una pistola en la sien al entonces director del museo para que le recibiera esas obras. Como bien dice la expresión popular "el ladrón juzga según su condición" y aquí hay muchos de esos ladrones, empezando por este columnista; la mezquindad de algunas personas llega a niveles insondables.

Camilo Cupitre

03 de Abril

0 Seguidores

Adhiero, si esto pasara ya quisiera ver la cantidad de museos/ciudades del mundo que se pelearian por tener algo asi.

Adhiero, si esto pasara ya quisiera ver la cantidad de museos/ciudades del mundo que se pelearian por tener algo asi.

Gustavo Adolfo

02 de Abril

0 Seguidores

GUAU!!! y yo que pensaba que el arte actual era un tema aburridisimo que solo ...+ ver más

GUAU!!! y yo que pensaba que el arte actual era un tema aburridisimo que solo podia interesar a millonarios decadentes que encontraban placer morboso en adquirir fetiches, sin ninngun valor estetico, que producian un monton de desadaptados. Despues de leer esta columna descubro que el mundo del arte es además un fenomeno ecónomico (casi especulativo), un mundo de intrigas y burocratas, es todo un mundo que se construye alrededor de esos fetiches. Gracias Lucas, muchas gracias, como siempre una columna polemica y profunda.

Kathy Porto

03 de Abril

127 Seguidores

A veces prefiero la síntesis en esta clase de temas.
No creo que esta don...+ ver más

A veces prefiero la síntesis en esta clase de temas.
No creo que esta donación haya sido oportunista.
Difiero de Caballero en su extensa crítica sobre las obras donadas, en especial su incomprensión de Paul Delvaux ,inquietante y onírico.
Pero como sucede siempre con el Arte, no todo es "color de rosa".
Pienso que esta donación sí es importante y esencial para acercar los grandes maestros a la gente.

Kathy Porto

03 de Abril

127 Seguidores

Además Botero a diferencia de muchos, sí profesa un real afecto por Colombi...+ ver más

Además Botero a diferencia de muchos, sí profesa un real afecto por Colombia y su trayectoria como artista es interesante.Ha encontrado un estilo propio y es reconocido por ello.Su manejo del color es magistral , influido por la escuela de los grandes maestros del renacimiento italiano.Es un perfeccionista.

Camilo Cupitre

03 de Abril

0 Seguidores

Solo en Colombia se tiene una persona altamente destacada en el mundo del arte, independientemente de que a algunos les guste o no(todo en el arte es subjetivo),esa persona realiza una donacion de su obra a su pais en el que no es que abunden las obras de arte para que las personas del comun las puedan ver(puede que no sea lo mas selecto de la misma lo cual es entendible por que vender obras es de lo que vive)y la reaccion es practicamente salir a denunciarlo por detrimento al patrimonio publico,¿sera que si Botero fuese Argentino,Brasileño o Mexicano e hiciese lo mismo saldrian alla a "darle palo" como aca? sinceramente no lo creo,yo no digo que sea el artista mas importante del mundo,ni siquiera de los mas importantes(pero ahun en la Europa que mencionan tiene prestigio y reconocimiento o si no que revisen donde ha expuesto)pero en la Elite del arte Latinoamericano si esta, y ese lugar se lo gano a pulso hace mucho tiempo, o si no ¿cuantos otros artistas Colombianos se le equiparan?

Solo en Colombia se tiene una persona altamente destacada en el mundo del arte, independientemente de que a algunos les guste o no(todo en el arte es subjetivo),esa persona realiza una donacion de su obra a su pais en el que no es que abunden las obras de arte para que las personas del comun las puedan ver(puede que no sea lo mas selecto de la misma lo cual es entendible por que vender obras es de lo que vive)y la reaccion es practicamente salir a denunciarlo por detrimento al patrimonio publico,¿sera que si Botero fuese Argentino,Brasileño o Mexicano e hiciese lo mismo saldrian alla a "darle palo" como aca? sinceramente no lo creo,yo no digo que sea el artista mas importante del mundo,ni siquiera de los mas importantes(pero ahun en la Europa que mencionan tiene prestigio y reconocimiento o si no que revisen donde ha expuesto)pero en la Elite del arte Latinoamericano si esta, y ese lugar se lo gano a pulso hace mucho tiempo, o si no ¿cuantos otros artistas Colombianos se le equiparan?

Kathy Porto

04 de Abril

127 Seguidores

No olvides a Doris Salcedo, la gran triunfadora actúal del arte contemporáne...+ ver más

No olvides a Doris Salcedo, la gran triunfadora actúal del arte contemporáneo colombiano.En esta época su exposición "Plegaria Muda" ha recorrido continentes y los mejores museos del mundo.Y a ella también la atacó "Esfera Pública".
La obra de Botero no toca mi Alma,pues sus personajes más allá de la perfección pictórica y la composición magistral en la que se mueven además de la luz florentina-renacentista y sus adormecidos colores casi que soñados, no transmiten ninguna emoción como si la puede transmitir una escultura de Giacometti- que cuando lo descubrí en una exposición en Europa me deslumbró sin saber quién era-,o una pintura Delvaux.
Pienso que no es que él no pueda como pintor transmitir emociones.recordemos el Arte egipcio que tampoco lo logra.El -Botero-, de manera consciente no lo hace porque sencillamente no es su intención sino quedarse en esa esfera cuasi-estática de Alma, para lograr su cometido: la perfección del color, de la forma y de la ambientación plástica.

Dejeas

03 de Abril

0 Seguidores

Leer, leer este texto completo no lo pude hacer. Me imagino que mientras leía...+ ver más

Leer, leer este texto completo no lo pude hacer. Me imagino que mientras leía a Montenegro el autor tuvo este chispazo de ingenio y a partir de ahí, admirado y alentado por su propia perspicacia, se dio a la tarea de apuntalarlo con estos insólitos argumentos. Un señor X se puso a calcular, seguramente en medio de la penumbra mientras frotaba sus manos con fruición, como aumentar su riqueza y dijo: "Zambomba, ya está. Voy a donar 200 millones de dólares y de esta manera ??????". Esta columna sí que es de latonería, lo de pintura bueno allá cada uno con sus gustos.
A propósito mientras en México declaran el jubileo por el cumpleaños de García Márquez y el de Botero es asunto nacional nosotros, los 46 millones de colombianos buenos que supuestamente somos, damos con reflexiones como éstas.

Kathy Porto

04 de Abril

127 Seguidores

Me pasó lo mismo.Pierde el hilo conductor la narración de manera alocada, me...+ ver más

Me pasó lo mismo.Pierde el hilo conductor la narración de manera alocada, mezcla una idea con otra fuera de contexto,luego salta de cifras a opiniones subjetivas etc.En fin aquí si se pifió Don Lucas.

Dejeas

03 de Abril

0 Seguidores

La mala leche del autor me parece hasta divertida, pero qué mala leche. Leyen...+ ver más

La mala leche del autor me parece hasta divertida, pero qué mala leche. Leyendo la cita que hace de Caballero me dio la impresión de que estaba en la misma línea de su crítica pues: "...ha tomado su distancia y en algunos puntos el análisis de algunas de las obras no es el más favorable. [Al afirmar que]: “Veo que le estoy haciendo muchos reproches a Botero; y le haré más. Pero no pido disculpas. Quién le manda ponerse a regalar cosas. Al contrario de lo que dice el refrán popular, al caballo regalado hay que mirarle siempre con ojo crítico el diente.” Y sin embargo me encuentro que esa supuesta crítica es tan solo el cierre del artículo que finaliza con un "Gracias, Botero." Y antes ha dicho:

Dejeas

03 de Abril

0 Seguidores

Caballero dice:
"Pero tampoco es una colección privada corriente, en el ...+ ver más

Caballero dice:
"Pero tampoco es una colección privada corriente, en el sentido de que no hay en ella nada que pueda llamarse de relleno. Está hecha de obras de arte de altísima calidad, escogidas con ojo de artista bueno, que sabe qué le gusta y por qué, y medios de artista rico, pero que no despilfarra el dinero como lo haría un asesor artístico. No es que nada falta en ella: eso sería imposible. Pero tiene un mérito más difícil: nada sobra.
Se parecerá en eso, supongo [Caballero habla aquí de la calidad de su propia crítca], a la colección misma de Botero, que es arbitraria, caprichosa, subjetiva. No es que dos arbitrariedades, la del coleccionista y la del comentarista, se complementen; pero creo que tampoco se rechazan. Y ninguna de las dos aspira a una función didáctica, sino que sólo quieren, ambas, transmitir el placer del arte."
Muy distinto al matiz que artificiosamente el columnista le dio a las palabras de Caballero al descontextualizarlo.

J. Felipe Parra

03 de Abril

0 Seguidores

¿Envidia? No, en realidad en este texto ilustrativo se pueden apreciar muchí...+ ver más

¿Envidia? No, en realidad en este texto ilustrativo se pueden apreciar muchísimas cosas bastante cercanas a una percepción amplia sin esa adoración rastrera y netamente *estúpida* por Fernando Botero -como en la literatura sufre más de unx por Gabriel García Márquez-. Yo no leo en realidad un ataque directo contra Botero. ¡El problema acá es de DINÁMICAS!.
Como en este texto,http://esferapublica.org/nfblog/?p=7464
se habla de las DINÁMICAS que rodean a la construcción cultural de un país. Verán, cuando cambia la cultura de un país, pueden entenderse mejor los símbolos que manejan, por sus prácticas experienciales, las personas que lo habitan. Pueden mejorar en un gran sentido las formas de comunicarse. Ahora en Colombia no tenemos ni idea de esto, dado que históricamente han ocurrido avasallamientos culturales muy conservadores y hegemonistas -y eso que acá no hablo de racismo ni misoginia o regionalismo, porque se nos hace noche-; así que lxs que dicen qué es arte...

J. Felipe Parra

03 de Abril

0 Seguidores

...por lo general andan SUPER enfocados a mantener esa brecha de acceso cultur...+ ver más

...por lo general andan SUPER enfocados a mantener esa brecha de acceso cultural y simbólico al resto del país.
Les voy a poner un ejemplo directo: ¿a nadie le parece raro que cuando llaman a una manifestación para reclamar por la corrupción en los procesos de la Gilberto Alzate Avendaño, la misma comunidad artística esté desmembrada? Eso se debe a que educativamente hemos sido descuartizados y no comprendemos bien cómo o qué justifica que se nos diga "esto es arte" o esto "no es arte". Producimos como BURROS pero no sabemos de qué está hecha nuestra propia cancha y por ello recurrimos a lo mediocre la más de los casos, en lugar de fortalecer y revisar lo existente y EXIGIR claridad.
Ahora, lo tenso de ello es que en el país hay una nueva generación de artistas que han ido a países más prolíficos y regresado -sobre todo a Cono Sur (CHI, ARG, BRA)- y se preguntan hasta cuándo el 'deje así' a esas tendencias. No todos somos hijxs de políticx o notarix para pagar avión a NYC.

J. Felipe Parra

03 de Abril

0 Seguidores

He tenido la oportunidad de conocer el texto que será publicado por la editor...+ ver más

He tenido la oportunidad de conocer el texto que será publicado por la editorial Tengrama próximamente sobre Fernando Botero y en realidad, concuerdo con lo que leía en una parte del texto, pues cuando Botero estaba en sus fases iniciales la producción de su pintura era -en mi humilde opinión- muchísimo más delicada, potente y fértil que ese Botero Inc. del hoy por hoy. ¿Cuál es entonces la justificación para el infladísimo precio de sus obras? En gran parte, tiene que ver con Gloria Zea, con un circuito económico y político que lo ha protegido y sobrevaluado de forma sobredimensionada.
Yo no me atrevería a decir que sea un mal artista o no, pero sí la forma en como se manejan las obras de arte del país deja demasiado que desear. Y creo que si en Colombia empezamos a ver eso, empezamos a apoyar espacios interindependientes y a subir nuestro propio nivel cultural, revisando regalos, sin esperar que sólo desde un MinCultura o un MinEducación nos indiquen +qué es o no profundo o válido+.

MARIO JARAMILLO...

03 de Abril

0 Seguidores

El artículo "Donación y autodonación Botero de Lucas Ospina - Latonería y ...+ ver más

El artículo "Donación y autodonación Botero de Lucas Ospina - Latonería y pintura", muy interesante, que me trajo a la memoria una frase de una amiga poeta "Los pintores y los escultores no son más que decoradores de interiores".

Karmavega

03 de Abril

0 Seguidores

Me sorprende cómo se polarizan las opiniones, sobre todo de parte de quienes ...+ ver más

Me sorprende cómo se polarizan las opiniones, sobre todo de parte de quienes "defienden" al consagrado maestro de quienes se atreven a descreer de la fe boteriana. Nadie le está quitando su gloria al maestro, que bien ganada la tiene. Se le agradece mucho su donación: de otra manera no tendríamos manera de ver en Bogotá un Renoir o un Giacometti o un Matisse. Lo que Caballero dice delicadamente (y Osuna no tan delicadamente) es que como Botero es rico pero no es Guggenheim, pudo comprar Gauguins y Henry Moores pero no los de primera línea. Hizo lo que pudo y lo que su capricho y gusto le dictó. Ni más faltaba: se le agradece que los sacó de su bodega suiza y los colgó en la Luis Ángel, que es nuestra. Y lo hizo en compañía de una cuantiosa muestra de su obra personal, de calidad discutible, que constituye un culto al ego y que incide en el valor futuro de su obra. Eso es lo que señala Lucas, con abundancia de argumentos.

Angelino De la ...

03 de Abril

0 Seguidores

Tiene que entender un poco más el contexto artístico de la cuestión. Este O...+ ver más

Tiene que entender un poco más el contexto artístico de la cuestión. Este Osuna que escribe el artículo es el mismo que escribía compulsivamente hace un tiempo en ese sitio mamerto de arte llamado “Esfera Pública”. Es una página conocida por ser desahogadero de profesores universitarios de arte bastante pesados y en campaña constante antiboterista. Cualquiera entiende que este señor y sus compinches al no saber ni dibujar, ni pintar, ni esculpir, ni grabar, pero aún así creyéndose artistas pretenden manipular la opinión pública sobre el arte con toda clase de artículos jocosamente “suspicaces” y pequeños escándalos insulsos y tontos. Y de paso con tan amplios conocimientos, atornillados en las universidades, como están estos tipos, le enseñan a los alumnos lo único que saben hacer. Que es a no hacer ni mierda, a mamar, a quejarse de la plata de Botero y listo. A esta manguala la llaman Arte contemporáneo y al arte de Botero lo llaman arte tradicional.

J. Felipe Parra

03 de Abril

0 Seguidores

Interesante. Su perfil fue creado hace solo dos días. No conozco de su profes...+ ver más

Interesante. Su perfil fue creado hace solo dos días. No conozco de su profesión, ni nada más, pero está haciendo unas aseveraciones MUY pesadas. ¿Qué pruebas tiene para llamar mamerto a Esfera Pública? ¿Eso es todo lo que tiene para descalificar al sitio? Le pregunto pidiéndole cosas muy concretas, porque, Y ACLARO, no es que me mate el site, pero muchos de sus textos son de muy buena calidad -solamente los que hablan de los espacios independientes o de lo que ocurrió con la Galería Santa Fé valen la pena-.
Así que bueno, quisiera saber cómo justifica eso.
En caso que no lo sepa, el señor Ospina sí sabe dibujar. Sabe pintar. Ha hecho varias exposiciones al respecto. Y no solo ello. Me parece aún más chistoso que UD. hable sobre contexto cuando claramente piensa que solamente dibujar, pintar esculpir o grabar son las únicas posibilidades del arte hoy en día. ¿Dónde deja el analizar las dinámicas del mismo? A eso se le puede apuntar también -y capaz, que egos enormes hay-.

J. Felipe Parra

03 de Abril

0 Seguidores

También hay instalación, recuperación urbana, alfabetización plástica en ...+ ver más

También hay instalación, recuperación urbana, alfabetización plástica en comunidades. Eso TAMBIÉN es arte.
@Karmavega: Su comentario está bastante, baaastante sensato. Algo para resaltar que no se resalta: ¿para cuándo una auditoría interna para estudiar el manejo de los fondos destinados a las donaciones de Botero o la manutención de obras en el Museo Nacional?
Una última cosa: sí, es cierto que hay muchas personas que carecen de la disciplina, o el conocimiento, o la correcta ubicación y dirección para producir obras de arte significativas. Pero también lo es de que ABUNDA la mano de idiotas que piensan que la pintura es solo caballete y lo que no lo sea, cercenan presupuesto para desarrollo. País de costumbrismos *mediocres*, que piensa que no puede ser más que caballos y Silva y Villalba.
Si vamos a generar un contexto, ok, hagámoslo. Pero mucho más balanceado que el decir 'pura envidia'. Repasemos nuestra comprensión de lectura señorxs. Y si vamos a aportar, hagámoslo bien.

Sanim

03 de Abril

0 Seguidores

La noción de Esfera Pública le debe dejar entrever cuál es el enfoque con q...+ ver más

La noción de Esfera Pública le debe dejar entrever cuál es el enfoque con que se observa la comunicación, el espacio público y el poder,(en todo caso el sitio que cita no se dedica solo al arte) entonces su crítica debe orientarla al enfoque de la teoría sociológica.....ahora se puede entender la lógica y talante de su crítica observando la idea que tiene sobre las universidades y la academia, será difícil mantener una discusión racional cuando existe una barrea ideológica que tira al dogma.

Bat

03 de Abril

0 Seguidores

Créame que entre más interviene usted, más se presiente que el tema de la e...+ ver más

Créame que entre más interviene usted, más se presiente que el tema de la envidia no va por el lado de Lucas Ospina contra Botero...
Hágase el favor de no obsesionarse.

Karmavega

04 de Abril

0 Seguidores

Tiene que entender un poco el contexto informativo de la cuestión, Angelino. ...+ ver más

Tiene que entender un poco el contexto informativo de la cuestión, Angelino. El maestro Héctor Osuna no es el autor de este blog. No escribe sino que pinta, a menos que nos refiramos a un divertimento que bajo forma de columna publica en El Espectador con el seudónimo de Lorenzo Madrigal. En secreto es un eximio retratista al óleo: tiene magníficos retratos de Álvaro Gómez y de Laureano, porque es conservador, como usted. Pero se gana la vida publicando monos: más exactamente, caricaturas políticas, desde hace unos ... mmmm ... ¿cuarenta años? en el mismo periódico. Lucas Ospina lo cita a través de un personaje que Osuna usó para ironizar arte y poder, la Monja de Palacio, que como ud habrá aprendido antes de irse del país, fue una pieza que Botero donó a la Casa de Gobierno de manera consecuente con su estrategia de regalar para posicionarse. Lo que dice la Monja unas líneas arriba de aquí sobre la donación Botero resume buena parte de esta discusión en tres palabras: "lo más feíto".

Angelino De la ...

04 de Abril

0 Seguidores

Realmente envidio a Botero, pero no me pongo con estupideces para inyectar ven...+ ver más

Realmente envidio a Botero, pero no me pongo con estupideces para inyectar veneno, como usted y Osuna.

Bat

04 de Abril

0 Seguidores

Realmente creo que usted tiene un problema personal con Lucas Ospina y con Esf...+ ver más

Realmente creo que usted tiene un problema personal con Lucas Ospina y con Esfera Pública. Realmente creo que Ospina y Esfera Pública pisan muchos callos de los que se creen intocables. Y celebro eso. Realmente, creo que eso puede despertar la envidia de todos los que no se sienten con esa libertad para decir, los áulicos de siempre, los eternos validadores de los discursos oficiales. Realmente, realmente, "menos mal" que usted no "se pone con estupideces", sino que solamente se dedica a insultar a todo el que no concuerda con sus ideas.

Angelino De la ...

04 de Abril

0 Seguidores

Realmente creo que Osuna y Esfera Pública tienen un problema o una obsesión ...+ ver más

Realmente creo que Osuna y Esfera Pública tienen un problema o una obsesión personal con Botero. Creo que Botero pisa muchos callos de los que se creen intocables. Celebro eso. Realmente, creo que Botero puede despertar la envidia de todos los que no se sienten con esa libertad para decir, los áulicos de siempre, los eternos validadores de los discursos oficiales. Realmente, realmente, "menos mal" que usted "se pone con estupideces", y se dedica a ser víctima de todo el que no concuerda con sus ideas.

Bat

05 de Abril

0 Seguidores

Le ruego que me excuse, pensé que usted era un adulto y por eso intenté esta...+ ver más

Le ruego que me excuse, pensé que usted era un adulto y por eso intenté establecer un desacuerdo argumentativo entre pares. Pero veo que me pifié.

Angelino De la ...

05 de Abril

0 Seguidores

Al menos reconoce que se pifió en todo lo que escribió por aquí. ¿qué le...+ ver más

Al menos reconoce que se pifió en todo lo que escribió por aquí. ¿qué le vamos a hacer? Suerte con eso.

Sanim

03 de Abril

0 Seguidores

Como no defender éste blog por acertado o equivocado que se entienda? la cons...+ ver más

Como no defender éste blog por acertado o equivocado que se entienda? la construcción de lo público, de una esfera pública solo se logra con la intervención de los sujetos en los valores que determinan la asignación y distribución del poder siendo imperativo el cambio social, es esto lo que motiva a intervenir creando opinión pública. El escenario que involucra a Botero y las tendencias de política pública en cultura esta imbuido de hechos que atentan contra la capacidad de generar nuevos significados sobre la cultura colombiana y su posibilidad de cambio, cambio que reclamamos o es que gozamos de numerosos, prolíficos e influyentes artistas?

Las historias más vistas en La Silla Vacia