Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por De la Dirección · 12 de Marzo de 2010

1898

11

Esta es una entrada impopular. Es más fácil odiar a los políticos, pensar que todos son unos corruptos que llegan al Congreso a robar y a viaticar. Y claro, hay muchos que son así. Una sesión del Congreso suele ser un poco deprimente pues mientras interviene un senador, los otros hablan entre sí, leen el periódico, se salen del recinto a contestar una llamada. No parecen escuchar al que interviene ni importarles mucho lo que uno asume que es el oficio por el que uno les paga su sueldo. Sólo después uno entiende que el verdadero trabajo se da antes de llegar a la sala, en reuniones pequeñas, donde hay un arduo trabajo de persuación y negociación para construir consensos y coaliciones que permitan sacar los temas adelante. La plenaria es simplemente el ritual de oficialización de una decisión que se viene cocinando durante semanas.

En fin, es fácil odiar a los políticos. Pero yo admiro a muchos de ellos. Los políticos de opinión podrán seguir siendo la minoría, pero ahí están, y son admirables. Primero, porque creen que ellos serían capaces de cambiar algo en este país y se tienen la confianza para intentarlo. Están convencidos de que cuarenta mil personas creerán en ellos el próximo domingo para entregarles su voto. Todos los que hemos organizado una fiesta algún día sabemos que ni ofreciendo trago y comida gratis uno logra convocar más de cien amigos. ¿Cuarenta mil?  Esa fe en que pueden hacer algo es admirable porque en Colombia muchos consideran que ni para qué esforzarse si nada se puede cambiar.

Segundo, trabajan mucho para ganar. A las seis de la mañana ya están respondiendo entrevistas radiales. En la mañana, salen a la calle a repartir panfletos; en la tarde van a reuniones en barrios opuestos de la ciudad o del país a echar su cuento: que ampliar la licencia de maternidad, que crear aldeas satelitales, que aumentar el crédito educativo. Se besan con señoras y niños; oyen las quejas y reclamos de ciudadanos ansiosos por un oído amable; se toman fotos. Todo el mundo quiere una foto con un posible poderoso. ¿Y por la noche? A contestar correos electrónicos, twittear, postear en Facebook. Las redes sociales son para ellos un trabajo adicional.

Y mientras hacen todo esto, se empapan de los temas. En el debate que organizamos con Congreso Visible y la Escuela de Gobierno de la Universidad de los Andes la semana pasada con las cabezas de lista al Senado y Cámara de varios partidos, todos los aspirantes (o casi todos) sabían de movilidad, sabían sobre la red hospitalaria, sabían sobre las bandas emergentes, sabían sobre parafiscales. Y en las entrevistas que le he hecho a algunos candidatos en profundidad, conocen a fondo el tema bandera de su campaña.

Para lograr enterarse de estos temas mientras alzan niños y abrazan compadres, cada uno de los políticos tiene un grupo de asesores, asistentes y voluntarios detrás que -por muy poco sueldo o nada más que una ilusión de que hará algo por el país o por ellos en el futuro- trabajan horas y días en función del candidato. En otras palabras, los candidatos son gente que es capaz no sólo de formar equipos sino de inspirar a unos cuántos lo suficiente para que les regalen unos meses de su vida.

Uno puede decir que lo mínimo es que si van a tomar las grandes decisiones del país, los políticos sepan de los grandes temas nacionales. Y que es obvio que se esfuercen por ganar. Y que si no tienen la autoestima para hacer todo esto y perder, pues no deberían ni siquiera postularse. Sí, es obvio.

Quizás lo que no es obvio, entonces, es que tantos colombianos sigan despreciando a los políticos, y no inscribiéndose a tiempo para votar, y no sacando la nueva cédula, y no haciendo una mínima investigación para averiguar cuál candidato lo representa mejor. En fin, haciendo como si no importara que este 14 de marzo llegaran unos candidatos y no otros.

Juanita León

Comentarios (11)

Natalia Baquero

12 de Marzo

0 Seguidores

Me gusta tu reflexión Juanita, creo que la labor de un político es extenuant...+ ver más

Me gusta tu reflexión Juanita, creo que la labor de un político es extenuante, en especial para los candidatos de opinión que no tienen las maquinarias y que deben valerse de sus propios recursos o de maneras sanas y legales de obtenerlos. Cuando yo estuve trabajando como miembro de juventudes de un partido político me dí cuenta de todo esto. Realmente ellos sacrifican mucho tiempo personal y familiar para lograr sus objetivos. Hacer una campaña política es desgastante y lo que se espera es que ese esfuerzo de meses, valga la pena y te lleve a resultados, ya sea a corto o mediano plazo.

apelaez

12 de Marzo

1 Seguidores

Esta bueno eso de los politicos de opinión. Sin embargo, creo que hay politic...+ ver más

Esta bueno eso de los politicos de opinión. Sin embargo, creo que hay politicos "de no opinión" que tambien son admirables y cuyo trabajo no es menos arduo y dificil que el de los otros. Bacano que hicieran una serie sobre gamonales admirables. Y no es mamando gallo.
Un detalle: creo que mejora la "lecturabilidad" dejar un espacio entre los párrafos.
Saludos

Juanita León

12 de Marzo

911 Seguidores

Si, gracias, por lo de los párrafos. Y de pronto tú puedes hacer el de los g...+ ver más

Si, gracias, por lo de los párrafos. Y de pronto tú puedes hacer el de los gamonales admirables.

Maclau

12 de Marzo

0 Seguidores

Aun más increíble es que haya personas que estando registradas y pudiendo vo...+ ver más

Aun más increíble es que haya personas que estando registradas y pudiendo votar, les de pereza salir de sus casas porque es domingo, o hay mucha gente y trancón. Y que después, sean esos mismos los que critiquen lo malos que son los políticos que tenemos y el cómo no hacen nada por el país.
La elecciones las definimos los ciudadanos y es responsabilidad nuestra, no de los candidatos, tener un Congreso que nos represente con altura. Ellos ya hicieron su trabajo antes del día D al presentar propuestas y trabajar con la gente. La voz decisiva es nuestra y todos los colombianos deberíamos porque se oiga. Este 14 de marzo es clave porque tenemos que luchar por que las vergüenzas e ilegalidades del 2006, no se repitan. Ya sabemos sobre los 80+ candidatos enredados o en cuerpo ajeno que no deberían poder llegar pero que, tienen sus campañas a todo vapor… Ojala seamos muchos los que le demos 30 minutos de nuestro domingo a la democracia y al país.

Marleny Barrera López

12 de Marzo

5 Seguidores

Quienes permanecen en el abstencionismo al desconfiar de todos los políticos, paradójicamente perpetúan a los malos. En todas las elecciones hay candidatos buenos, escasos, y a ellos hay que darles el voto, para que se depuren las costumbres políticas. El partido verde es una excelente opción, en el Polo hay buenos y en el Liberal también. No daría mi voto por el uribismo que aumentó la corrupción y deterioró aún más nuestra democracia, así tengan, pocos buenos candidatos, si nos ofrecen perpetuar ese modelo, hay que castigarlos. Los abstencionistas son mayoría, por eso tienen la capacidad de inclinar la balanza democrática, favorablemente si eligen a los candidatos buenos. Los que compran los votos, van a recuperar su inversión vía corrupción con la nómina, la contratación y la adopción de decisiones públicas que favorecen intereses personales y no públicas.
Juanita persuasión, no persuación.

Quienes permanecen en el abstencionismo al desconfiar de todos los políticos, paradójicamente perpetúan a los malos. En todas las elecciones hay candidatos buenos, escasos, y a ellos hay que darles el voto, para que se depuren las costumbres políticas. El partido verde es una excelente opción, en el Polo hay buenos y en el Liberal también. No daría mi voto por el uribismo que aumentó la corrupción y deterioró aún más nuestra democracia, así tengan, pocos buenos candidatos, si nos ofrecen perpetuar ese modelo, hay que castigarlos. Los abstencionistas son mayoría, por eso tienen la capacidad de inclinar la balanza democrática, favorablemente si eligen a los candidatos buenos. Los que compran los votos, van a recuperar su inversión vía corrupción con la nómina, la contratación y la adopción de decisiones públicas que favorecen intereses personales y no públicas.
Juanita persuasión, no persuación.

Juan David Velez

13 de Marzo

0 Seguidores

Un gamonal que creo que es admirable es Luis Alfredo Ramos, de pronto el blog ...+ ver más

Un gamonal que creo que es admirable es Luis Alfredo Ramos, de pronto el blog polarizante podría hacer algo con ese dato.
(la admirabilidad de ese gamonal es una conjetura mía, creo que ese señor hace muchas obras utiles y necesarias)

Kathy Porto

13 de Marzo

180 Seguidores

No hay peor ciego que: Un Ameteur. Además, es un Blog que no aporta nada....+ ver más

No hay peor ciego que: Un Ameteur. Además, es un Blog que no aporta nada.
Triviales comentarios ,carentes de sustancia,forma y contenido.Oscar Wilde,se autoproclamaba como "Diletante"; pero se deben leer los "Ensayos" de Oscar Wilde,para comprender lo que realmente significa el Diletantismo y no lo que el contenido a veces vulgar y procaz de este Bloguero considera como tal.Ni siquiera en España tan proclives al lenguaje vulgar ,socarron y grosero,hay un blog que cunda en palabras como las que utiliza el muy,respetable señor Pelaez.De toda la Silla Vacía,es realmente la única sección que no aporta nada y no me apetece leer.
2.-Muy buena la pedagogía de la Silla Vacía.Votaré acorde con el perfil de candidatos que sutilmente propuso la Silla.

corista

13 de Marzo

0 Seguidores

Añadiría un par de elementos al análisis... yo espero que un político me r...+ ver más

Añadiría un par de elementos al análisis... yo espero que un político me represente y creo que ésto depende de la cercanía y de la confianza. Así que después de la carrera electoral esperaría volver a saber algo de mi representante, que volviera a usar su página y las redes sociales para contarme en qué van las decisiones colectivas en las que me representa. Para que me cuente cómo invierte su tiempo y qué negocia a mi nombre en sus pequeñas reuniones.
Además espero poder confiar en los políticos. Así que fuera de ser honestos deben parecerlo. Verlos dispersos en una sesión legislativa es una falta de respeto por más que hayan hecho la tarea. Verlos entregando condecoraciones o decidiendo las reglas del juego de su corporación en el escazo tiempo de debate es otra afrenta. Además algo de culpa les cabe en no poder controlar el comportamiento de sus compañeros mediante una sanción moral deliberada y pública. La mayoría "se hacen pasito"... debemos exijir compromiso y responsabilidad.

yakurumaz48

14 de Marzo

0 Seguidores

Estos políticos que trabajan tan arduamente, ¿son únicamente los honestos? ...+ ver más

Estos políticos que trabajan tan arduamente, ¿son únicamente los honestos? ¿O los condenados por la parapolítica, no hicieron la misma labor proselitista?

Las historias más vistas en La Silla Vacia