Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por De la Dirección · 21 de Febrero de 2010

1920

0

Varios usuarios de Terra Colombia y La Silla Vacía enviaron la misma pregunta a los candidatos jóvenes o jóvenes candidatos que estuvieron con nosotros en el chat de la semana pasada. ¿Por qué son ustedes diferentes a los demás, a los de siempre?

A primera vista, no parecen muy diferentes. Son elocuentes como los veteranos, se visten como los veteranos y - según varios usuarios - tienen ideas reencauchadas de las de siempre.

Pero sí hay algo nuevo, más allá de lo que proponen y del partido que representan. Algo que no ven las cámaras y que no sale en las noticias. Los candidatos jóvenes son debutantes, como primíparos de universidad. Su campaña es un eterno primer día. Y eso no es tan malo como parece.

Todos llegaron cumplidos a la cita, que además fue fácil de concretar. Usualmente citamos a los invitados media hora antes (y después de varios intentos), porque sabemos que jamás llegarán a tiempo. Llegar tarde, en medio del afán y con algo de romería, parece que es un sex-appeal político. Y si llegan a tiempo, todo está precedido de una larga ceremonia y una avanzada de seguridad y un protocolo obligado.

Éste no fue el caso. La mayoría llegó como nosotros, en taxi o en carro particular (a excepción del representante Simón Gaviria, que les lleva a los demás una ventaja de por lo menos cuatros años). Nada de escoltas, sin excesos de asistentes ni media docena de Blackberrys.

En el momento de la acción, estaban nerviosos. No tienen asesores de medios que les digan a quién, cómo y por qué sonreír. No les dicen dónde están los énfasis y que palabra deben repetir sin saciar. No tienen quién las tape las costuras.

Y digo que esa novatada no es tan mala porque es una diferencia clara entre el político joven y el experimentado. La desprevención frente al exceso de cálculo; la espontaniedad frente a la rigidez.

Nuestros invitados hablaron y punto. Algunos olvidaron la idea, y se enredaron y simplemente cambiaron de tema. Uno de ellos incluso se permitió una excentricidad que seguramente está prohibida en los cánones de las campañas: en respuesta a una de las preguntas de los usuarios dijo: “No lo tengo muy claro, pero les prometo que apenas sepa qué pienso, les cuento”.

Carlos Cortés Castillo
 

* * *
Para quienes no pudieron seguir el chat, nos acompañaron Simón Gaviria y Camilo de Guzmán, del Partido Liberal; Jorge Enrique Gómez, de La U, y Juan Mauricio López, de la Alianza Social Indígena, todos candidatos a la Cámara por Bogotá, y Lina Valenzuela, candidata al Senado por Cambio Radical. Próximamente pondremos el video del debate.

Las historias más vistas en La Silla Vacia