Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Julieta Lemaitre · 27 de Enero de 2013

1347

8

La confianza es el aceite del motor del mundo. Sin confianza por ejemplo, no hay economía: usted pregunta cuánto cuesta, y confía en que le digan cuánto es, paga, sin haber recibido, invierte, sin haber visto el contrato, e incluso, va a trabajar todos los días confiando en que a fin de mes le van a pagar. Hay una línea de en economía que argumentan que las naciones más prósperas son aquellas en la que hay más confianza entre los ciudadanos. Es claro que de la confianza depende que la vida en pareja, en familia, no sea un infierno. Sin confianza no hay  amistad, y sin ella el trasegar cotidiano de los pasillos del trabajo no es más que amargura y sufrimiento.
Podríamos incluso decir que la confianza define una ética: actuar correctamente es ser digno de confianza.
No deja de ser entonces gracioso, pero también preocupante, la falta de confianza que caracteriza el proceso de paz, a pesar de enormes esfuerzos. A las FARC y a los grandes medios de comunicación se les erizan los pelos cuando se ven y se pelan los dientes como perros callejeros. De la Calle se la pasa ofuscado, o tratando de controlar el ofusque. Los guerrilleros, a sus anchas, no hacen más que mostrar, de formas más o menos veladas, su profundo desprecio por todo el que no sea venezolano, cubano o guerrillero. Y ni hablar de la desconfianza en las calles de Colombia, donde pocos parecen creer en el proceso de paz.
Lo raro es que los que menos confían, al parecer confían en el derecho. Ahí está las FARC , con el argumento que el gobierno de turno no representa al Estado, y sí lo representa la voluntad del constituyente. Como si no supieran que el derecho se cambia con la misma facilidad con que se hace, que es mucha, y no hay sino que ver las vueltas que ha dado por el congreso la Constitución de 1991. Y como si las FARC no supieran (más que nadie) que el derecho se incumple con la misma facilidad con que se cumple.
Si no es porque confían en que las Constituciones se cumplen, ¿por qué pedir Constituyente? No me imagino (uno nunca sabe) que hasta allí les quede el orgullo herido de hace 20 años haber querido estar presentes, y que los haya dejado el bus de la historia, con un empujoncito fatal del bombardeo a . Y el hecho que el M-19 haya, por un instante, figurado tanto, no puede ser todavía sal en la herida, considerando la rápida auto-destrucción de la ADM-19. Tampoco me imagino, aunque puede ser, que no se les ocurran mejores formas de ofuscar a la delegación del gobierno.
En algún momento las FARC tendrían que, contra toda la evidencia histórica, confiar en el proceso de paz y confiar en que el país urbano y joven sea garante de los acuerdos. Su entusiasmo, si lo logran despertar, vale más que los papeles que al fin y al cabo son las leyes. Si lo desprecian, , será difícil que logren la confianza, y los votos, que requieren. La encrucijada de la vida civil es que los guerrilleros para ser dignos de confianza, deben tener confianza en el país que existe fuera de sus áreas de influencia. Es un reto enorme para quienes han sido formados, y armados, por la amargura de la desconfianza y el miedo.

Comentarios (8)

Enrique Machado

27 de Enero

0 Seguidores

Corrijo, No es Jorge Enrique sino Jorge Humberto, no es mi tocayo.

Corrijo, No es Jorge Enrique sino Jorge Humberto, no es mi tocayo.

Enrique Machado

27 de Enero

0 Seguidores

Julieta, creo que esa es la nuez si se llega a una firma. De lado y lado ambas...+ ver más

Julieta, creo que esa es la nuez si se llega a una firma. De lado y lado ambas partes se preguntan ¿Será que nos van a cumplir? Cumplir todo, parte, poquito o mucho. Yo no se de leyes pero supongo que cualquier acuerdo con la insurgencia modificara en tal cantidad nuestras leyes que prácticamente tocaría llenar de parches mal puestos toda la neonata constitución del 91 que todavía no se le ha terminado de confeccionar bien el vestido y ya son 22 años. Por trámite normal en manos de las cámaras no quiero imaginar el "miquerio" con representantes que no saben leer, que no entienden lo que leen, que no les interesa, que tocan sus intereses non sanctos, en fin me quedaría enumerando de la A a la Z los peligros.

Enrique Machado

27 de Enero

0 Seguidores

Por referéndum no le veo presentación política posible, con un si o no no s...+ ver más

Por referéndum no le veo presentación política posible, con un si o no no se puede cambiar el libreto así no más, entonces queda la Constituyente que puede resultar, o va a resultar un tiro en el pie. Uribe arrasa y nos mete el "articulito" o muchos "articulitos", hay que destituir al congreso (eso me gusta) pero por la experiencia anterior se corre el riesgo que lleguen los mismos o peores. En algunos países como Guatemala fue un fracaso (Jorge Enrique Botero, Guerra y Paz). Mejor decirlo, que la medicina es peor que la misma enfermedad ¿Entonces que hacemos? Tiene que haber una salida para construir confianza aunque sea a las malas, no le veo más.

GMolano

28 de Enero

0 Seguidores

Hay que poner las cosas en perspectiva, la desconfianza de las FARC hacia los ...+ ver más

Hay que poner las cosas en perspectiva, la desconfianza de las FARC hacia los medios es genuina no tanto por sus preguntas incomodas sino porque los principales medios no le han colaborado mucho al pueblo colombiano, a ratos la distorsión de la información se torna un tanto indignante. Y las causas de la distorsión pasan por interés no muy nobles por cierto, intereses políticos ocultos, interés económicos de los grandes grupos económicos entre otros.
Y del otro lado tanto estar en las montañas de Colombia, creyendo que le están salvando la patria a los colombianos, metiéndose en cuando negocio ilegal por la causa, les ha hecho perder la perspectiva del país real. Resultado: paranoia absoluta mas miopía institucional y un poco de cinismo criminal.

marpos

28 de Enero

0 Seguidores

Los que generan la desconfianza,son las mismas Farc;una "manada" de mentirosos...+ ver más

Los que generan la desconfianza,son las mismas Farc;una "manada" de mentirosos,con muchas "infulas" por el apoyo que tienen de Venezuela;siguen los secuestros,el reclutamiento de menores,el narcotrafico etc;y por el otro lado la corrupcion en las altas esferas;caso "interbolsa".

Kathy Porto

29 de Enero

165 Seguidores

La palabra "confianza" me conduce a la Infancia.
Al mundo de las abuelas c...+ ver más

La palabra "confianza" me conduce a la Infancia.
Al mundo de las abuelas costeñas tan amorosas y serviciales, solidarias con los vecinos y cualquier ser humano sin importar su condición social.
Abuelas que no discriminaban y a cada ser le otorgaban "confianza" como una ofrenda de un Alma educada en el bien.
Educadas en la palabra honesta,firme y justa.
La base de la confianza no es la mentira ,es la Fe, la creencia necesaria en el otro. Recuerdo que cuando alguien la defraudaba-a mi abuela paterna Esthela Porto-, ella parecía no darle importancia, reconociendo de esta manera cuán imperfectos somos los seres humanos.El mundo de los abuelos es el paraiso perdido de la Infancia, desolados, sin ese mundo, debemos inventarle a la confianza una ética,un propósito,si no queremos seguir naufragando en el torrente del pesimismo,los senderos que no se bifurcan, la depresión..Hay que creer,creer siempre.

Kathy Porto

29 de Enero

165 Seguidores

La confianza es emocional.Si la razonamos seríamos desconfiados y en mi perso...+ ver más

La confianza es emocional.Si la razonamos seríamos desconfiados y en mi personalidad y carácter no hay nada que me inspire más reúlsión el ser que siempre desconfía de todo.

Kathy Porto

29 de Enero

165 Seguidores

Decía que no hay nada que me desagrade más que las personas desconfiadas....+ ver más

Decía que no hay nada que me desagrade más que las personas desconfiadas.
La desconfianza mata la Utopía y la ilusión, acaba las relaciones de cualquier clase,genera un aire enrarecido en nuestro ámbito social o íntimo,cercena las Ideas y su posible realización.
Un país desconfiado en su ánima, en su Alma, es un país pobre inmerso en fatalidades ,en escaso progreso del intelecto y el espíritu.
Gracias por tu Jardín Julieta donde crecen las más bellas ilusiones.

Las historias más vistas en La Silla Vacia