Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Julieta Lemaitre · 04 de Mayo de 2012

5251

12

 

Esta semana estuvieron el Arzobispo Rubén Salazar y Monseñor Córdoba en la Corte Constitucional para oponerse a la adopción homosexual. presenta algunos problemas nuevos, y otros viejos, para la democracia colombiana.

Los problemas nuevos: si bien como una democracia pluralista y tolerante de las ideas ajenas (¡!) consideramos que todos ciudadanos tienen derecho a expresar sus preferencias, tenemos algunas reservas cuando son preferencias basadas en la religión. La principal reserva es que la democracia pluralista y tolerante exige que nos pongamos de acuerdo en por lo menos dos cosas: una, que la argumentación racional es la única forma aceptable del debate democrático y dos, en el respeto del contendor como persona equivalente en la esfera pública.

En esta medida una contraparte que considera que su verdad, al ser la verdad revelada por Dios, no está en discusión, es un actor problemático para la democracia; en especial cuando lo que se debate tiene que ver con esa verdad.  Además, el respeto de la Iglesia por las personas homosexuales es cuestionable, pues a pesar que insisten en la importancia de rechazar el pecado y amar al pecador, no es muy respetuoso decirles que tienen “una inclinación al mal” y que están condenados al infierno o a una vida de castidad…  

Esos son los problemas nuevos de la visita del Monseñor.

Los problemas viejos, más familiares, tienen que ver con el poder de la Iglesia como institución y su tensa relación con el Estado. Después de unas cuantas guerras en buena parte religiosas, nos convertimos en  un Estado confesional desde 1886 hasta 1991. En el medio, la Iglesia fue protagonista de por lo menos un par de guerras más. La separación Iglesia-Estado es para nosotros parte del pacto de paz fundacional de esta nueva era que preside, precisamente, la Corte Constitucional. Durante el gobierno de Uribe se puso en cuestión una y otra vez este compromiso con la fe visible de quien se refería a sí mismo con el nombre de “Colombia” (p.ej. Colombia está muy molesta...) Eso, dicen, quedó en el pasado...

Entonces, ¿cómo debe el Estado hoy manejar una Iglesia que usa el púlpito para hacer política? ¿Cómo hacerlo en este país, con la historia nefasta que bien conocemos de los efectos de ese uso del púlpito? Francamente la Iglesia colombiana al seguir la instrucción del Vaticano en estos temas olvida que la separación Iglesia-Estado existe tanto para proteger a la democracia, como para proteger la dignidad, y supervivencia, de la Iglesia…

Comentarios (12)

Juanita León

04 de Mayo

781 Seguidores

Y visto desde el lado de la Corte, reunirse con el Monseñor días antes de fa...+ ver más

Y visto desde el lado de la Corte, reunirse con el Monseñor días antes de fallar no equivaldría a una de las audiencias con parte interesada que están prohibidas por el reglamento interno de la Corte Constitucional?

Julieta Lemaitre

05 de Mayo

38 Seguidores

Eso dice Mauricio Albarracín en el link que les puse...pero irse por ahi llev...+ ver más

Eso dice Mauricio Albarracín en el link que les puse...pero irse por ahi lleva a otro lado--por ejemplo, ahora las mamás lesbianas se quieren reunir con la Corte y les van a aplicar el reglamento para no hablar con ellas...eso dice El Espectador...Supongo que reglamento o no la gente encuentra la forma de hablar con la Corte...

Mauricio Albarracín

05 de Mayo

443 Seguidores

Para la iglesia todo, para las mamás lesbianas la ley. No habrá reunión de ...+ ver más

Para la iglesia todo, para las mamás lesbianas la ley. No habrá reunión de Presidente de la Corte con las mamás porque según dicen en su despacho es contra el reglamento. La gente de despacho de Mendoza conoce mejor el reglamento que él. Hubo reunión con el arzobispo porque las convicciones del magistrado son más importantes que el reglamento, al fin y al cabo las mamás lesbianas no tienen poder ni en este mundo ni en el otro.

Luis Emilio Pat...

07 de Mayo

0 Seguidores

Si la justicia equivale a una balanza donde los diferentes actores equiparan s...+ ver más

Si la justicia equivale a una balanza donde los diferentes actores equiparan sus fuerzas de gravedad, ¿dónde queda cuando los prelados - que son una parte - son recibidos y no las demás partes?. Es difícil apartar el fuero personal y las creencias propias de la dignidad del cargo, pero en justicia esta debería ser la regla. No es sano, para una sociedad que trata de salir de la violencia sembrada por los principios mismos de las creencias monoteistas, tener una corte que se inclina y con ello vicia su visión de lo que debiera ser legal en una sociedad ya castigada por la desigualdad.

Jillian_09

07 de Mayo

0 Seguidores

Como Estado LAICO, que profesa un interés por la democracia, es menester esa ...+ ver más

Como Estado LAICO, que profesa un interés por la democracia, es menester esa separación iglesia.estado y la influencia que la Iglesia quiera tener en la toma de decisiones... Ya no más atropeyos por parte de la iglesia que aun cree manejar los asuntos a su antojo. Ya es hora de que prime la razón y no la fé.

Maldoror

07 de Mayo

0 Seguidores

Antes de hacer este comentario, me gustaría aclarar tres cosas: Soy ateo, cre...+ ver más

Antes de hacer este comentario, me gustaría aclarar tres cosas: Soy ateo, creo en la separación entre Iglesia y Estado y no aborrezco la posición de la Iglesia en temas como los derechos de los homosexuales (si, creo que deben poder casarse y adoptar hijos). Dicho esto, quiero decir que no estoy de acuerdo con la mayor parte de la columna. El hecho de que la Iglesia opine sobre un tema no necesariamente implica que lo haga con argumentos religiosos. Hay argumentos seculares (malos todos en mi opinión, pero seculares) contra el matrimono entre homosexuales, la posibilidad de que estos adopten hijos o el aborto. Aunque concuerdo en que cualquier actor debe presentar argumentos seculares en debates legales (requisito necesario para que puedan entrare en la discusión), creo que si la Iglesia puede perfectamente argumentar meramente desde lo religioso las autoridades tendrán la obligación de ignorar el valor legal de dichos argumentos).

Maldoror

07 de Mayo

0 Seguidores

Por otra parte no veo cual pueda ser el problema legal de que los curas hagan ...+ ver más

Por otra parte no veo cual pueda ser el problema legal de que los curas hagan política en el púlpito. Si la Iglesia es un cuerpo más de la sociedad tiene todo el derecho a expresar sus opiniones políticas como cualquier otro grupo. Los liberales radicales tenían razón en casi todo lo concerniente a las relaciones Iglesia Estado, pero se equivocaron en querer ponerle una mordaza a los curas, pues la sola idea era contradictoria con los ideales liberales. En lo que si concuerdo con la entrada es que la Corte ha actuado de manera hipócrita al reunirse con los obispos y no con las mujeres lesbianas. Si las segunda son parte interesado, no entiendo como la primera no lo es también. Eso si me parece preocupante.

El Ferno

08 de Mayo

0 Seguidores

Totalmente de acuerdo. Decir que la opinión de la Iglesia Católica no se aju...+ ver más

Totalmente de acuerdo. Decir que la opinión de la Iglesia Católica no se ajusta a los criterios del debate (simplemente porque provienen de allí) es un prejuzgamiento y por tanto una contradicción en personas que dicen valorar los argumentos por su razón y no por el origen de quien los expresa.

Ludovico

07 de Mayo

0 Seguidores

La iglesia católica debe sentir una especie de orfandad de poder pues ella cree representar una mayoría que no tiene voz política propia, como si la tienen otros grupos religiosos minoritarios. Esa debe ser en parte su excusa para visitar las sedes de los poderes civiles y recordarles que este es un país creyente, que aboga por la protección de la familia (la que la iglesia considera legítima, por supuesto). Por otra parte, para nadie es secreto que estas audiencias privadas e informales han sido siempre toleradas por la Corte; el Gobierno mismo lo hace todo el tiempo y existen agentes de "lobby" que las facilitan. Esto afecta la transparencia de los procesos judiciales y el equilibrio entre las partes. La Corte debería ser más rigurosa en su manejo o, simplemente, apegada al reglamento. No se opone al rigor del proceso que la Corte realice audiencias abiertas o cerradas, con las partes o los invitados que ella considere, pero esas audiencias deben ser institucionales.

La iglesia católica debe sentir una especie de orfandad de poder pues ella cree representar una mayoría que no tiene voz política propia, como si la tienen otros grupos religiosos minoritarios. Esa debe ser en parte su excusa para visitar las sedes de los poderes civiles y recordarles que este es un país creyente, que aboga por la protección de la familia (la que la iglesia considera legítima, por supuesto). Por otra parte, para nadie es secreto que estas audiencias privadas e informales han sido siempre toleradas por la Corte; el Gobierno mismo lo hace todo el tiempo y existen agentes de "lobby" que las facilitan. Esto afecta la transparencia de los procesos judiciales y el equilibrio entre las partes. La Corte debería ser más rigurosa en su manejo o, simplemente, apegada al reglamento. No se opone al rigor del proceso que la Corte realice audiencias abiertas o cerradas, con las partes o los invitados que ella considere, pero esas audiencias deben ser institucionales.

Marcela Gómez

08 de Mayo

0 Seguidores

"Al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios." El mismo libro "l...+ ver más

"Al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios." El mismo libro "la Biblia" así se lo ordena a quienes lo siguen. Por lo tanto al César (El Estado)le corresponde respetar y defender nuestra democracia rechazando la visita del Arzobispo y de Monseñor a las instancias jurídicas y a Dios (la Iglesia Católica) le corresponde no meterse en la cama de los homosexuales, ni en los úteros de las mujeres que optan por abortar un hijo no deseado. Muy bien que los creyentes no sean homosexuales y muy bien que los creyentes no aborten, allá ellos y sus convicciones, pero por qué nos tienen que obligar a los demás a ser como ellos quieren?

Ludovico

08 de Mayo

0 Seguidores

Epistemológicamente (¿existe este adverbio?) tiene usted toda la razón. Los seguidores de Kant afirman que la fe consiste en la adhesión personal, emocional, incondicional, a una idea que no admite verificación empírica. Esto implica que el terreno de la fe es el de la subjetividad, lo cual no difiere mucho de algunas de las tesis de Lutero. Pero el devenir de hombre (incluida la reforma protestante) muestra que la fe y otras formas de la subjetividad (la política, por ejemplo) necesitan del proselitismo. ¿Sobrevivirían las creencias sin propaganda, sin teatralidad, sin un poco de ira o de miedo? Tal vez no. ¿Sobreviviría el hombre sin la fe? Tal vez sí. El siglo XXI no termina de resolver este problema pero los argumentos parecen cada vez más obvios.

Epistemológicamente (¿existe este adverbio?) tiene usted toda la razón. Los seguidores de Kant afirman que la fe consiste en la adhesión personal, emocional, incondicional, a una idea que no admite verificación empírica. Esto implica que el terreno de la fe es el de la subjetividad, lo cual no difiere mucho de algunas de las tesis de Lutero. Pero el devenir de hombre (incluida la reforma protestante) muestra que la fe y otras formas de la subjetividad (la política, por ejemplo) necesitan del proselitismo. ¿Sobrevivirían las creencias sin propaganda, sin teatralidad, sin un poco de ira o de miedo? Tal vez no. ¿Sobreviviría el hombre sin la fe? Tal vez sí. El siglo XXI no termina de resolver este problema pero los argumentos parecen cada vez más obvios.

Basher

09 de Mayo

0 Seguidores

Muy oportuna la visita de estos jerarcas de la iglesia Colombiana, que simplem...+ ver más

Muy oportuna la visita de estos jerarcas de la iglesia Colombiana, que simplemente estan poniendo en pràctica el mensaje de su santidad Benedicto XVI para la cuaresma el cual se centra en : "«Fijémonos los unos en los otros para estímulo de la caridad y las buenas obras» (Hb 10, 24)" y un aparte muy importante de su mensaje es: "...La atención al otro conlleva desear el bien para él o para ella en todos los aspectos: físico, moral y espiritual. La cultura contemporánea parece haber perdido el sentido del bien y del mal, por lo que es necesario reafirmar con fuerza que el bien existe y vence, porque Dios es «bueno y hace el bien» (Sal 119,68). EL BIEN ES LO QUE SUSCITA, PROTEGE Y PROMUEVE LA VIDA,la fraternidad y la comunión...."
Como Colombianos los Jeraracas de la Iglesia estaban cumpliendo con el articulo 11 de la Constitucion y a su vez tranmistiendo el mensaje de Su Santidad a los honorables magistrados catolicos y no catolicos que lo escucharon.

Las historias más vistas en La Silla Vacia