Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Juan Pablo Fernández M. · 06 de Octubre de 2010

1768

10

Para muchos colombianos es de ingrata recordación la Emergencia Social decretada por el gobierno de Álvaro Uribe. La medida torpedeaba el ejercicio de la autonomía médica, igualaba por lo bajo el plan de cubrimiento en salud, hacía más difícil el acceso a servicios o medicamentos por fuera de los planes de salud y aumentaba los impuestos indirectos –por definición antidemocráticos– en 1,3 billones. A decir de Mario Hernández, profesor del Universidad Nacional, “todos los mecanismos [de la Emergencia Social]” garantizaban a las EPS “que el negocio con la salud les funcione y así asegurarles a los aseguradores las ganancias, a expensas de todos los demás actores del sistema” –léase, usuarios, médicos y trabajadores (Revista Deslinde, mayo-junio 2010).

Más tarde, el 16 de abril de 2010, la Corte Constitucional la declaró inexequible por vicios de trámite. La negó, entonces, por la ausencia de hechos sobrevinientes en la crisis, conocida con anterioridad por casi todos los actores del sistema. Casi todos, subrayo, porque a pesar de las crecientes dificultades de los colombianos a la hora de curarse o prevenir la enfermedad, a las EPS se les garantiza una ganancia mínima, y en ascenso, que les permite embolsillarse mínimo 30 de cada cien pesos que se giran al sistema de salud, un mínimo que vale, si se suman aportes de usuarios, empresas y gobierno, más de 9,6 billones de pesos.

Pero los tópicos de la Emergencia no fueron enviados al panteón, pues la Corte definió que el viciado era el proceso, no el contenido. A finales del pasado semestre, el uribismo, hoy santismo, aprobó en el Congreso la reforma tributaria de la Emergencia. Y el gobierno, como lo hizo en la sustentación de la Emergencia, insiste en que los problemas económicos del sistema de salud se deben al “crecimiento acelerado en la demanda de prestaciones por fuera de los planes obligatorios de beneficios”, al “incremento en la demanda por servicios No POS”, resultado “de una alineación de incentivos provenientes de las reglas de operación del sistema, fallos judiciales y actuaciones de productores y proveedores de medicamentos y de médicos,” que recrean “abusos contra el sistema” (Centro de Estudios de Minhacienda, 2010, ) Los líos de la salud son culpa de los usuarios, que demandan mucho, de los jueces, que fallan en defensa del derecho a la salud, y de los médicos, por recetar más allá de los intereses de las EPS.

El gobierno de Juan Manuel Santos, en consecuencia, presentó un borrador de ley estatutaria que revive el contenido de la Emergencia Social. A pesar del lenguaje sinuoso, los fines permanecen incólumes. Se establece que la prestación de los servicios de salud se dará con “sujeción a los principios de solidaridad, equidad, universalidad, calidad, autocuidado de la salud, eficiencia y progresividad…” (Subrayado por fuera del texto). A la calidad se la define como la atención “de acuerdo con los protocolos, guías y estándares técnicos”; la que se impondrá, no de acuerdo con los conocimientos del personal médico en cumplimiento del Juramento Hipocrático, sino en concordancia con los puntos de vista de las EPS y el Ministerio de la [Des]Protección Social. Luego las decisiones médicas quedarán subordinadas a los intereses financieros de los bancos de la salud. Habla también del autocuidado que toda persona deberá “procurar” para sí mismo, su familia y la comunidad. Si el usuario no se “autocuida” –en un país con escandalosos índices de pobreza, miseria y desnutrición– y se llega a causar enfermedad, los costos en atención a la salud “podrán derivarse en ajustes al valor de los aportes a la cotización o complementarios”, a lo que se suma que “afiliados y beneficiario deberán asumir”, en parte, “el costo del servicio de salud que reciben”.

Y las cosas, en otros apartes, empeoran. El principio de sostenibilidad da un golpe bajo a la tutela, pues las “prestaciones que no reconoce el sistema no podrán exceder los recursos destinados por ley”. Como colofón, señala que se “capacitará a las autoridades judiciales…sobre las disposiciones contenidas en la presente ley”. Es una intromisión disimulada en la autonomía del poder judicial que, según la Constitución y los principios de la democracia burguesa, es independiente del poder ejecutivo.

Un estudio de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Antioquía y de la Procuraduría (Ago.08) sobre la Ley 100, dice: “Hay atención diferencial de pacientes”; “usted encuentra médicos que requieren hasta tres y cuatro trabajos para poder alcanzar a ganarse un sueldo digno”; “la gente no importa, el usuario no importa, lo importante es cómo ganar más” y “generalmente los intereses económicos prevalecen más que la misma salud del paciente o del usuario”. Males protervos que la ley estatutaria no ataca, más bien agrava.

La reforma profundizará la iniquidad de un sistema que determina el acceso en función de la capacidad pago. Si se está en el régimen contributivo, el cubrimiento equivale a poco más de la mitad de la medicina prepagada. A los afiliados al Sisben, dependiendo del nivel, se les cubre el 58 ó el 23 por ciento del plan del régimen contributivo. Si se es vinculado, eufemismo para ocultar la inexistencia de un plan de cubrimiento, no se tiene salud en ninguna de las versiones. Además, tener carné no garantiza el acceso al sistema. La médica Marcela Vélez lo explica: “Los copagos, las cuotas moderadoras, las demoras en la asignación de citas, las autorizaciones para tratamientos y cirugías, entre otra decena de trámites burocráticos”, sumados a la pobreza de los pacientes y a la lejanía de los centros de atención, “hacen más lento y limitan el acceso real a los servicios de cobertura” (Salud: negocio e inequidad, 2008, pp. 50)

La Ley 100, más que resolver los problemas de la salud, creó un negocio con la salud que no resuelve los padecimientos de los colombianos. El camino es revertir, derogar, la Ley 100, no profundizarla como pretende, al igual que el anterior, este gobierno. En la política de salud, Santos I también es Uribe III.

Comentarios (10)

Elmo Lesto

06 de Octubre

0 Seguidores

Entregándole la administración de la salud al sector privado, argumentando u...+ ver más

Entregándole la administración de la salud al sector privado, argumentando un manejo mas eficiente de los recursos, se ha creado una de las peores bombas sociales: un sistema de salud quebrado y la población desprotegida, por tanto vulnerada en sus libertades mas fundamentales. Y la solución del gobierno son estas reformitis y leyes perversas que agravan el problema y cuyas falencias de recursos quieren ser subsanadas en impuestos, que como bien lo dice Juan Pablo, son de naturaleza retardataria y recaen en las capas bajas y medias, las que por definición son las que necesitan de un servicio de salud pagado por el estado. En resumen, este es un problema desde su concepción original, los privados no pueden administrar la salud, es ilógico, el objetivo de ellos es la ganancia y esta va en contravía del bien común por tanto hay que socializar este derecho fundamental al igual que los otros derechos fundamentales.

d_assaf118

07 de Octubre

0 Seguidores

Ja! la salud es solo la punta del icebrg del sistema de seguridad social, porq...+ ver más

Ja! la salud es solo la punta del icebrg del sistema de seguridad social, porque problema que nos va estallar en la cara, va ser el de las pensiones. Se dice que nos va a generar en los proximos 10 años una carga porcentual cerca al 8 % del PIB anual. Eso para no extenderme mucho, en fin, eso es lo que pasa por hacerle caso a los chicago boy's y sus críticas al Estado intervencionista keynesiano, que tanto "mal"le ha hecho a Canadá, Francia y UK, al dejarles generar un sistema de salud universal y gratuito basado en la solidaridad en los aportes.

Nicolás

07 de Octubre

0 Seguidores

Juan Pablo,
Gracias por sus críticas inteligentes en los más variados e ...+ ver más

Juan Pablo,
Gracias por sus críticas inteligentes en los más variados e importantes temas.
Usted es un columnista de cabecera.

ailicec

07 de Octubre

0 Seguidores

Ahora si que quedamos arreglados con dicha medida entonces que sera de la vida...+ ver más

Ahora si que quedamos arreglados con dicha medida entonces que sera de la vida de los pensionados y de la salud de todos los afiliados que confiamos en esta entidad.

Hernando Posada...

07 de Octubre

0 Seguidores

Que triste que no hayan periodistas, prensa hablada y escrita que trate y divu...+ ver más

Que triste que no hayan periodistas, prensa hablada y escrita que trate y divulgue los problemas que lesionan los màs pobres, que la silla vacia sea siempre la que muestre la realidad politica dando el espacio a periodistas como Juan Pablo Fernandez, pero lo deseable fuese que estos abusos fueran tratados ante las cortes internacionales, pues las nuestras estan "cansadas" de las guerras sucias en que se han visto envueltas desde eel gobierno anterior y que lo màs posible que lo sigan sintiendo,(serà con otra estrategia)por lo mismo no desearan sentir la carga que han vivido. La oposicion brille por su ausencia y lo grave es que aùn desearan luchar por el bien comùn su fuerza no tiene mucho eco ante los villanos de la U. Triste y doloroso pero asi seguiremos aguantando palo hasta seculas secularen

marpos

07 de Octubre

0 Seguidores

Totalmente de acuerdo con Elmo Lesto;la salud que es una obligacion del estado...+ ver más

Totalmente de acuerdo con Elmo Lesto;la salud que es una obligacion del estado colombiano de brindarsela al pueblo,la han convertido en el banco de las EPS,para que acumulen ganancias exorbitantes;ya lo comente anteriormente,deberian de darse una vuelta por los hospitales donde atienden a la gente de escasos recursos,para que vean las injusticias y la falta de sensibilidad de los funcionarios de estos hospitales,para las personas que van alli a solicitar un alivio para sus enfermedades;y no digamos el trato,el papeleo y el tiempo en meses que les aplican a aquellos pacientes que les tienen que suministrar algun medicamento especial y de algun valor,que necesitan para sus enfermedades cronicas.Sr presidente usted no sabe que es la pobreza,ni que es padecer estas angustias.

Fredy O.

08 de Octubre

0 Seguidores

Vienen tiempos turbios, ya llega la "niña"....
"los problemas económicos...+ ver más

Vienen tiempos turbios, ya llega la "niña"....
"los problemas económicos del sistema de salud se deben al “crecimiento acelerado en la demanda de prestaciones por fuera de los planes obligatorios de beneficios”, al “incremento en la demanda por servicios No POS”, verdad de verdades...
He sabido de como se elevan a la categoria de atención en salas UCI, a pacientes que no requerían de ello, y todo para cobrarle al Estado ese excedente de atención, y quienes? preguntemosle a los dueños de las EPS's y porque no? a los titulares de la cartera de Salud de la pasada administración presidencial e inclusive a los actuales que insisten en esas medidas antidemocráticas, inconstitucionales y anarquicas. Responsabilicemos a quienes hoy toman las decisiones en ese sentido: Presidencia,"asesores", Ministerio de Bienestar Social y colaboradores,Superintendencias, EPS'S y todos los congresistas "socios" de la "unidad nacional".
Las altas cortes pudieran ser nuestra salvación, pero lo dudo!

641

08 de Octubre

0 Seguidores

En verdad me preocupa mucho su análisis, sobre todo en lo que se refiere al u...+ ver más

En verdad me preocupa mucho su análisis, sobre todo en lo que se refiere al uso de las tutelas por los usuarios y en las restricciones que tendrán los médicos para enfrentar las enfermedades de los pacientes pero de igual manera le agradezco por mostrarme la reforma de una manera tan estructurada…..

Martha

09 de Octubre

0 Seguidores

Todos los caminos nos llevan al mismo punto:Las multinacionales,la salud en US...+ ver más

Todos los caminos nos llevan al mismo punto:Las multinacionales,la salud en USA y gran parte del mundo es un negocio sustancioso de las multinacionales y Colombia no se queda atrás en imitar lo malo.Quienes mueven la salud en este país son las multinacionales,¡que fácil es gobernar un país que todo lo tiene en manos extranjeras!.

Jairo Quirós Fernández de Soto

11 de Octubre

0 Seguidores

Nada habrá nuevo y realmente beneficioso para el pueblo colombiano si no se a...+ ver más

Nada habrá nuevo y realmente beneficioso para el pueblo colombiano si no se acomete una verdadera revolución en el sistema de protección social que es un derecho declarado por nuestra constitución. Ese cambio debe fundamentarse en no incluir el derecho a la salud como una actividad mercantil sujeta a los vaivenes del mercado y la rentabilidad de inversionistas privados.

Las historias más vistas en La Silla Vacia