Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Jorge Humberto Botero · 04 de Abril de 2013

11961

16

.
En la pasada columna sostuve que Venezuela no es un paradigma de gobierno democrático. Llegué a esta conclusión tratando de controlar mis sesgos ideológicos, lo cual, en última instancia, es imposible e inconveniente. Todos tenemos ideología y lo que conviene es ser conscientes de que vemos el mundo bajo cierto prisma. Y al participar en debates públicos, como lo hago desde hace tantos años, es bueno recordar, de cuando en vez, dónde está uno parado.

Me inscribo en una visión del mundo, surgida en las postrimerías del siglo XVIII, que se denomina "modernidad". Creo en la superioridad del conocimiento científico sobre las distintas variantes de pensamiento mágico o esotérico que hoy abundan (pontífices, brujos, adivinos); en la democracia de los ciudadanos sobre la de las etnias, clases o grupos de interés; y en la economía de mercado, corregida por la intervención del Estado, convencido como estoy de su superioridad sobre el colectivismo en sus distintas variantes, categoría que, por supuesto, abarca el llamado "socialismo del siglo XXI". ¿Estamos?

Uno de mis lectores me niega autoridad moral para escribir sobre Venezuela -y, seguramente, sobre cualquier otro tema- con argumentos de los que emana un fuerte olor de letrina: "Precisamente Ud atreverse a hablar de los problemas de Venezuela como si acaso en este pais de mierda q nos tco no tuviesemos con la mierda q el gobierno Furibe con Ud a bordo dejaron y que Santos hoy pretende ''arreglar'' aun en contra de su predecesor q junto a ud les duele la falta de poder". (La ortografía y la gramática -qué pena con ustedes- son del original).

Dice quien se esconde bajo el seudónimo de milbarras: "Colombia, donde asesinan movimientos enteros, intimidan periodistas, cometen magnicidios, cierran medios de comunicación comunitarios, amenazan líderes sindicales, sancionan campañas contra el voto en blanco, roban y compran votos, llegan paramilitares al Congreso, chuzan a los líderes de la oposición, etc..." No lo dice el colega pero imagino que me invita a que hable de Colombia por aquello de que es inadmisible "ver la paja en el ojo ajeno pero no la viga en el propio", como, por cierto, otro de los comentaristas me lo reprocha.

Para acometer este desafío es relevante advertir que en el ámbito social hay dos visiones que no necesariamente coinciden, la de los académicos, que miran desde afuera, y la de los actores sociales, que se hallan sumidos en la realidad que otros analizan. Para capturar lo que piensa la gente de a pie, Latinobarómetro, una ONG chilena, se ocupa de la realización periódica de sondeos de opinión sobre valores políticos. ()

En el reporte correspondiente al año 2011 se registra que los venezolanos califican su país mucho mejor que los colombianos el nuestro a propósito de la lucha contra la corrupción, los avances en justicia social, la mejora de la transparencia, la participación ciudadana y la fortaleza de los partidos políticos. Y no solo nos dan a nosotros "gol y empate", sino también a Uruguay y Chile, que suelen ser consideradas, a mi juicio con razón, como democracias de superior calidad a estas de la costa caribe de Suramericana.

Si lo anterior les impresiona, esto lo hará aún más. Los venezolanos consideran que sus instituciones democráticas son mejores que las de Estados Unidos, España y Canadá. En esta positiva percepción nuestros vecinos se auto califican mejor que los ciudadanos de todos los demás países de la región, excluidos Uruguay y Costa Rica. ¡Hágame el favor¡

Según Latinobarómetro esta brecha que separa las percepciones populares de la que se forman los intelectuales obedece a que "El apoyo a la democracia tiene mucho más que ver con la producción de bienes políticos, como puede ser la alternancia en el poder que se produce en Chile con la llegada de la derecha al poder después de 50 años, o bien la inclusión política de la población como lo hace Chávez, que con bienes económicos".

Entiendo la explicación, pero como no creo aquello de que "la voz del pueblo es la ley de dios" (si esa fuere la verdad, todo trabajo científico en las ciencias sociales sería irrelevante) niego que tenga validez para calificar como democráticas las instituciones de un país que este haya tenido éxito en una política de subsidios hacia los sectores populares, por meritorio que ello sea. Y es.

Si ese fuera un criterio atendible, Gran Bretaña, que no pudo mejorar las condiciones de vida de su población durante la Segunda Guerra Mundial, no habría sido, en esos años, una democracia. A su vez, no hay duda de los progresos de Chile en cuanto a reducción de la pobreza durante la era de Pinochet, lo cual no impide afirmar que su gobierno fue una dictadura de la peor clase. Las autocracias también reparten.

Fiel a mis convicciones, considero acertada la noción de democracia que se inserta en una tradición teórica que arranca en Platón y que hoy podría estar representada por autores tales como Norberto Bobbio o Amartya Sen. La democracia es un concepto multidimensional que comprende el gobierno de las mayorías, el respeto a las minorías, la garantía de los derechos humanos, un régimen sólido de libertades públicas, elecciones pulcras realizadas bajo reglas previsibles, políticas que alienten al crecimiento económico y consagran mecanismos eficaces para combatir la pobreza y mejorar la distribución del ingreso.

Resulta superfluo registrar de nuevo las fallas y, en ocasiones, retrocesos, de la democracia en nuestro país. En este mismo espacio he criticado episodios corruptos, tales como la fallida reforma de la Justicia o la nefasta elección del actual Procurador. Sin embargo, para no hundirse en la desesperanza que paraliza o conduce a la lucha armada, es preciso reconocer que, pese a todo, somos una democracia; imperfecta, por supuesto, pero democracia en fin de cuentas.

Comentarios (16)

La bota roja

04 de Abril

0 Seguidores

Interesante reflexión. No voy a defender a Venezuela, no la veo como una demo...+ ver más

Interesante reflexión. No voy a defender a Venezuela, no la veo como una democracia. Pero de acuerdo a la definición que da de democracia al final del artículo, Colombia tampoco lo es. De hecho, pocos países lo son...eso es lo difícil de tener una definición 'maximalista' de la democracia, termina uno concluyendo que no existe.

El Se?or K

05 de Abril

0 Seguidores

Es estimulante leer a Jorge Humberto, aunque usualmente discrepo de la forma d...+ ver más

Es estimulante leer a Jorge Humberto, aunque usualmente discrepo de la forma de analizar los asuntos. Esta vez noto que acepta la noción de democracia, me imagino, descrita por Platón. No sé si esto quiere decir que a su juicio Platón era un demócrata, o que la concepción de la democracia de Jorge Humberto es como la de Platón. Esto es curioso, pues Platón ha sido considerado como uno de los enemigos de la sociedad abierta . Pero me aparto de eso. Resalto dos falacias en su argumentación. Dice que no tiene validez un criterio como el del éxito en una política de subsidios para cualificar como democrático a un país. No creo que eso sea lo que sostiene ese estudio que menciona, pero supongamos que así es. Ahora, J.H. le niega validez a ese criterio, con dos falacias. 1) Porque algunos países no han tenido esas políticas, pero son democráticos (falacia por negación del antecedente, pues el estudio parece considerarla condición suficiente, no condición necesaria. Sigo..

El Se?or K

05 de Abril

0 Seguidores

2) Porque algunos países como Chile han sido dictaduras que han empleado pol...+ ver más

2) Porque algunos países como Chile han sido dictaduras que han empleado políticas con efectos semejantes de reducción de pobreza (falacia por empleo de términos anfibológicos: dice que Chile de Pinochet redujo la pobreza, y sin embargo era una dictadura, pero esto no es igual a que su política o sus 'bienes políticos' hayan sido iguales a los del Chavismo, aunque se parezcan en cosas. Si la política económica y de subsidios de Pinochet fue exactamente la misma de Chávez, la refutación es válida. No creo que lo hayan sido. Sería importante más precisión en todo esto.
Muy respetuosamente, para terminar, hago énfasis en que el Gobierno para el cual trabajó el Dr. Jorge Humberto, se caracterizó por proponer una concepción de la democracia muchísimo menos comprensiva de la que él dice acoger (una democracia sin partidos, de líderes, de desprestigio hacia el periodismo crítico y la oposición, etc). Hay que decir en su favor que no es totalmente su culpa.

Jorge Humberto Botero

05 de Abril

1 Seguidores

Fidel, gracias por sus comentarios. Tiene razón. Platón no es, como lo demo...+ ver más

Fidel, gracias por sus comentarios. Tiene razón. Platón no es, como lo demostró Popper, un pensador democrático. Lo he traído a colación porque con él se inicia una tradición de pensamiento sobre la política, y, por ende, la democracia. Como a veces me juzgan sobre la base de que por haber sido funcionario del Presidente Uribe debo ser con él solidario, digo que me pareció pésimo precedente reformar la Constitución para permitir su reelección. Escribí en contra del "estado de opinión", la teoría que inventó para defender la segunda reelección, cuando parecía inminente que ese atropello iba a prosperar. Repetirlo ahora no requiere valor civil. Si hay alguna reforma constitucional importante en la actualidad es la eliminar la reelección inmediata aunque ampliando el período presidencial a 5 o 6 años. Lo digo por cuanto el presidente en ejercicio, sea quien fuere, goza de una ventaja injustificada en la contienda electoral frente a quienes lo desafian desde el pavimento.

El Se?or K

05 de Abril

0 Seguidores

Gracias por la respuesta. La última parte de mi comentario tenía un propósi...+ ver más

Gracias por la respuesta. La última parte de mi comentario tenía un propósito casi ilustrativo, y lo habría podido hacer también si Ud. no hubiera trabajado en él. Quería ilustrar cómo un país, como el nuestro, puede estar en proceso de democratización sin ser una democracia vigorosa (con todos los elementos con que Ud la caracteriza). En ese sentido, ese fragmento de mi comentario no era un juicio sobre Ud, ni tampoco una descalificación de sus opiniones, sino una valoración de un gobierno reciente que a mi juicio no sólo falló en hacer avanzar ese proceso de democratización sino que incluso, me atrevo a decirlo, erosionó algunas instituciones democráticas y republicanas valiosas.

Thanatos

05 de Abril

0 Seguidores

Bueno, en lo que a mi respecta lo que suceda o deje de suceder en la tierra de...+ ver más

Bueno, en lo que a mi respecta lo que suceda o deje de suceder en la tierra del Napoleon de las retiradas me genera nulo interes. La unica razon por la que opino sobre el escrito es la distorsion conceptual que presenta sobre los principios Republicanos.
El autor afirma que no cree en el colectivismo economico pero posteriormente se refiere a una ''democracia multidimensional'' lo cual es un tipo de colectivismo politico-social y a este embeleco le agrega valores intrinsecos de la Republica.
La Republica y el despotismo populista que denominan democracia no son sinonimos ideologicos ni etimologicos.

GMolano

06 de Abril

0 Seguidores

El primer párrafo me invito a leer el anterior post y este (y sus respectivos...+ ver más

El primer párrafo me invito a leer el anterior post y este (y sus respectivos comentarios) . No discuto lo disfuncional que es la democracia actual en Venezuela, pero el autor tiene que recordar cual fue el "modelo democrático" que precedió al despelote de hoy. Una pildorita para la memoria el modelo que el defiende a capa y espada, cual cruzado, era el de la Venezuela de COPEI, AD, etc. ese modelo no representaba al venezolano de a pie.
Ese modelo es parecido al que tenemos actualmente acá en Colombia, pero acá en Colombia le agregamos unos pecaditos de mas. Se habla de una democracia representativa en el papel, pero en la realidad difícilmente eso se da. Ademas de que no se da representación efectiva, la clase política dominante se encarga por las buenas y por las malas de que no exista renovación alguna. Sobra recordarle al autor que la decada pasada y esta en menor medida, se caracterizo por el asesinato selectivo de lideres políticos con propuestas de renovación ...

GMolano

06 de Abril

0 Seguidores

Y la ñapa viene por el lado económico, la élite política gobernante susten...+ ver más

Y la ñapa viene por el lado económico, la élite política gobernante sustenta políticas económicas que no siempre le hacen bien al colombianos (bueno al menos a la gran mayoría). Es mas no se si el autor se haya enterado que en las ultimas dos décadas, su adorado modelo de élites gobernantes, economía de mercado y otros cuentos de hadas, Colombia ha sufrido un decrecimiento en su sector industrial. Que aunque a habido un crecimiento económico importante en la economía en general, los indices GINI indican que no tenemos nada que envidiarle a Haiti y a ciertos caóticos países africanos. La miseria es igual o peor acá que en lugares que están llevados del p...
Ahí una media para definir cuando una democracia es exitosa y en verdad que no esta dada por quien gobierna ni como lo hace, creo que la medida esta en que tan consiente es el mismo sistema acerca del bienestar de la sociedad que lo sustenta y que tan exitoso sea en eso. El modelo que defiende el autor claramente fallo en eso.

Jose Knecht

06 de Abril

0 Seguidores

Quizás el punto más interesante de la reflexión es su adhesión al programa...+ ver más

Quizás el punto más interesante de la reflexión es su adhesión al programa moderno. El concepto de "democracia" es amplio y admite mil interpretaciones. Dudo que tenga alguna utilidad medir tal abstracción en grados (afirmar que algo es más o menos democrático). Por el contrario, si se asume que la democracia es simplemente uno, entre una serie de sistemas posibles (falsificable), la discusión se amplía y se traslada a un campo mucho más interesante.
Por fuera del moralismo que sobrevalora la siempre imprefecta unión de democracia y libre mercado (tan débil que hace necesaria la constante "intervención" correctiva), es claro es que es la obsolescencia, la que usualmente atenta contra la salud del sistema - cualquiera que sea. Sin enfocarme en el caso específico del Sr. Botero y su trabajo en el gobierno anterior, llamo la atención sobre la incoherencia en la que incurren quienes tienen conciencia del tiempo, y aún así favorecen un programa decadente con su presencia en algún cargo.

GMolano

06 de Abril

0 Seguidores

Jose, usted ha dicho una palabra clave: coherencia. A lo que yo le sumo la fal...+ ver más

Jose, usted ha dicho una palabra clave: coherencia. A lo que yo le sumo la falta de honestidad intelectual, en el sentido de reconocer que la senda que se defiende realmente no ha dado buenos resultados ...

Marleny Barrera López

09 de Abril

5 Seguidores

No acepto autoritarismos de izquierda o de derecha, ni ninguno de sus crímene...+ ver más

No acepto autoritarismos de izquierda o de derecha, ni ninguno de sus crímenes, lo señalo por esa manía colombiana de criticar a sus vecinos bajo un ala de superioridad, no de revisar nuestra propia situación. Lo cierto es que Colombia presenta cifras sociales y de infraestructura vergonzosas, nada mas con sus propios vecinos, por ej. Venezuela y Ecuador, el 1o nada en petroleo, Colombia también y en más recursos naturales, mientras el 2o sin lo uno y lo otro, sus 2 últimos dirigentes se aprestaron a reducir la pobreza como Brasil y han sido exitosos. Colombia no. Aquí se sigue con politícas de beneficio para la misma clase de interés, como un apartheid. Chavez se apropio de mucho bien público, pero le repartió al pueblo salud, educación y trabajo, aquí nos distribuyen la carga impositiva y a los más ricos las exenciones. Correa se la jugó por aumentar los impuestos a los ricos y elevar las regalías a las empresas extranjeras. De ahí que lograron su reeleción sin problemas.

Marleny Barrera López

09 de Abril

5 Seguidores

Colombia sumida en la pobreza, desigualdad, corrupción y criminalidad, sus di...+ ver más

Colombia sumida en la pobreza, desigualdad, corrupción y criminalidad, sus dirigentes siguen apostando en vender y comprar elecciones, no en ganarse el pueblo, redistribuyendo y devolviéndole vía inversión, sino en repartir con los mismos grupos de interés, pese a llamarse liberales, conservadores de la U, etc., los recursos públicos, para ganar elecciones reeleciones. Y cuando el fin es el enriquecimiento propio y de clase, nos parecemos es a la India con sus castas sociales en donde los intocables son los más, sin esperanza de progresar. Colombia es igual a la Venezuela prechavista, de ahí el afán de tanto privilegiado en inocular en la sociedad el peligro chavista. Aquí estamos ad portas de un dirigente que un día diga esto es para mi, pero también para todos. Por qué no enmendamos, y democratizamos con políticas serias de redistribución, a lo Suecia o Noruega y dejamos esa actitud autodestructiva como nación, a ver si por fin la superioridad que nos creemos tenga una mínima base.

Flavio Pinto Siabatto

09 de Abril

0 Seguidores

Lamentable la selección de sparring; es fácil ganarle en argumentos a un gro...+ ver más

Lamentable la selección de sparring; es fácil ganarle en argumentos a un grosero y resentido. Por suerte los comentarios de otros muestra que sí hay de dónde escoger.
Al final de la primera lectura, quedé con la sensación de vaguedad. De una parte se critica a Venezuela por sus fallas sin tener en cuenta que parte estructural de sus problemas provienen de lo que se conoce como el "resource curse". Casos similares de países ricos en recursos y plagados de corrupción están a la orden: Indonesia, Nigeria, Malaysia. Que el chavismo podría haber hecho mayores avances en este campo es evidente, pero no por ello el problema ha sido su responsabilidad. En este sentido Colombia no está mejor. Vayan ustedes a Marruecos, un país mucho más pobre que Colombia, y vean la calidad de infraestructura vial -y no es una democracia, sino un reino.
Por otra parte, ese endiosamiento a la democracia fromal pareciera no tener otro propósito que dar legitimidad al régimen político actual de Colombia.

Flavio Pinto Siabatto

09 de Abril

0 Seguidores

Pero democracia y régimen político son conceptos bien distintos. Al mezclarl...+ ver más

Pero democracia y régimen político son conceptos bien distintos. Al mezclarlos, todo queda como un asunto de "imperfecciones". Nuestro régimen político es imperfecto, pero es una democracia, parece querer decirse. Imperfecciones detestables: índice gini entre los peores del mundo, guerra, impunidad, y una clase política que se ha tomado al estado por completo.
Al volver a leer la entrada me pregunté: qué es lo que en últimas Jorge Humberto defiende? Hay que verlo en los detalles: Jorge Humberto no llama a Álvaro Uribe 'expresidente Uribe', sino el "Presidente Uribe" -con mayúscula y en presente, por favor! Y no llama académicos a los académicos, sino "intelectuales".
Lo que en mi opinión Jorge Humberto defiende no es la democracia, pues al hacer sumas y restas, no estamos ni mejor ni peor que los peores. Jorge Humberto defiende el status quo: del "Presidente Uribe" y de los "intelectuales", entre los que él se cuenta, por supuesto.

Jose Knecht

10 de Abril

0 Seguidores

¡Contundente!

¡Contundente!

Tana

23 de Agosto

0 Seguidores

Si podemos resolver la imperfección de la democracia dentro del marco legal, ...+ ver más

Si podemos resolver la imperfección de la democracia dentro del marco legal, estamos tranquilos. Ahora, si podemos refinar la producción y mano de obra de ese marco estaremos mejor ...

Las historias más vistas en La Silla Vacia