Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Blogoeconomia · 12 de Septiembre de 2010

2336

14

Por Andrés Álvarez

Un nuevo intento por penalizar el pago de secuestros y vacunas retumbó en los medios la semana pasada. Una polémica que sólo fue superada en ruido por el fantasma del doblemente expresidente Uribe. Por un lado su debut como “profesor en prestigiosa institución”: como debe rezar un buen titular de prensa. Por otro, los nostálgicos del furibismo que reclaman el regreso inmediato del profesor visitante en Georgetown para que se vuelva a poner al frente de la tropa y evite la debacle de las fuerzas militares ante el “renacimiento” de las FARC.

Pero, volvamos sobre la polémica que nos interesa: penalización del pago a secuestradores o a vacunadores. La lógica del ministro de defensa se apoya sobre el mismo argumento con el que se intentó hacerlo en 1993 (Ley 4 de 1993): el pago a los secuestradores hace cómplice a la familia del secuestrado porque incentiva el delito. Y con el mismo argumento que ya tumbó esa tentativa, la Corte Constitucional (Sentencia ) se opondría a esta posible ley (como ya lo manifestaron varios magistrados en medios de comunicación): las familias de los secuestrados actúan en defensa de la vida y la libertad y en estado de necesidad.
Ahora que la Economía lleva años metiéndose al rancho de los demás, por qué no meternos a los ranchos de la Corte Constitucional (igual ya está de moda entre mis colegas señalar las “inconsistencias económicas” de los derechos constitucionales) y del ministro de defensa. ¿Qué podría decir el análisis económico acerca de lo conveniente de la propuesta del gobierno? Muchas cosas, diría un economista lambda:
Primero, consideremos el argumento del ministro desde un punto de vista económico. La idea del ministro parece echar mano de una vieja herramienta de la caja (de herramientas) de los economistas: las externalidades. Quien paga para que suelten al familiar no está internalizando en su cálculo el costo social que significa el aumento del secuestro. La solución económica: imponer una sanción a quien paga el secuestro para que considere como un costo adicional en su decisión racional (léase costo-beneficio) como un costo la probable sanción que le impone la ley. La economía es al fin y al cabo la ciencia que mira a la sociedad desde el enfoque de los incentivos: no impongamos un comportamiento, produzcamos el comportamiento mediante los incentivos correctos.
Así, el análisis económico aplaude al ministro por su conocimiento empírico de los teoremas económicos y espera que la internalización del costo social reduzca el consumo de estos bienes: el consumo de liberación de familiares. Una vez más el economista mira por encima del hombro al confuso abogado y le opone a sus melifluos argumentos filosóficos un contundente principio “técnico” imparable.

Pero para desgracia del economista lambda, no siempre un argumento con apariencia técnica es un buen argumento. La Economía también ha aprendido, metiéndose al rancho de otros, que los ranchos de otros no están tan desordenados, ni son tan pobres como los imaginamos. En un acto de humildad de economista (no sé qué tan lambda), debo aceptar que a mí me convence más el argumento de la Corte Constitucional. El estado de necesidad manifiesto en el que se encuentra un familiar de secuestrado no es compatible con la pérfida idea de que además de querer proteger la libertad y la vida de mi ser querido estoy queriendo auxiliar a la delincuencia. Interesarse en los motivos de la acción de los agentes y buscar ir más allá de la idea simplificada del tan detestado hommo metalizadus (raza particular de hommo economicus que tiene en sus preferencias un solo argumento: entre más plata mejor) nos permite comprender que existen elementos más complejos que mueven la acción de los agentes. Afortunadamente, a fuerza de meternos al rancho de los otros, los economistas estamos aprendiendo a complejizar nuestros puntos de vista y a considerar elementos que van más allá de lo que A. Marshall definió como Economía: el estudio de la humanidad en los asuntos ordinarios de todos los días (the study of humanity in the ordinary affairs of everyday life). O, al menos espero yo, que estemos aprendiendo que no todo en la vida se puede entender como un negocio ordinario de todos los días.

Comentarios (14)

Ludópata

12 de Septiembre

0 Seguidores

Es cierto que un argumento económico para la medida es la internalización de...+ ver más

Es cierto que un argumento económico para la medida es la internalización de los costos de meterle plata al sistema de secuestros. Pero hay un argumento mucho mejor, aunque muy mal aplicado en este caso, que creo es la verdadera razón detrás de la medida: establecer un compromiso creible en los incentivos de las familias que termine por disudir el secuestro. Si las familias estuvieran impedidas de manera creible para pagar los secuestros, o se les introdujera un costo alto a pagar como en este caso, uno que los secuestradores perciban como una señal creible, se golpearían de verdad los incentivos a secuestrar.
Pero como he repetido la palabra "creible" muchas veces, es obvio para donde voy. Un costo de este tipo en las familias resulta en que éstas eviten involucrar a las autoridades en la extorsión y lo manejen por su cuenta, no en una disminución del secuestro. Un equilibrio claramente peor porque no es creible la amenaza de no pagar sólo por el costo adicional que se le impone.

Blogoeconomia

13 de Septiembre

70 Seguidores

Su argumento es muy bueno. Sería un complemento del que yo propongo. En reali...+ ver más

Su argumento es muy bueno. Sería un complemento del que yo propongo. En realidad una implicación que se busca con la idea de “internalizar los costos” sociales del secuestro es precisamente reducir de manera considerable las “transacciones” entre secuestradores y familias de secuestrados. En términos de economista lambda: contraer la demanda por liberaciones. Que esto sea creíble, es lo que está por verse. Usted insinúa una razón importante para que no sea creíble: el valor de las vidas de los familiares es tan alto que lo que se produciría sería un empuje de la ilegalidad y el efecto contrario: los pagos siguen y peor aún, hasta las denuncias caen. En realidad hoy hay una combinación mejor que es: los pagos han disminuido y la eficiencia de la fuerza pública a incentivado la denuncia. Todo esto sin criminalizar a las familias de las víctimas.

Ludópata

13 de Septiembre

0 Seguidores

Exactamente. Por el tema de la credibilidad que impone esta forma de doble ext...+ ver más

Exactamente. Por el tema de la credibilidad que impone esta forma de doble extorsión, es de esperarse que una ley como esta sea una pesadilla paretiana.
Sería chévere que su colega Daniel Mejía se pasara por acá a opinar al respecto. Seguro enriquecería la discusión.
Saludos
PD: qué es eso de "economistas lambda"?

Blogoeconomia

13 de Septiembre

70 Seguidores

El economista lambda es una versión del "agente representativo" pero en versi...+ ver más

El economista lambda es una versión del "agente representativo" pero en versión profesional de la Economía. Es el economista "típico", el "economista promedio", etc ...

DIDUNDI

13 de Septiembre

3 Seguidores

el ministro de defensa esta apuntando ser el ministro ridiculo de santos,el re...+ ver más

el ministro de defensa esta apuntando ser el ministro ridiculo de santos,el reemplazo de pachito salir con tremenda ''idea'' jejeje solo a el ,claro esta que en el afan de figurar no miden las consecuancias de abrir la boca cada ves que les da la gana e ir hablando como pato cagando.

Isabel

13 de Septiembre

0 Seguidores

¡Un economista humilde! qué bueno. Esa actitud si que le hace falta a la pro...+ ver más

¡Un economista humilde! qué bueno. Esa actitud si que le hace falta a la profesión.

DIDUNDI

13 de Septiembre

3 Seguidores

si sera que el reemplaso d pachito,..''lease mindefenza'' pensarade igual form...+ ver más

si sera que el reemplaso d pachito,..''lease mindefenza'' pensarade igual forma si alguno de sus familiares o allegados o socios politicos estuviera en la ppsicion tn lamentable de estar secuestardos¿,creo que es muy ligera su forma de querer que los males los arregle la poblacion siendo el estado en cabezadel gobienmo de turno quien esta en la obligacion politica y moral de responder porla seguridad de los colombianos.otro que aun no crece.

bulldog

13 de Septiembre

0 Seguidores

Primero lea bien compadre; el columnista está de acuerdo con usted. Después ...+ ver más

Primero lea bien compadre; el columnista está de acuerdo con usted. Después escriba bien, no es un asunto de gramática y ortografía sino que parece que estuviera borracho y de afán, como el ministro cuota del PIN cuando propuso la ley o los que esparcen el cemento de nuestros irregulares andenes.

bulldog

13 de Septiembre

0 Seguidores

Que bacano, pero el artículo es gamma no más, porque hubiera podido explicar...+ ver más

Que bacano, pero el artículo es gamma no más, porque hubiera podido explicar -con argumentos económicos- la oposición a la propuesta de ley y precisar conceptos científicamente ambiguos como estado de necesidad. El punto, aunque difíl de medir, está ya insinuado; en la función de utilidad del extorsionado debe pesar mucho más la infelicidad por la posible perdida de la vida propia o de la familia que el bienestar social. Tanto así que, incluso si la ley se aprobara, no lograría internalizar la externalidad porque un porcentaje de gente seguiría pagando extorsiones con el fin de conservar su vida, o sea que el aumento en el bienestar social por la introducción de la ley sería menor que lo que piensa el economista lamda. El porcentaje dependería, entre otras, de la dureza de las penas, dureza que aumenta aún más la desutilidad de los pobres extorsionados. Que bueno que los profesores de los Andes estén comenzando, sin dejar de lado su calidad técnica, a interesarse en la cultura

Blogoeconomia

13 de Septiembre

70 Seguidores

Claro. La idea es precisamente que la mirada simplificada ayuda pero no explic...+ ver más

Claro. La idea es precisamente que la mirada simplificada ayuda pero no explica todo. El problema es que a veces nos quedamos en esto y nos parece suficientemente "técnico" y pasamos a la recomendación de política de inmediato. No es el caso de todos los economistas, pero a veces los mismos hacedores de políticas usan argumentos como estos que les sirven para afirmar el carácter técnico de sus decisiones.

641

13 de Septiembre

0 Seguidores

Muy bueno el articulo, felicitaciones al escritor

Muy bueno el articulo, felicitaciones al escritor

[email protected]

13 de Septiembre

0 Seguidores

Nada mas traido de los cabellos penalizar a quien por medio de la violencia le...+ ver más

Nada mas traido de los cabellos penalizar a quien por medio de la violencia le arrebatan un ser querido, tanto estudio economico realizado desde la tranquilidad de un claustro que mira a monserrate,muestran unas limitantes que los economistas padecen,Humanidad,sentimiento,sensibilidad y coherencia con la desgracia ajena, DIOS no permita que tengan que pasar por tal calvario porque serian dos los frentes que menoscabarian la dignidad humana en tal evento,uno el estado no brinda la seguridad para lo que esta legalizado y la otra el estado me llevaria a la prision por tener de vuelta en el calor de mi hogar ami ser querido,extraña incongruencia que quien no cumple con su cometido utilice herramientas judiciales para hecer cumplir lo que para el es impotente en prevenir,el afecto el sentimiento y el amor filial jamas tendran en la gente de bien precios ni canonjias miserables,la falta de humanidad en el arte de gobernar y crear politicas macro,estan hablando de los nuevos conceptos de vida

Hipatia

15 de Septiembre

0 Seguidores

La economía debe entender que un solo incentivo, sin importar lo "poderoso" q...+ ver más

La economía debe entender que un solo incentivo, sin importar lo "poderoso" que parezca gracias a su impecable diseño no puede dar los resultados deseados si existen muchos más que actúan en su contra. El comportamiento de los agentes solo se puede moldear con un conjunto de incentivos que trabajen en la misma dirección, no uno que va en contravía de todo un esquema de incentivos, del sentido común. El día que el secuestro sea cuestión del pasado en nuestro país, el día que recuperemos la sensibilidad y nos horroricemos ante la idea de tan solo un secuestrado, el día que las autoridades nos puedan garantizar el retorno pronto y con salud de nuestros familiares a casa en caso de un poco probable secuestro, ese día impuestos como el prouesto tendrán sentido.

Capicúa

17 de Septiembre

0 Seguidores

Difiero en que "La Economía también ha aprendido, metiéndose al rancho de o...+ ver más

Difiero en que "La Economía también ha aprendido, metiéndose al rancho de otros, que los ranchos de otros no están tan desordenados, ni son tan pobres como los imaginamos." Es claro que algunos son más conscientes de esto que otros, pero seguimos escribiendo sobre si la muerte de sindicalistas en Colombia ha sido o no sistemática o sobre el impacto de los programas del ICBF en las habilidades cognitivas de los niños; como si la economía fuera omnipotente y no fuera necesario recurrir más que a una breve revisión de literatura para empaparnos de temas políticos y de educación (entre muchos otros) a los cuales otros investigadores han dedicado toda su vida sin llegar a sentirse preparados para abordarlos como lo hacemos nosotros.
Puedo estar equivocada, y quisiera estarlo, pero ¿qué lo hace pensar que sí hemos aprendido? Tomando el lenguaje de ´Lambda´¿Ve alguna tendencia en este sentido?

Las historias más vistas en La Silla Vacia