Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Blog de Notas · 12 de Julio de 2012

5610

15

Por
Durante la última década, se implantaron reformas en la educación en ciencias sociales dirigidas a reemplazar los modelos tradicionales de enseñanza que se centraban en la memorización de nombres de próceres y fechas de batallas. Las reformas se dirigían por un lado a promover el desarrollo de competencias científicas en los estudios sociales y por el otro a desarrollar competencias ciudadanas. En un escenario ideal, se esperaba que las personas fueran capaces de entender y respetar los derechos propios y ajenos, de utilizar los mecanismos institucionales que permiten el ejercicio de esos derechos, y de pensar los fenómenos sociales con la perspectiva de expertos disciplinares. El respaldo acrítico de muchos ciudadanos a la revocatoria del congreso demuestra que dicho objetivo no se ha logrado. Las reformas fracasaron, por un lado, por la inercia pedagógica de la que son cómplices muchos docentes, administradores educativos y editoriales, y, por el otro, por la idea cada vez más extendida de que para ser un buen ciudadano basta con ser una buena persona.
Igual que con el método científico, enseñado y aprendido de memoria, gran parte de la historia que aprenden los colombianos sigue siendo regida por los libros de texto, que en poco han variado sus contenidos a partir de las reformas educativas. Lo poco que sabemos de historia lo sabemos de memoria, sin entender lo que llama , los hilos invisibles que se tejen detrás de los eventos y las coyunturas del día a día,  las instituciones y los escenarios, las tensiones en las cuales estos eventos suceden. Tampoco tenemos habilidades mínimas de investigación en las áreas de ciencias sociales; somos, por ejemplo, incapaces de hacer lo que Sam Winburg llama : la capacidad de evaluar en cada fuente, en cada declaración, los intereses que se esconden detrás de los recuentos. No podemos en palabras de hoy distinguir, y temer, una convocatoria a una constituyente encomendada por el Uribismo, de una revocatoria del congreso promovida por un senador de izquierda. No podemos evaluar las radicalmente diferentes consecuencias de ambas; ni tampoco entender las vías institucionales y las restricciones de ambos procesos.
Más preocupante aún es lo que . En parte por el dominio excesivo del discurso de las competencias, que separa razonamiento de contenido, los colombianos pensamos hoy en día la historia sin nombres y los derechos sin mecanismos. En este discurso, se asume que un ciudadano es capaz de comprender “”, sin entender los actores con nombres propios y los intereses existentes en dichos escenarios. Este discurso también asume que las personas son capaces de comprender “” sin tener un razonamiento complejo de las tensiones emergentes en las que éste se desenvuelve. Aunque, en muchos casos, los estándares mencionan los mecanismos institucionales, la traducción de dichos estándares a la práctica ha estado mediada por creencias como que basta crear ambientes democráticos en el aula y ciudadanos tolerantes en lo interpersonal para mejorar automáticamente la participación ciudadana.
La investigación en cognición y educación ha mostrado consistentemente que en el razonamiento en dominios específicos como la historia. No se puede ser inteligente en abstracto.  No basta con indignarse con los crímenes de los paramilitares si se es incapaz de seguir la ruta, de nuevo, con nombres propios, que los conecta con personajes de la vida pública. No basta indignarse con el congreso, si a la hora de votar no podemos seguir las relaciones a través del tiempo que conectan las redes políticas del congreso con los poderes regionales, o si no entendemos las funciones que éste tiene en el sistema de pesos y contrapesos de la democracia. Una conclusión fácil para un ciudadano educado debería ser que cerrar el congreso es dejar al ejecutivo sin equilibrios: es no entender que hay que colonizar los espacios políticos sin destruirlos, que hay que participar sin dejarse manipular.
No es que no haya momentos para empujar iniciativas ciudadanas que van más allá de lo institucional. Ha habido momentos en que era necesario hacerlo, como, por ejemplo, en la convocatoria a la asamblea nacional constituyente del 91. Sin embargo, expresado por muchos es que los colombianos no entendemos la democracia. Y sin esto es muy fácil que en los afanes anti-institucionales muchos intenten pescar en río revuelto, que bajo esta cubierta oscura se pueden ocultar los enemigos de la constitución y sus defensores, los que quieren revocar el congreso desde la izquierda y los que quieren debilitar al presidente desde la derecha. El temor es que los ciudadanos no entiendan al final que si no votamos bien, y no construimos opciones de participación política, no hay mucho que hacer. Porque nadie quiere, como sucedió en Egipto, derrotar una dictadura de 30 años y terminar entre un miembro del gobierno anterior y los hermanos musulmanes (o los que sean sus equivalentes en el momento político actual de los colombianos).

Comentarios (15)

Jorge Hernando Mideros Rosero

13 de Julio

0 Seguidores

Desde el momento que descuartizaron la enseñanza de las ciencias sociales de ...+ ver más

Desde el momento que descuartizaron la enseñanza de las ciencias sociales de la educación básica los nuebvos ciudadanos se sumaron a la ginorancia política de todos los colombianos!!! dsde que unos vivos se adueñaron de la participación ciudadana e hicieron desde este un mecanismo para hacer clientelismo, desde que se ha intensificado, elitizado y teorizado tanto la investigación social, más lejana se ha vuelto la educación cívicopoltíca colombiana. Extrañamos mucho a Abad Fascio Lince un eminente científico médico que humanizó y volvió prágmatizó (aterrizó)sus conocimientos y sus planteamientos a la vida diaria de la población paisa!!!!Cómo desde la investigación científica de la salud pública demostró que podíamos ganarle espacio a la violencia educando a la gente en sus derechos y en sus deberes para llevarlo a espacios de respeto por sí mismo y por los demás paa vivir en una sociedad armoniosa, conocedroa de su realidad y esperanzada de su futuro!!!hagamos más praxis, más praxis!

pfrj

13 de Julio

0 Seguidores

¿Qué podría hacer pensar que la "iniciativa ciudadana que va más allá de ...+ ver más

¿Qué podría hacer pensar que la "iniciativa ciudadana que va más allá de lo institucional" era válida para la constituyente del 91 pero no para revocar el congreso hoy? Gracias al ambiente y las herramientas creados, precisamente, por la Constitución del 91, hoy los colombianos somos menos tolerantes con los abusos del poder; pero también gracias a los mismos abusos del poder que se siguen cometiendo y a las reacciones a lo que Claudia López llama la captura del Estado por parte de los ilegales. Lo que tenemos hoy es todo un aparato al servicio de los políticos de profesión para poner la democracia a sus pies, de modo que no es el Congreso el que sirve al pueblo, sino al contrario. Es como si uno tiene un Mercedes y lo tanquea con cocinol: las estructuras e instituciones, el equilibrio del poder, pueden estar bien planteados, pero si los responsables de hacerlo funcionar tienen escasas calidades éticas el resultado es una democracia viciada.

Sanim

13 de Julio

0 Seguidores

Coincido con usted "pfrj", ocurre que el Blog considera que lo político exclu...+ ver más

Coincido con usted "pfrj", ocurre que el Blog considera que lo político exclusivamente se ejerce en lo estatal y que la revocatoria del congreso supone su eliminación como rama del poder público cuando ésta refiere es al reemplazo de los representantes no de la representación, claro en medio de una democracia participativa

Elciudadano

24 de Agosto

0 Seguidores

La constituyente del 91 no fué un embeleco de unos jóvenes con lo de la sép...+ ver más

La constituyente del 91 no fué un embeleco de unos jóvenes con lo de la séptima papeleta, sino que tuvo una historia y una decantación muy elaborada. Me parece que en este caso de la retirada de la reforma fué más la presión de los medios de comunicación, que en cierta forma visibilizaron ante la opinión pública el esperpento que se iba a aprobar; mientras que no veo que tanto las redes sociales pudieron tener algo de divulgación en dichos medios formativos de opinión pública que es a quiénes se refiere el blogero cuándo habla de desconocimiento del funcionamiento de la democracia. Y es que la educación en Colombia con contadas excepciones, se sigue impartiendo con la filosofía del siglo XIX en donde el profesor es la eminencia y los alumnos solo tienen que escuchar y aprender de memoria, sin ninguna posibilidad de discutir lo que se impartía a la luz de la realidad histórica del momento y/o del alumno que la misma definición lo demerita: alumno: sin(a) luz(lumno).

Elciudadano

24 de Agosto

0 Seguidores

aparentemente el blogero no muestra un 'quehacer' ante la situación de lo que...+ ver más

aparentemente el blogero no muestra un 'quehacer' ante la situación de lo que Jaime Garzón llamaría 'el orden al revés' en que los servidores públicos resultan ser servidos por el público; pero sí nos cuestiona bastante en lo que toca hacer, que para mí sería un trabajo de empoderamiento en cuanto a lo político, o sea que no sólo es mirar bien el programa que propone el aspirante a un cargo público, antes de elegirlo, sino que después que ya ha sido elegido, hacerle la veeduría para que lo cumpla, con los mecanismos que tenemos los ciudadanos en la nueva constitución; formar escuelas populares de formación política en nuestros barrios, para crear organizaciones de veedurías o de intereses comunes, con posibilidades de movilizaciones conscientes y así desde abajo ir cambiando el entramado político corrupto que nos agobia y nos tiene en el ostracismo siendo presa fácil de los monopolios que desangran los ecosistemas humanos y naturales(Las mega-minerías y mega-hidroeléctricas)

Germán Bustos

13 de Julio

0 Seguidores

Estoy de acuerdo. Me sorprendió mucho ver en Facebook, que varias personas fo...+ ver más

Estoy de acuerdo. Me sorprendió mucho ver en Facebook, que varias personas formadas publicaran una imagen que insta a eliminar el congreso, y sus argumentos se basan en ideas sobre parlamentos europeos. Sin embargo, no debemos esperar que la educación solita tenga que asumir la responsabilidad del cambio social. Creo que el gran reto en esta coyuntura es que las personas que parten de motivaciones emocionales, puedan aprender más sobre el funcionamiento de la democracia

gruizpava

13 de Julio

0 Seguidores

Excelente artículo, lo felicito. Está muy bien escrito y expone los argument...+ ver más

Excelente artículo, lo felicito. Está muy bien escrito y expone los argumentos de manera clara. Considero que uno de los problemas sociales más importante que enfrenta nuestro país es la educación. Sin embargo, es una lástima que la mayoría de los ciudadanos que tienen un nivel educativo alto, en cualquier área del conocimiento no hallan la hora de irse del país.

gruizpava

13 de Julio

0 Seguidores

Por cierto, mi comentario está dirigido a los estudiantes de doctorado, y en ...+ ver más

Por cierto, mi comentario está dirigido a los estudiantes de doctorado, y en particular en ciencias sociales

antonio ramiírez caro

13 de Julio

0 Seguidores

Bien por la idea del autor, aunque un poco presuntuosa, pero certera. Aportes ...+ ver más

Bien por la idea del autor, aunque un poco presuntuosa, pero certera. Aportes como éste, que debieran ser recogidos por quienes en las esferas del Estado tienen las herramientas para convertirlas en herramientas efectivas, son valiosos y muy oportunos. Pero las hechos son tozudos y ahí tenemos a un gobierno que para 'apoyar' la educación, hiere de muerte a Colciencias, empantana la reforma a la educación para forzar su privatización, abandona a la Universidad Nacional en su recuperación estructural y se muestra indiferente ante la crisis de varias instituciones de educación superior.

Sanim

13 de Julio

0 Seguidores

No estoy de acuerdo. En el escenario de análisis sobre carencias de una suert...+ ver más

No estoy de acuerdo. En el escenario de análisis sobre carencias de una suerte de cultura política colombiana en una coyuntura específica se ha responsabilizado en demasía a la política educativa y la propia inercia ciudadana en tiempos en que la política se ejecuta en los medios masivos de comunicación siendo central la especulación y lo emotivo como fórmula de convencimiento aislando lo argumentativo. En esta “democracia teledirigida” como afirma Sartori, los mediadores sociales naturales responsables de formar cultura política como partidos políticos, movimientos sociales, academia, etc.. no logran mostrarse como imágenes que originen interpretaciones validas sobre lo público y lo político fuera de lo estatal. Cuestión ultima que el blog considera de “afán anti-institucional” consecuencia de una falta de intervención ciudadana en lo polítco estatal, en medio de un fuerte presidencialismo y falta de un real control político en el congreso.

Bat

13 de Julio

0 Seguidores

Muy interesante el análisis y la crítica. Sin embargo, tanta lucidez en la p...+ ver más

Muy interesante el análisis y la crítica. Sin embargo, tanta lucidez en la problemática, debería arrojar algunas luces para la solucionática; justamente por aquello de que no se puede ser inteligente "en abstracto".
¿Qué hacemos pues cuando lo que la realidad nos presenta es un Congreso que se quedó sin legitimidad para seguir legislando?... ¿"Deje así" o "Ya veremos" o, quizás, "Otra vez será"?... ¿Lo resolvemos en las próximas elecciones? ¿O qué?...

Luis Emilio Pat...

13 de Julio

0 Seguidores

Un mal con el que nos embelesamos, tiene que ver con poner junta mucha palabra...+ ver más

Un mal con el que nos embelesamos, tiene que ver con poner junta mucha palabra y decir poco. Ni el mundo es blanco y negro - derecha e izquierda -, esta democracia ha sido elocuente brindándonos ejemplos; ni es que los colombianos no entendamos la democracia. Tiene poco sentido pensar que un congreso numeroso pueda ser más eficiente que uno de 100 miembros y unicameral o esperar que en las próximas elecciones seamos capaces de resolver y elegir a "los buenos", cuando nos damos cuenta que ese calificativo no cala en honorable alguno, pues su visión y actuación es variopinta. Es necesario argumentar más que señalar, para poder entender la forma como podemos controlar la corrupción que se tomó nuestra clase política.

Fernando Meza Ayala

14 de Julio

0 Seguidores

Definitivamente en Colombia hay mucho intelectualesco que habla desde arriba c...+ ver más

Definitivamente en Colombia hay mucho intelectualesco que habla desde arriba como elegido por la minoritaria ilustración y el resto que es mayoritariamente el pueblo-que no pertenece ni pertenecerá a la élite de la ilustración-es simplemente ignorante.Él es la luz,los demás son sólo la oscuridad,en una especie de instrumental,maniquea y simplista dialéctica del amo y sus esclavos.Si va más allá de sus locuaces análisis verá y evidenciará que quienes presionaron,denunciaron y sospecharon primero de ese esperpento y monumento a la corrupción e impunidad que fue esa contrareforma política a la justicia para que "los padres de la patria" legislaran en beneficio propio, fueron las denuncias y movilizaciones de sectores del propio pueblo: como la red de veedurías ciudadanas,algunos grupos sindicales,intelectuales y estudiantiles independientes,que presionaron a los medios con los medios de comunicación ,y los pocos congresistas de la oposición.Por ello gobierno y congreso la hundieron!!!.

Marleny Barrera López

14 de Julio

5 Seguidores

El blog no es afortunado en la conclusión, creo entender que es necesario dejar las cosas como vienen, porque los polítícos hacen política y entonces es necesario desconfiar de ellos, de todos. El Congreso hay que dejarlo así o sino el presidente se vuelve muy poderoso. Y no podemos distinguir de la propuesta uribista de una nueva asamblea constituyente seguramente para refundar el Estado al estilo del pacto de Ralito, de la propuesta de un referendo para permitir la revocatoria de congresistas que hace el Polo, porque eso es atentar contra el Congreso. Cuando no se trata de acabar la institución del Congreso, sino de aplicarles responsabilidad política cuando sigan comportandose como una élite que legisla para beneficio propio. Eso es creer como Roy Barreras que dice qué no se puede atentar contra el congreso, por quererlo expulsar de allí, como si él fuera el Congreso. Claro que es necesario educar democráticamente a la gente, pero mientras permanezcan los Corzos no será posible.

El blog no es afortunado en la conclusión, creo entender que es necesario dejar las cosas como vienen, porque los polítícos hacen política y entonces es necesario desconfiar de ellos, de todos. El Congreso hay que dejarlo así o sino el presidente se vuelve muy poderoso. Y no podemos distinguir de la propuesta uribista de una nueva asamblea constituyente seguramente para refundar el Estado al estilo del pacto de Ralito, de la propuesta de un referendo para permitir la revocatoria de congresistas que hace el Polo, porque eso es atentar contra el Congreso. Cuando no se trata de acabar la institución del Congreso, sino de aplicarles responsabilidad política cuando sigan comportandose como una élite que legisla para beneficio propio. Eso es creer como Roy Barreras que dice qué no se puede atentar contra el congreso, por quererlo expulsar de allí, como si él fuera el Congreso. Claro que es necesario educar democráticamente a la gente, pero mientras permanezcan los Corzos no será posible.

Las historias más vistas en La Silla Vacia