Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Dejusticia · 23 de Diciembre de 2014

1557

7

Por Jorge Alberto Parra Norato  (@JParraNorato)

Terminó el año y la plenaria del Senado no sacó adelante el debate sobre marihuana medicinal. En la sesión del lunes 15 de diciembre todo parecía favorable para el proyecto de ley del senador Galán. Sin embargo, las acusaciones uribistas que pronosticaban la entrada a una legalización absoluta de la planta tuvieron eco en algunos congresistas, forzando así el aplazamiento de la discusión hasta el mes de marzo del próximo año.

Aunque la espera no pareciera ser larga, lo cierto es que el tiempo juega en contra de muchos pacientes que necesitan de la planta para mejorar sus estilos de vida. Por esa razón Natalia Tangarife decidió no esperar más y comenzó a extraer artesanalmente el aceite de marihuana para dárselo a su hijo Jacobo de tan solo 3 años en la ciudad de Pereira. Como resultado, su pequeño hijo pasó de sufrir 25 ataques epilépticos al día a tan solo 4 gracias al cannabis medicinal, mejorando sustancialmente su forma de vivir.

Pero el caso de Jacobo es excepcional. El carácter ilegal de la planta por un lado y la ausencia de una regulación estatal sobre sus usos medicinales por el otro, operan como obstáculos de acceso a una alternativa médica que puede salvar o mejorar vidas de pacientes enfermos de cáncer, epilepsia, esclerosis múltiple, artritis, entre otros.

Sin embargo al Senado le quedó grande debatir razonablemente sobre marihuana medicinal pese a los argumentos jurídicos, económicos, científicos y de opinión que respaldan a la iniciativa legislativa.

Jurídicamente el proyecto de ley tiene respaldo en tratados internacionales (artículo 4, literal c, de la Convención única sobre estupefacientes de 1961 y artículo 5 del Convenio sobre  sustancias sicotrópicas de 1971), en la Constitución (artículo 49) y en la ley (artículo 3 de la Ley 30 de 1986), pues son todos instrumentos que llaman a regular la producción, fabricación, distribución y uso de cualquier estupefaciente con fines médicos y científicos.

Los beneficios económicos que trae consigo el proyecto ya han sido observados en otros países que han regulado el mercado medicinal del cannabis. Por solo dar un ejemplo, el estado de Colorado recaudó en el 2012 un total de 20 millones de dólares en impuestos sobre este nuevo mercado que posteriormente habrían sido destinados a servicios de salud pública.

Científicamente se han comprobado los efectos benéficos del cannabis en algunas enfermedades. Al menos ocho estudios científicos publicados en revistas internacionales indexadas han sido dados a conocer por el senador Juan Manuel Galán para sustentar que la planta sí tiene efectos medicinales reconocidos. E incluso  el famoso médico de la CNN, Sanjay Gupta, pidió perdón públicamente por haber negado que la marihuana pudiera ser benéfica para la salud de las personas.

Además, se trata de una iniciativa que cuenta con el apoyo de la opinión pública. Hablar sobre marihuana ya no es un suicidio político como lo era hace unas décadas. Al contrario, incluso el presidente de EEUU Barack Obama ha dejado a un lado el tabú y ha sostenido en público que la marihuana es menos dañina para la salud que el alcohol.   Y en Colombia una encuesta realizada por la Fundación Ideas para la Paz indica que el 63.7% de la población nacional apoya regular la marihuana para usos medicinales.

¿Por qué entonces el Senado decidió olímpicamente aplazar la discusión? Fácil. Porque una vez más, al debatir sobre política de drogas, el mito le ganó a la realidad. El miedo infundado de iniciar la ruta hacia la legalización total de la marihuana que planteó el senador Uribe y que anteriormente propuso el Procurador Ordóñez, tuvo el poder suficiente para desatender los argumentos serios y científicos que respaldan al proyecto de ley.

Un debate serio y razonable debe respetar al menos la regla de atacar argumentos objetivos con contraargumentos igualmente objetivos. El Senado no solo no atendió a esta pretensión de objetividad, sino que además sometió la evidencia de la regulación al moralismo de la prohibición. Esperemos que en 2015 se den cuenta que lo moralmente reprochable es evadir una discusión que puede salvar vidas de cientos de pacientes que esperan a acceder a la planta. Amanecerá y veremos.

Adenda: Por final de año Dejusticia se despide de este espacio por el 2014 y regresará a partir del 13 de enero de 2015.

Comentarios (7)

Gustavo Adolfo

23 de Diciembre

0 Seguidores

Jorge Alberto, me gustaria saber si tiene alguna información sobre los result...+ ver más

Jorge Alberto, me gustaria saber si tiene alguna información sobre los resultados de la legalización en Uruguay, creo que sería un argumento no para la legalización para uso medicinal sino para la legalización total, que nos quitaría un dolor de cabeza.

Prada

24 de Diciembre

1 Seguidores

El congreso no puede autorizar el uso medicinal de la marihuana para evitar qu...+ ver más

El congreso no puede autorizar el uso medicinal de la marihuana para evitar que, después, el congreso autorice su uso recreativo. Con esa misma autoestima, antaño ordenaron vender las empresas del estado para evitar que se las robaran ... los congresistas y sus amigos.
La marihuana tiene unos usos benéficos y otros perjudiciales. Los benéficos no se pueden autorizar, para evitar los perjudiciales. ¿Que qué?
Los médicos utilizan opiáceos y opioides hace más de un siglo. Me gustaría ver a un congresista que se deje operar sin anestesia, cuando la indicada incluya un derivado del opio, o a otro que impida el uso de opiáceos en SU post-quirúrgico o en SU tratamiento de dolores crónicos intensos. Luego sí que asistan a plenaria a "opinar", pero ya no sobre el dolor ajeno. ¿Permitirían los usos medicinales de la adormidera? Por unanimidad.
Lo que sí debería erradicarse es el uso medicinal de la política, pues mata o daña a más gente que el alcohol, el tabaco y la marihuana juntos.

Prada

24 de Diciembre

1 Seguidores

Gracias por la explicación sobre privatización. Algún día entenderé.
...+ ver más

Gracias por la explicación sobre privatización. Algún día entenderé.
Pero no encuentro ninguna consistencia en la analogía de las armas: El uso de AK47 por particulares debe ser regulado o prohibido porque no es deseable para la sociedad. De acuerdo. Por tanto, el uso medicinal de la marihuana debe ser prohibido porque ... ¿Por qué? ... La analogía no cuadra. Un arma rara vez se utiliza contra uno mismo y la perversa marihuana no es un arma para atacar a los demás. No cuadra.
Entiendo que una de las razones pueda ser porque "en lo personal no me interesa". Eso lo puede decir tranquilamente un comentarista de LSV, pero ¿un congresista haciendo normas de conveniencia pública?
La profecía de la pendiente resbaladiza, aplicada a las armas podría ser: Prohíbase cualquier uso legal de armas livianas a los particualres porque después querrán AK47 y bazucas (casos se han visto).
Un posible resumen: La marihuana, y todo lo que provenga de ella, es maligno y repudiable. Amén.

Prada

25 de Diciembre

1 Seguidores

Tampoco tengo ningún interés personal en ningún uso de la marihuana, ni por...+ ver más

Tampoco tengo ningún interés personal en ningún uso de la marihuana, ni por mí ni por nadie en mi numerosísima familia ni en mi reducido grupo de amigos; ni en el pasado ni en el presente, aunque no aseguro nada del futuro. Los otros asuntos que usted menciona sí me interesan mucho, pero nada tienen que ver con los posibles usos medicinales de la marihuana.
Lo que sí me preocupa es que el congreso sea incapaz de desarrollar un debate basado en evidencias. Su conducta parece ser: No nos muestren ni nos pidan evidencias pues ya tenemos este asunto resuelto con base en nuestros prejuicios y profecías.
Yo sé que nuestros políticos son muy versados en pendientes resbaladizas: Primero quieren 4 años, luego 8 y, después, toda la vida; y saben como llegar del dos por mil transitorio al cuatro por mil permanente. Y, entonces, extrapolan: si empezamos con el aborto terapéutico terminaremos matando niños, y de la marihuana medicinal a la cocaína en fiestas infantiles ... Yo los entiendo.

Las historias más vistas en La Silla Vacia