Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Tío Conejo · 07 de Febrero de 2015

1700

1

Por: Santiago Wills

No hace mucho, el periodista santandereano Pastor Virviescas me dijo lo siguiente durante a una visita a la capital de su departamento: «Para un país tan centralizado como Colombia, Bucaramanga no existe». Aunque tal vez exagerado, el sentimiento es compartido por muchos que viven fuera de Bogotá. Sin duda hay algo de cierto en esa sentencia, sobre todo en lo que se refiere al cubrimiento noticioso. En parte por ello, Tío Conejo da inicio a “Parando oreja a las regiones”, un especial que se publicará cada mes  que busca darle una voz aún más fuerte a los periodistas regionales del país. La idea es que sean ellos los que cuenten desde el propio frente aquello que por una u otra razón se pierde en el camino a los centros de noticias de la capital.

El especial inicia con Andrés Felipe Ramos Gámez, un comunicador social y periodista egresado de la Universidad del Quindío, quien ha estado vinculado al diario La Crónica del Quindío durante casi diez años. Tío Conejo habló con él sobre el Túnel de La Línea, cuya construcción estuvo a cargo de la Unión Temporal Segundo Centenario hasta la semana pasada. El Instituto Nacional de Vías  caducó el contrato luego de que el consorcio liderado por el ingeniero Carlos Collins incumpliera con los plazos establecidos. De acuerdo con Andrés Felipe Ramos, esos no eran los únicos problemas de la Unión Temporal Segundo Centenario. El tema medioambiental era otro dolor de cabeza.

 

¿Cuál es el problema medioambiental más grave que hoy enfrenta su departamento a corto plazo? ¿A largo plazo?

A corto plazo, sin duda, la situación más grave es la que atraviesan las fuentes hídricas que abastecen a Calarcá, como lo son la quebrada La Gata, Naranjal y el río Navarco. Estas fuentes han sido contaminadas debido al mal manejo de materiales de las obras del túnel de La Línea. Varios organismos departamentales como la Corporación Autónoma Regional del Quindío (CRQ) y a nivel nacional la Anla  sancionaron a la Unión Temporal Segundo Centenario por lo anterior.

A largo plazo, hay dos situaciones a analizar: la primera la minería en el sector de La Colosa que si bien es cierto se encuentra en el Tolima, en el Quindío perjudicaría gran parte de áreas verdes como lo son Salento y el valle de Cocora. La segunda es el proyecto de la subestación que encabeza la Empresa de Energía de Bogotá y que busca instalar unas torres eléctricas en plena reserva natural Barbas-Bremen, lo que podría generar un severo daño a un lugar que es habitado por el mono aullador. En este último caso, ha habido intervención de las autoridades regionales para evitar que se instalen dichas torres o que por el momento se tenga en cuenta otra opción que no altere esa reserva.

¿Cómo calificaría al organismo territorial que se encarga de los temas medioambientales de su departamento?

En el Quindío se llama la Corporación Autónoma Regional del Quindío (CRQ) y a pesar de algunas falencias en materia de politiquería, ha estado atento en el caso de la afectación de las obras del túnel de La Línea. Inclusive a principios de año confirmó una sanción al consorcio Unión Temporal Segundo Centenario por un valor de 3.080 millones de pesos. Han anunciado que se presentarán nuevas acciones contra este grupo.

Lo mismo ha ocurrido con la instalación de las torres de la subestación que atravesarían plena reserva Barbas-Bremen, un lugar donde se encuentra una gran variedad de aves, flora y el mono aullador.

¿Qué personas, ONGs o empresas han desarrollado una labor importante en materias de protección medioambiental y conservación en su departamento?

Existe una persona llamada Néstor Ocampo quien se ha convertido en un defensor del medioambiente en el departamento. Ha denunciado acciones que atentan contra los recursos del territorio cafetero a través de las redes sociales. Su fundación se llama Cosmos. Así mismo, es de destacar la intervención de la defensora del pueblo en el Quindío, Piedad Correal Rubiano, quien fue la que insistió sobre la amenaza de contaminación del túnel de La Línea. Su insistencia finalmente fue escuchada tanto por las autoridades regionales, como por las nacionales.

¿Qué personas, ONGs o empresas han estado involucradas en los problemas medioambientales que hoy enfrenta su departamento?

Los casos recientes han sido la Unión Temporal Segundo Centenario en el tema del túnel de La Línea, la Empresa de Energía de Bogotá por la subestación en Barbas-Bremen, y la empresa Multipropósito SA ESP de Calarcá, que se encarga de manejar el parque relleno Villa Karina, por el momento se encuentra cerrado debido a que ya no tenía capacidad para recibir desechos.

¿Cuáles son las mayores dificultades que enfrenta a la hora de cubrir temas medioambientales en su región?

Quizás por ser un medio de comunicación digamos de “provincia”, muchas veces no nos atienden de la manera que quisiéramos por parte de entes nacionales o de grupos involucrados con la contaminación, como es el caso de la Unión Temporal Segundo Centenario, representado por Carlos Collins. Cuando queremos su versión ante cierto hecho que involucre el túnel de La Línea, nunca nos atiende, cosa diferente cuando es por ejemplo El Tiempo, El Espectador, Caracol o RCN. ¿Qué podemos hacer? A veces lo único que podemos hacer es estar atentos a lo que se informa a nivel nacional.

¿Se ha sentido intimidado o ha recibido amenazas directas o indirectas relacionados con el cubrimiento de temas ambientales en su región?

Gracias a Dios no he sido intimidado o amenazado, ni tampoco conozco un caso de un colega. Lo que sí me parece a veces gracioso es que nos tilden de que “somos unos perseguidores” porque se han dado a conocer casos de afectación ambiental y con pruebas en mano. Eso ha ocurrido con la Unión Temporal Segundo Centenario, con el ya mencionado túnel de La Línea y con la Anglogold Ashanti, con el tema de La Colosa (aunque en este último no me ha tocado escribir). Puede ser por lo que dije anteriormente: porque nos subestiman al ser considerados un medio regional y sin peso a nivel nacional que no hemos sido intimidados.

¿Cree que, más allá de su labor, el tema ambiental recibe el cubrimiento que merece en su región? ¿Por qué si o por qué no?

Siempre hemos considerado el tema ambiental una prioridad y más si se trata de un departamento que se caracteriza por su turismo rural. Nosotros no conocemos todos los problemas de la región y se han atendido casos gracias a la colaboración o a la denuncia de la misma comunidad.

También algunas entidades como la Defensoría del Pueblo, la CRQ y la Policía Ambiental han sido claves para poder informar respecto a alguna amenaza que atente contra los recursos naturales, pero sin duda alguna la sociedad en general ha sido importante a la hora de poder informar sobre un riesgo ambiental.

¿Cuál es la historia ambiental de su región que quisiera contar o desarrollar si tuviera todo el tiempo y los recursos disponibles a su favor?

Sin duda alguna que el caso del túnel de La Línea es el más atractivo y más cuando se han presentado problemas ambientales, laborales, presupuestales. En fin, una serie de problemáticas que todo el país ha conocido. Me encantaría hacer un recorrido por las zonas vecinas y conocer el concepto de la gente, de sus pérdidas debido a la afectación.

Otro aspecto que me ha llamado la atención ha sido la fauna de este departamento. En la zona alta de la montaña existen los osos de anteojos, los perros de monte y ahora los olinguitos, pero con el paso del tiempo esta población ha bajado y no hay unos datos o unas razones claras del por qué se está dando esta situación en el departamento. Sería muy importante conocer en detalle qué ha pasado, si ha influido el calentamiento global, o si hay caza ilegal de estas especies.

Eso le contaron a Tío Conejo.

@aramosgamez

@Tio_conejo

@carogarcia1606

@lorenzomorales

@swillsp

Las historias más vistas en La Silla Vacia