Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Mauricio Albarracín · 26 de Julio de 2013

3984

8

El pasado jueves 24 de julio en la Corte Constitucional se llevó a cabo la audiencia pública del Marco Jurídico para la Paz, el proceso constitucional “más importante de la década”, según lo dijo el Presidente Santos. La Corte tendrá que decidir si, en caso de que se logre un acuerdo de paz en la Habana, el Estado tendrá que judicializar a todos los responsable de todas las violaciones cometidas a lo largo del conflicto, o si podría concentrar los juicios penales en los maximos responsables de los crímenes más graves y representativos. Durante esta audiencia algunas paradojas políticas se hicieron presentes (ver audiencia completa. Ver también intervenciones ciudadanas).

Dos paradojas se relacionan con el debate democrático. El acceso al debate es prácticamente imposible para un ciudadano del común, es un debate de especialistas en derecho constitucional. Las 700 palabras de la reforma son tan importantes como crípticas. Las pocas palabras demandadas son un universo entero de literatura legal. El imperio de los abogados ha alejado la Constitución de su pueblo.

La segunda paradoja es la propia audiencia convocada por la Corte. Aunque la audiencia fue un espacio fructífero de intercambio de ideas, el magistrado Jorge Ignacio Pretelt ya tenía lista la ponencia sin importar lo que dijeran los intervinientes. Una audiencia citada tardíamente con un desprecio evidente del ponente por su realización. Además los magistrados ni siquiera tomaban nota. 

El tipo de argumentos presentados por los actores en el proceso también presentan algunas paradojas. Todos invocan los derechos de las víctimas como el corazón de su argumento, pero cuando hablaron las organizaciones de víctimas la sala estaba medio vacía. Las organizaciones expusieron ideas fundamentales sobre la dignidad e igualdad de las víctimas de cara al Marco Jurídico para la Paz. Por tanto, la Corte deberá resolver la cuestión de la garantía de los derechos igualitarios de todas las víctimas.

Otro argumento que se hizo presente fue la fuerza del derecho internacional. Tirios y troyanos reconocen que el derecho internacional es un eje fundamental de la discusión. Algunas decisiones de la Corte Interamericana de Derechos Humanos  aparecen como un mantra tanto de quienes se oponen como de quienes apoyan el Marco. La más evidente es la decisión de la Masacre del Mozote contra El Salvador, y el voto concurrente de esa decisión, citado hasta el cansancio. De hecho, el Procurador General de la Nación quien antes odiaba a muerte el derecho internacional de los derechos humanos, hoy lo abraza con entusiasmo estratégico para oponerse al proceso de paz. Más aún el Procurador, que siempre desprecia el precedente constitucional, pidió que se mantuviera el precedente sobre estas materias e incluso se expandiera.

Los actores también presentan paradojas interesantes. La Corte Constitucional está dividida, cuestionada por la opinión pública y sus magistrados no parecen estar a la altura del reto jurídico al que se enfrentan. Ver al cuestionado magistrado Alberto Rojas resolviendo un asunto de interés nacional es escandaloso. Para completar el escenario de pugnacidad y desconfianza que reina en la sala plena, la ponencia del magistrado Pretelt fue filtrada a los medios de comunicación; ante lo cual el presidente de la Corte se pronunció enérgicamente porque afecta las condiciones de independencia e imparcialidad de la Corte. Está por verse si la Corte podrá construir conjuntamente una decisión tan importante.

Por su parte los ciudadanos e instituciones que participan en el proceso se dividen en forma inesperada. Organizaciones que usualmente se dividen en la mayoría de temas, en esta ocasión coinciden en algunos puntos. Los medios de comunicación han dicho que la derecha (uribista) y las organizaciones de derechos humanos se unieron contra el Marco. Esta afirmación es simplista porque los uribistas se oponen con el fin de sabotear el proceso de paz, mientras las organizaciones de derechos humanos apoyan el proceso de paz y tienen una preocupación real y consistente con los derechos de las víctimas.

Ahora bien, quienes apoyan el Marco también tienen una preocupación real por los derechos de las víctimas, pero tienen una perspectiva distinta acerca de cuál es el mejor camino para garantizarlos en un contexto de justicia transicional. En una de las mejores intervenciones del día, el padre Alejandro Angulo del CINEP planteó una reflexión ética de este caso: estamos frente al dilema de la ley perfecta (mundo de las ideas) y la ley posible (mundo de las probabilidades). Frente a este debate racional, las FARC son el gran ausente porque desprecian esta discusión con la arrogancia de las armas y aún no reconocen adecuadamente a sus víctimas.

Una paradoja final es la invocación al derecho a la paz. El artículo 22 de la Constitución dice: “la paz es un derecho y un deber de obligatorio cumplimiento”. Está semana el Grupo de Memoria Histórica reveló en su informe final que al menos 220 mil personas han muerto como causa del conflicto armado desde 1958 y que el 80% de ellas eran civiles. Un país bañado en sangre tiene un peculiar derecho a la paz (ver conferencia "Paz y Constitución" de Julieta Lemaitre). El Alto Comisionado para la Paz dijo que este proceso de paz va a cerrar el proceso constitucional de 1991. Hacer la paz respetando a las víctimas es el reto que tiene la sociedad colombiana. Tal vez quien mejor articuló el reto fue Rodrigo Uprimny: “la justicia transicional tiene dilemas trágicos, es una justicia con dolores… estamos en un momento histórico para pensar la paz de tal manera que sea sensible a los derechos de las víctimas, pero también pensar los derechos de las víctimas de tal manera que no imposibilite una paz negociada, que es una paz éticamente superior a un paz impuesta por la victoria militar”.

El Marco Jurídico para la Paz y los diálogos en la Habana nos han hecho reflexionar sobre la tarea impostergable de terminar el conflicto armado honrando la dignidad de las víctimas.

Comentarios (8)

Prada

27 de Julio

1 Seguidores

Que los autonombrados "defensores de las víctimas" no estén interesados en e...+ ver más

Que los autonombrados "defensores de las víctimas" no estén interesados en escuchar a las víctimas no es una paradoja, es una contradicción a secas.

Julián Darío Bonilla Montenegro

28 de Julio

0 Seguidores

Lo que hace falta mencionar fueron las posturas, muy bien estructuradas, que presentaron tanto Gustavo Gallón como Rodrigo Uprimny. A ellos fue a quienes les presté más atención.
Y la discusión jurídica, sí muy propia de expertos en teoría del derecho, constitucionalismo, derechos humanos, sociología jurídica, hermeneútica y etc.. fue muy importante.
Lastima que termine siendo un simple relleno para algo que al parecer ya está.

Lo que hace falta mencionar fueron las posturas, muy bien estructuradas, que presentaron tanto Gustavo Gallón como Rodrigo Uprimny. A ellos fue a quienes les presté más atención.
Y la discusión jurídica, sí muy propia de expertos en teoría del derecho, constitucionalismo, derechos humanos, sociología jurídica, hermeneútica y etc.. fue muy importante.
Lastima que termine siendo un simple relleno para algo que al parecer ya está.

Mauricio Albarracín

28 de Julio

493 Seguidores

De acuerdo. La audiencia tuvo intervenciones brillantes. Veremos si la Corte e...+ ver más

De acuerdo. La audiencia tuvo intervenciones brillantes. Veremos si la Corte está a la altura del reto. 

DIDUNDI

28 de Julio

3 Seguidores

Deprimente q el marco jurídico para la paz, donde se define la suerte de’...+ ver más

Deprimente q el marco jurídico para la paz, donde se define la suerte de’’ víctimas y victimarios’’, se convierta en ‘’el proceso constitucional más importante de los últimos 10 años’’, Y q sea la guerra, lo más ‘’importante ’’ q la ha ocurrido a este país.
El acceso al debate en cuestión dificulta al ciudadano común y corriente, restringiéndolo a ser entendido únicamente por los especialistas, la gran mayoría de la población, está supeditada a asumir las decisiones sin saber a ciencia cierta cual fue al análisis y mecanismos q llevaron a ello. Ocurre en todos los niveles de la información y en todos los medios periodísticos. Este no es Suiza, para asumir que todos estamos ‘’bien’’, y somos iguales.(este es otro tema que puede ser debatido en otra ocasión).
Las paradojas referidas hace pensar q hay un cansancio sobre todo cuando expusieron la organizaciones de víctimas, ojala NO sea indicio o signo de indiferencia, sino mas bien ganas de hacer algo y rápido.

DIDUNDI

28 de Julio

3 Seguidores

La experiencia Mozote ojala sirva de referencia, sin olvidar q nuestra guerra ...+ ver más

La experiencia Mozote ojala sirva de referencia, sin olvidar q nuestra guerra es más compleja, en donde se conjugan factores y fuerzas q la convierten en la ‘’GUERRA PERFECTA’’,.. NUESTRA GUERRA… Si en el referente, él estado fue responsable por acción y/u omisión, lo q podemos esperar de nosotros debe ser una decisión más profunda y de verdad acorde a LA COMPLEJIDAD DE NUESTRA GUERRA, por donde se vea el estado tiene que asumir las consecuencias por no haber actuado como debió ser x su obligación constitucional, tanto por acción, como por omisión, para no tener q recurrir a las instancias internacionales a resolver nuestros problemas, después de haber dicho: ’’... Fuera ONU,.. Q somos capaces de responder por nuestros propios actos. ’’
La frase final de Uprimmy sencillamente, es grandiosa. Ojala cale en las decisiones finales.
PD: ME voy de paseo por el deporte MUNDIAL Caleño.

xunzahua

08 de Agosto

0 Seguidores

De acuerdo con su planteamiento general de lo paradójico que va resultando el...+ ver más

De acuerdo con su planteamiento general de lo paradójico que va resultando el Proceso...es desde ahí que tenemos que vernos y reconocernos Plurales, Diversos en nuestras propias identidades para la convivencia Democrática Deliberativa como única manera de Incluirnos. Es todavía muy "enredado" nuestro Proceso Histórico...
Aún así es preciso abrir el crisol que nos permita la convivencia civilizada.

Tana

23 de Agosto

0 Seguidores

A mi me preocupa que la paz no quepa bajo ese marco ...

A mi me preocupa que la paz no quepa bajo ese marco ...

Las historias más vistas en La Silla Vacia