Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Luis Guillermo Vélez Cabrera · 15 de Febrero de 2015

1944

8

La semana pasada llegaron a Bogotá dieciocho niñas provenientes de Carmen de Bolívar supuestamente afectadas por la vacuna del papiloma humano para un evento en la Universidad del Rosario. La escena en la terminal de buses, según los reportes de prensa, fue dramática: convulsiones, desmayos, vómitos y toda clase de sintomatología anormal.

Desde finales del año pasado las autoridades nacionales han afirmado que la patología de las niñas nada tiene que ver con la vacuna y que, por el contrario, los trastornos de las niñas se deben a “episodios de causa psicogénica”. El presidente Santos, por su parte, dijo que se trataba de un episodio de “sugestión colectiva” y defendió el programa de vacunación, ante lo cual los padres de las niñas respondieron indignados que sus hijas no “eran unas actrices” y que le demandaban al gobierno una solución al problema.

Cómo es usual en Colombia el tema rápidamente se extranjerizó y se judicializó.

Una tal Alicia Capilla, presidente de la Asociación de Afectadas por la Vacuna del Papiloma de España, ha tomado el caso de Carmen de Bolívar como la prueba reina de que la vacuna es la equivocación médica más grande desde la talidomida, a pesar de no existir un caso en todo el planeta que se le asemeje ligeramente.

Por otra parte en un ejemplo más del galimatías judicial que impera en el país el Tribunal Superior de Bolívar ordenó mediante tutela suspender la tercera dosis de la vacuna a una de las niñas, supuestamente en defensa de su derecho a la salud, algo que sería suficientemente estrambótico sino fuera porque dos meses antes el Tribunal Administrativo de Bolívar había negado una tutela a once niñas argumentando exactamente lo mismo, que lo hacía en defensa de su derecho a la salud.

Parece que los “episodios de causa psicogénica” no son solamente propios de las niñas adolescentes sino también de los honorables magistrados del distrito judicial de Bolívar.

Sin embargo el tema de fondo es que la mala prensa generada por el caso de Carmen de Bolívar está a punto de hacer fracasar el programa de vacunación masiva en contra del VPH, el cual pasó de una cobertura de primera dosis del 78.5% al 20.4% en la segunda. En Bolívar, por ejemplo, la cobertura de segunda dosis fue del 0% y el Atlántico del 1.4%.

Esto debe tener de plácemes a la señora Capilla y a fanáticos religiosos como el señor Jesús Magaña de la “plataforma pro-vida y pro-familia Unidos por la Vida” quien asegura que la vacuna promueve la promiscuidad entre las adolecentes.

El fracaso del programa de vacunación puede que evite hordas de vírgenes sexualmente desaforadas y salve al mundo de las garras de las multinacionales farmacéuticas, en opinión de los señores Magaña y Capilla, pero las tres mil mujeres que anualmente mueren en Colombia de cáncer cervical no se contagiaron de “sugestión colectiva” sino del VPH. Estas muertes, que son de verdad y no producto de alucinaciones, no ocurrirían si se aplica una vacuna cuyos resultados están científicamente probados.

El descenso al oscurantismo medieval no es particular de Colombia. La guerra en contra de las vacunas viene avanzando en muchos lugares del mundo, inclusive en algunos inesperados, como los Estados Unidos. Desde hace algunos años ha hecho carrera el mito de que las vacunas en los niños pueden causar autismo, que son un “coctel de venenos” o que tienen efectos secundarios peores que las enfermedades que pretender evitar, nada de lo cual es cierto.

Por ahora nos quedamos con unas adolescentes queriendo llamar la atención, que es en últimas lo que afirman los expertos que ocurre con las niñas bolivarenses, y con tres mil mujeres colombianas que se van a morir este año por causa del VPH y que se seguirán muriendo año tras año si se suspende de facto el programa de vacunación.

Otras víctimas más, como diría el profesor Mockus, del terrible mal del malpensamiento.

Comentarios (8)

GMolano

16 de Febrero

0 Seguidores

A Velez yo le recomendaría mas prudencia (y mas documentación al respecto) c...+ ver más

A Velez yo le recomendaría mas prudencia (y mas documentación al respecto) con casarme con la versión oficial de que la vacuna contra el VPH es "100% segura y 100% efectiva". La medicina moderna ha avanzado tremendamente, pero lamentablemente aun sigue siendo un conjunto de muchas coincidencias, NO es una ciencia exacta.
Si existe la posibilidad cierta de efectos adversos y ya hay al menos par estudios científicos que advierten sobre la predisposicion a desarrollar enfermedades autoinmunes luego del uso de la vacuna.
La efectividad es otro cuento que hay que tomarselo con calma, ahí 180 variaciones genéticas del VPH y las vacunas comerciales si bien tienen una alta efectividad con las variantes mas comunes que degeneran en cancer NO son 100% efectivas, eso lo dicen los mismos fabricantes.
Concuerdo totalmente con la critica a la argumentación pseudocientifica contra la vacuna. Pero decisiones sobre salud publica sopesadas con una sola versión de la historia, no me suena

GMolano

16 de Febrero

0 Seguidores

Delirante simplemente delirante!!!!
Así como hay medicamentos milagrosos ...+ ver más

Delirante simplemente delirante!!!!
Así como hay medicamentos milagrosos para todo el mundo, así también hay gente que literalmente se puede morir si se le aplica penicilina. Reducir todo a un razonamiento lógico como criterio de evaluación sobre temas en los que a duras penas se ha llegado a comprender la diversidad de la naturaleza humana y su complejidad es un síntoma de estupidez absoluta. He conocido gente realmente seria en estos temas médicos y aun ellos con toda su basta experiencia se guardan de hacer esas evaluaciones absolutistas.
A lo mejor el gato es un ser extraterrestre, que no tiene alergias, no se enferma, no suda, no le da pecueca y como E.T. o el Sr. Jesucristo ascenderá a los cielos inmaculado e impoluto en cuerpo y alma ...

Craso

16 de Febrero

0 Seguidores

No hay nada más psudocientífico que creer que la ciencia es una disciplina p...+ ver más

No hay nada más psudocientífico que creer que la ciencia es una disciplina perfecta. Vélez lleva el simplismo al paroxismo. De un lado "la ciencia" y del otro "los medievales". Es evidente que hay fanáticos religiosos detrás de varias campañas anti-vacunación, pero la incapacidad para señalar matices en la descripción del problema demuestra el nivel intelectual de quien escribe. Es el colmo de la IRRESPONSABILIDAD que Vélez afirme: "a pesar de no existir un caso en todo el planeta" ¿De dónde sacó eso? Investigue la relación entre el Gardasil y el Síndrome de Guillain-Barré, por ejemplo. Bueno... Ni sabrá qué es el Gardasil. Lo que menos necesita la ciencia es un defensor maniqueo, prejuicioso y carente de argumentos.
Increíble que le acoliten la pereza a este señor. Creo que el nivel de argumentación y redacción es más alto en las discusiones de los usuarios que en este "blog".
ÑAPA: ¡ADOLESCENTE SE ESCRIBE CON SC! ¡HORROR! ¡Y PONGA COMAS! Qué desastre este señor.

Armando Suarez

23 de Febrero

0 Seguidores

Efectivamente no hay asociacion entre el Guillane Barre y la vacuna contra HPV...+ ver más

Efectivamente no hay asociacion entre el Guillane Barre y la vacuna contra HPV aqui el estudio http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/joim.12155/full
Esto no quiere decir que las mujeres vacunadas contra hpv no les pueda dar esta enfermedad. Lo que muestra el estudio es que el riesgo de sufrir esta enfermedad es igual en vacunadas y no vacunas de la misma edad. Esta evidencia soporta la seguridad de la vacuna en relacion a esta enfermedad

DIDUNDI

16 de Febrero

3 Seguidores

IgVelez asegura firmemente que no hay tal posible daño en la vacuna xq ''est...+ ver más

IgVelez asegura firmemente que no hay tal posible daño en la vacuna xq ''está comprobado científicamente'',me parece estar viendo extensión y voz directa dl Gbno aquí en LSV. Yo no he visto que consulten un especialista mas allá de los laboratorios que producen la vacuna, si de verdad se quiere llegar más lejos en esto, hay que salir del país, éste tema se ha quedado como la consulta al vecino de la cuadra a ver que hierba les damos.
No somos el país que actúa para prevenir, ahí está el caso de 4 caquteñitos que valen $70 palos de los grandes, denunciar-anunciar a tiempo no sirve de nada; ''el descenso al oscurantismo'' no es exclusivo de una población marginada como la de las costas colombianas, también se ve en sus mas altos dirigentes, o me van a decir que la posición de Godofacho es muy progresista?.
Ojala Igvelez q la cosa no pase d 'llamar la atención', x ahora le recuerdo q una mentira repetida ya x tantos meses se vuelve verdad y aquí sabemos bastante del tema

guig

16 de Febrero

0 Seguidores

Vélez tiene razón. No hay razones válidas para suspender la vacunación. La...+ ver más

Vélez tiene razón. No hay razones válidas para suspender la vacunación. La ignorancia siempre nos ha acompañado; por ejemplo, las brujas de Salem que fueron ejecutadas, lo fueron por culpa de un grupo de niñas-adolescentes igual de histéricas que las del Carmen de Bolívar. Ver los comentaristas que siempre atacan a Vélez me hace sentir vergüenza ajena. La vacunación contra el VPH es atacada más por razones religiosas y morales que por razones científicas. En el peor de los casos el efecto protector es bajo, pero difícilmente dañina. Todas las vacunas que se han empleado han tenido reacciones adversas y nunca efectividad del 100%, incluyendo la vacuna contra la viruela. La viruela está erradicada en la transmisión persona a persona hace más de 40 años. Por lo tanto no hay que temer, "es mejor encender una vela que maldecir en la oscuridad".

Las historias más vistas en La Silla Vacia