Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Blogoeconomia · 17 de Febrero de 2015

4018

8

Por Marcela Eslava

Salió el informe del Instituto Nacional de Salud (INS) sobre el caso de Carmen de Bolívar. A mediados del año pasado decenas de niñas de ese municipio manifestaron diversos malestares, que sus padres atribuyeron a la vacunación contra el Virus del Papiloma Humano (VPH). Las niñas fueron vacunadas como parte de la campaña nacional que inició el Ministerio de Salud desde 2012. En la presentación sobre el informe del INS, se concluye que el evento “corresponde a la aparición masiva de una enfermedad psicógena…relacionado con una percepción o valoración exagerada del riesgo (asociado a la vacuna)”.

Varios son los elementos que llevaron a esa conclusión.  Está la extraña evolución del fenómeno, que no creció de manera estable luego de la aplicación de la vacuna para luego decrecer, sino que presentó picos que coincidieron con visitas de autoridades, con momentos de alta atención en los medios, o con fases de tomas de muestras y análisis médicos. Está también el hecho de que algunos de los afectados no hayan sido objeto de la vacunación. Y, por supuesto, están las montañas de evidencia científica sobre la seguridad de la vacuna.

Y es que la ciencia le ha prestado no poca atención a los efectos de esta vacuna. El informe del INS habla de más de 46 estudios, muchos de ellos siguiendo a miles de individuos sobre horizontes de varios años. A estos estudios se suma el seguimiento de los sistemas de salud de varios países que aplican la vacuna.  Los resultados los resumió la Organización Mundial de la Salud hace un año: “con más de 175 millones de dosis distribuidas en el mundo, y más países instituyendo campañas nacionales de vacunación, el comité continúa teniendo tranquilidad al respecto del perfil de riesgo de los productos (de vacunación)”.

Con todo esto se podría pensar que nos podemos ir tranquilos para la casa: la vacuna es segura y se puede seguir aplicando, y los síntomas de las niñas de Carmen de Bolívar se pueden tratar según las recomendaciones del INS correspondientes a un evento “psicógeno”.

Desafortunadamente, nos toca (o más bien: deberíamos) lidiar con una consecuencia grave: la potencial muerte prematura de cientos de mujeres, consecuencia del tratamiento ligero que, como sociedad, le hemos dado al fenómeno Carmen de Bolívar.  ¿Que de dónde saco semejante afirmación? Las cuentas, si bien imprecisas, no son difíciles de hacer.

Contando sólo a personas menores de 65 años, según cifras del DANE para 2008 al año mueren en Colombia un poco más de 1.000 mujeres víctimas de la enfermedad en ese rango de edad. La vacuna reduce la aparición del VPH, causante directo de este cáncer, en cerca de 70% (tiene efectividad de entre 90% y 100% sobre el tipo de VPH que causa 70% de los casos, de acuerdo con Cutts et al. 2007). Es decir, si lográramos que todas las mujeres colombianas se vacunaran contra VPH antes de comenzar su actividad sexual, nos ahorraríamos 700 de las 1.000 muertes prematuras.

Por supuesto, la tasa de éxito de vacunación no era perfecta antes del escándalo, así que no nos íbamos a ahorrar tanto como 700 muertes. Pero en el 2013, primer año con el actual esquema de vacunación, esa tasa de éxito había sido alta: más de 70% de la meta de cubrimiento de ese año se había alcanzado con vacunación. Pues bien, el escándalo del Carmen bajó la tasa de 70% a 20% en 2014. Eso es ahorrarnos 140 muertes prematuras al año en lugar de 500 (el 20% y 70%, respectivamente, de 700). ¡350 vidas que se dejarían de salvar! ¡Cada año! Un verdadero esperpento.

Sí era, entonces, cierto que la vacunación de VPH en Carmen de Bolívar iba a costar muertas. Pero no por efecto de la vacuna, sino como consecuencia de la resonancia que se le dio a unos temores infundados (comprensibles, tal vez, pero infundados), que acabaron teniendo profundo impacto entre la población que debía vacunarse.

La buena noticia es que los cálculos de arriba muestran el peor escenario posible, pues presuponen que las tasas de vacunación no se recuperan del golpe del año pasado.  (Además, por supuesto, son imprecisas porque no tienen en cuenta una gran cantidad de fuentes de heterogeneidad hoy y fuentes de cambio hacia el futuro, pero son una buena aproximación.) De ese peor escenario nos podemos salvar si se logra convencer a la población de lo que la comunidad científica tiene ya por cierto: que la vacuna es segura y es efectiva; que el cáncer de cuello uterino es un enemigo terrible, que ataca casi tantas mujeres como el de seno, y que mata con mayor probabilidad y con más horror.

Es responsabilidad de los medios (y muchos otros, pero sobre todo de los medios) darle ahora más despliegue y credibilidad a los resultados del estudio del INS , y a los años de sólida evidencia científica que respaldan la seguridad de la vacuna, que los que dieron en su momento a las preocupaciones de las estudiantes de Carmen de Bolívar. Claro que unos muertos que sólo veremos dentro de varias décadas, y que nos costará entonces entender como consecuencia directa del escándalo del 2014, son menos taquilleros que decenas de niñas convulsionando en cámara “por culpa de la vacunación del gobierno”, así que está duro creer que la prensa asumirá esa responsabilidad.

Referencias

Cutts, F. et al.  “Human papillomavirus and HPV vaccines: a review”. Bulletin of the World Health Organization.  2007.  Sep; 85(9): 719–726.

El Tiempo. “Caso de niñas del Carmen de Bolívar desplomó vacunación contra el VPH”. 14 de febrero de 2015.

Organización Mundial de la Salud. “Human papillomavirus vaccines safety (HPV)”. Weekly Epidemiological Record. February, 2014.

 

Comentarios (8)

Alvaro Javier Idrovo

18 de Febrero

0 Seguidores

Para mi, como epidemiólogo que es mi formación académica y de actuación, e...+ ver más

Para mi, como epidemiólogo que es mi formación académica y de actuación, este tema requiere mucho mayor cuidado al manejarse por dos motivos. Primero, el informe que se puede observar en la página web del Instituto Nacional de Salud más que aclarar el tema deja muchas dudas. Es decir, su validez interna es cuestionable y mucho más la interpretación de los hallazgos. De hecho se puede ver que pertenecer al grupo vacunado se asocia con el hecho de ser caso (por cierto, una definición muy bizarra que conlleva a otros innumerables problemas de validez). Segundo, la evidencia disponible y que se hace referencia en las decenas de artículos, es proveniente de estudios que tienen como principales eventos los de eficacia o efectividad, no así su seguridad. Esto es importante porque los eventos adversos tienen baja ocurrencia y los diseños señalados como evidencia no suelen ser los mejores para su evaluación; la historia de la epidemiología de los medicamentos tiene casos de este tipo.

Pablo Andrés Martínez Silva

18 de Febrero

1 Seguidores

Comparto el comentario anterior de Álvaro, y quisiera señalar dos elementos ...+ ver más

Comparto el comentario anterior de Álvaro, y quisiera señalar dos elementos adicionales. De una parte, la hipótesis de una enfermedad psicógena masiva en el informe publicado por el INS aparece como una explicación por descarte, pero no existe ningún intento de "testear" esa misma hipótesis acorde con los datos, es decir, se utilizan las mismas asociaciones tanto para afirmar que no es un evento asociado a la vacuna como para afirmar que es un evento psicógeno. Si es este último, el INS debería publicar los datos de la investigación de campo que permite afirmar y corroborar. De otra parte, el análisis de Marcela cubre el espectro de las consecuencias directas, pero poco se ha hablado de las "consecuencias inesperadas" tanto de la situación, como de su manejo por autoridades y medios de comunicación. Una de ellas, a mi parecer negativa, son los efectos de cobertura del esquema del Plan Ampliado de Inmunizaciones en general, con los respectivos riesgos futuros para la Salud Pública.

......................

18 de Febrero

0 Seguidores

Marcela muy buen análisis,
Las vacunas funcionan, no son peligrosas, no e...+ ver más

Marcela muy buen análisis,
Las vacunas funcionan, no son peligrosas, no existe otra herramienta en salud con tan maravillosos beneficios, es una obligación que tenemos con nuestras próximas generaciones.
Veo con preocupación que mis compañeros usuarios tan bien formados, sean un poco escépticos, si este es el pensamiento de los intelectuales imagínate los miedos y preocupaciones de muchas madres cuya fuente de información ...?
Independiente de lo cuestionable que puedan ser casos específicos hay que defender la vacunación, La evidencia médica, científica e histórica muestra que los beneficios de las vacunas compensan los raros (y muy discutibles) efectos adversos de la inmunización.
A pesar de que las vacunas pueden tener efectos secundarios muy inocuos, el éxito de los programas de vacunación depende de la confianza pública en su seguridad. Confianza que se ha ha ido al suelo por cuenta de asociaciones apresuradas acerca de unos supuestos efectos adversos.

Alvaro Javier Idrovo

18 de Febrero

0 Seguidores

Por favor que no se malentienda lo expresado. Mi entrada es indicando que el l...+ ver más

Por favor que no se malentienda lo expresado. Mi entrada es indicando que el llamado que hace la profesora Eslava: "Es responsabilidad de los medios (y muchos otros, pero sobre todo de los medios) darle ahora más despliegue y credibilidad a los resultados del estudio del INS, y a los años de sólida evidencia científica que respaldan la seguridad de la vacuna...", no es adecuado dado que la evidencia de dicho estudio no pasaría criterios de validez interna. Cosa diferente si invoca los estudios internacionales y habla de su efectividad, pero no así de la seguridad; al respecto se requieren estudios específicos que la historia nos enseña, con otros medicamentos, aparecen muchos años después. Una cosa es decir la vacuna funciona y otra, muy diferente, que es segura. Entiendo que la diferencia de enfoques es si se trabaja en clínica o en epidemiología... a nosotros nos encanta la incertidumbre y sí, somos bastante escépticos/críticos ante la evidencia.

Armando Suarez

18 de Febrero

0 Seguidores

Los epidemiologos que han comentado aciertan que en la mayoria de casos los es...+ ver más

Los epidemiologos que han comentado aciertan que en la mayoria de casos los estudios de eficacia se quedan cortos para evaluar adecuadamente la seguridad de los medicamentos. Sin embargo en el caso de la vacuna contra el HPV ya existen estudios de cohorte en paises nordicos, por mencionar un ejemplo, con mas de 1 millon de individuos seguidos por varios años donde se han estudiado la seguridad de esta vacuna en relacion a enfermedades diesmelinizantes y autoinmunes. aqui las referencias.
-Brotherton, Julia ML. "Safety of the quadrivalent human papillomavirus vaccine." BMJ 347 (2013).
http://www.bmj.com/content/347/bmj.f5906.short
-Scheller,et al. "Quadrivalent HPV Vaccination and Risk of Multiple Sclerosis and Other Demyelinating Diseases of the Central Nervous System." JAMA 313.1 (2015): 54-61.
Es sobre este tipo de estudios que la OMS ha respaldado la seguridad de la vacuna

Alvaro Javier Idrovo

18 de Febrero

0 Seguidores

¡Excelente comentario! Lo que muestran esos estudios es evidencia de los even...+ ver más

¡Excelente comentario! Lo que muestran esos estudios es evidencia de los eventos adversos más comunes y son parte de las primeras evidencias serias sobre seguridad. Insisto, se requerirán muchos estudios más para definir el perfil de seguridad real de la vacuna (incluyendo eventos poco comunes).

Maria angel

01 de Marzo

0 Seguidores

Bien dice usted que las muertas se verán en 20 años...o los vivos, que será...+ ver más

Bien dice usted que las muertas se verán en 20 años...o los vivos, que serán los que ganaron en el negocio, si la vacuna resulta siendo frutiño y no protege como dijeron. Mientras tanto, el gobierno y personas como usted o yo, o cualquiera, deberíamos hablar de fortalecer las campañas de prevención, como sexualidad responsable y detección temprana de cáncer de cuello uterino que ha logrado reducir a más de la mitad las muertes de mujeres en la última década....eso dice el minsalud en sus publicaciones. Eso sin contar que múltiples publicaciones también hablan de que un alto porcentaje del contacto con el virus del papiloma humano pasa por nuestras vidas sin causar infección, ni enfermedad. Informar a medias también es mentir. El INS debe ser una entidad imparcial, independiente, consejera, científica y altamente responsable de sus pronunciamientos

Las historias más vistas en La Silla Vacia