Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Mauricio Albarracín · 05 de Diciembre de 2013

4514

13

Por José Fernando Serrano A*. y Mauricio Albarracín

La muerte de Nelson Mandela trae al debate muchas de sus enseñanzas. Colombia tiene mucho que aprender de Mandela y de Sudáfrica. La transición del apartheid a la democracia en Sudáfrica se construyó con una profunda visión igualitaria de la sociedad. En ella, los derechos de gays, lesbianas, bisexuales y transgeneristas fueron parte y desarrollo del ideal de nación por el que se luchaba, no contrarios a ellos, como con frecuencia se argumenta en Colombia.

Sudáfrica es el primer país del mundo que incluyó la orientación sexual como categoría protegida en el texto de su constitución de 1996. En 2005, la Corte Constitucional de Sudáfrica reconoció el derecho al matrimonio para las parejas del mismo sexo, hecho que convierte a este país en el único del continente en hacerlo. Además, este reconocimiento se hizo como parte de los procesos de reconstrucción nacional del posconflicto.

La decisión fue escrita por el magistrado Albie Sachs, quien fue nominado por Nelson Mandela. Sachs recogió la experiencia acumulada por la activa presencia de lesbianas y gays en las luchas contra el apartheid, así como el sentir colectivo que la igualdad soñada debía extenderse a todas las personas sin exclusiones ni jerarquías entre unas diferencias y otras.

Durante el apartheid, las razones para la discriminación por orientación sexual e identidad de género no fueron las mismas que las exclusiones por raza, pero los movimientos sociales compartieron luchas comunes para transformar injusticias prolongadas. No Liberation without Lesbian and Gay Liberation (no hay liberación sin la liberación para lesbianas y gays) fue una agenda de alianzas que consolidó tanto a unos movimientos como a otros y posicionó temas de género y sexualidad en el centro de las transformaciones estructurales.  

Para los movimientos antiapartheid, en particular para el Congreso Nacional Africano, el partido de Mandela, no era posible crear excepciones a la noción de igualdad, pues de lo contrario se estaría traicionando el ideal por el que luchaban los movimientos de liberación. Además, se invisibilizaría la contribución de los movimientos de gays y lesbianas a las luchas contra el apartheid.

Aunque los asuntos de sexualidad y relaciones de género fueron un tema complejo y en los cuales los movimientos de liberación repetían modelos patriarcales y acciones violentas, Mandela y su partido no permitieron que los prejuicios sacrificaran el ideal de igualdad. Esto implicó tensiones internas por ser temas poco populares o percibidos como conflictivos. Sin embargo, la constante referencia a la noción de igualdad que se buscaba implementar, sirvió para lograr consenso en las decisiones. En estos debates, las manifestaciones del Arzobispo Desmond Tutu, líder de la Comisión de la Verdad, contra la discriminación por orientación sexual y en apoyo a los derechos de gays y lesbianas, fueron fundamentales para movilizar apoyos sociales y políticos a favor de los cambios que se implementarían.

La Constitución y la decisión de la Corte Constitucional sudafricana condensan años de discusiones, movilizaciones sociales y aspiraciones igualitarias de varias generaciones. La decisión de la Corte es una joya de la justicia global:

“Una sociedad democrática, universalista y protectora abraza y acepta a las personas por lo que son […] La igualdad significa igual consideración y respeto a través de la diferencia […] Ella afirma que la diferencia no debe ser la base para la exclusión, la marginación y el estigma […] [La igualdad] celebra la vitalidad que la diferencia trae a la sociedad […] El reconocimiento y la aceptación de la diferencia es particularmente importante en nuestros país, donde por siglos la pertenencia a un grupo, basada en supuestas características biológicas como el color de la piel, ha sido el fundamento expreso de ventajas y desventajas. Sudafricanos vienen en todas formas y tamaños”.

(Decisión completa en este enlace. Conferencia de Albie Sachs sobre la decisión en este enlace)

Albie Sachs en el encuentro de la Corte Constitucional en Medellín (a partir del minuto 24 hasta 1:11). 20 de septiembre de 2013.

Colombia vive simultáneamente un proceso de paz y un debate sobre el matrimonio igualitario. La lección sudafricana es fundamental para ambos debates: sólo alcanzaremos la paz en un proceso político y emocional que permita reconocer nuestro pasado de discriminación y la construcción de un futuro común de igualdad.

Para ello se requiere que los movimientos que luchan por el reconocimiento de derechos de gays, lesbianas, bisexuales y transgeneristas asuman un papel activo en las discusiones de paz, y que las discusiones de paz dejen de ver los temas de género y sexualidad como un asunto marginal. También es necesario que los sectores políticos entiendan que la igualdad es un asunto que nos define como nación y que debe asumirse en todas sus dimensiones. Así como las relaciones de género y sexualidad han sido espacio de violencias, ellas deben estar en el centro de la paz.

El legado de Mandela es la profunda lucha contra la segregación y la discriminación, es el trabajo por la paz. Esa es la tarea que los colombianos tenemos que emprender.

 

*Antropólogo, magíster en Estudios de Conflicto, candidato a doctor de la Universidad de Sídney. Su tesis doctoral explora los usos de la homofobia en conflictos armados en Sudáfrica y Colombia.

 

Nota de edición: agradezco a José Fernando Serrano por aceptar la invitación a hacer esta entrada juntos a partir de su trabajo de campo en Sudáfrica.

Ver también: Columna de Phumzile Mtetwa, activista LGBT de Sudáfrica, sobre el legado de Mandela en los derechos LGBT. 

@malbarracin

Comentarios (13)

thaifredo

06 de Diciembre

0 Seguidores

Buen artículo. La paz no es un asunto exclusivamente político, sino que debe...+ ver más

Buen artículo. La paz no es un asunto exclusivamente político, sino que debe cobijar a todos los sectores. Tan solo una precisión, luchar no se conjuga con paz.

Mauricio Albarracín

06 de Diciembre

562 Seguidores

Gracias. Acepto la presición. HIce una pequeña edición. Un saludo. 

Gracias. Acepto la presición. HIce una pequeña edición. Un saludo. 

Lina Cuellar

06 de Diciembre

0 Seguidores

Muy interesante la columna. Es curioso, como se menciona, que los asuntos de g...+ ver más

Muy interesante la columna. Es curioso, como se menciona, que los asuntos de género hayan estado tan marginados en el proceso de paz colombiano, empezando por la ausencia, hasta hace poco, de mujeres en la mesa de negociación. En realidad sí hay mucho que aprender de líderes como Mandela en materia de paz, reconciliación y reconocimiento de los derechos humanos.

Mauricio Albarracín

06 de Diciembre

562 Seguidores

Simplemente señalamos una enseñanza de lo importante de considerar la iguald...+ ver más

Simplemente señalamos una enseñanza de lo importante de considerar la igualdad en las discusiones de paz con un ejemplo. Es cierto que los campesinos son discriminados. Sin embargo, la población LGBT es discriminada y perseguida casi en todsa partes, empezando por sus casas y sus familias. 

Felipe Lesmes Palacio

06 de Diciembre

0 Seguidores

Con su comentario está metiendo en el mismo paquete a toda la población LGBT...+ ver más

Con su comentario está metiendo en el mismo paquete a toda la población LGBTI, como asumiendo que todos hacen parte de una sociedad acomodada viviendo en las principales ciudades del país. Recuerde que Colombia es más diversa que eso y si no se tiene en cuenta este enfoque en las negociaciones, ¿quién va a hablar por el campesino que además es discrimado por ser gay?¿o por la mujer transgénero en algún pequeño pueblo que fue violada repetidamente en el marco del conflicto?¿o por la lesbiana desplazada?
Negarse a hablar de estos temas en esta coyuntura da a pensar que en la paz no caben todos, solo algunos.

Re-Indignado

06 de Diciembre

0 Seguidores

Madiba: estudioso, valiente, incansable, incorruptible, eterno. Su legado de p...+ ver más

Madiba: estudioso, valiente, incansable, incorruptible, eterno. Su legado de paz y reconciliación es un ejemplo para nuestro proceso. Me recuerda a Gandhi, dos luchadores de la igualdad para todos y todas, entregados totalmente a sus pueblos e imperecederos.

LIBELULA

06 de Diciembre

0 Seguidores

La PAZ es una palabra, suena bien y me pregunto si esta se conseguirá con los...+ ver más

La PAZ es una palabra, suena bien y me pregunto si esta se conseguirá con los diálogos de cuba entre el gobierno y la guerrilla ? la verdadera paz tienen muchos componentes: hay que empezar el ejercicio involucrando a la familia, el núcleo de la sociedad sin importar el genero o la clase social, continuaría con el estado y una vez terminado este ejercicio seguramente concluiríamos que es allí donde esta el cáncer de la violencia. Somos consiente de que cada día hay más familias violentas y eso conlleva a ciudadanos violentos y un estado indiferente, con un buen porcentaje de funcionarios corruptos que trabajan solo por sus intereses y que practican el refrán muy pero muy popular " EN RIÓ REVUELTO GANANCIA DE PESCADORES" los lideres como Gandhi y Mandela, solo se conocen cada siglo. por lo tanto lo único que se me ocurre como aporte para la paz es practicar El respeto la Tolerancia, la igualdad y sobre todo el valor más importante en todo ser humano LA HONESTIDAD.

Tana

07 de Diciembre

0 Seguidores

Mauricio para el caso sudafricano era fundamental trabajar la palabra igualdad...+ ver más

Mauricio para el caso sudafricano era fundamental trabajar la palabra igualdad en todas sus dimensiones pues el imaginario que alimentaba la confrontación era el de la diferencia.
En Colombia las comunidades afro viven en la pobreza y son discriminadas y hay un apartheid a las comunidades LGTBI: ellos allá y nosotros acá.
Pero si la discriminación sexual y racial no alimentan directamente el conflicto colombiano, cómo incluirlos en la agenda de negociaciones de paz? Es una discriminación invisible y con pocos dolientes.
Cómo hacemos entender que es una FORMA DE VIOLENCIA, que causa pobreza y exclusión? Y en ese sentido a quiénes deberíamos sentar en esa mesa de diálogos?

J. Felipe Parra

09 de Diciembre

0 Seguidores

Durante el gobierno de Uribe Vélez, Mandela se acercó y se ofreció como med...+ ver más

Durante el gobierno de Uribe Vélez, Mandela se acercó y se ofreció como mediador entre las partes, según algunas notas en la web. ¿Qué pasó con ello?
La visión de este hombre hubiera sido aún más importante para ello. Y, dejando el show a un lado de "qué grande era", leerlo a él y leer a Maya Angelou dan unas pistas gigantescas sobre el proceso posible a desarrollar en nuestro interior, para permitir que existan estas realidades de menor polarización y mayor apertura social.

En esta nota -en la que (pura casualidad) también sale Mauricio-, se encuentra el retrato de cuerpo entero de todo este tema.*

*Advertencia: Absténgase de verlo comiendo. Llegue al final. Y luego, busque cómo apoyar a la amplitud del proceso.
http://www.canalrcnmsn.com/content/cap%C3%ADtulo_27_de_octubre_especiale...

Las historias más vistas en La Silla Vacia