Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Blogoeconomia · 28 de Abril de 2014

9051

56

Por Leopoldo Fergusson (Twitter: @LeopoldoTweets)

Mientras escribo esta entrada, el gobierno está intentando evitar un nuevo paro agrario. Por unos días la discusión estuvo centrada en si las protestas tienen una motivación “política”, algo que debería darse por descontado.¿Qué otro tipo de calificativo se le puede dar a la movilización de unos grupos de ciudadanos que le reclaman atención a un gobierno? 

Se desprenden de acá dos interpretaciones. 

Primero, la “política" tiene tan mal nombre en Colombia que darle ese apelativo a un fenómeno (que no puede evitar tenerlo) sirve para demonizarlo. No es la primera vez que pasa. “¡Ustedes tienen intenciones políticas!”, acusan algunos. El reflejo defensivo es exclamar: “¡No! ¡De ninguna manera!”. Pero contestar así es caer en una trampa, pues lo honesto (y lo fructífero, para evitar una discusión nociva de apelativos que no toca el fondo del asunto) es decir: “¡Por supuesto! ¿Y qué?”.  

Segundo, quienes usan este apelativo tienen una crítica de fondo. Por ejemplo, señalar que más que por reclamos legítimos de los grupos movilizados, la protesta se mueve por intenciones más o menos independientes, frecuentemente electorales o de participación de la insurgencia. En medio de la campaña presidencial (aburridísima, pero campaña al fin y al cabo), una sospecha que se siembra es que los grupos en contienda manipulan la protesta para golpear electoralmente al presidente-candidato. También en este caso conviene hacerle el quite a la discusión. A la gente hay que creerle y la validez de los reclamos se puede examinar independientemente de si grupos políticos o grupos armados ilegales tratan de sacar provecho del fenómeno. Lo contrario, e “insultar” por político algo que no puede dejar de serlo, es estigmatizar la protesta social como lo hacía por hábito el gobierno pasado. Este gobierno ha mejorado, pero hay deslices de algunos funcionarios que coquetean con la idea. (A propósito: resulta poco consecuente que los que suelen criticar a las Farc diciendo que no son más que narcotraficantes sin ideología política —como ya lo he dicho claro que trafican, pero una cosa es Fritanga y otra Marulanda— son con frecuencia los mismos que critican su presunta participación en movilizaciones políticas).

Dejando de lado esos términos nocivos del debate, confieso mi ambivalencia frente a este movimiento de protestas y frente a la respuesta que ha venido dando el gobierno.

Simpatizo con la idea, manoseada y todo, de que “en Colombia tenemos una deuda histórica con el campo”. El campo no sólo es el escenario del largo conflicto colombiano. Eso puede ser apenas un síntoma de problemas estructurales que, en algunos casos como el de la concentración de la tierra, vienen incluso desde la colonia. Una muestra tristemente elocuente del desprecio hacia el campo es que llevemos años sin siquiera “contarlo”, y cuando por fin vamos a tener un censo agrícola después de décadas perduran los temores de si se hará bien la tarea. 

Por todo esto, este paro agrario y el anterior me parecen más que bienvenidos. Con esas movilizaciones, así como con las discusiones en La Habana (sobre asuntos que conviene hacer, con o sin Farc), el sector agrario en Colombia por fin parece entrar con fuerza a la política. El problema es que no ha entrado de cualquier manera. Ha entrado al estilo muy colombiano de la política como intercambio por beneficios inmediatos. Si bien se han hecho algunos esfuerzos en la dirección de crear una verdadera política agraria y corregir problemas de fondo, la sensación es que el movimiento agrario ha tenido particular éxito en obtener subsidios y beneficios muy particulares, en lugar de políticas estructurales y bienes públicos. Hay que tener cuidado con esta “política de la subsidiomanía”. No es esto en lo que debemos acercarnos a los países desarrollados como Estados Unidos o la Unión Europea con sus enormes subsidios agrícolas, un lujo dudoso de país rico. Más bien nos convendría imitarlos en la calidad de sus carreteras, o en sus inversiones en investigación y apoyo técnico. O al menos parecernos a la región, pues como mostró Marcela Eslava en una entrada reciente de blogoeconomía, apenas llegamos a la mitad del promedio latinoamericano en inversión pública para la innovación agrícola. 

Además, en el caso de los subsidios no estamos hablando de sumas de poca monta. La misma bloguera me sugirió la siguiente comparación. El costo de la doble calzada Bogotá-Girardot, que beneficia a productores agrícolas de todo tipo, y a muchos otros sectores de la economía, costó 1,2 billones de pesos (sobra decir, muy por encima del valor inicial estimado). Este año, en el presupuesto se apartó una suma similar de 1 billón de pesos para el PIC (Programa de Protección al Ingreso Cafetero).  Aclaro que el argumento no es que debamos gastar menos plata en el agro. Posiblemente debemos gastar más. Pero que sea más en bienes públicos y programas que beneficien a un conjunto amplio de productores, y menos en subsidios directos 

Esta respuesta del Estado colombiano es, seguramente, una manifestación de su debilidad. Preocupa que nos volvamos buenos para poco más que dar plata. Programas de transferencias condicionadas, como Familias en Acción, parecen funcionar bien. Pero si se trata de entregar bienes públicos más complejos, como carreteras (¡ni se diga metros!), programas de asistencia técnica, o regulación efectiva de los monopolios, estamos en problemas. Con datos de la Elca, la única encuesta en Colombia que sigue a 10.000 hogares a lo largo del tiempo —y que, valga la chiva, acaba de lanzar su versión 2013— Ana María Ibáñez hace el siguiente cálculo. Clasificando todos los programas del gobierno en el sector rural entre aquellos que entregan algún tipo de beneficio al hogar (e.g. Familias en Acción, programas de adultos mayores, ayuda a emergencias y a desplazados) y aquellos que podríamos calificar como productivos (e.g. agro ingreso seguro/desarrollo rural con equidad, oportunidades rurales, alianzas productivas, titulación de baldíos), encuentra que el 63% de los hogares tienen acceso a los primeros, y sólo el 2.6% a los segundos.  

Abusar de los subsidios es una estrategia que le sale por la culata al gobierno y, a largo plazo, a los propios campesinos. Muy asustado por las encuestas, y más ahora en ambiente electoral, el gobierno contra las cuerdas entra en la lógica de la política del menudeo y además de subsidios negocia en el calor de una protesta social “más de 159 acuerdos o compromisos”. Hoy, no sólo enfrenta la discusión de si ha cumplido o hay retrasos, sino que acá se cumple la ley de que "cada oferta crea su propia demanda": en lugar de apaciguar los ánimos, la entrega de beneficios particulares al detal no hace otra cosa que despertar nuevas demandas. Y, en el caso del campo, lo más grave del asunto es que muchas de esas demandas son necesarias y urgentes, y los líderes campesinos, por primera vez en muchos años recibiendo atención y en el centro del debate político, aprovechan la oportunidad para obtener lo que puedan. 

Pero decía que, en el largo plazo, esto también le sale caro a los campesinos. Estos movimientos se llaman dignidades, pero pocas cosas dan menos dignidad que una política asistencialista de subsidios. Lo digno es que el sector reciba, institucionalmente, la atención que merece. Que el presupuesto para el agro crezca pero no a punta de ayudas directas para quienes logran negociar con el gobierno, sino a punta de un fortalecimiento de la institucionalidad agraria. Que exista una política para el campo que ataque de frente los problemas estructurales que afectan a todos los campesinos: la informalidad en la tenencia de la tierra que les impide acceder a crédito y los desmotiva a invertir en sus parcelas, la falta de inversión en innovación, el descache entre vocación y uso de los suelos, la concentración de la propiedad con sus implicaciones sobre la productividad y sobre el acceso del campesino a la tierra, el sobre costo de los fertilizantes e insumos, y el atraso en la infraestructura vial y de puertos, para mencionar algunos de los más apremiantes. 

De lo dicho debe quedar claro que el problema no es que el sector agrícola esté logrando mucho poder político a través de la protesta. Una lectura equivocada de mi planteamiento podría sugerirlo, pues un remedio simple a la “subsidiomanía” es que estos grupos no tuviesen la capacidad de presionar al gobierno con sus manifestaciones (que, dicho sea de paso, han despertado una solidaridad que pocos grupos de interés pueden lograr; como me decía otro colega “imagínese a los mineros marchando"). El problema, más bien, es que nunca han tenido un poder suficiente y permanente, lo que los arroja a la lógica perversa de lograr lo que se pueda en el momento justo en que resuelven el dilema de acción colectiva y presionan al gobierno. Lo ideal es que el campo, y sobre todo los pequeños campesinos, tengan una verdadera representación política. Entre los congresistas, son pocos los nombres que vienen a la mente, Jorge Robledo y Guillermo Rivera son quizás las excepciones notorias de quienes parecen tener el asunto en el centro de su agenda. Pero este nuevo movimiento, con apenas dos excepciones según las cuentas de La Silla, no ha logrado aún dar el salto al poder político formal. 

En aras del equilibrio, reconozcamos como decía atrás que el gobierno también ha hecho esfuerzos para crear una verdadera política agraria y corregir problemas de fondo. Por un lado, lo que se conoce del acuerdo en La Habana trata temas prioritarios. Por otro lado, las medidas para levantar el paro del año pasado van más allá de los subsidios, e incluyen sin duda medidas importantes (un ejemplo son los esfuerzos para controlar los precios de los fertilizantes). Acá lo que habría que lamentar, con el riesgo de sonar reiterativo, es que no hayan sido identificados y atacados eficientemente antes por las autoridades agrícolas. Adicionalmente, después del paro el gobierno buscó crear un "pacto agrario” encaminado a atacar algunos de los problemas de largo plazo. En la misma dirección apunta la comisión de una Misión Rural de alto nivel. 

Pero cada uno de estos esfuerzos enfrenta dificultades, algunos de ellos exacerbados por los tumbos que ha dado el gobierno enviando mensajes contradictorios. Por ejemplo, independientemente de la disposición del Ministro, es como mínimo mala diplomacia haber designado a un funcionario que por su trayectoria profesional parece más cercano a los grandes propietarios que a los pequeños campesinos, quienes son hoy el centro del debate. Esto creó desconfianza, la que también se hizo visible con el lanzamiento del pacto agrario. Allí, quedó clara además otra crisis de representación de los campesinos: los gremios no son sus voceros. Tampoco cae bien que si se trata de fortalecer el agro y promover una política progresista, el gobierno haya accedido a politizar en lugar de tecnificar las principales entidades del sector, algo que salió a relucir de nuevo recientemente con las declaraciones del ex Ministro Restrepo. A la misión rural, queda esperar que le paren bolas, aunque es bien conocida la idea de que cuando se quiere archivar un tema, no hay mejor método que crear una comisión. Y finalmente, este análisis de La Silla muestra cómo se han embolatado o cuando menos retrasado algunas de las medidas de fondo. 

Hoy, estamos pagando los platos rotos de haber caído en la política del menudeo, y no está claro si nos encaminamos a una solución seria de los problemas de fondo del campo colombiano.

 

Comentarios (56)

J. Felipe Parra

28 de Abril

0 Seguidores

Me gusta como plantea que la necesidad de superar en este paro el tema de las ...+ ver más

Me gusta como plantea que la necesidad de superar en este paro el tema de las migajas y enfrentar el tema de raíz, de sembrar semilla para una integración concreta y dinámica de lo que necesita el campesinado en relación con todo el mundo colombiano. Bueno, con el resto del mundo, también.

Está buenísimo eso. Buen, buen aporte el de esta nota. Buenos links también. Si algo cabe observar... sería que se necesitaría en esa propuesta campesina tomar en cuenta MUCHO a las mujeres dueñas de tierras y cabezas de familia, que conforman un gran porcentaje del campesinado nacional, y que son probablemente las víctimas más grandes de toda esta injusticia social al tener pésima capacitación a su alcance, técnicos con visión de embudo, y mala asistencia de salud para desarrollar sus labores.
Estas dos puntas de lanza a problemas existentes van a darle la vuelta a todo el tema si se apoya bien al campesino. Traerían una prosperidad sin precedentes. :)

Prada

28 de Abril

1 Seguidores

Y no es de poca monta la confusión entre "lo político" y "lo electoral". Aun...+ ver más

Y no es de poca monta la confusión entre "lo político" y "lo electoral". Aunque lo segundo sea una parte de lo primero, en Colombia se han divorciado. Son casi dos asuntos aparte, que se tramitan por caminos diferentes. La acusación de que algo "es político", se refiere a que tiene, exclusivamente, la intención subyacente, más allá de sus motivaciones aparentes, para sumarle o restarle votos a alguien.
Y para continuar hablando de las deformaciones usuales en la argumentación, en Colombia también se considera una acusación grave cuando se postula que un argumento carece de validez o de valor porque es "ideológico". ¡Que tal!
Y de un debate intoxicado de tal manera solo pueden resultar decisiones para salir del paso, que por lo general se limitan a darles "algo" a los inconformes para que se callen por un rato, por lo menos mientras "lo electoral". Y los inconfomes lo saben y algo de eso aprovechan, sin duda. El cuartico de hora de las elecciones, si no ¿cuando? Pero vale.

DIDUNDI

28 de Abril

3 Seguidores

Jajaja Don fergusson, pareciera q usted estuviese hablando de otro país, de e...+ ver más

Jajaja Don fergusson, pareciera q usted estuviese hablando de otro país, de esos donde se puede hablar sin temor a ser estigmatizados y de paso colocarnos una lápida al cuello. Precisamente aquí donde los reclamos y protestas de izquierda tipifican en delincuentes, guerrilleros, violentos, terroristas sin SER, ahora que tal desafiándolos con el tal: “¡Por supuesto! ¿Y qué?”.
Politizar cualquier tipo de reclamo o protesta es una constante en nuestro sistema político; estamos acostumbrados a verlo de la derecha a la izquierda y viceversa-normal-, pero la mayor politización de cualquier discusión se está dando precisamente al interior de los mismos partidos afines que no se escapan a sus propias estigmatizaciones, cuando de quedar mejor parados unos que otros, ante la opinión publica y sobre todo ante su jefes políticos inmediatos eso sí, siendo de derecha jamás tendrán una lápida al cuello

Mary Martínez

28 de Abril

0 Seguidores

Siendo sinceros, el paro agrario está bien justificado. Luego de pasar años ...+ ver más

Siendo sinceros, el paro agrario está bien justificado. Luego de pasar años siendo ultrajados e ignorados por el gobierno es momento de que los campesinos se hagan escuchar y hagan valer sus derechos. Sin embargo, necesitan organizarse y determinar los propósitos reales de una manifestación tan grande como lo es un paro. Si cada uno pelea solo por lo suyo, es poco probable que obtengan un beneficio real, en cambio, si todos buscan el beneficio común, aquello que abarca un progreso -aunque sea pequeño- para todos, la comunidad agraria podría salir adelante y conseguir más de los pensado. No se puede seguir con el egoísmo que lamentablemente ha caracterizado a esta sociedad durante años. Es momento de un cambio, momento de pensar también en el prójimo y darse cuenta de que entre todos se puede lograr un mejor país.

Blogoeconomia

28 de Abril

70 Seguidores

Gracias por el comentario mekaryne. Creo que este escenario más cercano al id...+ ver más

Gracias por el comentario mekaryne. Creo que este escenario más cercano al ideal que usted imagina sería posible si el campo logra una representación política más estable y con acceso al poder político formal. En el escenario del paro, es difícil no caer en la lógica de sacar el mayor provecho individual mientras se pueda. Por eso me lamento de que no haya más políticos con el tema agrícola, sobre todo del pequeño campesino, en su agenda, y que este movimiento no haya sabido aún dar el paso (no es sencillo con las barreras a la entrada a la política que hay, de facto y de jure, en Colombia). Pero noto en todo caso que estos movimientos han logrado poner muchos temas sobre el tapete. Sólo espero que el asunto no salga muy caro en términos de subsidios que son paños de agua tibia y hasta contraproducentes, en lugar de inversiones de fondo. Saludos, Leopoldo

agrosostenible

28 de Abril

0 Seguidores

Siendo este un país de políticos profesionales, suelen desconocer o confundi...+ ver más

Siendo este un país de políticos profesionales, suelen desconocer o confundir la acepción y el sentido de esta profesión. El ministro Lizarralde es la cabeza política visible del sector agropecuario, tiene un jefe que es político y actúa en función de intereses que son políticos. Una de las grandes tragedias del campo es precisamente la falta de políticas, entre ellas una básica que es la regulación de la propiedad y su responsabilidad social y económica. Con respecto a la Misión Rural que dirige Ocampo, mientras se resista a entender la dinámica y mecánica de la economía familiar campesina y sigan plegándose a los propósitos del sector agroempresarial, el conflicto seguirá y con los actores que están tras bambalinas.

sinnombre

28 de Abril

0 Seguidores

A mí la comparación de Fritanga y Marulanda me encanta porque desnuda la ven...+ ver más

A mí la comparación de Fritanga y Marulanda me encanta porque desnuda la vena tiránica de los justicieros sociales. Desde el punto de vista liberal (clásico, no la cosa esa de la L), Fritanga es moralmente superior a Marulanda: el tipo delinquía para gastarse la plata en loberías, mientras que Marulanda asesinaba para imponer su visión del mundo. Pero le sugiero no pensar en eso: la consistencia es una característica irrelevante entre quienes pasaron por alguna universidad colombiana.
Lo otro chistoso es que los comentaristas no dudan en "acusar" de "neoliberales" a los economistas de Los Andes, incluso a los que consideran "importantes" (y, por el tono, convenientes) los medidas que apuntan a controlar los precios de insumos. Desde luego, el autor no tiene la culpa (sin duda se defendería de la "acusación"): la culpa es de los inquisidores que no tienen idea de lo que significa libertad pero no tienen problema en increpar a quienes no comparten el credo justiciero.

Blogoeconomia

28 de Abril

70 Seguidores

Gracias elgatodeschrodinger por sus comentarios como siempre. Posiblemente ten...+ ver más

Gracias elgatodeschrodinger por sus comentarios como siempre. Posiblemente tengamos varios puntos de desacuerdo, lo cual está perfecto, pero sobre todo creo que no coincido con su lectura en algunas de sus apreciaciones. Por ejemplo, yo no dije que fuera legítima o no la participación de las Farc en política (aunque sí creo que un proceso de paz debe lograr eso de algún modo eliminando la violencia, como he escrito antes). Lo que dije es que es poco consecuente que los que suelen criticarlos por narcotraficantes sin ideología política sean los mismos que critican su presunta participación en movilizaciones políticas. Y lo del fanatismo de las políticas de Santos simplemente no lo veo: de hecho en el post soy crítico de muchas de las posturas del gobierno, como su poca atención al largo plazo, su recurso fácil al subsidio, su manejo del paro anterior, su politización de las instituciones agrículas y los bandazos y mensaje contradictorios. Saludos, Leopoldo

Prada

29 de Abril

1 Seguidores

Lección aprendida: Tirarse la platica de la guerra en bisutería de justicier...+ ver más

Lección aprendida: Tirarse la platica de la guerra en bisutería de justiciero social, es un pecado. Cosas de maricas. El plan diabólico de las farc es desfinanciar el aparato de guerra del estado desviando el presupuesto de defensa para que se gaste en apestosas reivindicaciones y después, cogernos descuidados y darnos por detrás.

sinnombre

29 de Abril

0 Seguidores

A mí me sorprende que la gente crea que exigir limosna es una "reivindicació...+ ver más

A mí me sorprende que la gente crea que exigir limosna es una "reivindicación" y, sobre todo, que esa "reivindicación" "dignifica" al limosnero. Si uno acepta eso, ¿en qué sería distinto un paro de desempleados exigiendo que se les dé empleo o,si no se les puede dar, que los mantengan?
Lo más angustiante es el razonamiento subyacente: el Estado es un arreglo institucional que le debe resolver la vida a la gente, que cuenta con recursos ilimitados (¿?) y frente al cual los ciudadanos se relacionan mediante chantajes (paros). Es una especie de papá rico que le quita a algunos de sus hijos para darle a otros.
Por eso los justicieros se ofenden cuando se habla de una regla fiscal: como la gente tiene derecho a todo, inclusive el derecho a que su negocio sea rentable (lo que implica que alguien más debe pagar para asegurar esa rentabilidad), quien se preocupe por el detalle de que los recursos son limitados es un mezquino que no entiende que la sacralidad de la palabra "derecho".

Prada

30 de Abril

1 Seguidores

Propongo una conclusión acerca del PIN: Su legalidad institucional es un requ...+ ver más

Propongo una conclusión acerca del PIN: Su legalidad institucional es un requisito necesario (cumplido) pero no suficiente para ... Y la discusión relevante debe darse sobre sus insuficiencias; la más ostensible: el prontuario de sus líderes "reales", que no se puede ocultar tras unos líderes "aparentes" ni tampoco tras los esqueletos ajenos.
Sobre los paros, me parece que su análisis no se puede reducir a la idea conveniente y cómoda de cada analista, como si no existiera nada más. Reducir el pulso del equilibrio social de fuerzas a una visión de limosneros (los quejosos) y víctimas (los dueños de la riqueza o el estado) es tan desatinado como reducirlo a una visión de depredadores (los ricos) y presas (los pobres).
La idea de que muchos débiles se unan y reclamen un mejor punto de equilibrio es tan odiosa para algunos como lo es para todos la visión de los efectos coyunturales perversos de estas manifestaciones sociales, especialmente por cuenta de aprovechadores al margen.

Blogoeconomia

28 de Abril

70 Seguidores

Gracias a todos por sus comentarios, que los leí con atención. Esta vez esto...+ ver más

Gracias a todos por sus comentarios, que los leí con atención. Esta vez estoy más parco en las respuestas, no por falta de interés sino por los afanes del fin de semestre académico. Contestaré tanto como pueda pero no puedo prometer interlocución plena como acostumbro y prefiero. Saludos y gracias por el interés en el post, Leopoldo

DIDUNDI

29 de Abril

3 Seguidores

Después del reconocimiento a su ambivalencia, estoy muy de acuerdo con lo que...+ ver más

Después del reconocimiento a su ambivalencia, estoy muy de acuerdo con lo que plantean, y la verdad los veo en una actitud de concientización-denuncia y hasta rechazo de los problemas poco visto en los blogeconomistas, mas allá de solo publicar estadísticas, q en esta ocasión las veo necesarias y muy bien documentadas.

J. Felipe Parra

01 de Mayo

0 Seguidores

@Blogeconomia
Me encanta su no-respuesta. Cuando tenga tiempo... ;)

@Blogeconomia
Me encanta su no-respuesta. Cuando tenga tiempo... ;)

incognito20

01 de Mayo

0 Seguidores

esta temática, me lleva a dos reflexiones, la primera este paro es muestra de...+ ver más

esta temática, me lleva a dos reflexiones, la primera este paro es muestra de la política asistencial de nuestro país, no solo en temas agrarios, sino en salud, educación y vivienda donde la manera de salir de coyunturas y problemas que en su momento y a través de la historia se ha presentado es dar a pocos lo que necesitan mucho, es a través de ayudas monetarias reivindicar a algunos dejando los mismos problemas estructurales de fondo pero "maquillandolos" de tal manera que nadie diga nada, que nadie opine.
Lo segundo es la manera como se solucionan las protestas en nuestro país. en el articulo 56 de la constitución "Se garantiza el derecho de huelga", pero en ninguna parte dice que se resolverán los conflictos con mas conflictos, que en vez de solucionar empeoraran y que por "cuidar a los ciudadanos" se atacara y lastimara a aquellos que protestan. la invitación es pues a acompañar procesos en vez de derrumbarlos con violencia.

Francisco Javier Mejía Burgos

01 de Mayo

0 Seguidores

aunque los políticos crean que Colombia tiene un progreso en lo social, no se...+ ver más

aunque los políticos crean que Colombia tiene un progreso en lo social, no se dan cuenta que en Colombia mas que ciudades hay campo, y es de hay de donde sale toda nuestra comida, la gente que permanece en sus parcelas trabajando se mantiene mas alejada de los servicios que ofrece el gobierno siendo una población olvidada; se aproximan elecciones entonces no quieren que el paro tenga repercusiones y por eso no hacen nada pero ese no fue el caso del antiguo paro, al cual atacaron con todo porque los campesinos solo estorban, y en este caso cuando no se les puede atacar, se les quiere callara la boca con un subsidio que no ayuda en nada, solo empeora la situación con la que ellos no están de acuerdo ahora mas les interesa firmar "la paz" con aquellos que también se aprovechan de los campesinos, dándoles puestos en la política, ellos no son sus representantes, solo invaden, se debe valorar el trabajo de los campesinos que no se ve pero se siente

Lina Gómez

01 de Mayo

0 Seguidores

Los colombianos somos personas que nos conformamos con soluciones "superficial...+ ver más

Los colombianos somos personas que nos conformamos con soluciones "superficiales" así como los subsidios que no son más que de repartir X cosa para "todos", es cierto que estos funcionan pero ¿siempre son la solución?. Los pequeños campesinos y los grandes gremios necesitan soluciones de fondo (bueno hay que aclarar que entre estos 2 hay disidencias) basadas en la estructuración e implementación de políticas públicas en Pro del uso y producción de recursos públicos que beneficien la producción autosustentable. Si hay que invertir en el agro pero que sea una inversión inteligente. Me desanimaría mucho si les siguen con sus tales subsidios después de tanta lucha es hora de que pidan lo que les corresponde. Tienen que estar determinados y ser claros y concisos sino el gobierno jugara una vez más con ellos.

Laura Cecilia Mahecha Castañeda

02 de Mayo

0 Seguidores

Concuerdo en lo planteado,sin embargo,yo añadiría algo más y sería un prob...+ ver más

Concuerdo en lo planteado,sin embargo,yo añadiría algo más y sería un problema adicional a la cuestión del asistencialismo y la falta profundidad en las soluciones que se le dan al agro:De no hacerse algo a profundidad,de raíz,completo y de no implementarse verdaderas políticas agrarias y planes concretos:por un lado el problema va a continuar existiendo,y cada semestre se continuarán los paros,y el gobierno dará una solución inmediata y puntual,pero luego surgirá otro problema y de nada servirá seguir haciendo paros hasta que no se haga uno que llegue hasta sus últimas consecuencias,que dure lo que tenga que durar,y donde se unan fuerzas para presionar,cuyo resultado sea un cambio en las políticas, donde el campesino se pueda defender definitivamente;y por otro lado si nada de esto se logra,el campo va a dejar de ser atractivo y los campesinos se trasladaran a las ciudades en busca de una mejor vida y el agro se quedará sin quien lo cultive, lo cual representa un problema para todos.

Jaime Andrés Moreno Chaparro

03 de Mayo

0 Seguidores

Creo que tienes mucha razón, y creo también que nuestro país cada día se a...+ ver más

Creo que tienes mucha razón, y creo también que nuestro país cada día se acerca a una inestabilidad, para poner otro ejemplo claro sería el del sistema de salud, donde la cuestión como lo dices es el asistencialismo y no la búsqueda de la buena salud y el bienestar; lastimosamente en nuestro país hasta que las cosas no llegan a un punto irreversible o que cause daños no se harán esas reformas de raíz; el caso más claro es el de agro ingreso, donde en el papel era lo mejor para el agro pero en la realidad no fue así, esperemos que no pase como el paro pasado, que se pusieron paños de agua tibia para la inflamación y el problema sigue allí

Rafael Santiago Salas

03 de Mayo

0 Seguidores

Cierto es que el paro esta justificado y tiene los medios necesarios para lleg...+ ver más

Cierto es que el paro esta justificado y tiene los medios necesarios para llegar a ser escuchado por los Colombianos, eso es una cosa, la otra vendría siendo las políticas empleadas para contrarrestar la merecida voz que podrían adquirir los campesinos, como lo son "acuerdos" para el "mejoramiento" de las condiciones de trabajo de los campesinos que no son de carácter inmediato, sino mas bien de a gotas. O promesas sobre iniciativas que llevaría a cabo el gobierno SIEMPRE Y CUANDO elijan (reelijan) al tipin ese como presidente. Estas dos son una burla hacia los campesino y una falta de respeto. De cuando acá resulta que el gobierno ha "mejorado"¿? disculpen si me equivoco, pero si mal no recuerdo lo que mencione anteriormente no fue empleado solo por el gobierno pasado, no comparto la opinión de que halla "mejorado" en este gobierno, más bien que en este gobierno ha mejorado la forma de manipular la información y así prometer y prometer pero al final sacarle el c#lo.

Ángel Nicolás Calderón Barragán

03 de Mayo

0 Seguidores

Estoy de acuerdo en la problemática que hay en solucionar todo con subsidios ...+ ver más

Estoy de acuerdo en la problemática que hay en solucionar todo con subsidios por que esto soluciona el problema a corto pero no a largo plazo. El agro necesita soluciones más serias y duraderas, lo de los subsidios funciona sólo en parte, además el problemas vuelve cuando el Estado los disminuye o los quita. El agro necesita una reforma, que les garantice competencia con otros países o que les garantice vender sus productos sin demasiados problemas, que piense como un todo el agro y no como el problema de unos pocos. El paro agrario es más que justificado ya que en toda la historia de nuestro país nunca se les ha brindado apoyo serio y nuestros campesinos están cansados de que no los tomen en serio, de que les prometan acuerdos y no se los cumplan como en el pasado paro agrario.

Felipe González Arango

04 de Mayo

0 Seguidores

En efecto, imagine que los problemas agrarios son la mala hierba: si usted le ...+ ver más

En efecto, imagine que los problemas agrarios son la mala hierba: si usted le corta los tallos, usted tendrá un jardin bonito y libre de plagas TEMPORALMENTE... Luego la mala hierba volverá a crecer y tendrá que reptir nuevamente la acción y caerá en un ciclo vicioso dándole la razón a Einstein: la tontería es repetir las mismas acciones esperando resultados diferentes. La mala hierba hay que quitarla desde la raíz para que los cultivos duren más y las plantaciones sean más rentables y beneficiosas. Los problemas agrarios deben tratarse desde la raíz del problema y no cortar los tallos y pretender que el problema se ha acabado.
También apoyo el paro agrario y apoyo a lxim: jamás les han brindado el apoyo merecido a los campesinos de este país y son ellos la estructura del mismo.

Rosa María Pérez Galeano

03 de Mayo

0 Seguidores

El planteamiento que se expone a lo largo de todo el escrito sobre tratar el t...+ ver más

El planteamiento que se expone a lo largo de todo el escrito sobre tratar el tema del paro agrario a fondo y no con "pañitos de agua fría, para la fiebre del momento" me parece en estos instantes lo mas acertada ya que los gobiernos están mal acostumbrados a querer solucionar las cosas a corto plazo solo para callar a los protestantes (así como lo hicieron en su momento con los estudiantes) para que esto no afecte su imagen y su política superficial. Aunque en el pasado paro agrario se hizo algún avance de política agraria, aún falta mucho por cambiar y eso se empieza por realmente conocer la situación de los pequeños productores: nuestros amigos, familiares, conocidos campesinos. Sentir la necesidad de ellos con nuestra piel porque cuando conocemos a flor de piel la necesidad de otros como nuestra es ahí donde realmente se siente el problema.

Jaime Andrés Moreno Chaparro

03 de Mayo

0 Seguidores

creo que como lo dice el autor el artículo trata de ser "equilibrado y diplom...+ ver más

creo que como lo dice el autor el artículo trata de ser "equilibrado y diplomático" pero es muy difícil a mi manera de ver, lo digo porque en nuestro país se denota una clara tendencia de "ayudar" a algunos, de roscas que tienen poder en el agro y como bien lo decía, la deuda del país y sobretodo, creo yo de todos los colombianos, con lo rural es gigante y cada día crece más. El gobierno y en especial algunos ministros como defensa, agro, vivienda e interior, siempre en TODAS las protestas han recurrido a la estigmatización de la verdad, frases como "los bandidos de las far" y "los infiltrados de la política" siempre han resultado dañinos; Estoy seguro que se ha demostrado que no es eso, son campesinos que no dan más, que buscan su bienestar, y que tratan de recordarle al país ese pacto por el agro, que terminó en veremos gracias al mismo gobierno, esperemos que se cumpla la paz de la Habana, el agro sería beneficiado, para concluir recordar de donde venimos, del campesino colombiano.

Andres Cruz

03 de Mayo

0 Seguidores

yo estoy totalmente de acuerdo con este artículo, el gobierno no puede seguir...+ ver más

yo estoy totalmente de acuerdo con este artículo, el gobierno no puede seguir dando simples subsidios agrarios, que es el equivalente da darle pastillas de azúcar a un enfermo para curarlo, la única forma de solucionar el gran problema en el sector agrario es invertir en infraestructura vial y tecnologías agrarias, pues ¿cómo puede hacer una familia campesina con unas cuantas fanegadas sacar el mayor provecho de su tierra, cuando solo tiene a su disposición métodos tradicionales de arado fertilización y riego para su cultivo? es casi imposible, además que en muchas ocasiones el transporte es una completa odisea donde no hay carreteras sino trochas por donde muy pocos se atreven a pasar por miedo a dañar su vehículo, o cuando el costo de los fertilizantes es tan elevado que las ganancias por la venta de sus cultivos es poco o casi insignificante. Un subsidio no va a dar infraestructura vial, nuevas tecnologías agrarias o precios justos para los fertilizantes.

Sergio Felipe Sarmiento Fúquene

03 de Mayo

0 Seguidores

Entonces los supuestos avances del actual gobierno respecto al pasado, ha sido...+ ver más

Entonces los supuestos avances del actual gobierno respecto al pasado, ha sido una serie de promesas más o menos estructuradas. Como bien lo dice el autor, lo característico en todo este asunto del agro, han sido los deliberados y constantes atrasos en la discusión e implementación de “medidas de fondo” y la atención paliativa de un problema que no cesara fácilmente y que se expande así mismo a dimensiones diversas. Esto se ha dicho de muchas formas, la insistencia en estas falencias tal vez no sea un asunto del todo actual; resulta admirable que a pesar de todo, los campesinos hayan sobrevivido por largas décadas en las condiciones que se les han ofrecido. La complejidad inherente del tema , debería ser motivo suficiente para que se le diera un lugar preferencial en las discusiones gubernamentales, ademas de ser tomado realmente en serio; una vez mas las prioridades en materia política parece que no obedecen a los imperativos de la realidad humana vivida por los ciudadanos del común.

Marco Antonio Pardo Cuellar

03 de Mayo

0 Seguidores

Ante la contemplación de como el paro ha tenido fama de ser político por ten...+ ver más

Ante la contemplación de como el paro ha tenido fama de ser político por tener intenciones electorales que pueden estar influenciadas por agentes "externos", se puede ver como las democracia en el país es influenciada por formas poco legitimas de parte de los movimientos. Se podría pensar (sin animo de ponerse de lado de nadie) que si el momento donde se desato el paro tiene estos intereses, ilustra lo antes mencionado, donde la democracia es atacada por simples influencias, no queriendo decir que los campesinos no tienen derecho a protestar, y mucho menos que no tienen razón. Básicamente lo que quiero exponer es como la democracia es atacada en el país, siendo este ejemplo uno de los de mas legitimidad, pensando que es mejor saber que un candidato pierde credibilidad por ataques a la falta de eficiencia en su política, que saber que un candidato gana seguidores a partir de tamales.

Edith Natalia Gutierrez Bolaño

03 de Mayo

0 Seguidores

Es increíble como al leer la nota no me deja de extrañar como funciona este ...+ ver más

Es increíble como al leer la nota no me deja de extrañar como funciona este país, las leyes, proyectos y planes de acción son planificados por sujetos que se nota no tienen un conocimiento contextual, es evidente que se requiere de un representante agrario que sepa de primera mano cuales son las principales necesidades del sector rural, y que según su perspectiva y vivencia proponga cuales serían las mejores soluciones. Sin embargo, desde mi perspectiva se debe acabar con la "subsidiomanía" y este presupuesto sumarlo al ya existente para implementar programas que promuevan el incremento de los bienes públicos en el sector ruralcomo un recurso global que satisfaga los problemas de acceso a un gran porcentaje de los productores agricolas, puesto que tal como se menciona en la nota el sector rural ha vivido la historia de Colombia como ningún otro lugar, por lo que es entendible que en este punto los campesinos decidan alzar su voz y nosotros también colombianos no podemos quedarnos atras

María Camila Garzón

03 de Mayo

0 Seguidores

Concuerdo mucho con que nos hace falta un presidente de contexto, es muy difí...+ ver más

Concuerdo mucho con que nos hace falta un presidente de contexto, es muy difícil que alguien criado en Bogotá y que hizo sus estudios superiores en otro país sepa acerca de las necesidades del campo colombiano, no queriendo decir que un bogotano o bogotana no puede ser dirigente, sino que se encesita de alguien que haya tenido contacto real con las problemáticas que aquejan al país.

Cristian Hernado Cubillos Mesa

04 de Mayo

0 Seguidores

Tienes toda la razón. Sin embargo en este país no gana el candidato que más...+ ver más

Tienes toda la razón. Sin embargo en este país no gana el candidato que más propuestas ideales tenga, sino el que tenga una mejor publicidad de campaña. Pongo un ejemplo con Santos, que su presidencia la ganó gracias a que era apoyado por Uribe, que en aquel entonces era amado por el público en general. A mi parecer, falta una muy bien formada cultura de voto, es decir, no guíarnos en el "tamalito" que nos dan si no en la charla que vienen a dar.

Felipe González Arango

04 de Mayo

0 Seguidores

Tiene usted un buen punto, pero no debemos ser extremistas, a pesar de que sí...+ ver más

Tiene usted un buen punto, pero no debemos ser extremistas, a pesar de que sí es necesario un buen conocimiento del terreno nacional también es bueno tener un conocimiento ajeno y diferente. Se necesita es una mezcla de las dos cosas para alcanzar una propuesta a la vez innovadora pero también conforme a lo que se necesita en el momento y conforme lo que necesite el país dependiendo de la situación.
Camigarzonr, respeto su opinión y concuerdo con usted en ese aspecto, pero, en mi opinión, si se es un conocedor de los dos campos, mejor.

María Luisa Paz Prada

04 de Mayo

0 Seguidores

El problema no es que sepa las necesidades, es que le interesen.
El trabaj...+ ver más

El problema no es que sepa las necesidades, es que le interesen.
El trabajo del ministerio de agricultura es ese, ir al campo y recolectar información para poder implementar leyes y proyectos que favorezcan el desarrollo rural y el bienestar de sus trabajadores.
El punto no es que llegue un campesino al poder, porque también ser una persona que trabaje por sus propios intereses, lo que necesita el país es que los ciudadanos exijamos a quién esté sin importar de donde provenga, que realice una administración adecuada de los recursos, sin dejar abandonado ningún sector o región del país.

Vanessa Melo Gonzalez

03 de Mayo

0 Seguidores

Este articulo es muy interesante, y dice algo muy cierto, al movimiento agríc...+ ver más

Este articulo es muy interesante, y dice algo muy cierto, al movimiento agrícola y de campesinos nunca ha tenido el poder que debería tener al ver la historia de Colombia se ve que muchos de los conflictos han sido por tierra, por el campo, por la posesión de los terrenos.Los campesinos han estado siempre en el escenario del país lo triste es que siempre ha sido como los que decoran el escenario y no como los que actúan en la obra, (aunque déjese la aclaración que sin ellos la obra seria imposible). Se puede ver que lo que paso por con el pasado paro agrario es lo que sucede siempre en Colombia se dan soluciones poco profundas y que solo alivian el malestar general por unos momentos, pero después vuelve con mas ganas y peor.
En mio opinión es un articulo muy bien redactado y con argumentos.

María Camila Garzón

03 de Mayo

0 Seguidores

No es casual que la expresión "lo político", lejos de ser sinónimo de democ...+ ver más

No es casual que la expresión "lo político", lejos de ser sinónimo de democracia, o de acceso a una participación que garantice los derechos fundamentales, se asocie con corrupción, cpn ambición, con intereses privados...con tantas cosas a las que estamos acostumbrados que se hable cuando se habla de "lo político" en los medios y por consiguiente en el lenguaje cotidiano.
Me parece muy interesante la reflexión que plantea el artículo acerca del carácter inmediatista de las medidas a las que estamos acostumbrados los colombianos, y pienso que vale la pena preguntarse por lo que está detrás de esta característica. Pienso que tiene que ver con que muchas personas, especialmente los campesinos, en este caso, viven del día a día, de sobrevivir como cada día siendo un día nuevo que permita que no se quebranten los derechos y las necesidades fundamentales, lo que se configuraría como el principal obstáculo para una visión más amplia del futuro, que permita medidas más a largo plazo.

María Luisa Paz Prada

04 de Mayo

0 Seguidores

Súmele a eso la desesperación que tienen, ya que el problema no lleva un añ...+ ver más

Súmele a eso la desesperación que tienen, ya que el problema no lleva un año o dos, son años de explotación y de injusticias que han sufrido, ya no aguantan más así que cualquier cosa que les ofrecen por fútil que sea es bien recibida si promete mejorar algo. El gobierno sabe esto y les ofrece soluciones inmediatas con las que no van a ganar ellos.
Creo que han llegado a este punto de no aguantar más por el mismo desprestigio que se le ha dado a "lo político", si los campesinos hubiesen participado políticamente desde un principio no estuvieran en la situación actual, porque desde un principio se hubieran dado cuenta de que iban a terminar mal gracias a la administración de los diferentes gobiernos.
Obviamente no tienen la culpa de ninguna de las dos cosas, es algo que está arraigado a las personas hace parte de su pensamiento y creencias. Lo bueno es que de los errores se aprende.

Monica Alejandra Bermudez Lugo

03 de Mayo

0 Seguidores

Sin reparo alguno, de los sectores más afectados por gobiernos, y no solo el ...+ ver más

Sin reparo alguno, de los sectores más afectados por gobiernos, y no solo el anterior o anteriores, sino este también, que han trabajado en contra del interés nacional, es el sector agrícola, el que se ha visto en abandono casi absoluto no sólo al ir desapareciendo la ayuda estatal que beneficia esta actividad, sino a través del desmonte de las barreras de garantía; al favorecer la importación de los alimentos y demás productos que se pueden producir en nuestro país, (incluyendo la firma de los desmesurados y abusivos TLC) y como lo mencionó el Sr Fergusson, sin la existencia de ‘’una política para el campo que ataque de frente los problemas estructurales que afectan a todos los campesinos’’, razones por las que, no es que el movimiento agrario haya tenido precisamente particular éxito en obtener subsidios y beneficios muy particulares, es solo que la ‘’subsidiomanía’’ es lo que le conviene dar al gobierno endeble y antinacional que solo persigue intereses diferentes a favorecer la

María Luisa Paz Prada

04 de Mayo

0 Seguidores

Es innegable la deuda que el país le tiene a los campesinos, pero un grave pr...+ ver más

Es innegable la deuda que el país le tiene a los campesinos, pero un grave problema es el manejo que los diferentes grupos le están dando a las negociaciones, durante el paro pasado el gobierno al principio se reunió sólo con una parte de los campesinos, llegando a acuerdos que les favorecían a ellos y no al resto; Aún así no cumplieron muchas cosas.
Lastimosamente hay algo que hace parte de nuestra cultura y es que si nos toca elegir entre luchar por una causa común un tiempo prolongado o que nos solucionen los problemas personales inmediatamente, elegimos el beneficio individual sin darnos cuenta que nos traerá consecuencias negativas a futuro. Ojalá hayan entendido que la única forma de mejorar las cosas es exigiendo juntos para no debilitarse.
No quiero que me malinterpreten, no estoy culpando a los campesinos, sólo estoy señalando algo que sucede a diario no solo en el campo, no somos realmente consciente de la importancia de la unión y de la lucha por objetivos comunes.

Laura Alejandra Avendaño

04 de Mayo

0 Seguidores

Este artículo deja de reflexión muchas cosas, sobretodo el gran problema que...+ ver más

Este artículo deja de reflexión muchas cosas, sobretodo el gran problema que tenemos que enfrentar los colombianos respecto a temas políticos, como el conflicto agrario en donde erroneamente se intentan implementar soluciones sacadas de otros países que han tenido dudoso éxito allá porque es más fácil que enfrentar el problema como debe ser; es bastante triste la situación en la que están nuestros campesinos, en donde luchan desprotegidamente y los que intentan ayudar a la causa sólo crean más problemas de los que hay. Lastimosamente gracias a problemas como este, en donde el gobierno se desentiende de los problemas
reales de las situaciones conflictivas que enfrenta y los pocos que intenta hacer algo son tomados como invisibles, es que la política se ha deslegitimizado tanto y nadie quiere indentificarse en esos términos.

Daniela Villarreal Bermúdez

04 de Mayo

0 Seguidores

Si es verdad, tenemos una enorme deuda con el campo. El campesino ha sido atro...+ ver más

Si es verdad, tenemos una enorme deuda con el campo. El campesino ha sido atropellado por las guerrillas, por los paramilitares y por nuestro débil estado que olvida, abandona y lo deja con el peso del trauma de la violencia y la pobreza en sus hombros. Por ello si se quiere resarcir al sector agrario es necesario suprimir los obstáculos que impiden que el campesino alcance independencia económica y productividad. Zuleta identifica como obstáculos a las dificultades en la comercialización de sus productos, el aislamiento de las regiones, la falta de crédito y los principales servicios del Estado: educación, salud, seguridad y justicia. Implementar políticas subsidiarias haría que el sector agrario alcance un desarrollo débil, dependiente e inestable, todo lo contrario a lo deseado; esas no son solo medianas soluciones. Además ese tipo de soluciones refuerza esa mentalidad del colombiano de que todos los problemas deben ser arreglados por el gobierno con subsidios y apoyos de por vida

Cristian Hernado Cubillos Mesa

04 de Mayo

0 Seguidores

El texto hace notar una verdad que ha venido recientemente "sobresaliendo" en ...+ ver más

El texto hace notar una verdad que ha venido recientemente "sobresaliendo" en los titulares amarillistas de los que nos rodeamos hoy en día y es que el sector agrario ha sido abandonado en nuestro país. Concuerdo totalmente con lo que expone el autor al decir que esas "inyecciones" directas de subsidios y dineros solo hacen que muchas más necesidades pidan ser suplidas. Es necesario lograr el equilibrio entre política, beneficios y dinero que hace tanto nos pide el sector. EL ejemplo de la vía Bogotá-Girardot es un gran ejemplo, de política pública, inversión social que beneficia no sólo a un grupo determinado de personas sino a un sector amplio. Se puede concluir que en Colombia no necesitamos inyecciones directas a un grupo pequeño (sin decir que esto sea malo, sino contraproducente a largo plazo) si no que abran vías, comuniquen más eficientemente las regiones y que se inviertan en los ejes de producción de nuestro país para que crezca nuestro mercado y se popularice.

Laura Juliana Lozano González

04 de Mayo

1 Seguidores

Es cierto que muchos de los líderes campesinos buscan una re-estructuración ...+ ver más

Es cierto que muchos de los líderes campesinos buscan una re-estructuración de las políticas agrarias en Colombia, pero en su mayoría, aquellos que salen a las carreteras piensan o esperan recibir un subsidio que les ayude con sus necesidades básicas y no tienen un pensamiento político realmente estructurado, por eso el gobierno piensa "ese tal paro no existe", pues es fácilmente detenido al dar a su mayoría de manifestantes subsidios con los cuales se conforman. Somos muy pocos los que pensamos en darle un giro verdadero a la política agraria y que no admitimos ni estamos de acuerdo con soluciones a corto plazo, queremos un cambio que encarrile, por fin, la historia de nuestro país.

Brian Alberto Numpaque Pérez

04 de Mayo

0 Seguidores

Un problema de fondo es la distribución de las tierras productivas y su explo...+ ver más

Un problema de fondo es la distribución de las tierras productivas y su explotación adecuada por parte de sus propietarios. Históricamente no ha existido ningún proyecto de reforma agraria que haya sido exitoso; ninguno ha logrado resolver el problema de la mala utilización del suelo en Colombia. La reducción de la desigualdad en Colombia -particularmente desde el siglo presente- ha tenido un valor negativo, es decir, Los indicadores de medición de la desigualdad como el GINI han mostrado que la acumulación por parte de unos pocos ha ido aumentando en los últimos gobiernos. Si no se soluciona el problema de la distribución actual, caracterizada por su fortísima inequidad, seguirán apareciendo problemas de tipo proximal indefinidamente. Las grandes acumulaciones de tierra -Y su pésima utilización- Como consecuencia inmediata, seguirán ralentizando el progreso del sector campesino y de la economía Colombiana en general.

Deimer Andres Jácome Gómez

04 de Mayo

0 Seguidores

Al hacer un recorrido histórico a través de las diferentes "reformas agraria...+ ver más

Al hacer un recorrido histórico a través de las diferentes "reformas agrarias" que se han establecido en Colombia, es triste ver como en estas reformas lo prioritario esta en establecer la relación entre compra y venta de tierras (No es que no sea importante, pero me parece absurdo que solo se reduzca a eso), dejando a un lado temas importantes como lo son las vías, el comercio de productos y las garantías que se le deberían ofrecer al campesino. A mi parecer, Colombia debería volver al campo, darle prioridad y tratar desde ahí, solucionar tantos problemas internos que nos aquejan. Ademas, suena mas realista llegar a ser un país competitivo desde el campo (Que a mi parecer, es nuestra mejor cara hacia el mundo), que desde otro sector económico.

Clara Marcela Ovalle Cuervo

04 de Mayo

0 Seguidores

Como siempre en nuestro país se trata lo urgente pero no lo importante, sólo...+ ver más

Como siempre en nuestro país se trata lo urgente pero no lo importante, sólo se la pasan tapando huecos, en vez de pensar en grande. Ahora ver en todo lo que afecta que nuestro querido presidente con sus ministros hayan decidido darles a unos pocos subsidios y el resto que miren a ver que hacen, y como siempre estamos acostumbrados a decir los colombianos "eso para que peleamos si igual no van a hacer nada", y cada vez nos vamos quedando con menos. Por eso, es hora de hacer los campesinos sujetos de derechos que se sientan valiosos por lo que son y por lo que hacen, siempre siendo críticos frente a éste tipo de movimientos y verificar realmente sus objetivos.

nicolas valbuena martinez

04 de Mayo

0 Seguidores

Que notorio es como se simpatiza de facil con algun partido, y que notorio es ...+ ver más

Que notorio es como se simpatiza de facil con algun partido, y que notorio es el "soñar" con que un gobierno como el actual va invertir por si solo dichos subsidios para beneficio del agro envés de otorgar subidios directos a todo el sector agricola y AGROPECUARIO (por que se nos olvida a veces que nos gusta la "carnesita"), por mi parte es preferible entregarle el dinero a los mismos-quienes en verdad saben manejarlo- que dirigirlo a obras sociales y civiles con un supuesto mayor rango de accebilidad, no con esto quiero decir que sea el camino adecuado pues el caso Arias de agro ingreso seguro, tambien nos dejo un mal sabor de boca.

Dian marcela Lizarazo Pereira

04 de Mayo

0 Seguidores

Muchos de los problemas económicos actuales del país tienen que ver con el p...+ ver más

Muchos de los problemas económicos actuales del país tienen que ver con el poco desarrollo y financiación que ha recibido el sector primario de la economía entre los que se incluye la ganadería y la agricultura. Creo que es muy importante pensar en soluciones que en realidad surtan efecto a largo plazo, que contribuyan a la innovación y producción y no sean paños de agua tibia a la problemática actual como ahora sucede con los subsidios monetarios. Creo que las movilizaciones y manifestaciones de los campesinos son validas sobre todo si buscan estructurar y mejorar las condiciones del campo colombiano (dejando de lado cualquier interés personal o monetario), lastimosamente muchas de las razones de peso que pueden llevar a que se realice este tipo de manifestaciones quedan ocultas si a ellas se les otorga interés políticos.

Fabian Lozano Guzmán

04 de Mayo

0 Seguidores

el problema viéndolo a grandes razgos radica en que los subsidios y ayudas qu...+ ver más

el problema viéndolo a grandes razgos radica en que los subsidios y ayudas que se suministran al sector agrario en el país son mas paños de agua tibia que otra cosa, son soluciones pensadas a la carrera para librarse del asunto "por el momento", las soluciones no son definitivas y las pocas que hay van dirigidas a los grandes terratenientes del país mientras el campesino promedio debe ver como todos los fonodos que se disponen al agro los consumen grandes productores y no ellos, por no cumplir con todos los requisitos que el gobierno exige para tales ayudas; mas que subsidios e inyección de capital que en la realidad solo beneficiará a muy pocos productores, se requiere de nuevas políticas para el agro en las cuales tanto los pequeños, medianos y los grandes productores se vean beneficiados.

Maura Tinoco

04 de Mayo

0 Seguidores

Siempre en este país se ve como todo se intenta ser ocultado, o modificado, y...+ ver más

Siempre en este país se ve como todo se intenta ser ocultado, o modificado, y siempre todo tiene que llegar a los extremos (violencia) para llamar un poco la atención o para que tenga voz y sea escuchado. El campo en nuestro país solo es la “casa de la guerra”, pero nunca se reconoce como lo merece. Es por ello que quizás se cansaron de que no los tomemos en cuenta, de que no nos preocupemos, y que siempre estén en las últimas problemáticas a las que se le tienen que dar soluciones en el país, o que quizás no estén. Apoyo que se manifiesten, que exijan la solución que creen merecer, y que salgan de ese anonimato en donde los hemos colocado en este país. No solo es necesario apaciguar el problema, ni tratar de ocultarlo con pañitos de agua tibia, sino realmente abarcar todos los problemas, pero desde la raíz y tratar de proyectar, buscar o hallar una solución. Sería ideal que no solo el gobierno los escuchara y les prestara atención, si no que el país en general se preguntará que pasa c

Juan David Bustos Arias

04 de Mayo

0 Seguidores

A el gobierno no le interesa el bienestar de los campesinos, y ello ya lo ha d...+ ver más

A el gobierno no le interesa el bienestar de los campesinos, y ello ya lo ha demostrado con los tlcs y programas agrarios, el tlc con estados Unidos es una clara muestra en la cual el gobierno busca fortalecer las multinacionales llevando a la quiebra a los pequeños empresarios al no tener como competir con los precios de la gran industria; de igual forma el gobierno trata de ocultar la inconformidad utilizando su maquinaria para la represión de las protestas del paro agrario que hoy en día vivimos , un paro muy justo que los medios lo hacen ver como todo lo contrario.

Cristian Gerardo Rojas Triana

04 de Mayo

0 Seguidores

En nuestro imaginario nacional se ha creado una quimérica imagen de la polít...+ ver más

En nuestro imaginario nacional se ha creado una quimérica imagen de la política, y es cierto que esto puede tener origen en la cuestionable calidad de la información que se proporciona a nivel nacional, ya sea en los medios de comunicación o en la mismísima educación básica. Sin embargo, con el paro agrario que ha venido sonando desde el año pasado, el gobierno nacional viene reforzando el estereotipo de política que tenemos actualmente; y es que una problemática con raíces en épocas coloniales, que ha venido alimentándose de omisión y abandono de gobiernos pasados, narcotrafico, desplazamiento, por mencionar los factores agravantes mas notables, han venido recibiendo actualmente paliativos con los cuales, pareciese que los lideres campesinos han tenido que conformarse. Una solucion real, como sugiere el bloggero, trasciende al gobierno actual (y sus respectivos intereses), actua e invierte estructuralmente y no superficialmente, beneficia globalmente, no localmente.

Las historias más vistas en La Silla Vacia