Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Lucas Ospina · 18 de Diciembre de 2013

19701

55

La noticia solo ha sido reportada por el portal de internet Las Dos Orillas. Se titula Este es el documental que censuró Cine Colombia, su línea introductoria dice: “Munir Falah, presidente de la compañía, incumplió un acuerdo con el Centro De Memoria Histórica y le dijo no al trailer del documental No hubo tiempo para la tristeza.

La noticia habla de forma escueta sobre un acuerdo por 140 millones de pesos entre Cine Colombia y el Centro Nacional de Memoria Histórica para proyectar, en siete salas del país, un extracto editado del documental. Munir Falah habría objetado el corto por considerar que era crudo y tenía escenas demasiado fuertes.

La noticia fue publicada la semana pasada, tuvo más de veinte mil vistas, pero hasta el día de hoy ningún otro medio periodístico de gran difusión ha ahondado en ella.

Ante la anemia periodística, bueno es Twitter. Ahí, el viernes 13 de diciembre, unos cruces de trinos dan algo más de información:

A las 11:41 a.m. Víctor Casas dice: “No entiendo: @Cine_Colombia censura documental por ser 'demasiado crudo' y tuvieron Inglourious Basterds por semanas @Pia_Barragan”

Se lo copia a Barragán, Gerente de Contenidos Alternativos de Cine Colombia. Ella responde a las 2:25 p.m.: “Por favor, confirmen quién es su fuente porque están mal informados. @victorcasas @cine_colombia”.

Replica Casas: “@Pia_Barragan aquí la fuente: http://bit.ly/1eb9MJs  ¿Es falsa la noticia? Sí pasarán el documental?”

Cierra Barragan con un trino a las 2:53 p.m.: “Víctor, quizás se trataba de una pauta, no del circuito de distribución comercial. @victorcasas”

A las 12:42 p.m. de ese mismo día Johansson Cruz inició otro cruce de trinos: “Sigo esperando la respuesta de @Cine_Colombia sobre el caso del documental que censuraron de @CentroMemoriaH”. Y le copia a Barragan: “Entonces qué dirá la señora @Pia_Barragan sobre el tema (?)

Barragan pía a las 2:29 p.m.: “Cuándo @Cine_Colombia aseguró que se exhibiría en 7 salas el documental @Las2orillasCo?”

Y recibe respuesta, pero no de un Cruz sino de la cuenta oficial del Centro Nacional de Memoria Histórica que, pendiente al diálogo, afirma a las 3:11 p.m.: “Se tenía un convenio para proyectar un fragmento del documental.” Y un minuto después complementa: “Pero la condición de @Cine_Colombia para pasarlo fue editarle imágenes fuertes.”

Hasta ahí pió Barragán. Desde el pasado viernes la “Gerente de Contenidos Alternativos de Cine Colombia” ha trinado sobre la llegada de la navidad, sobre las películas más taquilleras del 2013, sobre tener o no tener canas, pero sobre el caso de censura prefirió dejar el diálogo trunco y nada ha comentado sobre la última afirmación del Centro Nacional de Memoria Histórica.

Y claro, así se trate de censura, ni la Gerente ni Munir Falah están obligados a responder. Cine Colombia, a pesar de su nombre, es una empresa privada, está en todo su derecho a programar o a vetar lo que le venga en gana, si quiere pasar “trailers” de películas bien carniceras como SAW 1, SAW 2, SAW 3 o SAW a la N, o cualquier masacre “gore” taquillera con “imágenes fuertes”,  lo puede hacer. O, si quiere continuar con la marrullería de seguir descontando impuestos a costa del “corto nacional”, Cine Colombia está en su ley: durante los últimos años, desde que las distribuidoras de cine pueden descontar seis puntos porcentuales del pago de parafiscales por pasar cortos nacionales, es habitual ver toda suerte de embuchados audiovisuales: sosos carreteros cartageneros comparten pantalla con niños lindos bogotanos que construyen cámaras fotográficas (y de paso le hacen propaganda a varios patrocinadores camuflados).

Lo importante es que los “cortos” sean cortos de miras, tengan la misma placidez de una vaca que hace yoga y, que en el balance final del año, las cifras por este rubro sean positivas para Cine Colombia, tanto que los mismos distribuidores son quienes patrocinan algunos de esos bodrios, baratos, claro, para rendir al máximo el lucro por descuento tributario (en 2009 los distribuidores se ahorraron casi seis mil millones de pesos a costa de este tejemaneje contable).

Adicional al “mensaje bonito” de los cortos y su simpleza en producción, Cine Colombia les pone una última condición: deben ser bien cortos y no pasar de ocho minutos. La distribuidora no quiere ceder un ápice el espacio que tiene para “trailers”, ni reajustar su apretada parrilla de programación tipo Multiplex, tampoco está dispuesta a editar alguno de los infomerciales institucionales con que bombardean al público cautivo.

Por estos días, Cine Colombia ofrece, en alianza con Coca Cola, la promoción “combo navideño”. Consta de un balde mediano de crispetas, dos gaseosas medianas, dos perros calientes o sanduiches, dos chocolatinas jet y un bono por mil pesos para “convertirlo en obsequios para la Fundación San Antonio”, y todo el combo monchis-navi-filantrópico por solo $26.500 ($23.900 con tarjeta Cineco). Un acto de generosidad que seguro tendrá como cabezas donantes del múltiplo de los mil pesitos a Cine Colombia y Coca Cola —para efectos de excepción tributaria ante la DIAN—. Y además dorará, una vez más, a ambas empresas con el aura promocional de la filantropía: las donaciones anónimas, elegantes pero discretas, no son del gusto de las áreas de mercadeo de estas compañías que, además de la rentabilidad, ven en estos actos vociferantes de mecenazgo una fórmula santurrona y muy efectiva de publicidad.

Tal vez por lo del “combo navideño” es que resulta extraño que Munir Falah haya tomado la decisión de condicionar el acuerdo con el Centro Nacional de Memoria Histórica  a la edición de las “imágenes fuertes”. Así como Cine Colombia quiere ayudar a la comunidad de la Fundación San Antonio con lo del bono de mil pesos, ¿no sería un acto igual o de mayor de responsabilidad social con Colombia pasar el corto que censuró?

Y, si se trata de críticas al documental, uno esperaría que Munir Falah, como director de algo llamado Cine Colombia, tuviera un ápice de sensibilidad cinematográfica y hubiera elaborado en algo más sus objeciones.

A “No hubo tiempo para la tristeza”, en su versión completa, hay cosas que le sobran. El rol de presentador que hace Nicolás Montero es artificioso. El documental, dirigido por Jorge Mario Betancur, en colaboración en el guión con Patricia Nieto, está condicionado a ser la transcripción apresurada a video de un resumen textual. Por momentos el documental solo parece la ilustración audiovisual de un conjunto de cifras, carece de ritmo, son pocas las escenas de transición que logran despertar emociones más profundas, y las que podrían tener potencial de hacerlo —documentos, declaraciones, paisajes, canciones—, son editadas y despachadas con demasiada prontitud. Pero lo más importante del documental permanece ahí: es el relato de las personas afectadas por todo tipo de violencias que decidieron contar sus historias cara a cara ante la cámara y, si se logra ponerle atención a lo que dicen y a cómo lo dicen, esas son las imágenes realmente fuertes, son realidades que generan empatía, memorias históricas que hay que contar, ver y aceptar. En total son seis relatos que involucran seis puntos geográficos, seis casos ejemplares que involucran a los habitantes de seis lugares: La Chorrera (Amazonas), San Carlos (Antioquia), Valle Encantado (Córdoba), Bojayá (Chocó), Carare (Santander) y Comuna 13 (Medellín).

Hasta Juan Manuel Santos, Presidente de Colombia, pareció entender de qué se trataba esto cuando recibió el informe del Centro Nacional de Memoria Histórica y dijo: "Como colombianos, nos llegó el momento de construir memoria a partir de la verdad. Y esa responsabilidad no es solo mía, ni del Gobierno, o de las víctimas y los victimarios. NO. Es un asunto de TODOS. Porque no sería justo seguir desconociendo el dolor de cientos de miles de colombianos. Eso sería imperdonable."

Pero no, ni Munir Falah ni Cine Colombia tuvieron la disposición para ver la dimensión de esto, su visión de la “responsabilidad social” parece estar sesgada a las gabelas que da el código tributario y la astucias del “goodwill” publicitario. Si a Cine Colombia se le habla de realidad, ahí mismo piensa en salas con tecnología 3D y en el dinero que harán a punta de la venta condicionada de las horribles gafas para ver todo más “real”.

Y si se trata de poner a circular contenidos “críticos” en los cortos, Cine Colombia también queda en deuda. Por estos días se pasa un corto nacional sobre una reserva biológica en peligro. Las imágenes de bichos, florecitas, paisajitos y cascaditas son bonitas, el mensaje aleccionador es tan natural como obvio, “tenemos que cuidar la naturaleza”. Es un corto tan pero tan transparente que es inane, parece un salvapantallas. Otra cosa sería que Cine Colombia, tan interesada en lo “verde”, patrocinara un corto sobre lo que ha hecho la Drummond en Santa Marta o sobre el embate de la minera Anglo Gold Ashanti en Colombia (similar al que hizo Romeo Langlois en Por todo el oro del mundo) . Pero no, Munir Falah y su equipo, tan asiduos a los cocteles y a la vida social, no quieren pisarle los callos a sus compañeros de tapete y de negocios en la parroquía del Jet Set Local.

En cuanto al nulo seguimiento periodístico de esta noticia es posible que todo se deba a que ha sido opacada por el choque sideral de la explosión y autoimplosión de dos astros de la política nacional (el binomio Petro-Procurador). O por el contrario, esta noticia de censura sí fue cubierta, o encubierta para ser más precisos, y Cine Colombia, por su alta rentabilidad, además de ser una de las joyas de la corona del Grupo Valorem y/o Santo Domingo, es una empresa mimada y consentida por la gran prensa, por el grupo de medios periodísticos que está en la nómina de ese conglomerado (El Espectador, Blu Radio, Cromos, Caracol TV), y por los que reciben parte sustancial de su pauta (todos los demás). Es elocuente el silencio, solo habría que determinar que tan culposa es la acción de esta omisión, si además de censura estaríamos hablando de autocensura.

“Los medios de comunicación son como un revólver, que cuando uno lo necesita, lo saca y dispara”, es una frase que le gustaba usar en privado a Julio Mario Santo Domingo, el patriarca fallecido y principal impulsor de las prácticas de ese Grupo empresarial Valorem y/o Santo Domingo. Las lecciones de comunicación social de “Don Julio Mario” parecen haber sido bien aprendidas por sus herederos y emuladores. Es a través de los medios de comunicación donde la mayoría de personas aprendemos a ver y a percibir el mundo. Un caso de censura como este muestra que nuestro aprendizaje no solo estaría en manos de centros de pensamiento como el Centro de Memoria Histórica, sino que también recae en centros de entretenimiento, en personas como Munir Falah y su Cine Colombia que nos entretienen hasta de nosotros mismos.

Lo único bueno de la censura es que puede servir para darle más promoción al objeto censurado, aquí está el enlace al documental completo que Munir Falah no quiere que usted vea anunciado en toda su dimensión en las salas de Cine Colombia:

http://www.youtube.com/watch?v=das2Pipwp2w#t=1240

Vía internet se hace una petición al Grupo Valorem para que reconsidere la decisión de su empleado Munir Falah. Ya van más de cuatro mil firmas:

https://www.change.org/es-LA/peticiones/se%C3%B1ores-junta-directiva-val...

Nota (20/12/2013): Hoy El Nuevo Siglo publica una nota que aclara que lo censurado fue el "trailer" y no el documental o parte de él, y que este iba a ser emitido en la franja comercial, no en la franja del "corto nacional" (algo que en la nota de Las Dos Orillas no estaba muy claro). También se cuenta que la negociación inicial se hizo con la comercializadora de Caracol Televisión, que maneja la pauta de Cine Colombia, pero que luego, ante la petición de remover las imágenes fuertes, el Centro Nacional de Memoria Histórica le dirigió una carta a la Vicepresidencia (¿de Caracol?¿de Cinecolombia?) que se quedó sin respuesta al igual que una contrapropuesta de emitirlo solo en la franja de mayores de 15 años. Al ver de nuevo el "trailer" de No hubo tiempo para la tristeza solo hay al final cuatro escenas muy breves —dos o tres segundos— de cadáveres o de muestras de sangre, ninguna es gratuita ni su encuadre es explícito (no difieren en mucho de lo que ya muestra un noticiero). La periodista de El Nuevo Siglo cierra su informe con esta línea: "Lo cierto es que quienes vayan a cine durante esta temporada a ver ‘El Paseo 3’, ‘Frozen’ o ‘El Hobbit’, no se verán enfrentados a la pregunta: “¿dónde estábamos cuando sucedió todo esto?”.

http://www.elnuevosiglo.com.co/articulos/12-2013-dos-minutos-y-24-segundos-de-realidad.html

 

Comentarios (55)

DIDUNDI

18 de Diciembre

3 Seguidores

Lo más aberrante es q el estado en cabeza del gobierno de turno se mantiene i...+ ver más

Lo más aberrante es q el estado en cabeza del gobierno de turno se mantiene impávido ante este tipo de prácticas, buscando subir impuestos como lo proponen los Blogeconomistas, para cubrir las obligaciones q deberían asumir estos grandes “benefactores” de la sociedad.
----------------------------------------------
Pss señor gato una vez ,más usted en la onda de la negación a la sensibilidad social q deberíamos tener todos los colombianos, más una empresa de estas q siendo privada, utilice el nombre de Colombia como representación de todos, algún beneficio debería tener el país por usar su nombre, xq de seguro esa exclusividad de llegarse a violar seria demandable y si el país es de todos como de seguro usted alegaría, entones no habría xq enojarse si aparece otro Cine Colombia en el panorama . El nombre cuesta y hay que respetarlo. Y usted q tanto defiende los derechos de autor debería tenerlo muy presente.

DIDUNDI

18 de Diciembre

3 Seguidores

Q duerma señor gato yo tengo que madrugar porque si tengo oficio aunque no lo...+ ver más

Q duerma señor gato yo tengo que madrugar porque si tengo oficio aunque no lo crea, pero profesional de bloguero no quiero ser.
dulces sueños. ...............zzzzzzzzzzzzzz...........zzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzz auugggxc.

sinnombre

19 de Diciembre

0 Seguidores

Claro, "Colombia" es una marca registrada que debe ser utilizada con concienci...+ ver más

Claro, "Colombia" es una marca registrada que debe ser utilizada con conciencia social. Faltaba aclarar eso.

sinnombre

19 de Diciembre

0 Seguidores

Y los del grupo Bancolombia.
Ni hablar de Suramericana o de la Comercializ...+ ver más

Y los del grupo Bancolombia.
Ni hablar de Suramericana o de la Comercializadora Bogotá.
Lo sano con DIDUNDI es contenerse y, en lo posible, no leerlo.

DIDUNDI

18 de Diciembre

3 Seguidores

Lucas ,una vez más usted dándonos un oasis de pasiones y emociones gráficas...+ ver más

Lucas ,una vez más usted dándonos un oasis de pasiones y emociones gráficas y escritas.
La actitud de Cine Colombia de verdad no es extraña. Cómo olvidar el grupo económico tan fuerte q rodea esta empresa y sus intereses. El cine –q entre otras cosas es bastante costoso- es un medio de comunicación que cala bastante en la retina y la mente del espectador, de ahí que no se atreven poner al sistema en evidencia.
Aquello del bono de los $1000 si es muy censurable y hasta ofensivo; práctica q si bien haciendo carrera hace mucho rato en los diferentes centros comerciales en especial los grandes almacenes de cadena, yo hice muchas de estas donaciones al grupo éxito en cada compra, alguna vez pedí mi comprobante para la declaración de renta y se quedaron mudos viéndose cara a arca sin decir más, después nunca más, igual no he vuelto a ver la muy amable invitación q te hace la cajera a contribuir a las “buenas causas”.

DIDUNDI

18 de Diciembre

3 Seguidores

Si señor así no lo crea, y no por excesos,simplemnte porque califique en el ...+ ver más

Si señor así no lo crea, y no por excesos,simplemnte porque califique en el limite del requisito, eso si con lo hecho por mi,no robado, ni quitado a nadie que me impida dormir en paz a mi corta edad.

sinnombre

19 de Diciembre

0 Seguidores

Para que se interese más:
“Most people who read “The Communist Manife...+ ver más

Para que se interese más:
“Most people who read “The Communist Manifesto” probably have no idea that it was written by a couple of young men who had never worked a day in their lives, and who nevertheless spoke boldly in the name of “the workers.” Similar offspring of inherited wealth have repeatedly provided the leadership of radical movements, with similar pretenses of speaking for “the people.” Thomas Sowell

DIDUNDI

19 de Diciembre

3 Seguidores

Juajuauajuaaaa cojan oficio y hagan referencias de hoy, en las mismas viejeras...+ ver más

Juajuauajuaaaa cojan oficio y hagan referencias de hoy, en las mismas viejeras de siempre, Jajajajaj ahora si suerte chicos hasta el sábado mínimo que nos encontremos con Riveros a ver que alimento de pollo les suministra así rejuvenecen un poco y por lo menos crezcan físicamente- porque loro viejo no aprende a hablar--.

sinnombre

20 de Diciembre

0 Seguidores

Lo que sorprende es alguien que supuestamente puede entender cuatro idiomas, n...+ ver más

Lo que sorprende es alguien que supuestamente puede entender cuatro idiomas, no haya leído nada de nada y, por supuesto, no pueda hacer referencia a nada distinto a los sobreentendidos que oye por ahí y a sus prejuicios.

sinnombre

20 de Diciembre

0 Seguidores

Jajaja.
O de la tierra media.
En todo caso no importa porque puede de...+ ver más

Jajaja.
O de la tierra media.
En todo caso no importa porque puede defenderse hasta en klingon.

Natalia Orduz

19 de Diciembre

19 Seguidores

Muy buena nota, Lucas.

Muy buena nota, Lucas.

Carlos Giraldo

19 de Diciembre

0 Seguidores

Pero estas de un humor...¿Será el clima navideño?...

Pero estas de un humor...¿Será el clima navideño?...

Juliana Gomez

19 de Diciembre

0 Seguidores

Qué buena entrada.

Qué buena entrada.

DIDUNDI

19 de Diciembre

3 Seguidores

Esto no es solo una buena entrada y una buena nota, además del soporte visual...+ ver más

Esto no es solo una buena entrada y una buena nota, además del soporte visual que acompaña a sus notas-que de por si es muy llamativo-esto se convierte en una verdadera denuncia publica de lo que sucede con esta empresa, ante la pasividad y el silencio de los medios de comunicación mas conocidos.

sinnombre

19 de Diciembre

0 Seguidores

¿En qué consiste lo "bueno" de la entrada?

¿En qué consiste lo "bueno" de la entrada?

Biogotá

19 de Diciembre

0 Seguidores

Comparto, buena entrada.

Comparto, buena entrada.

Tana

19 de Diciembre

0 Seguidores

Lucas, el documental es hermoso, yo lo ví, no estoy de acuerdo con que el con...+ ver más

Lucas, el documental es hermoso, yo lo ví, no estoy de acuerdo con que el contenido es "la ilustración audiovisual de un conjunto de cifras" y que donde debería emocionar no lo hace.
Mientras lo veía pensaba en la dimensión tan importante de un documento como ese, al final se va debilitando, pero me parece que tu crítica es desproporcionada y no coincido. Es mas me generó una reflexión enorme sobre el tema de la justicia. Lo que pasa es que el conflicto colombiano es de una dimensión tal que no cabe en un documental. Que traigan a Win Wenders a ver si logra hacerlo.
Yo invito a todos a que vean el documental y completo! que muchas gracias por su espacio de 8 minutos a Cine Colombia. El país no necesita esa mezquindad. Veamos masivamente el documental que está en Youtube, para demostrarle a doña Pia y a don Munir que sí nos interesa ver el rostro de las víctimas de la violencia.

Carlos Giraldo

19 de Diciembre

0 Seguidores

A mi me gustó el documental, el punto es que Cine Colombia es una empresa pri...+ ver más

A mi me gustó el documental, el punto es que Cine Colombia es una empresa privada y con intereses particulares, entonces esta en todo su derecho nos guste o no de proyectar o no lo que quiera. Otra cosa es pedirle a una empresa de esta naturaleza que proyecte algo social o cultural, eso si es pedirle peras al olmo. Y si se hubieran ido a pedir que lo rodaran por CanalCapital, Morris, no les hubieran dado espacio porque estaba trasmitiendo a Petro... estamos jodidos

sinnombre

19 de Diciembre

0 Seguidores

A Lucas Ospina también le encantan los sobreentendidos:
Cine Colombia, un...+ ver más

A Lucas Ospina también le encantan los sobreentendidos:
Cine Colombia, una empresa privada, proyecta muchas otras producciones nacionales (él lo reconoce); pero como no proyectó una que él (Lucas Ospina) cree que debería ser proyectada, entonces Cine Colombia "censura" "el cine nacional".
La precariedad de la falacia (y del uso de la sinécdoque) se ajustan muy bien a la tribuna.
Es el tipo de entrada escrita (exitosamente) para soliviantar a adolescentes que se resisten a pensar y que, además, no tienen la más remota idea de lo que significa el concepto de empresa privada.

DIDUNDI

19 de Diciembre

3 Seguidores

Entonces si es privada que empiecen por pagar los derechos de utilizar el del ...+ ver más

Entonces si es privada que empiecen por pagar los derechos de utilizar el del nombre de Colombia que es de todos y no tiene por qué asumirlo ellos a título personal, recibiendo los réditos económicos que genera el nombre del país en un negocio que además de rentable, se utiliza para sacar beneficios de impuestos a costa de los famoso bonos que ya son una norma amañada en los establecimientos de cadena.
Si utilizan el nombre de Colombia dan a entender claramente que hacen parte del país y lo representan, como tal deben actuar a favor y no en contra.

sinnombre

19 de Diciembre

0 Seguidores

Para que se divierta:
"One of the painful signs of years of dumbed-down ed...+ ver más

Para que se divierta:
"One of the painful signs of years of dumbed-down education is how many people are unable to make a coherent argument. They can vent their emotions, question other people's motives, make bold assertions, repeat slogans-- anything except reason." Thomas Sowell
Para más descripciones de los justicieros adolescentes (y muchos otros temas), puede ver este enlace.

sinnombre

19 de Diciembre

0 Seguidores

Jaja.
No, no he sido muy considerado.
Tampoco he leído el libro pero ...+ ver más

Jaja.
No, no he sido muy considerado.
Tampoco he leído el libro pero lo haré. Eso sí, no muy rápido (como le dije, no soy tan disciplinado como usted).

sinnombre

19 de Diciembre

0 Seguidores

Faltaba esto para llegar a una conclusión definitiva: DIDUNDI es inimputable ...+ ver más

Faltaba esto para llegar a una conclusión definitiva: DIDUNDI es inimputable ´(en relación con sus comentarios, nada que ver con el derecho penal).
Me imagino que con Bancolombia pasa lo mismo. ¿Y a quién tendrían que pagarle los de Suramericana? ¿A Unasur?

DIDUNDI

19 de Diciembre

3 Seguidores

Ehhhhhh, les deje el cuerito y no han terminado? No tienen nada más que hacer...+ ver más

Ehhhhhh, les deje el cuerito y no han terminado? No tienen nada más que hacer?.
200 años como mínimo y en esas bobadas de muchacho, parece mentira, pero es cierto, no lo creía, después de viejo se vuelve a cagar uno los pantalones.
Chao me avisan psss,que duerman. Yo me voy de rumbata

nelo

21 de Diciembre

0 Seguidores

Qué descalificación "Ad-hominem" tan torpe. Eres un gato algo extraño, que ...+ ver más

Qué descalificación "Ad-hominem" tan torpe. Eres un gato algo extraño, que la defeca cada vez más, sin concepto de la caja de arena. Tranquilo... Que Didundi sea uno de los elegidos del Concejo LSV y tú no, no es para limarse las uñas sin parar en cualquier madero. Respire... no siempre tienes la razón

DIDUNDI

23 de Diciembre

3 Seguidores

Vea gato marrullero y pelietas, como siempre le queda bien hacer de mosca....+ ver más

Vea gato marrullero y pelietas, como siempre le queda bien hacer de mosca.
Pero si le agradezco el dato aquel del consejo de usuarios, de verdad no lo sabía y me agrada porque absolutamente a todos los tuve siempre en mente para una acción que necesita algo más que hablar, hablar y repetir lo mismo, simplemente equilibrio emocional, mental y hasta físico para poder soportar los embates de ciertos usuarios atávicos, que dan ‘tantica’ vuelta con vocabulario rebuscado para terminar diciendo y repitiendo lo mismo en su muy particular estilo.
Felicitaciones a todos y a Tatiana en especial.

sinnombre

19 de Diciembre

0 Seguidores

Jajaja. Sí, seguro lo de los derechos de propiedad sobre "Colombia" no lo dij...+ ver más

Jajaja. Sí, seguro lo de los derechos de propiedad sobre "Colombia" no lo dijo en serio.
Vaya tranquilo y tome todo lo que pueda. Las neuronas que le mate el alcohol no le van a hacer falta.

diaverde

19 de Diciembre

0 Seguidores

¿Y cuál se supone que es la falacia? Tal vez su comentario, pues de manera s...+ ver más

¿Y cuál se supone que es la falacia? Tal vez su comentario, pues de manera selectiva y prepotente quiere hacer parecer como si Ospina desconociera en la nota el hecho de que Cine Colombia es una empresa privada, lo cual no es correcto, pues el mismo columnista lo hace notar claramente. Y también quiere hacer creer que la crítica se debe a un vulgar capricho, porque la empresa no proyectó un corto que el columnista quiere que sea proyectado. En primera instancia, la proyección del corto, aunque no sea una obligación legal para esta empresa privada, sí puede considerarse una obligación moral. El alcance de la rzón social de la empresa y su alto impacto en nuestra sociedad bien merecen este tipo de acciones de responsabilidad social, así a usted le parezca, como me atrevo a anticipar, una utopía insulsa. Y por otra parte, se desprende de la nota que la proyección del corto no es un mero capricho, sino que hace parte de un convenio adquirido entre dos partes. ¿Tampoco esto significa nada?

sinnombre

19 de Diciembre

0 Seguidores

La falacia es decir que se censura "el cine colombiano" cuando en realidad lo ...+ ver más

La falacia es decir que se censura "el cine colombiano" cuando en realidad lo único que hizo una empresa privada fue pedir que ajustaran las imágenes de un documental (y no el sentido del contenido, solo las partes que consideran demasiado gráficas). Si no se hacen los ajustes, pues no hay proyección. ¿No es eso precisamente en lo que consiste la empresa privada? ¿No se trata de poder decidir lo que es mejor para sus clientes y sus accionistas?
Lo de la obligación moral da más bien risa. ¿Y como por qué es una obligación moral? ¿Quién determina qué es una obligación moral? ¿Usted?¿Ospina? ¿El Procurador?
El hecho de que sea un acuerdo implica que las dos partes tienen que estar de acuerdo, ¿o es que si el corto contuviera pornografía tendrían que presentarlo en todo caso? Yo desconozco los detalles del acuerdo, pero estoy seguro de que si hay un incumplimiento, quienes están interesados en la proyección del documental podrán presentar su caso ante un juez.

J. Felipe Parra

13 de Enero

0 Seguidores

Parte de esta maravillosa realidad pasa por el efecto en el género, la noció...+ ver más

Parte de esta maravillosa realidad pasa por el efecto en el género, la noción de género y las posibles acciones viables para cada uno.

http://lasillavacia.com/content/asi-va-la-restitucion-de-tierras-para-la...


Nosotros deberíamos poner en su sitio la arrogancia de Cine Colombia para que actualice LOS CONTENIDOS QUE *SOMOS* CAPACES DE CONOCER Y *NOS PERTENECEN*.

Porque o si no, del macondianismo y DagoGarciísmo salimos es NUNCA, ¿eh?

J. Felipe Parra

14 de Enero

0 Seguidores

@elgato...

Como siempre, intentando enredar. Sigue siendo fuerte el p...+ ver más

@elgato...

Como siempre, intentando enredar. Sigue siendo fuerte el punto que traje. Sorry dude.

ANX

15 de Enero

0 Seguidores

No comprar será tal vez la forma más fuerte de crítica que los mercantilist...+ ver más

No comprar será tal vez la forma más fuerte de crítica que los mercantilistas puedan entender.

Las historias más vistas en La Silla Vacia